Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Jime Campisi y Gaby Ahualli, chicas fiesteras

Jimena Campisi y Gabriela Ahualli enfiestadas

Jimena Campisi se anima a pelar las tetas que la hicieron famosa como azafata de El Ultimo Pasajero, y da la casualidad que los timbres de la rubia son los que más le gusta chupar a la morocha. “Me gustan las chicas de pezones chiquitos y buena cola” dice Gaby Ahualli tirando una onda a su compañerita de La Noche del Domingo, “en la cama mi arma más fuerte son los besos porque uso el piercing que tengo en la lengua, da muy buen resultado.” Jime también tiene un piercing en la lengua, pero no le gusta confesar su amor al pete. “Soy un estilo dulce hasta que me sale el lado salvaje” dice la rubia mostrando su piercing petero, “me gusta el sexo en lugares públicos, sentir ese riesgo, soy de las que se juegan a fondo.”

Jimena Campisi y Gabriela Ahualli en tetas

Gaby Ahualli y Jimena Campisi toman Coca en pajita, esperan la lechita en bombilla de carne!

Es la pregunta que se hace el país: a qué se dedican las secretarias de Sofovich ahora que ya no salen más al aire? Y la respuesta es la que esperaban todos: ahora que ya no muestran el orto La Noche del Domingo, las chicas partuzean todos los días de la semana! “Me considero una chica dulce” dice Jimena Campisi mientras petea la pajita de la Coca Cola, “pero cuidado porque también tengo un costado salvaje según cómo me agarres.” Y así, en tetas y bien putita, la agarró su morocha amiguita. “Me gustan las chicas con pezones chiquitos y buena cola” explica Gaby Ahualli, otra ex secretaria del Ruso que no tiene problemas en confesar su preferencia Jimena Campisi y Gabriela Ahualli en partuzapor comer almejas. “Cuando estoy con una chica siempre bajo” dice la morocha tucumana mientras agarra a Campisi, “me gusta dar sexo oral y mirar cómo disfruta.” La morocha está lista para la partuza, pero la rubia no está segura de si le va a gustar comerse esa empanada tucumana. “No sé si estaría con una chica” dice Jimena, “nunca me ofrecieron hacer sexo grupal.” Pero las quejas de la rubia ceden ante la evidencia fotográfica: las chicas están ya chocando los pezones en un brindis partuzero. “En la cama mi mejor arma son los besos” explica la morocha paletera, “y como en la lengua tengo un piercing, lo aprovecho al máximo cuando hago sexo oral, los que prueban no se olvidan más.”

Gabriela Ahualli en tetasJimena Campisi en la camaGabriela Ahualli pone el orto

Gabriela Ahualli y Jimena Campisi

Jimena Campisi manotea el bombachón de la morocha, para arrancar la partuza como vió en películas porno. “En las películas porno veo siempre más cosas entre mujeres que con los hombres, pero a mí me gusta lo tradicional, así que no creo que pudiera hacer algo así” dice la rubia, “es como cuando me piden ir por la colectora de entrada, les digo que no porque siempre hay tiempo para hacer esas cosas.” La que no pierde tiempo es Gaby Ahualli, una morocha siempre lista para entregar esa empanada tucumana. “Dicen que las chicas que tienen varios tatuajes son más sexuales” dice la morocha, “y tienen razón, porque soy de acabar varias veces en una hora.” Y ambas tienen un lindo piercing en la lengua, un claro signo de su amor al pete. “El piercing en la lengua es especial para hacer sexo oral” dice la tucumana, “a las chicas les encanta y a los chicos ni te digo.”

