Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Adabel Guerrero quiere batalla

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero hace honor a su apellido invitándote a un tiroteo personalizado con sus cantos abiertos. La rubia confiesa que le encanta mirar películas porno para calentarse y también para aprender trucos nuevos. Dice que no le gusta hacer desnudos, pero eso no le impidió hacer Roja Venganza para Playboy TV junto a Sabrina Rojas. Dice que petea pero sólo cuando ella quiere. Una fuertísima guerrera como para chocar en épicas batallas!

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero sonríe sin saber que su pequeño pezón va a provocar que un psicópata la ate y la someta a una maratón sexual superior a cualquier película porno que haya visto.

No te podés negar, la rubia te vió y automáticamente levantó la colita del caño y te miró fijo al tiempo que se tocaba la cabeza como si quisiera ver si tiene bien el pelo. Claro, después de ver a Adabel Guerrero haciendo honor a su apellido de manera tan alevosa, vos también tenés ganas de chequearle a ver cómo tiene el pelo — de la concha. A juzgar por las fotos de Adabel Guerrero con la torerita blanca en la playa, pelo mucho no vas a encontrar y es probable que el tajo sea más bien chico, íntimo. Al menos eso es lo que un detective de conchas supondría luego de ver que el pezón de la rubia (foto parada topless con bikini negra) es del tamaño de una moneda de un peso. Pero no te confundas: con esa guita no te alcanza ni para imaginar la cotorra de Adabel Guerrero luego de dos Schneider de litro, y además por lo que está a la vista los timbres son la única parte de Adabel Guerrerola rubia que puede considerarse pequeña. El resto del cuerpo es terriblemente carnoso, como corresponde a una mina que se define como una verdadera comilona. “No sabés cómo me la trago” dice Adabel Guerrero tratando de atraer la atención a la rodaja de sandía que le dieron a comer, cuando en realidad todo el mundo está mirando el tremendo tajo rojo que tiene la sandía calada a sus pies — Adabel la tendrá así de roja y abierta? Es otro indicio que un buen detective de conchas tiene que sopesar para llegar a una conclusión verosímil… o no, mejor atacala y volale a la mierda la tanga y fijate vos mismo, total en cana no vas a ir: el orto de Adabel Guerrero provoca un estado de emoción violenta que ningún juez, ni el puto de Adabel GuerreroOyarbide, puede dejar de reconocer. Así que atacala por la retaguardia haciéndole una doble Nelson y clavale a fondo y sin piedad el facón de carne, que con el tiempo que pasaste afilándolo por tu cuenta y la calentura que genera la rubia tiene que penetrarle la carne como si fuera manteca. Y no te preocupes por la espectacularidad de la escena, porque Guerrero como buena viciosa tiene las retinas saturadas de escenas de películas porno. “Me encanta ver películas porno porque además de calentarme aprendo cosas para hacer después” dice la rubia lanzando un desafío, a ver si vos le podés enseñar algún dibujo que Adabel Guerreroella no haya visto o experimentado ya. “Si hago un pete es porque quiero, nunca nadie me obligó a nada”, ofrece la rubia sin que nadie le pregunte, pero fijate que ahí tenés una punta: nunca nadie la obligó a nada, vos tenés que ser el primero. Agarrá unas corbatas que no uses y atala a la cama boca abajo y ordenale que se ponga en bolas. Mientras la atás a punta de poronga, recordale que hace poco dijo Adabel Guerreroque no se “animaría a hacer un desnudo total porque no le parecería estético” y que por eso mismo la vas a poner en bolas. Cuando la tengas estaqueada a la cama boca abajo como una res en un asado con cuero, explicale vos querés contribuir a su estética. “Ada querida, la belleza reside en la proporción de las formas”, decile al oído con tu mejor voz de degeneradito (o sea, usá tu tono normal), “y vos tenés los pezones muy Adabel Guerrerochicos para el resto del cuerpo. Pero como no puedo agrandarte los pezones, te voy a ensanchar el ojete a pijazos como para restaurar el balance de tu cuerpo.” Si reacciona violenta no importa, acordate que está atada, y quedate tranquilo que por más películas porno que haya visto Adabel, esta de justificar la demolición anal porque tiene pezones chicos no la vió nunca. Eso sí, cuidado porque cuando se desate va a querer pasar al ataque con el corset y el látigo como la ves abajo. A la yegua le gusta el rebenque!

