Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Luisana Lopilato y el efecto Danonino

Luisa Lopilato

Es fácil ver en esta foto de Luisana Lopilato el positivo efecto del Danonino sobre esas terribles tetas, que parecen a punto de estallar junto con tus dos cabezas. En cada nueva serie de fotos Luisana Loreley se va poniendo cada vez más adulta y más perra, lo que nos alimenta la esperanza de que en algún momento Luisana Lopilato pose desnuda o al menos pele pezones. Sería una alegría nacional.

Luisana Lopilato

Luisana Lopilato va dejando de lado la pendeja para dar paso a una mujer espectacular. Qué bien le hace tomarse la leche.

Las fotos de Luisana Lopilato aparecen en Notiblog a pedido de su pediatra el Dr. Merqueado, que nos pidió chequear periódicamente su desarrollo y escribir un detallado informe porque las obligaciones profesionales de la paciente ya no le permiten concurrir personalmente al consultorio. Un somero examen de la evidencia fotográfica nos indica que el Danonino está haciendo efecto en Luisana Loreley, no tanto en la altura, sino en el desarrollo de caracteres secundarios sexuales femeninos como las glándulas mamarias, cosa que parecen confirmar los visitantes a Notiblog. “Lu que par de tetas que tenés mi amor! Como me gustaría festejar todos los días con esos globos!” consignaba Javi XS en su comentario, “Y ese orto terrible, cómo me gustaría cabalgar y mirar rebotar esas tetas, por vos dejo a mi luisana lopilatonovia!”. Tan notable es la manera en que parecen inflarse cada vez más los pechos de Luisana Loreley, que le preguntamos al Dr. Merqueado cuál es el secreto de Danonino. “El producto está hecho a base de pura leche, y Lopilato se la traga toda”, digo el galeno con ojitos brillantes. “Claro que a veces no alcanza con la vía oral, y hay que hacerle un enema de leche fresca con la pipeta de carne”, agregó el Dr. Merqueado con voz cascada de viejo degenerado. La recomendación médica nuevamente coincide con la sabiduría popular, que clama “Luisana me enloquecés, muero por tu culo! Sólo te quiero coger por el ano” escribía Jano buscando la rima, “debés tener el culito tan estrecho perra que te quiero romper la cola”. Según el Dr. Merqueado sin embargo, “va a ser difícil que le rompan el orto a Luisana, porque las vitaminas y minerales presentes en Danonino otorgan resistencia y flexibilidad al esfínter”. La recomendación del galeno podría serle útil a Loreley si se topara con alguien como el notibloguero Matías, Luisana Lopilatoque dice tener “una metralleta de 22cm” y la invita a ir a su cama “vas a saber lo es el sexo con una pija grande, no como la de Mariano Martínez que tiene el pito chico”. En principio llama la atención que el comentarista conozca el tamaño del fiambrín del galancito, aunque no es tan raro en vista de los rumores que circulan y que Lopilato se empeña en desmentir. “Doy fe de que le gustan las mujeres, al menos mientras estuvo conmigo”, lo defiende Loreley, que salió dos años con Martínez, aunque dice “agudicé el ojo para detectar cuando una pareja esconde cosas raras”. “Lo que tendría que haber hecho la paciente es colarle un par de garfios en el orto a Mariano”, aconseja el Dr. Merqueado, “si entraban como nada, señal de que el pibe no toma Danonino pero se la come doblada.” Los consejos del doctor son Luisana Lopilatoimportantes también para la gran cantidad de chicas que admiran a Luisana y envidian su figura. “Es hermosa pero es pésima actriz y ladra en lugar de cantar!” exclamaba una tal Lala en forma lapidaria y agregaba con envidia, “pero a quién le importa que se la peor artista con esas tetas? HDP, I hate you bitch!“. Lala, si querés impulsar el desarrollo de tus glándulas mamarias harías bien en seguir los consejos del Dr. Merqueado y tragarte toda la leche que puedas. “Lo mejor es que las chicas se tomen el mate de leche en bombilla de carne”, dice el prestigioso galeno, “el Danonino tiene un rol supletorio, en caso que no tengan quien les caliente la pava”.

Luisana Lopilato

Luisana Lopilato en unas fotos que la muestran con su costado de loba ya casi sin rastros de la “Lolita” que dominaba en las fotos de abajo. Su pediatra el Dr. Merqueado no solamente le recomendó que tome Danonino, sino que también generosamente le dió de tomar leche fresca y los resultados están a la vista.

