Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Las Chicas Tinelli en Playboy

Chicas Tinelli

Playboy presentó a las Chicas Tinelli como una bolsa de gatos para todos los gustos. Hay un par de rubias y cuatro morochas de distintas tonalidades, pero como siempre con la revista del conejo, nos quedamos ganas de ver más. Sólo la negra de los patys quemados amagó con mostrar la figazza, pero entre el color subido de la piel y el photoshop no se puede ver un carajo. Otra desilusión.

Maria Merolla y Andrea Contreras

Las dos chicas Tinelli con más onda en las fotos son María Merolla y Andrea Contreras, pezonean en un efecto lésbico. Están para fiesta en camarines.

Las Chicas Tinelli aterrizaron en la tapa de Playboy, que ahora parece dispuesta a darle pelea a Premium, Latinlove y Claro en el negocio de mostrar no la primera, la segunda o la tercera, sino la cuarta línea del ejército de minas que aspiran a ser famosas. Para las “bailarinas” de Showmatch esto representa un importante empujón, que para variar no reciben de algún flaco sino de una revista que todavía tiene prestigio en el mundo, pero en Argentina hace todo lo posible por perderlo. Que la publicación viene en picada es obvio, están poniendo en primer plano un grupete que bajo condiciones normales a lo sumo daría para un pictorial de relleno detrás de la famosa y de la playmate —siempre y cuando mostraran el papo como derecho de piso. Pero en la Playboy argentina no hace falta desnudarse y las chicas Tinelli lo saben: apenas pelaron unos topless, algo Andrea Contrerasque carne de primera como Rocío Guirao Díaz hizo gratis en la playa. La única de las seis chicas Tinelli que hizo honor a su apellido rompiendo la tendencia a no mostrar nada fue Andrea Contreras, fácil de identificar en las fotos por el color bien subido de sus patys. La Negra Contreras parece haber estado dispuesta a mostrar el tajo, pero seguramente la policía interna de Playboy la frenó, diciéndole que era inaceptable. O quizás fueron sus ortivas compañeritas, como la petisa Bárbara Reali, que se las ingenió para no mostrar casi nada, quizás porque con sus 22 años es la más pendeja del grupo y sabemos que la carne más fresca siempre vale más cara. “Espero poder elegir chicas tinellisiempre lo que quiero y no quiero hacer”, dice con aires mucho mayores a los que justifica su mediocre lomo. Barbarita se hizo la estrecha con Playboy pero no debe ser tan arisca con los ejecutivos de los canales, porque con su corta edad ya pasó por varios programas como Susana Giménez, Dominico y La Noche del 10. Barbie Reali es la pendeja de las Chicas Tinelli no siempre la va de estrecha como en esta producción de Playboy. Se debe haber llevado bastante bien con los directivos de Boca y los barrabravas del club, ya que fue integrante de Las Boquitas, un grupo famoso por la manera en que las porristas se rompen el culo en las prácticas cosa de poder complacer a todos los hinchas y a los jugadores en el vestuario. Ahí se deben haber comido más de un pelotazo con las boquitas y las colitas por igual.

Chicas Tinelli

Son María Merolla, Carla Laplace y Natalia Gerlin, todas mostrando menos que lo que de repente podés ver en una playa estos días. Faltaron ideas para las fotos, la más obvia es la fantasía de la partusa en los camarines luego de una sesión de baile en el caño. De las seis, al menos tres tendrían que haber pelado tajo, pero no.

Maria Merolla, chica Tinelli

María Merolla con su onda tipo Laura Fidalgo daba para más pero la agarró la policía anti desnudos de Playboy. El apellido de la flaca rima justo.