Gabriela Ahualli pone la colaJimena Campisi te espera de orto

Bajate el video de Jimena Campisi y Gabriela Ahualli
También disponible en 3gp para celular

Paulita Ferrari pela airbags de competición

Paula Ferrari

Paula Ferrari es una morocha que hace honor a su apellido: es rapidísima pero muy cara, aunque los que la alquilan para correrla dicen que ver esos airbags absorber el golpeteo bien vale la tarifa. “La Serenísima no es competencia para mí” dice la flaca agarrando esas enormes cabezas de enano, “tengo una delantera que uso para enloquecer a los hombres.” Y a mujeres también, porque si el billete lo justifica, esta Ferrari cambia de escudería. “Probé de estar con chicas” reconoce la tetona, “pero siento que me falta un hombre en el medio que me haga gemir.” Las tetas de la morocha garantizan alta demanda turquera, pero igual la morocha tiene un curro alternativo: cuando nadie le tira los perros, la morocha los saca a pasear. “Soy paseadora de perros porque me encantan” asegura la tetona, “pero pagan muy poco, por eso estoy en un book y hago desfiles.” Llamen a Animal Planet: un gato pasea perros!

Paulita Ferrari en tetas

Esta Ferrari viene equipada con airbags de competición. “Estoy lista para poner el pecho para el campeonato” dice Paulita.

Son muchos los que aseguran que los gatos no se llevan bien con los perros, pero Paulita Ferrari desafía la sabiduría popular. “Soy paseadora de perros” dice la morocha cuando le preguntan de qué labura, “me encantan los perros, pero como para pasearlos me pagaban solamente ocho pesos la hora empecé a buscar otros trabajos.” Y con 110 centímetros de tetas, no es difícil imaginar el trabajo que le ofrecieron — al toque publicaron sus servicios en un book. “Yo venía paseando perros desde chiquita” dice Paulita en paulita ferrari en tetastono inocente, “pero un día con una amiga fuimos a hacer un casting para desfilar y quedé en el book.” Y así Paulita pasó de cobrar ocho pesos la hora por pasear perros a cobrar 250 dólares la hora (posta) para pasear esas terribles tetas por donde más te guste. “Soy de jugar mucho con mi delantera” dice Paulita de sus gemelas turqueras, “sé que eso a los hombres los pone como locos.” Y no es para menos, porque ver esos 110 centímetros de cerca causa un fuerte impacto, que por suerte los mismos airbags amortiguan. “La Serenísima no es competencia” se jacta Paulita, “siempre me piropean mucho las lolas.” Es que con esa delantera la morocha le puede hacer partido a cualquier futbolista. “Los paulita ferrarijugadores de fútbol son todos muy lindos pero todavía no conozco a ninguno” dice la tetona, “quizás ahora con estas fotos aparezca alguno, yo estoy para ponerle el pecho al campeonato.” Y con tal de practicar el deporte de las sábanas, Paulita no tiene problemas en cambiar de equipo. “Probé de estar con chicas y la verdad no estuvo nada mal” dice reconociendo su propensión fiestera, “pero igual me hace falta un hombre en el medio para que me haga gemir suavecito.” Pero vos dale duro, porque con esos airbags Paulita resiste cualquier impacto!

Paulita FerrariPaulita Ferrari pela tetasPaulita Ferrari

Paulita Ferrari en cuatro

Paulita Ferrari se pone en cuatro para que veas que es una jugadora completa y no sólo te la puede parar de pecho sino también de puro orto. “Todos empiezan piropeándome las lolas, pero después me terminan halagando también la cola también” se vende la morocha, “aunque mi fuerte es la delantera, soy una jugadora de toda la cancha.” Y a pesar de su habilidad de jugar con la pelota parada, Paulita dice que todavía no se le acercó ningún jugador. “Los jugadores de fútbol son muy lindos pero todavía no conocí a ninguno” dice la aspirante a botinera, “quizás ahora con las fotos aparezca uno, yo estoy para ponerle el pecho al campeonato.”

