Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Sofía Clérici tiene la concha coloradita

Sofia Clerici muestra la concha

La concha de Sofia Clerici en PapoCamSofía Clerici vuelve para mostrar la concha y así probar que si en las fotos de Playboy no se le vió bien el tajo no es culpa de ella sino del conejo. “No tengo problema en hacer fotos desnuda” dice a punto de colarse un par de dedos en esa espectacular (aunque algo irritada) empanada, “yo misma tengo una colección de fotos mías, está muy bueno verlas para estimular y calentarse.” Y a la hora de calentar, las fotos para la morocha son sólo el comienzo. “En la cama soy una verdadera geisha, si me gusta alguien voy al frente y hago lo que sea para complacer” explica la playmate, “por eso me gusta que me dejen experimentar todas las variantes, sumar otra chica a la cama puede ser muy divertido, si las mujeres se gustan no hay envidia ni competencia.”

Sofia Clerici, orto y tacos

“Me considero una chica pinup de los ‘50 tipo Betty Page” dice Sofía, “me gusta la onda tacos, portaligas y esposas de raso.”

Ojalá tengas a mano un backup del bocho, porque Sofía Clérici te va a invadir la cabeza como un troyano, llenándotela de fotos de esas areolas turgentes y ese tajo increíble para ponerte a disposición de lo que la morocha necesite —o sea mucha pija. “Sexo tengo que tener tres veces por día, todos los días” confiesa Sofi, “y si estamos en vacaciones todavía más, quiero cumplir mis fantasías y en todas siempre tengo mucho, mucho sexo.” Darle bomba a ese terrible ojete no es un laburo fácil, y Sofi dice que para hacerlo bien que además del aguante es necesario tener las Sofia Clerici, morocha mortalherramientas adecuadas. “Tiene que ser un hombre divertido y sensual, nada de teens, me gustan mayores” explica la morocha y guarda porque también le gustan grandes de abajo. “No me fijo mucho en el físico porque no me gustan los lindos, pero el tamaño importa.” Igual si te quedás corto no importa, porque Sofi no tiene problema en pedir refuerzos. “Me gustaría estar con dos hombres bien machos” confiesa la chica Playboy, “aunque también se puede sumar una mujer, hoy en día hay que experimentar para tener en claro lo que te gusta.” Y Sofi tiene claro que le gusta la fiesta especialmente si puede comerse una torta. “Soy de mirar a las mujeres, admiro la belleza femenina y tuve muchas experiencias con ellas, sofia clerici agarra las bochascasi tantas como con hombres” reconoce la nicoleña, “pero no me gustan las mujeres que ya son tirando a lesbianas, mi primer beso con una mujer fue a los 17, de repente nos dimos cuenta que nos gustábamos, fue una cosa mutua, cada una admiraba la personalidad de la otra.” Pero Sofía dice que los chicos no admiran tanto su personalidad sino cosas más tangibles. “Lo que más me elogian los hombres son la cola y las lolas” dice mientras se agarra las gemelas, “y ahora desde que salí en Playboy es una locura, me ofrecieron de todo, desde dinero por sexo hasta un intendente de provincia que quiso contratarme para un romance y así mejorar su imagen en el pueblo.” Más o menos como el conductor de Animales Sueltos, que la usó de ‘barba’ para pasar por macho. “Fantino me parece atractivo pero no es mi tipo” dice cortante, “de los Sofia Clerici, Miss Tattoo Argentinaconductores el que más me atrae es Tinelli, en esta etapa así con sus tatuajes me parece muy interesante, pero igual si llego a estar con un famoso no va a ser por la fama sino porque me gusta.” Y como lo que le gusta es petear, un pibe zarpado y con buen zodape también tiene chance. “En algunos casos billetera mata galán, pero conmigo importa más la onda, quiero estar con alguien bien fogoso que me potencie y cumplamos fantasías, porque tengo miles, detesto la gente que dice que ya las hizo todas, aún me falta la del submarino nuclear sumergido en el Océano Indico, jaja” dice Sofi delirante de putez, “en serio, me gustan los lugares excitantes, una vez lo hice en un ascensor en un edificio de muchos pisos, si me gusta voy al frente donde sea.”

Sofia Clerici en tetasSofia Clerici, piernas hot

Sofia Clerici topless en el suelo

El orto de Sofia ClericiSofía te espera en tetas ya abierta de gambas en el piso, lista para que la voltees como a los pinos del bowling. “Me gusta el sexo en lugares inusuales” confiesa la morocha y atención que para Sofi “lugar raro” no sólo es el bowling sino también el ojete. “La cola la entrego pero tenés que trabajar para ganártela” advierte la playmate, “no soy fácil de conquistar, me gustan los hombres que me cuidan y me dan toda su atención, esos que llaman para saber cómo estoy y qué necesito.” Y hablando de llamados, Sofi dice que desde la tapa de Playboy tuvo propuestas de todo tipo. “Propuestas de dinero por sexo siempre tuve” reconoce la morocha, “pero ahora también hay políticos que llaman para mejorar su imagen, como un intendente que quería un romance conmigo para subir en las encuestas.”