La Negra Contreras también fue porrista de Boca Juniors, club donde por su excelente disposición llegó a ser Reina de Boca Juniors, un honor que seguramente tuvo que agradecer en persona y en especie a todos los barrabravas. “Siempre hago lo que me gusta” dice la negra de los pezones de chocolate, “yo hago lo que me da placer y me hace sentir bien”. En caso que te tengas unos billetes para quemar y quieras verle de cerca los patys a Contreras, la morocha hace shows en el Faena en Puerto Madero (atención con los zapatos, si no son nuevos y finos no entrás). María Laura Cattalini es con 30 años la veterana del grupo y tiene una reputación por hacer reír a todos, es como cuando preguntás cómo está de fuerte una mina y te dicen “es re simpática”, un mal síntoma, pero la mina se conserva bien, es la primera de Chicas Tinelli - Maria Merollala foto de tres. La rubia tercera en la foto es Natalia Gerlin, quizás la más fuerte de las seis, muy recatada en la producción pero se la debe bancar bien en privado porque también formó parte de Las Boquitas. La blonda Gerlin tiene uno de los mejores ortos de las Tinelli y pasó por el programa de Susana, hizo cosas con el petiso Jorge Guinzburg y con Rial en Intrusos en la Noche. El elenco se completa con Carla Laplace, hace tres años que está con el cabezón tiene una formación importante como egresada de la Escuela Nacional de Danzas. Tiene las mejores y más largas piernas y les gustaría mostrarlas “trabajando en el Crazy Horse” de París. A pesar de querer laburar en el antro parisino, Carlita se escondió durante la producción, quizás porque labura con la mamá, que tiene una escuela de jazz y tiene que caretearla. La otra que parece haber tenido buena onda en la producción de fotos es María Merolla, una morocha con una estética Chicas Tinellisimilar a Laura Fidalgo y un lomito compacto bien bueno. Merolla es la flaca que aparece sentada en el suelo en tetas con un corset rojo. La foto podría haber sido tranquilamente la mejor de la serie, pero lamentablemente María la cagó tapándose la figazza con la mano, en lo que parece otra censura de la policía anti desnudos de Playboy Argentina. Merolla es una veterana que hace ya seis años que labura para Tinelli y seguramente se debe haber querido matar que el dueño de Ideas del Sur eligió a Paula Robles y no a ella. La flaca en sus siete años de baile también pasó por programas como Dadyvertido, Trato Hecho y Versus, y también acompañó en giras al Puma Rodríguez e integró el elenco de vedettes de Nito Artaza. “Estoy contenta con lo que hago”, dice la morocha de 29 años, “me encantaría trabajar en algún musical y estudiar canto”. A nosotros nos gustaría que muestres los cantos en vez de taparte, María Merolla —no te hagás la distraída que después de todo tu apellido rima con trola.

Belén Lavallén rompe la veda

Belen Lavallen

Belén Lavallén tiene un lomazo y a diferencia de la mayoría de las “famosas” de hoy, no tiene problemas en mostrarlo. La morocha pela tetas y papo en un abierto desafío a la veda de carne femenina decretada por las revistas argentinas. Quién es preguntás? Mucho no importa, pero es una chica Playboy y estuvo en algunos programas como Palermo Hollywood Hotel y Fuera de Foco.

Belen Lavallen

Con esas curvas, si Belén Lavallén no fuera una mujer, tendría un gran futuro como guitarra. Y tendríamos la excusa perfecta para tocarla toda.

En un país afectado por una terrible escasex de fotos de famosas desnudas, donde parece que ninguna famosa quiere ya mostrar nada, Belén Lavallén se gana el lugar pelando lolas y papo como corresponde. Veníamos anticipando que estamos sufriendo de una peligrosa veda de mujeres famosas en bolas, una muy preocupante tendencia en una nación famosa por sus carnes de vacas y mujeres. El problema es que hasta las más atorrantas, las que se arrastraron por cuanto cabarulo hay en la ciudad, tan pronto juntan algo de notoriedad la van de actrices, de conductoras, de vedettes y decretan la veda: nada de carne desnuda, nada de pechos y por supuesto ni en pedo un tajo. Por eso antes de disparar la pregunta “Quién carajo es Belén Lavallén, de dónde sacaron a esta mina?” por favor reflexioná y echale un vistazo a estas fotos, vas a comprobar que la señorita tiene labios y no sólo Belen Lavallenen la boca. Si te interesa saber algo de la mujer que circunda el papo, te contamos que Belén Lavallén nació en Córdoba pero se crió en Rosario y para poder progresar en su carrera, ahora plantó bandera en Buenos Aires en el barrio de Palermo. Para aquellos menores de edad (que accidentalmente puedan estar leyendo Notiblog, apaguen la máquina chicos!) que se criaron con veda fotográfica y no estén acostumbrados a ver fotos de mujeres desnudas, aclaramos que el tajo de Lavallén no es una herida que necesita cicatrizar, no es para preocuparse: es como una empanada pero hecha toda de carne, bien jugosa. La zona baja de Belén está totalmente deforestada, y ya sabemos que la doctrina de los comentarios está dividida en este punto, con una mitad de la biblioteca a favor de la Belen Lavallendepiletta total y la otra mitad que prefiere la ruta señalizada como para no perderse camino a la gruta. Los que no creen que ponerse en bolas en Playboy es mérito suficiente como para dedicarle un post público (y por ende dedicarle varios otros homenajes privados), valga notar que en el actual mes, la revista del conejo directamente no consiguió ninguna famosa real que aceptara ponerse en bolas. Y en medio de la escasex, Belén es como la famosa Coca-Cola en el desierto.