Paulita Ferrari, paseadora de perrosPaulita Ferrari

Bajate el video hot de Paulita Ferrari
También disponible en 3gp para celular

Rocío Gancedo: vampiresa quiere draculear

Rocio Gancedo en tetas

Rocío Gancedo vuelve a la carga pelando tetas y con el pulgar en la tanguita, explica porqué le gusta tanto mostrarse. “Estoy dispuesta a todo para cumplir mi sueño de ser vedette” dice la ex Gran Hermano, “mi sueño es llegar al conchero.” Y tu sueño es llegar a esa conchita totalmente deforestada, algo que según Rocío pocos intentan. “Es raro, desde que salí de Gran Hermano los chicos me dan menos bola que antes, de verdad” se queja la petisa sabiendo que vos te vas a ofrecer de voluntario, aunque si no jugás al fútbol tu chance es baja. “Ahora ando con sed de un futbolista” dice en tono lujurioso la rubia, que dice una vez que está en gomas vale todo. “Una vez que estoy en lolas aprovecho para pedir que me hagan las cosas que más me gustan” dice la petisa, que dice que cuando ve películas de terror coge que da miedo. “No sabés lo que me calientan las películas de vampiros!” dice la rubia, “me pongo como poseída, aunque a mí no me hace falta que me posea ningún espíritu para que haga cosas que te pongan loquito.”

Rocio Magallán Gancedo

Rocío estudia Teoría del Pete mientras espera que le claven una estaca de carne para convertirla en vamputesa.

La rubia se mira la empanada como si quisiera echarle la culpa por ser tan trola, pero la realidad es que a Rocío le encanta provocar y coge como una endemoniada. “Cuando estoy mimosa me vas a ver como poseída” dice la petisa, que se reconoce fanática de las películas de terror y coge que da miedo. “No te puedo explicar lo que me calientan las películas de terror y mujeres poseídas” dice la rubia, “aunque la verdad es que a mí no me hace falta que me posea ningún espíritu para que te haga cosas que te pongan loquito… con que me posea yo misma alcanza y sobra.” Dicen que el cerebro no distingue bien entre el miedo y la excitación sexual, y la ex Gran Hermano parece confirmarlo. “Soy voluptuosa y ardiente, así que eso me convierte en la candidata número rocio gancedo muestra el ortopara que el asesino me cargue a mí primero” explica Rocío, “sabés quién soy yo? La porrista que asesinan en el jardín en el principio de una de las sagas de Scream.” La petisa espera que alguien la ataque, así que pelá el facón de carne y claváselo entre las piernas en algún rincón oscuro. “Me gustan los asesinos de Scream que siempre son pendejos y están re buenos!” dice la rubia caliente, “además me predispone el susurro telefónico cuando llama y dice “Te estoy mirando…” es muy sexy!” Y vos también la estás mirando como un asesino, porque Rocío está para matarla. “Primero gritaría mucho pero no pediría piedad porque yo soy de él y él es mío” dice Rocío disfrutando el ataque, “quiero que me sometan, las películas de vampiros me re rocio gancedo, rubia endemoniadacalientan!” Y a vos te va a calentar clavarle el colmillo, porque Rocío es la víctima perfecta. “Si de repente en una noche de terror me encuentro con un pibe semidesnudo aprovecho para pedirle lo que quiero que me haga” dice Rocío con pragmatismo inspirado por su putez, “porque los pibes no tienen porqué saber qué es lo que me gusta, si ya me tiene en lolas le pido lo que quiero que me haga. Y si aparece Drácula les digo ‘Chicos, de mía no han visto nada todavía, me convierto al vampirismo!” Y si te la draculeás bien, Rocío se convierte en una vampiresa re fiestera. “Como vampiresa no sólo modería hombres, sino también se lo haría a una chica” dice la petisa viciosa, “me gusta que me sometan pero también que me manden a someter… aunque hoy tengo sed de un futbolista.”

Rocio Gancedo coge que da miedoRocio GancedoRocio Gancedo

Rocio Gancedo, vampiresa chupa pijas

Rocío Gancedo pela tetas y te mira desafiándote a que la conviertas en vampiresa clavándole la estaca de carne donde más le gusta. “Me calientan mucho las películas de vampiros” confiesa la ex Gran Hermano, “además como soy voluptuosa y ardiente soy la candidata perfecta para que me agarren primero.” Y una vez convertida en vampiresa, la rubia planea hacer un desastre. “Como vampiresa puedo morder a un chico o una chica también” dice la petisa como explicando la foto donde está subida arriba de Coty Alvarez, su compañera de reality, “me gusta que me sometan y también que me manden a someter a otros.”

Rocio Gancedo y Coty AlvarezRocio Gancedo en el caño

Bajate el video de Rocío Gancedo
Tambien disponible en 3gp para celular
O bajate el tema en mp3