Sofia Clerici hotSofia Clerici, orto jugosoSofia Clerici en el caño Los pechos de Sofia ClericciLas tetas de Sofi ClericiPatyCam Sofía Clerici

Bajate el video de Sofía Clérici
También disponible en 3gp para celular

Sofía Calvo, nuevo caramelito de Fort

Sofia Calvo, la nueva Chica Fort

Sofía Calvo, nueva Chica FortSofía Calvo es la nueva Chica Fort, una nena de con largas piernas y cara de angelito con una voz de fernet y faso más propia del arrabal tanguero que de su concheto San Isidro natal. “Carlos Monti me entrevistó por radio y pensó que era un Chocolatín Jack porque era de Fort y venía con sorpresa” recuerda divertida la rubia, “si tuviera pito la pasaría muy bien, pero soy toda mujer… podemos ir al baño y comprobarlo.” Y andá nomás a chequear la mercadería, porque la nena se reconoce muy petera. “Siempre me elogian cómo hago sexo oral” se jacta la rubia y confiesa que le encanta comerse el cucurucho de vainilla mirando una película. “Hacerlo en un cine es lo mejor” dice con entusiasmo de petera viciosa, “el temor a que me vean en un lugar tan público me calienta.”

El culo de Sofía Calvo, Chica Fort

“La cola la guardo para el casamiento” dice Sofía mientras amaga con bajarse la tanga, “ni loca la entrego antes.” ¿Y esa sombrita entre los cantos?

La rubia se llama Sofía Calvo, tiene 20 años y está que echa humo: piernas abiertas, pezones al viento y un mohín en los labios que, sumado a la manera que agarra el caño de la lámpara, delata su amor por el pete. “Siempre me elogian cómo hago el sexo oral” dice orgullosa de su habilidad lingüística, “y la verdad que tienen razón, yo misma me auto-elogio porque lo hago muy bien.” Y si con eso no te alcanza como para bajarte los lienzos y tomarle examen oral, la rubia aclara que está disponible. “Me gustaría estar con alguien pero por desgracia no sofía calvo, chica fortencuentro al hombre indicado” se queja Sofía, “es como dice el dicho, prefiero estar sola que mal acompañada.” En realidad la rubia está sola y mal acompañada, porque firmó contrato para ser una Chica Fort, y Ricky es el clásico perro de huerta: no come ni deja comer. “Una de las condiciones obviamente es que no salga con otros chicos” explica la nena de San Isidro, “pero no me quejo porque Ricardo es divino y me da todos los gustos.” Y tan bien se los ve juntos a Sofía y Ricky que algunos pensaron que era Sofía la que le daba el gusto al chocolatero. “Cuando empecé a salir con Ricardo algunos me decían “Chocolatín Jack” porque era de Fort y venía con sorpresa” recuerda la rubia, “soy alta, con piernas largas y voz medio ronca pero soy toda mujer… aunque si tuviera pito la pasaría muy bien!” Pero ella no lo tiene y Ricky no lo da, y la rubia está desesperada. “A diferencia de otras minas, en el sexo yo soy bien exigente” dice Sofía, “no me conformo hasta quedar satisfecha y tener un orgasmo, por eso jamás fingí uno.” Pero ahora finge ser la chica de Fort y Sofía Calvo, la nueva chica de Ricardo Fortestá tan desesperada por comer algo de carne en ba que no le importa si no es mucho. “Es que yo misma comprobé que el tamaño no importa” dice como para no dejar a nadie afuera, “jamás la pasé tan bien como con mi ex y eso que hoy en día cuando veo alguna foto de su amigo me doy cuenta que deja mucho que desear.” Al ex novio lo empujó para que lo atropelle un colectivo pero mirá el lado positivo: a Sofía le encanta sacar fotos porno, pero si querés llevarte un par de recuerdo no la lleves a su casa. “Si es una pareja estable no tengo problema en hacerlo en casa” explica la rubia, “pero para el sexo casual prefiero ir a un telo para no convertir mi hogar en un bulo.” Es una auténtica chica de hogar!

sofía calvo topless, chica fortsofia calvo en tetas

sofia calvo en cuatro

sofía renata calvo, chica fortSofía Calvo se pone en cuatro como para cargar carne por popa, pero asegura que el rosquete todavía lo tiene invicto. “La cola la estoy guardando para el casamiento” dice con sonrisa de mentirosa, “muchos lo intentaron, pero ni loca la entrego antes.” Y si estás por darle el beneficio de la duda que sea la de abajo, porque esta nena tiene 20 años pero ya es una consumada catadora de toronjas. “El tamaño no importa tanto, mi último novio dejaba mucho que desear y yo la pasaba muy bien” dice con suficiencia de perito petero, “lo que pasa es que los hombres tienen que saber trabajar con lo que tienen, los que la tienen grande creen que con eso ya está, en cambio aquellos no beneficiados por la naturaleza se mueven más y no paran hasta satisfacerte.” Como dice el tattoo que tiene en el brazo, “Make it happen!