Adabel GuerreroAdabel GuerreroAdabel Guerrero

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero posa con inocente sonrisa en medio del río de leche que provocó con su suculento orto y sus poderosas pochas. Tiene pinta gatuna en bikini, pero de jean (foto abajo al medio) tiene pinta de pendeja como para dejarle el papo tan recogido como tiene el pelo. Un lomazo impresionante.

Adabel GuerreroAdabel GuerreroAdabel Guerrero

Adabel GuerreroAdabel Guerrero

Zahyra Amat desnuda en la playa

Zaira Amat

Piedra libre para Zahyra Amat entre los troncos! A pesar de tener terribles curvas, la morocha se las ingenió para mantener un perfil bajo hasta que salió en la Playboy mexicana. “Mi cuerpo es toda una guitarra: 105 – 62 -100”, dice la rosarina, “lo único que me hice fueron las lolas, tenía poco y me puso mucho para matar. Me las regaló un ex novio, el último que tuve y ahora las disfruto yo.” Bueno, parece que también las disfrutaron los que iban a El Rojo, un cabarulo de Rosario. Ojo que después de Playboy el precio es otro!

Zaira Amat

Esta foto tiene vista al mar y a la concha de Zahyra Amat. Qué más podés pedir? Pero claro, un buen pete!

En caso que no la tengas todavía, por favor anotá Zahyra Amat en tu lista de candidatas al título de mejor morocha de la Argentina. Y si estás tratando de determinar qué ciudad de nuestro querido país tiene las mujeres más lindas, anotale un punto gigante a Rosario, cuna de esta bebota que rompe todo con un lomo terrible y un tajo delicioso que podés ver más abajo (ok, andá a abrir las fotos de Zahyra Amat desnuda y volvé si te quedan energías). A pesar del lomazo que tiene, la morocha se las ingenia para mantener un perfil bajo. “Es que no quiero ser conocida por los escándalos”, dice con esa boquita golosa, “a mi no me gusta eso, me parece una ridiculez. Estudio desde los siete años actuación y baile, por eso me gustaría estar en televisión en una novela o algo serio.” Y “serio” no fué, pero en televisión estuvo Bien Tarde con Gianola, quizás la tengas Zaira Amatde ahí. Claro que si sos de Rosario, puede que la hayas conocido no recorriendo canales sino cabarulos. “A Zahira la conocí en un cabarute de Rosario que se llama El Rojo, donce laburaba con el nombre de Rocío”, dice Vestite y Andate en su comentario. “Cada vez que me acuerdo se me para la japi, en ese momento salía con una mina que se llamaba Cecilia y nos pegamos una enfiestada terrible. En ese momento Rocío tenía 18 años.” La denuncia es casi tan fuerte como la imagen de esa partuza, y cabe preguntarse si Zahyra y Rocío son la misma persona. “Me llamo Rocío Anahí Amat Gómez”, dice la acusada despejando una duda pero aumentando la otra, “Igual me identifico más con mi nombre artístico que zahyra amatcon el real”. La morocha es única — cuántas turras conocés que “laburen” con su nombre real? “A vos te parece que tengo cara de Rocío?” pregunta Zahyra y se contesta con un rotundo “Nooo! Tengo cara, actitud y físico de comehombres, lo reconozco!”. Y sí, a sus 22 años la nena tiene pinta de haberse comido decenas de pibes y cientos de pijas, y ahora quiere morfarse una torta de postre. “A veces fantaseo con mujeres”, dice golosa, “me gustan las rubias como Ritó.” La rosarina tiene bonitos recuerdos de la época en que trabajaba como stripper. “Una vuelta me ofrecieron una casa a cambio de sexo” dice divertida como para establecer que maneja precios de nivel inmobiliario. La tarifa barata no es, y siempre hay alguien Zaira Amatque quiere testear la mercadería gratarola. “Una vuelta me tocaron sin permiso en un boliche de Rosario”, cuenta la morocha, “me metieron la mano de una manera súper desubicada, y cuando me di vuelta para pegarle un sopapo me sorprendió descubrir que era una chica. La mina se me rió en la cara y se fué.” Error haberse ido, tendría que haber aprovechado la sorpresa para comerle la boca o directamente la cotorra, los del boliche hubieran tenido un show acojonante. La agresora del boliche se salvó del cachetazo, pero las minas que quieren zarparle el macho no tienen tanta suerte. “Mis hombres son míos y nadie me los saca, hasta he pegado cachetadas y trompadas a otras mujeres”, dice brava la morocha, pero aclara que en la cama los bifes no los da, los recibe. “Me gustan los chirlos, me calientan mucho” Zahira Amatdice la rosarina. Pero si querés ver ese ojete infernal de cerca, vas a tener que dejar que Zahyra te inspeccione el tuyo. “Me encanta mirar la cola de los hombres”, confiesa la rosarina, “me gustan paraditas y duras”. Perfecto, justo como como la tenés ahora. Morocha, abrí la boquita! Cuando pares de mirarle la cotorra, chequeá el video de Zahyra Amat, acostada da una onda Jelinek que no es aparente en las fotos. Una morocha divina, ahora en la Playboy de México.

