Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Virginia Gallardo, alta yegua correntina

Virginia Gallardo

Virginia Gallardo hace te la sentadilla de la muerte, se agarra la goma y te mira de costado con carita petera, pero no desenfundes todavía porque la correntina dice que las apariencias engañan. “Prefiero empezar en cámara lenta” dice la correntina poniendo a prueba tu autocontrol, “yo sé que las fotos son provocativas, pero no soy tan comehombres como aparezco, me gusta ir de a poco.” Es que semejante orto no se puede apurar, hay que hacerlo a fuego lento. “Un hombre para conquistarme tiene que tomarse su tiempo” explica Gallardo, “quiero que me mime, me bese y me acaricie, para mí es más lindo ir enroscándose de a poco.”

El culo de Virginia Gallardo

Gallardo es Virginia del orto: “no entregué, quizás en el futuro” amaga la correntina.

Como si con ese ojete no bastara para confirmar que es una terrible yegua, Virginia Gallardo posa al lado de un caballo. O estará en realidad queriendo decir que a menos que calces como un caballo, ni te molestes en tratar de satisfacer ese fenomenal ojete? “Cuando lo digo se me cagan de risa” se ataja la correntina, “pero lo que más me elogian no es la cola sino la sonrisa.” Difícil de creer, porque a yegua regalada no se le miran los dientes, y menos a una cuyas tetas y ojetes son de un tamaño tal que Virginia Gallardopor sí solas te agotan la memoria del cerebro y te quedás sin ram para escanear ninguna otra parte de su siliconada anatomía, que la correntina dice era así desde chiquita. “Yo era así como ves ya a los 14 años” dice Virginia en involuntaria apología del estupro, “y a esa edad bien chiquita me presenté a un cásting en un casino.” Una apuesta fuerte de la joven Gallardo que sin duda perdió con todo en ese casting, aunque no importa porque logró el objetivo. “En seguida me eligieron para un desfile que organizó Valeria Massa en Corrientes” recuerda Virginia, “y cumplí mi sueño desfilando y al verme me dí cuenta que mi cola en cámara da virginia gallardomucho más grande de lo que es.” Y quizás por eso la correntina no quiere que le agranden el ojete más de lo que está. “Yo entrego todo menos la cola, aunque nunca se sabe” dice como para no excluir ofertas importantes, “alguna vez voy a terminar entregando, en una relación larga lo podría pensar como para meter algo nuevo.” Y más allá de si es posible meter algo realmente nuevo en ese ojete, mejor que no haya testigos. “No me gusta hacerlo en lugares públicos, en eso soy un poco pudorosa” explica Gallardo, “puedo incursionar en algunos lugares como la pileta o un ascensor pero sin que haya gente, está bueno para ponerle pimienta a la noche.”

Virginia GallardoVirginia GallardoVirginia Gallardo

Virginia Gallardo

Virginia Gallardo posa sobre la paja como anticipando las que le va a dedicar la muchachada. “Cuando poso para las fotos siempre trato de completar la fantasía que se van a hacer conmigo” explica en el establo la yegua correntina, “pero no es sólo un juego, porque en persona si estoy enamorada te las cumplo todas siempre que no sea una locura total.” Y entre las “locuras totales” lamentablemente entra el intentar enfiestarla con una amiguita. “A mí en los eventos se me acercan más mujeres que hombres” confiesa Gallardo, “pero no me tienta ni un poco besar a otra mujer, no me veo y tampoco tuve nunca fantasías lésbicas.”

Virginia GallardoVirginia GallardoVirginia Gallardo Virginia GallardoVirginia Gallardo

Bajate el video de Virginia Gallardo
También disponible en 3gp para celular

Lola Bezerra prefiere tomar por colectora

Lola Bezerra de culo

Lola Bezerra vuelve a poner el ojete para ratonear vestida de enfermera y aclara que lo hace a propósito para enloquecer tus dos cabezas. “Me fascina que de mí se esperen todo tipo de cosas ligadas a lo sexual” explica la brasileña, “me encanta que me vean como una bomba sexual, todas las chicas deberíamos sacar para afuera la perra que todas tenemos adentro.” Es que a Lola le encanta tener cosas adentro, especialmente pijas. “Se armo un revuelo cuando dije que me gusta el sexo más que respirar pero es verdad” insiste Lola, “tengo que tener sexo todos los días al menos una vez… si estás de novia nunca hay que perder esa costumbre y si no estás igual, porque siempre hay uno.”

Lola Bezerra

Alerta Anal: a Lola no sólo le cabe por el orto, sino que le gusta más que la autopista!

