Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Yaya Piñero y Paula Avila en concha Playboy

Yamila Piñero en concha, Paula Avila la chupa

Yamila Piñero se baja la bombacha y agarra la cabeza de Paula Avila, una rubia que confiesa se tienta con la empanada sin repulgue de su amiga. “Cuando Yaya está parada me agacho y… a lo tuyo!” confiesa la rubia, que dice cuando anda con hambre, a falta de pan buenas son tortas. “Me gustan los chicos pero estuve cuatro meses encerrada en una isla, Yaya blanqueó que le gustaban las chicas y bueno, qué querés que haga?” se ataja Paulita, “no te voy a decir que estamos enamoradas o de novias pero como pueden ver, juntas con Yaya la pasamos muy bien y no importa lo que la gente diga de este romance lésbico.”

Paula Avila toca la concha de Yamila Piñero

“Yo me agacho y a lo tuyo!” dice Paula Avila al manotear la muy comestible empanada sin repulgue de Yamila Piñero.

Era tu mayor deseo y te lo cumplió la fuente menos esperada: Yamila Piñero y Paula Avila muestran la concha en Playboy y se preparan para hacerte una fiestita a cuatro globos y dos empanadas (doraditas sin quemar, lisitas sin repulgue) listas para degustar. Pero apurate a entrarles, porque como ves estas nenas no esperan y si te descuidás te dejan afuera como ya hicieron con un par de lentejas en Soñando por Bailar. “Yo tengo claro que me gustan los hombres pero bueno, que querés que haga una chica de 19 yamila piñero y paula avila en conchaaños encerrada en la isla todo el tiempo?” pregunta Paula Avila, “Yamila blanqueó que le gustaban las chicas y bueno no te digo que sentí amor cuando la besaba pero me atrae porque es una chica re linda y la pasamos muy bien.” Dicen que el ocio es la madre de todos los vicios, pero en el caso de las chicas también dió a luz al Kamasutra Lésbico, un invento argentino no sólo es open source sino también y más importante, open legs. “Paula abre las piernas y se sienta arriba mío y hace algo raro con la mano” dice Yamila Piñero (y guarda al pronunciar el apellido porque si ponés una ‘i’ antes de la erre no la ponés) sonrojándose al darse cuenta que acaba de paula avila y yamila piñero de soñando por bailarrevelar una la primera figura del kamasutra que inventaron y una de las que más la mojan, “mete la mano entre los dos pubis y acaricia ambos… entendés?” Y cómo no vas a entender, si está clarísimo: estas dos rubias más que lesbianas, son dos viciosas del sexo posta. “En la Isla empezamos jodiendo, tirándonos un perfumito, comiendo un chocolate y de repente tapamos la cámara con una toalla y le dimos debajo de la colcha” dice Paulita y Yamila pregunta “Debajo de la quéee?” como con miedo que su amiguita Paula Avila comiendo a Yaya Piñerocuente demasiado, pero es demasiado tarde. “Mi talento es con la lengua, sino preguntale a Yaya” dice la rubia, “yo cuando Yaya está parada me agacho… y a lo tuyo!” continúa Paula confesando su gusto por la empanada de su amiga, “de Yamila me atrae el físico primero y la cara también, tiene muchas expresiones.” Y mucha putez también. “Hay una posición que me hace Yami donde estoy boca arriba y ella viene y se me pone arriba” explica Paula, “y ahí enseguida mete la pierna en el medio y empieza a frotar con la rodillita y paula avila y yaya piñero en tetasasí con esta mina puedo llegar a tener cinco o seis orgamos!” Y Yamila confirma que Paulita es una máquina de acabar. “No sabés lo que es esta mina” dice la rubia, “es algo terrible.” Como las escenitas que protagonizaron en Soñando por Bailar. “Es que Yamila me provoca para hacer poses terribles como una que salió por televisión” recuerda Paula, “estábamos en la cama con Yami sumergiéndose ahí y cuando cambio de posición se escucha que me dice ‘ahh, se ve que te gusta abajo putita, ehh?!”