Belen Lavallen

Decime si no te la comerías cruda, con la escasex de carne de famosa que hay, un gatito con un lomo infernal y muchas ganas de complacer. Belén te mira fijo con la coctelera en la mano, lista para sacudírtela y tomarse el trago largo. Flor de gato.

Belen Lavallen

Con un tatuaje que habla de su onda felina, Belén Lavallén pela todo y rompe la veda de fotos en bolas impuesta por las famosas. Lindos labios!

Yvos pensaste que la cosa venía mal cuando una famosa “mostraba poco y nada”, o que una egresada de Gran Hermano no tiene mérito suficiente para pegar la tapa de tan “prestigiosa” publicación. Por eso le hacemos el aguante a Belén Lavallén retribuyéndole el favor de haberse puesto en bolas con su inclusión en Notiblog. Ojo que la morocha no tiene el ser Playmate como único justificativo de su fama, sino que tiene algunos méritos adicionales, como haber sido “cronista extrema” en Fuera de Foco donde aparecía vestida de policía mostrando el orto. O quizás la tengas vista de Palermo Hollywood Hotel, ese verdadero semillero de grandes actrices, donde desplegó toda su capacidad histriónica. “Me gustan los hombres que transmiten seguridad y saben sorprender” cuenta la morocha, “por sobre todas las cosas me gustan los hombres que me hacen sentir mujer”. Convengamos que no Belen Lavallendebe ser muy difícil, viendo las impresionantes curvas que tiene. Belén dice que le gustan los hombres “maduritos”, una buena noticia para todos los dinosaurios que todavía salen a cazar carne fresca. “Es que no me fijo solamente en el físico, a mi me gustan más grandes, tipo 35 años. El hombre mientras más grande, más interesante”. Con sentido de autocrítica a su propio género reconoce que “A diferencia del hombre, la mujer después de los 30 es una histérica, y a los 19 también… pero a los treinta y pico es peor!”. Es obvio que Belén viene de leer “Cómo hacerse Famosa en Cinco Sencillos Pasos“, un libro que recomienda a todas las vedettes acompañar las fotos desnudas con declaraciones híper sexuales como para armar una base de fans a puro ratoneo. “Mi fantasía es hacer el amor con una famosa, me gustan las rubias”, dice Belén siguiendo al pie de la letra las recomendaciones del manual, “me gusta mucho Nicole Neumann… pero me encantaría pasar una noche de sexo con Luciana Salazar”. Y a quién no, Belén. Avisanos si se te da con Luli que nos prendemos.

La indiecita Solari es flor de Liz

Liz Solari

Liz Solari tiene poco de Indiecita y mucho de bombón. Es la hermana del Indio Solari, que juega ahora en el Inter Milán, y levantó su perfil Bailando por un Sueño. Es una de las modelos más bonitas de Argentina y nació en Colombia.

Liz Solari

Simplemente divina, una rubia soñada. Con la marca personal que le hace el cuida del novio, no hay posibilidad alguna que se ponga en bolas. Muy mal.