Luisana Lopilato

Luisana Lopilato tira la goma de un chicle. “Juego con la sexualidad para provocar”, dice la nena mientras vos te morís por saborearle el papo.

Claro que varias de las admiradoras de Luisana Lopilato no necesitan bombillas de carne, porque prefieren frotarse la pava entre ellas. Algunas encaran tranquilas con un “Holis, Lu sos divina”, como hizo Florencia, pero otras se animan a revelar su sueño sáfico. “Hola mi amor como estás, me llamo Romalbis y soy mujer” escribía una admiradora lesbiana desde República Dominicana, “te amo como a nadie, y mira k no soy pajera, solo k me gustan las mujeres”. Las fotos de Luisana Lopilato también dejan claro que la dieta de Danonino y leche fresca también le sirvió para dar un bonito relleno a sus nalgas. “Ese orto no lo hizo solamente tomando Danonino”, comenta siempre científico el Dr. Merqueado, “cuando era chica yo la invitaba a cagar en el consultorio, me ponía un vidrio en el pecho y le veía trabajar la churrera en vivo”, recuerda el facultativo emocionado, “después para que no se vaya con el luisana lopilatoestómago vacío le hacía comer el canelón lleno de ricotta”. Se nota que intervino un profesional dándole forma a esos glúteos que hacen delirar a sus admiradores. “Lu, tu cola no necesita crema sino líquido para frenos”, comentaba Jorge, “sos la mina más linda de Argentina y daría lo que fuera por una noche con vos”. Jorge no es el único dispuesto a pagar cualquier cosa por darle de tomar Danonino crudo a la lolita. “Propuestas indecentes recibo miles y todos los días”, dice Luisana, ya que “muchos tipos que tienen que ver con los medios se tiran lances conmigo”. La nena crece a base de tragarse Luisana Lopilatola leche y se escucha un clamor popular por ver fotos de Luisana Lopilato desnuda. “No te hagas la dificil, ponete en bolas la puta que te parió!” escribió Juan en representación de todos. “Siempre cae alguna propuesta rara”, dice Luisana, “me ofrecieron muchísimo dinero para posar completamente desnuda para una revista. Pero soy una chica de familia, y ni en mi vida personal me divierte hacerme la sexy.” Según su pediatra el Dr. Merqueado, no hay que desesperar, es simplemente que Luisana todavía está en plena etapa de lactancia. “Es muy importante que tome la leche y si se encapricha que no se la quiere tragar, hay que darle Danonino por el orto” recomienda el galeno. “Esto le va a poner jugoso el papo y aumentar los niveles de putez al punto de filmarse garchando con Pico Mónaco y mandar el video a Notiblog”. A ver Luisana, hacele caso al doctor y abrí grande la boquita…

Ximena Capristo desnuda en Playboy

Ximena Capristo

Ojo que las fotos de Ximena Capristo en Playboy están muy bien considerando la tradición anti concha de la edición argentina y la promesa de “hacer sólo un semi-desnudo” que le hizo la Negra a Gustavo Conti, su novio de seis años y futuro marido. Prendete en la despedida de soltera de la Negra, que ya está en bolas.

Ximena Capristo

Ximena Capristo se lubrica las tetas y la figazza con champú en preparación para el rally de tu lengua 4 x 4 que termina en la Selva Negra, ahora deforestada.

Ser Pelaste las fotos de Ximena Capristo en Playboy y te la viste negra, pero bien negra, tan negra como debe ser la concha de la Negra Capristo. No, no la muestra como debería pero hay una onda en la Negra Capristo que te dice “mirá, entre los putos que dirigen Playboy Argentina y el guardabosques de Conti no pude pelar los labios como quería”. Mirá la Negra atorranta divina cómo disfrutó de su desnudez anticipando lo que ibas a gozar al verla finalmente desnuda. La picardía de sus ojos parece revelar que si fuera por ella no sólo pela para la cámara las alitas de la cotorra sino también el manojo de arrugas del ojete. A pesar del obligatorio photoshop la carne de la negra llega viva y bien real, con esa piel grasosa y tentadora como un palito salado listo para masticar. Avanzá saboreando el salitre de esa carne Ximena Capristocobriza que la negra te refresca la lengua chorreándose el cuerpo con champán. Dale nomás, que la negra espera religiosamente la peregrinación de tu lengua al negro altar de su concha. Y saboreale esa ostia carnosa, paleteala hasta que la gelatina baje solita y le lubrique el rosquete oscuro. Mirala cómo te espera boca abajo culo al norte, pispeando de reojo para ver si se viene la puñalada de carne directo o un mini enema de champán. Tiene razón la Negra cuando repitea que “las morochas somos fogosas y a los argentinos les gustan así, de tez morena y pelo oscuro”. Claro que hay minas técnicamente más lindas, pero la Negra Capristo ratonea justamente porque parece un objetivo tan posible como cualquier Ximena Capristoguachita de barrio. “Las rubias son frígidas. En cambio, las morochas somos más fogosas”, insiste sabiamente Ximena, porque intuye que las rubias, al estar más cerca del ideal mediático, también están más lejos tuyo. La Negra Capristo en cambio está cerquita, mirá si no está para que le arrebates esos dos alfajores de chocolate de la generosa bandeja de sus tetas. Mirá que divina cómo te espera con el culo ya en posición.