Paula Avila le toca la concha a Yaya PiñeroPaula Avila y Yaya PiñeroYamila y Paula, Kamasutra lésbico

Yaya Piñero y Paula Avila

El orto de Paula AvilaYamila Piñero pela concha en plena torta con Paula Avila, que sabe muy bien cómo sigue la escena. “Es una posición que me hace Yaya donde yo estoy de espaldas y ella viene arriba y me empieza a dar con la rodillita entre las piernas, entendés?” explica Paula entregada, “así puedo llegar a tener varios orgasmos.” Pero por gustosa que sea la tortilla, las chicas igual se quedan con hambre y terminan clavándose algún chorizo. “Igual no te voy a decir que soy la novia fiel de Yamila, cada una también tiene lo suyo” admite la rubia, “el arreglo es que cada una hace su vida y también pasamos buenos momentos juntas.” Y Yamila sabe que para que la tortilla tenga sabor, hay que agregarle huevos. “Mirá, el problema es que mi cama es de dos plazas” dice Yamila, “pero si tuviera una cama king entonces ahí sí, que vengan los chicos!”

Paula Avila y Yaya Piñero en partuzaYamila Piñero y Paula Avila
Paula Avila pela tetasYamila Pinero pela conchaPaula Avila y Yamila Piñero

Cintia Fernández, girl scout levanta carpas

Cinthia Fernandez

Cinthia Fernández está soltera y sale con largavistas a buscar carne fresca para meter en popa. “Estoy solita, mi última relación se terminó hace poco” explica la pendeja mostrando sus famosas cachas en el campo. “Me encantó hacer esta producción al aire libre, fue divertido aunque yo odio la naturaleza” confiesa Cinthia, una mina que te levanta la carpa pero ni en pedo coge en una. “No podría tener sexo en una carpa” dice la reina del hilo dental, “con mis papás íbamos de camping y yo lo sufría porque soy una chica de ciudad, cada vez que toco pasto me broto, soy alérgica al medio ambiente.” Pero por suerte no es alérgica a la carne en barra y con tal de tenerla es capaz de temperar su carácter. “ ita no es alérgica Cinthia no es alérgica a la carne en barra. “Soy muy tierna en la intimidad, hay gente que piensa que como tengo un carácter fuerte también soy así con mis parejas pero nada que ver”, explica la péndex, “soy diferente a lo que imaginan, pero en la cama soy una aventurera, ahí no me reservo nada.”

El orto de Cinthia Fernandez

Un orto que trae cola: “Ya no voy a bailar porque me tocan la cola” se queja la pendeja, “la tengo bien parada, pero en los boliches no busco provocar.”

Si alguna vez soñaste con ser el consolador de Cinthia Fernández, esta es tu oportunidad: uno de los ojetes más buscados de la Argentina está nuevamente abierto al público. “Estoy solita de nuevo y un poco para abajo” dice mientras la tuya va para arriba, “estoy triste porque mi última relación se terminó hace poco y hay cosas que se extrañan.” Lo extraño es cómo puede ser que ese culo no tenga visitas cuando Cinthia dice que el precio de entrada no es tan alto. “Para seducirme no me interesa si sos lindo o feo, sólo me tenés que tratar cintia fernandez, cola aventureracomo una princesa todo el tiempo” dice mientras vos llamás para chequear el límite de la tarjeta, “también me tenés que divertir y ser fiel, pero eso lo único que pido.” Y vos lo único que le vas a pedir es que entregue el ojete, porque a pesar del hilo dental sin nadie que las cepille esas cachas van a acumular placa. “Me resulta re difícil encontrar un hombre” se queja la pendeja mientras una legión de flacos de polera se ofrecen de voluntarios, “no es fácil porque no me gusta ir a bailar así que la gente que conozco es por amigos en común, pero igual tengo que estar atenta porque muchos se acercan para usarte.” O sea, gratarola ni en pedo. “El trato es así: vos me mimás, me tratás como una princesa y yo pongo el sexo” explica Cinthia Cintia Fernandez pone el ortopara que te quede claro, “en la cama soy una aventurera, no tengo nada que reservarme, lo que más me gusta es decir ‘ahora vale todo’ no se si me entendés?” Y claro que entendemos, acelerá que hay luz verde en la colectora! “Y que me parta un rayo si me gusta” confiesa la pendeja, “nada más recordarlo y se me pone la piel de gallina.” Y entrale a fondo, que a la pendeja le gustan las sensaciones fuertes. “Me gusta sentir la adrenalina, así que cuando llega el momento soy muy salvaje y encima con mi acelere natural termino haciendo cualquiera” reconoce Cinthia, “lo que quiero decir es que para complacer doy todo, yo sé muy bien lo que tengo que hacer bajo las sábanas.”