sofia calvo de culo en la arena
sofia calvo topless playerosofía calvo, el nuevo caramelito de fort

Marina Calabró, aputonada panelista MILF

Marina Calabró, Infama hot

Es el ataque de la mini milf: Marina Calabró se abre de gambas en la cama y con el pulgar hasta amaga con bajarse la tanga, que es justo lo que le había propuesto el conejo. “Tuve una oferta para ser tapa de Playboy” reconoce la panelista de Infama, “no tengo rollo en mostrarme, no tengo prejuicios, para mí esto es como un juego, puedo mostrar un lado diferente.” Y desde cualquier lado que la mires, las tuneadas tetas o la compacta colita, a sus 38 pirulos Marina está re milf y se hace cargo. “Acepto el título de mamita número uno” dice acortando la distancia de putez que tenía con su hermana Iliana, “es verdad que estoy aputonada.”

Marina Calabro, panelista putona

“Soy una versión bonsai de la vedette argentina” dice Marina orgullosa, “no me molesta mostrarme, hacer estas fotos alimenta mi narcisismo.”

Al principio trató de pasar por periodista seria, escondiendo la pechuga debajo de severos vestidos y la putez detrás de un rebuscado palabrerío, pero finalmente Marina Calabró no aguantó más y se convirtió en la mini milf que vos siempre supiste quería ser. “Es verdad que estoy aputonada” reconoce la petisa, “soy cero prejuicio y no tuve problema en hacer las fotos pero de modelo no tengo nada, lo que me cuesta no es la desnudez sino el arte de poner cara de estar pasándola bien cuando estoy posando toda doblada.” Y se la quiere comer doblada, pero no encuentra carne Marina Calabró muestra la colaporque parece que por la calle los chicos no se le animan. “Me gusta lo que me dicen por la calle, el piropo es un cumplido y me halaga” dice la hermanita de Ileana, “pero cuando voy por la calle no me hacen propuestas, será que todavía doy una onda seria.” Pero la putez es un viaje de ida y Marina acepta con gusto ideas para dar más atorranta. “Cuando empecé en Infama mi perfil era serio, con saquito ajustado o tailleur, pero a Santiago del Moro no le terminaba de convencer y me preguntó si me animaba a mostrar las piernas y acepté” recuerda la petisa, “así ganó visibilidad mi participación como la periodista combativa pero provocadora y sexy… marina calabró en la camafuimos llegando hasta acá y ahora no hay cómo salir, ajaj.” Es que a esta petisa más que salir es para entrarle a pijazos: fijate las bochas turqueras que se puso la milf. “Las lolas me costaron 7.500 dólares” dice como para que sepas que vas a estar frotando la garcha en silicona de calidad, “me las puse para alimentar mi narcisismo porque si bien estoy feliz con mi cuerpo magro, me hubiese gustado medir 1,70 y marina calabró, mini milftener un cuerpo de vedette, pero ahora con las lolas quedé como la versión bonsai de esos mujerones y hoy estoy más cerca del conchero que de un programa político.” Y también estuvo cerca de mostrar la concha, pero El Contra del padre la frenó. “Los de Playboy me hicieron una oferta importante para salir desnuda” confiesa la licenciada, “pero mi papá me dijo ‘¿Cuánto te pagan? Yo te doy el doble para que no lo hagas’, me dió ternura y no pude.” Y mientras los del conejo afilan el lápiz con una nueva oferta, Marina sigue cultivando la onda milf. “Acepto el título de mamita número uno” dice la putificada panelista, “y voy a continuar porque se instaló este look del discurso estructurado y la imagen provocativa y las fotos alimentan mi narcisimo.”

Marina Calabró, panelista de InfamaMarina Calabró, de Fort Night ShowMarina Calabro

Marina Calabró de Infama

Marina Calabró sabe que muchos se sorprenden al ver el lomo que tiene y más todavía que lo muestre con casi 40 pirulos. “Tengo este cuerpo en gran parte por la base genética que se ve tanto en mi mamá como en Iliana” explica la panelista de Infama, “pero ojo que también voy una hora por día tres veces por semana al gimnasio desde hace quince años.” O sea, se rompió el culo para tener ese ojete, y por eso hoy, cuando muchas de su edad ya están arruinadas, la petisa recién empieza a lucirlo. “A muchos les llama la atención que me atreva a mostrarme porque piensan que algunas son ‘vedettes’ o ‘periodistas’ y encasillan a la gente” opina Marina, “pero más allá de las etiquetas yo sigo siendo la misma aunque ahora ande con menos ropa.”

Marina Calabro, milf argentina

Marina CalabróMarina Calabro, panelista de InfamaMarina Calabro de Fort Night Show

Bajate el video de Marina Calabró
También disponible en 3gp para celular