Zaira NaraZaira AmatZaira AmatZaira Amat

Zaira Amat

Zahyra Amat dice que tiene “dos apodos, algunos me dicen Zazu por lo divertida y otra gente me llaman Tatito, porque soy un gatito que necesita cariño y atención.” Increíble que la rosarigasina confiese ser gatito sin que nadie la haya acusado de nada. A Zahyra le gusta el sexo oral, pero lamentablemente no es el mismo que estás pensando. “En la cama me gusta jugar hablando, porque el sexo en silencio no me gusta”, sorprende la morocha. “A veces digo cosas tiernas, pero también cosas muy fuertes porque hay momentos en que no todo es amor”. Te equivocás Zahyra, nuestro amor por vos crece a cada segundo y te lo vamos a dar hasta el último centímetro, como canta Zeppelin en el tema que le pusimos al video.

Monica Farro, falso travesti charrúa

Monica Farro

La uruguaya Mónica Farro tiene un lomo y una manera de plantarse que a muchos hace pensar es un trava de los paran en una esquina oscura para hacer petes por cinco pesos. La rubia está acostumbrada a que la acusen de travesti y se ofrece para que pruebes la mercadería manoteándole la entrepierna. Confiamos que es toda mujer con una sabrosa almeja charrúa, pero igual nos gustaría que nos saque la duda mostrando la cotorra desplumada y abierta. Esa boquita golosa sólo fuma grandes habanos.

Monica Farro

Mónica Farro entrega la bola de nalga como para que prepares unas ricas milangas de carne uruguaya. El único problemita es que te podrían salir con gusto a pija.