Ximena Capristo

Ximena Capristo se desnuda para Playboy como parte de los festejos de su despedida de soltera. La Negra siempre una mina tranquila y fiel (?) ya compró el cotillón para la joda, que incluye sugestivos accesorios como el aerosol lanza guasca, un favorito de la negra. Fijate el reflejo de trola de Pavlov, que hace que abra la boca automáticamente cuando ve que salta la leche buscando el bukkake.

Ximena Capristo

Alta foto de la Negra Capristo, pero con el ángulo equivocado. Atención paponeros: si dan vuelta la foto y agachan la cabeza, se le ve el sapito negro.

Si no fuera por la censura de Playboy, la foto de la derecha de Ximena Capristo habría sido sacada desde el otro lado, y tendríamos una sonrisa que nos duraría por lo menos hasta fin de año. Perder la mirada en la intrigante caverna de la Negra, deforestada hasta el tuétano para facilitar el paleteo clitoridiano durante los continuados festejos de su despedida de soltera. Qué negra divina, fijate que onda tiene que elije decir adiós a su soltería poniéndose en bolas para todos nosotros. Hay que ir a agradecerle en persona, hacerle una linda despedida de soltera y que no se olvide de traer esa famosa amiguita que tiene que “le gusta tanto hacerlo por la cola, que casi no lo hace por otro lado”. Qué lindo hubiera sido la otra toma, sólo un fotógrafo enfermo como el del conejo podría elegir sacar una toma aérea invertida cuando la Negra Capristo está en la cama toda divina, abierta de gambas y con la Ximena Capristopelvis elevada — como sugiriéndote que no le descuides la colita, que así como las minas son competitivas, los agujeros femeninos también. La escarapela de carne de la Negra se pone celosa al ver toda esa actividad en su vecina de arriba, ese desfile incesante de visitantes que vienen a hacerle la despedida de soltera, desde afortunadas toronjas, dedos impertinentes e inquietas lenguas, a frascos de Impulse, duchadores de mano y salchichas de viena (golpecito de hervor para aclimatar). Por eso pegale una visita sorpresa a ese ojete que te lo va a agradecer estirándose como indica la negra en la foto, y si la hacés bien, puede conseguirte inclusive un pase especial “Pata de Lana – Access all Areas” válido para la semana siguiente a su Luna de Miel.

Belén Lavallén, atada por turra

Belen Lavallen

A Belén Lavallén quizás no la tengas, pero es muy probable que su orto te resulte conocido. Es que la morocha pasó por programas como Bien Tarde, Fuera de Foco y Palermo Hollywood Hotel, donde se ganó la reputación de tener el mejor culo entre las “secretarias” de la televisión, y uno de los mejores de la Argentina. La nena tiene apenas 20 años y es tan retobada como turra, así que tuvimos que hacer de veterinario y atarla como a una perra para poder vacunarla. Nena viciosa.

Belen Lavallen

Belén Lavallén sabe que se portó mal y merece ser atada como un matambre y tiernizada a base de leche bien caliente. Ojo que tiene un pavo mortal.