Cintia Fernandez, alta pendejaCinthia FernandezCintia Fernandez, orto al aire libre

Cintia Fernandez

Cinthia Fernández muestra las cachas con las que hizo temporada facturando a pleno. “Tuve un verano muy bueno, es la primera vez que tengo varios trabajos y tuve que organizarme para hacer todo” explica la pendeja, “Stravaganza fue todo un éxito y además surgió estar en Animales Sueltos así que laburo tuve muchísimo.” Y ni hablar del trabajo extraoficial de siempre. “Tengo muchos curritos que son difíciles de explicar, por eso cuando tengo que poner a qué me dedico pongo chorra” se sincera Cinthia, “pero con esos curritos gano mucho más que con todo lo demás, soy un corchito erótico.” Descorchala de un pijazo!

Cinthia Fernandez, cazadora de pijasCintia Fernandez se agarra la conchaCintia Fernandez papo e hilo dental

Bajate el video hot de Cintia Fernandez como Abbey Díaz
También disponible en 3gp para celular

Virginia Gallardo, alta yegua correntina

Virginia Gallardo

Virginia Gallardo hace te la sentadilla de la muerte, se agarra la goma y te mira de costado con carita petera, pero no desenfundes todavía porque la correntina dice que las apariencias engañan. “Prefiero empezar en cámara lenta” dice la correntina poniendo a prueba tu autocontrol, “yo sé que las fotos son provocativas, pero no soy tan comehombres como aparezco, me gusta ir de a poco.” Es que semejante orto no se puede apurar, hay que hacerlo a fuego lento. “Un hombre para conquistarme tiene que tomarse su tiempo” explica Gallardo, “quiero que me mime, me bese y me acaricie, para mí es más lindo ir enroscándose de a poco.”

El culo de Virginia Gallardo

Gallardo es Virginia del orto: “no entregué, quizás en el futuro” amaga la correntina.

Como si con ese ojete no bastara para confirmar que es una terrible yegua, Virginia Gallardo posa al lado de un caballo. O estará en realidad queriendo decir que a menos que calces como un caballo, ni te molestes en tratar de satisfacer ese fenomenal ojete? “Cuando lo digo se me cagan de risa” se ataja la correntina, “pero lo que más me elogian no es la cola sino la sonrisa.” Difícil de creer, porque a yegua regalada no se le miran los dientes, y menos a una cuyas tetas y ojetes son de un tamaño tal que Virginia Gallardopor sí solas te agotan la memoria del cerebro y te quedás sin ram para escanear ninguna otra parte de su siliconada anatomía, que la correntina dice era así desde chiquita. “Yo era así como ves ya a los 14 años” dice Virginia en involuntaria apología del estupro, “y a esa edad bien chiquita me presenté a un cásting en un casino.” Una apuesta fuerte de la joven Gallardo que sin duda perdió con todo en ese casting, aunque no importa porque logró el objetivo. “En seguida me eligieron para un desfile que organizó Valeria Massa en Corrientes” recuerda Virginia, “y cumplí mi sueño desfilando y al verme me dí cuenta que mi cola en cámara da virginia gallardomucho más grande de lo que es.” Y quizás por eso la correntina no quiere que le agranden el ojete más de lo que está. “Yo entrego todo menos la cola, aunque nunca se sabe” dice como para no excluir ofertas importantes, “alguna vez voy a terminar entregando, en una relación larga lo podría pensar como para meter algo nuevo.” Y más allá de si es posible meter algo realmente nuevo en ese ojete, mejor que no haya testigos. “No me gusta hacerlo en lugares públicos, en eso soy un poco pudorosa” explica Gallardo, “puedo incursionar en algunos lugares como la pileta o un ascensor pero sin que haya gente, está bueno para ponerle pimienta a la noche.”

Virginia GallardoVirginia GallardoVirginia Gallardo

Virginia Gallardo

Virginia Gallardo posa sobre la paja como anticipando las que le va a dedicar la muchachada. “Cuando poso para las fotos siempre trato de completar la fantasía que se van a hacer conmigo” explica en el establo la yegua correntina, “pero no es sólo un juego, porque en persona si estoy enamorada te las cumplo todas siempre que no sea una locura total.” Y entre las “locuras totales” lamentablemente entra el intentar enfiestarla con una amiguita. “A mí en los eventos se me acercan más mujeres que hombres” confiesa Gallardo, “pero no me tienta ni un poco besar a otra mujer, no me veo y tampoco tuve nunca fantasías lésbicas.”

Virginia GallardoVirginia GallardoVirginia Gallardo Virginia GallardoVirginia Gallardo

Bajate el video de Virginia Gallardo
También disponible en 3gp para celular