Si te dicen que te van a presentar a una indiecita lo último que te vas a imaginar es que va a tener la tez blanquísima, los ojos turquesa y la onda súper europea de Liz Solari. “Me parezco mas a una alemana que una indiecita”, admite la rubia. “Soy un angelito”, dice ella con una carita que parece confirmar su inocencia, “soy mucho más pura de lo que imaginan”. Si te habías esperanzado pensando que lo de “india” era por su conducta salvaje, vas muerto. Es que el apodo le llega heredado de su hermano, el Indio Santiago Solari, que desde el 98 juega en Europa. El hermano de Liz pasó por el Real Madrid y ahora está pateando para el Inter de Milán, una ciudad que parece traerles suerte a los Solari, ya que ahí justamente triunfó la Indiecita. La nena no se queda atrás, tomó el mundo de la moda por asalto en el viejo continente modelando las colecciones de diseñadores top de verdad como Roberto Cavalli y Jean-Paul Gautier. La rubia arrancó su carrera como Liz Solarimodelo en el 2001 cuando resultó una de las elegidas del scouting de Dotto Models y desde entonces prestó su imagen a Kosiuko, Caro Cuore y al catálogo de Zara España, entre otras marcas. La Indiecita como ves es grossa pero fina, una chica de contrastes interesantes. Liz es un exponente acabado de la calidad de la carne argentina, se crió en Rosario pero en realidad nació en Colombia, en la ciudad de Barranquilla de donde también salió Shakira. Y sólo imaginar a Liz Solari y Shakira al mismo tiempo provee otro contraste impactante, la caderona Shakira con sus mechas teñidas y Liz, la rubia argentina. La modelo de Panchotto exuda refinamiento en todo, su Liz Solaricarita deliciosa, su tranquilo estilo personal, la cadencia al hablar. Tan refinada y de buen gusto es la nena, que lamentablemente la posibilidad de que se desnude y nos muestre sus tesoros escondidos es cercana a cero. Y sin embargo, eso es exactamente lo que nos gustaría en un mundo perfecto, verla en la tapa de Playboy, o quizás mejor aún, en un desplegado de Penthouse, cosa de garantizar que en las fotos nos muestre la empanadita, que nos imaginamos debe ser de copetín, con un repulgue delicado y la carne jugosa.

Liz SolariLizsolari4

Liz Solari

Cuando Liz Solari ganó el scouting the Panchotto allá por el 2001, tenía más carne y como todavía no había aparecido el obsesivo novio, mostraba el apetitoso orto de punta como ves en la foto. Dicen que podría ser la sucesora de Valeria Mazza.

Liz Solari

El velo no es lo que mejor le queda, porque queremos verle esa carita deliciosa. Attenti con la bombachita blanca, es para soñar con esa empanadita de copetín jugosa que debe tener.

Como la Indiecita Solari no muestra casi nada, uno aprende a soñar, a dejar volar la imaginación y pensar lo que sería compartir momentos con este magnífico ejemplo de lo que es una modelo de verdad, no una vedette y menos un gato. Una poderosa razón adicional por la cual no vamos a ver fotos de Liz Solari desnuda es que su novio le hace una marca personal digna de una familia de futbolistas (el papá Eduardo fue DT, el tío Jorge Solari llegó a jugar en la selección argentina, y su hermano Esteban juega para el APOEL FC de Chipre). El novio es Diego Balut, un pibe que vive pegado como una estampilla a Liz. Los que conocen al personaje sospechan que le sigue los pasos de cerca a Liz no solamente por celos, sino que quiere llenarse de guita manejándole la carrera a la rubia al estilo Gravier con Valeria Mazza, y de hecho ya se instaló con ella en Liz SolariNueva York como su “manager”. “Diego es mi productor, la tiene muy clara. Cuando estamos en alguna producción lo miro, me mira, corrijo alguna cosa y ya está”, dice la Indiecita, que al decir de Pancho Dotto “es la heredera natural de Valeria Mazza”, en cuya agencia se conocieron. El novio de Liz currra como modelo de Panchotto (viene de una familia de modelaje, es el hijo de Teresa Calandra) y también roba haciéndose el “artista”, le compone canciones a Liz, cree que va a ser “el nuevo Luis Miguel”, un caradura. “Diego es un caballero”, dice Liz enamoradísima, “me fascina la forma en que me ama, la música que compone y cómo canta. Me encantaría que sea el padre de mis hijos”. Y la rubia no está teorizando, sino que con el novio juega una ruleta rusa en la que todos queremos apostar. “Vivimos juntos, si quedo embarazada le doy para liz solaradelante y bien chocha, porque ese hijo va a ser del amor de mi vida. No tengo miedo de ser madre joven”, dice la nena que tiene 23 años y carnes de 80-59-89 repartidas en un metro setenta y seis de altura. La marca personal del novio y un perfil bajo natural son elementos que contribuyeron para que Liz no sea tan conocida como merece, aunque ahora su perfil subió fuerte cuando apareció Bailando por un Sueño. “Es de locos ahora, entro a una perfumería y la gente me saluda como una conocida de toda la vida”, cuenta sorprendida, “bailar por el sueño de alguien creeme que te marca bastante”. Para muchos la Indiecita fue la revelación del programa. “En el programa te aseguro que salgo como soy yo, espontánea, bien natural”, dice Liz, “porque con el baile de desinhibís, estás más sensual. En cambio como modelo hago un personaje.” Avisanos Liz cuando te liberes de ese muñeco, ahí te vamos a dar un baile que vas a quedar desinhibida a fondo.