Por favor, evitemos las preguntas obvias, como por ejemplo porqué hay que atarla a Belén Lavallén. Mirá esas curvas, esa cola, la manera en que te mira como desafiándote a ver hasta dónde podés llegar en tu degeneración. No es una turra cualquiera, es una turra combativa, retobona, esas que les encanta cagarse de risa de los pibes que no tienen la presencia de ánimo para poseerla por completo. Así que queda claro porqué es necesario ponerla en bolas y sin darle más explicaciones atarla con sogas bien fuerte hasta que quede convertida en un matambrito humano. Qué cómo sigue la receta? Otra vez la respuesta es obvia, porque todo el mundo sabe que la manera de tiernizar el matambre es con leche, metiendole mucha leche. Belén Lavallén necesita mucha leche para Belen Lavallensacarle todo ese bravío de turra retobona, con esa onda suficiente de profesional del sexo que ya se comió tantas pijas y desde tantos ángulos que llevarla al nivel de goce que merece ese culo ya no lo logra cualquiera. Por eso de movida, antes de que te interne hablando cagadas, la ponés en bolas bajo un erótico código de silencio. Es que atarla es lo que más le conviene si es que quiere sentir a fondo, esposala contra los barrotes de la cama y fijate cómo se relaja al ver que queda todo en tus manos, que su destino está sellado: va a perder la vida en un orgasmo cuando la azotes con la barra de carne. Belen LavallenBajale un poco las sogas que le atraviesan la cola como para poder separarle los cantos y pispeá ese rosquete dilatado y grande como una flor de hibiscus, lista para que le claves tu pistilo y la polinices a fondo. Fijate bien en la foto donde saca culo con las manos atadas en la espalda: a pesar del pulido digital con photoshop, todavía se ven las líneas que escapan del rosquete como los rayos del sol en la bandera Belen Lavallenargentina. El diámetro del marrón lo certifica, por esa cola entraron muchas pijas — y si no cliqueá en la miniatura de la derecha y fijate el culo ampliado con la Procto-Cam®, la tecnología exclusiva de Notiblog para agrandar ortos.

Belen Lavallen

Belén Lavallén posa para la foto atada de manos y poniendo el culo en una posición que no deja lugar a dudas: la nena está acostumbrada a entregar el marrón. Es que la morocha se rompió el culo para lograr que su escarapela de cuero tuviera un diámetro digno del Monumento a la Bandera de su Rosario natal. No hace falta una pericia proctológica: los pliegues de la escarapela se notan aún a pesar del photoshop, así que empujale la caca sin miedo con la sopapa de carne.

Belen Lavallen

Belén Lavallén tiene un pavo que compite con el de Jésica Cirio. Las dos tienen en común haber sido novias de Rodrigo Santos, un pibe que tuvo el tremendo orto de habérselo hecho a las dos. Quién pudiera!

La morocha Belén Lavallén es una mina con pocos años y mucho aguante: la pendeja dejó su Rosario natal en 2004, y con apenas 17 años se vino a vivir a Buenos Aires deslumbrada por las pijas de la gran ciudad. Hay algunos que pueden pensar que ese orto tan tempranamente dilatado es un indicio de putez, pero no se confundan señores: la nena lo hizo por amor a la celeste y blanca. Belén se rompió el culo agrandando su escarapela para que haga juego con el Monumento a la Bandera de su Rosario natal. Ella sabe que es flor de patriota, y por eso no le molestó cuando leyó un comentario insultante que dejó Lolalola. “Leí el comentario donde decía que yo era un Gato VIP y me hizo gracia”, dice haciéndose cargo y de paso confirmando que las famosas sí leen el blog y chequean los comentarios para saber qué piensan realmente los fans. “Me parece que la chica del comentario está celosa”, dijo la rosarigasina ante la consulta de Notiblog. “Yo sé quién dejó el belen lavallencomentario, la conocí hace tiempo y me pareció divina”. Hay que tener los implantes de silicona muy bien puestos para bancar las acusaciones que lee en el blog de ser “un gato desocupado” y no calentarse, pero Belén Lavallén se la banca. “Yo nunca cobré por sexo”, insiste la secretaria de Bien Tarde. “Si me ofrecen dinero digo que no, porque no me interesa tener sexo por dinero sin placer ni sentimientos.” Lavallén dice que salir desnuda en revistas no sirve para aumentar la tarifa ni la cantidad de clientes. “Por culpa de las fotos desnuda en Playboy perdí laburos importantes”, dice la rosarina, “porque no me cuidaron”. Será que los grandes clientes pagan menos por un papo que ya vió todo el país: el billetón de alta tarifa lo ponen por tener la belen lavallenfigazza en exclusividad. Eso explicaría porqué cada vez menos mujeres quieren pelar en las revistas: les tira abajo la tarifa y “pierden laburos importantes”. Pero la morocha se banca los comentarios y todas las pijas que le puedan revolear, porque en ese ojete espectacular hay lugar para vos y tus amigos también. Belén Lavallén ya está lista para que vos le empujes la cacota que guarda en ese tacho divino, así que no seas tímido y hacele el servicio a domicilio: gritá “Plomerooo!” y procedé a destaparle la cloaca con la sopapa de carne.