La verdad que la mina es sospechosa, y no solamente porque tiene terribles tetas, sino porque el platinado, los implantes y la manera en que se para sobre sus piernas flacas hacen sonar la alarma “esta rubia es un pibe”. Pinta de trava no le falta, fijate esa boquita de aspecto profesional, con labios que parecen haber sido moldeados en los tornos de carne durante miles de petes baratos en las oscuras esquinas de Palermo Viejo. “Estoy acostumbrada”, dice Mónica Farro resignada, “porque antes de ser conocida siempre me preguntaban si era travesti.” Algunos respirarán aliviados al escuchar que la voz de la rubia es de mujer y no suena como un borracho de tablón, pero otros seguirán con la duda al ver que la rubia tiene la mano cubriéndose la entrepierna. “¿Que si me jode que piensen así?”, pregunta Farro desafiante, “Para nada… ¡Vení y buscá el bulto mi amor!”. Mónica Farro es una uruguaya que como ves, no se come ni media. O mejor dicho, se las come todas. “Me monica farroencantó hacer los videos, ahí se me puede ver con dos, tres y hasta con 10 hombres”, dice la flaca y la verdad que a esta altura sería mejor que se sacara la manito y mostrara la almeja y bien abierta, no vaya a ser cosa que sea una concha trucha de transexual operado. “El video lo difundieron sin autorización y resulté muy perjudicada”, dice Farro tratando de sonar seria, “le bajaron la definición, le borraron el logo del canal y lo pusieron en la red”. Bueno Mónica, Notiblog lo puso como corresponde, completo, con alta definición y logo, para que se note que es un video de Playboy con Mónica Farro y no un video casero como alguien que busca promoción quería hacer creer. “No es verdad que sea una campaña de promoción mía o de la obra en la que estoy, ni Gerardo Sofovich ni yo necesitamos esto para darle manija a No Somos Santas“, dice Farro en referencia al nombre del curro teatral de Sofovich donde comparte cartel con Nazarena Vélez, Eliana Guercio, Evangelina Carrozo, y Fernanda Neil. El título de la obra dice la verdad, pero la rubia no tanto, porque la Monica Farrouruguaya se confiesa exhibicionista, y lejos de estar “indignada” por la difusión del video, se debe haber tocado a cuatro garfios pensando en la cantidad de gente que la vio desnuda cogiendo (o haciendo que cogía). “Me fascina que me miren teniendo sexo”, confiesa la charrúa muy viciosa, “inclusive a veces lo hago con las luces prendidas y las cortinas abiertas”. Y vos viste cómo es esto, si de repente vas por la calle y la ves a Farro con la ventanita del amor abierta y en posición, poné tu mejor sonrisa natural y decí “vi luz y entré” mientras la clavás a fondo. A Mónica Farro se la cogieron hasta diez pibes a la vez, pero entre los afortunados no estaba su esposo. “Estuve casada durante 14 años, pero al venirme a Buenos Aires la relación no aguantó”, dice la charrúa. En realidad el que no debe haber aguantado es el esposo, cansado de que le meta los cuernos. “La monica farrohinchada de fútbol lo volvía loco a mi esposo en Uruguay”, admite muy turra Moniquita. Parte del problema es que a la uruguaya rara vez hay una poronga que le viene bien. “Es que me re importa el tamaño” justifica esta fumadora empedernida de habanos de carne, “recién a partir de los 18 o 19 centimetros comienzan a rankear para mi”. Pero no te preocupes si la tuya le queda corta, comprá un consolador gigante y cuando la veas exhibiéndose entrá por la ventana. “Mirá el juguetito que te trajo Papá Noel”, decile mientras le clavás el aparato en el orto y la japi en la cotorra, “ahora vas a saber lo que es una noche buena“. Y vas a ver cómo la rubia te canta Jingle Balls al compás del golpeteo de tus bolas. Y para que veas que efectivamente es una nenita, mirate abajo el video de Mónica Farro y Valeria Silva (Miss Playboy Argentina 2003), un editado exclusivo de seis minutos donde las dos playmates juegan un partido de tennis digno del Campeonato Rioplatense de Lesbianismo.

Monica Farro

A Mónica Farro le encanta sentarse sobre el tronco, cuanto más grande mejor. La uruguaya cruzó el charco dispuesta a romperse (literalmente) el culo para hacerse conocida en Argentina y consiguió quién le diera (masa) un papel en una obra de teatro. El Ruso Sofovich (se) la puso en la ‘obra’ No Somos Santas, donde se turna con otras (atorrantas) vedettes para levantar (las pijas) el ánimo de la platea con terribles (ortos) actuaciones. Los (clientes) espectadores acaban (cogiéndolas) aplaudiendo de parado.