Así de culo como la ves es como más le gusta a Lola, te acomoda ese tremendo ojete arriba tuyo y agarrate porque porque esas cachas son como una juguera que no para hasta dejarte seco. “Mi posición favorita es ir arriba como sentada” confiesa la brazuca, “y ahí me gusta hacerlo pero no mirando al placard sino al chico.” Y qué pasa si el chico tiene una cámara escondida y filma todo? “Ese fue el mejor video que hice hasta ahora porque yo no sabía que me estaba grabando” recuerda Lola, “fue en un lugar de México que se llama Akumal, es una lola bezerraplaya con un lago natural cerca de Tulum, hermoso.” Sí Lola, pero esto no es un video turístico, contanos cómo fue la porno que hiciste. “En el video estamos en el escaloncito de la pileta porque prefiero afuera en vez de dentro del agua” explica Lola “yo estoy arriba de él y no sabés lo que es ese video, fué algo in-creí-ble!” Y a diferencia de otras famosas que hacen el famoso “el video se hace y se borra”, Lola dice que las tiene el afortunado cineasta. “Tiene todas las películas en su computadora” dice mientras los hackers largan la garcha por el teclado para liberar la pornoteca de Bezerra, “espero que no las muestre, porque hice muchas filmaciones caseras en distintos situaciones y lugares raros.” Es que Lola acaba en lugares raros porque le Lola Bezerragusta usar medios de transporte alternativos. “En el oral me tomo el tren de una” dice de su gusto por fumar habanos de carne, “aunque a veces me bajo un par de estaciones antes.” Y no está mal que se baje un par de estaciones antes, porque quiere decir que el resto del viaje va por colectora. “Ir por la colectora me encanta… me encanta mal” reconoce Lola como dándote una pista de lo que hizo en el video casero, “en realidad la colectora me gusta más que por la lola bezerraautopista.” Y como para ayudarte a digerir la idea de que a Lola no sólo le gusta sino que la prefiere por el orto, cagate de risa con esta: la brazuca es virgo. “Soy Virgo” dice jocosa, “en serio, nací el 21 de septiembre y tengo mi carácter, soy como Mirtha Legrand, memoriosa.” Y bien guarra. “Me gusta decir y que me digan cosas chanchas” admite Bezerra, “me citaron diciendo que el sexo me gusta más que respirar y es verdad, tengo que tener sexo todos los días al menos una vez.” Y con una mina tan generosa, lo menos que podés hacer es dejarle un buen regalito. “Mi lugar preferido para que me dejen el regalito es la boca” confiesa Lola, “son terribles chicos, las cosas que hacen decir!”

Lola BezerraLola BezerraLola Bezerra

Lola Bezerra

La cola de Lola BezerraLola Bezerra pone el orto y te mira como para que le hagas un masaje y aclara que lo que necesita no es un kinesiólogo sino una buena troza. “Me gustan los masajes pero es obvio que la difencia entre masaje y caricia no existe, es obvio que vamos al sexo” dice Lola, que dice el verso mutuo del masaje es una buena técnica para entrarle en la primera salida, así que no duermas. “Sexo en la primera noche tengo” reconoce la brasileña, “de hecho así fue con mi novio actual, fuimos directo a mi casa.” Y una vez en la casa de Lola si los nervios te traicionan podés empezar a ablandar la escarapela de cuero con alguno de los juguetitos que siempre tiene a mano. “Tengo chiches en casa y me parece bueno usarlos de entrada mientras estamos en el juego de los masajes” dice la brazuca, “tengo varios juguetes, todavía no le puse nombre a ninguno pero vienen bien para hacer la cosa más divertida… y caliente.”

Lola BezerraLola Bezerra

Nony Doll, morocha petera y partuzera

Noelia Tamargo (alias Nony Doll)

Tiene una boquita que inmediatamente explica cómo hace Nony Doll para sobrevivir en las calles salvajes de Buenos Aires. “Escuchá, no tengo esta boca ni esta cola al divino botón” dice la morocha desafiante, “está claro que lo mío es calentar, me gusta provocar pero además voy al frente y no paro, está mal?” La morocha tiene un ojete que no está nada mal y además le encanta entregarlo. “Siempre voy por la colectora” reconoce la morocha, “también me gustan los tríos, el cambio de roles y jugar con la fantasía para despertarte el morbo.”

La cola de Noni Doll

Nony reconoce que tiene el orto hecho — a pijazos. “Ese es mi secreto para tener la cola que tengo” dice la morocha, “me gusta ir por colectora a fondo.”

Olvidate de los gatos monteses, pumas de Bengala y otros felinos comunes: Nony Doll es una morocha cuyos estratosféricos niveles de putez y suculento orto es un verdadero ThunderCat, un felino alienígena de rasgos humanoides programado para cumplir todos los deseos sexuales de cualquiera que contrate sus servicios. “No tengo problema en tener sexo con cualquier persona” dispara la morocha, “yo no discrimino por raza, religión ni sexo porque soy una chica muy abierta.” Recontra abierta en verdad, porque la morocha es una de esas rara avis que prefiere el Nony Doll en tetascamino de tierra en vez del pavimentado. “Voy siempre por la colectora, me encanta” reconoce la morocha, “por atrás me encanta y además voy hasta el final.” Obvio que es un ejemplo para toda la juventud, claro que sí, y como todos los grandes de cualquier profesión, no sólo ejerce sino que también enseña a sus discíputas. “Muchas chicas que recién se inician me consideran una profe sex” dice con orgullo, “tengo mucha experiencia y las que son chiquitas necesitan una guía para aprender ciertas cosas.” Principios básicos como la discreción, porque a menos que tenga delante una garompa, una profesional debe mantener la boca cerrada. “Yo nunca doy nombres y eso que estuve con Nony Dollmuchos famosos” dice Nony, “pero no abro la boca porque si no van muertos son muchos los que hicieron noni con Nony y prefiero dejar sus nombres bajo las sábanas.” Pero no tomes lo de las sábanas literalmente, porque Noelia (su verdadero nombre, usa “Nony” porque “Gata Noelia” ya estaba registrado) no sólo garcha en la cama, sino dondequiera que pinte. “Me cabe en cualquier lugar” dice Nony con picardía, “y a cualquier hora, me gusta el mañanero, el vespertino, el nocturno… le doy todo el día!” Y Nony Doll de culocomo a la putez la pintan calva, Nony se asegura que le rellenen todos los agujeros del cuerpo con enduido lácteo. “Muchas chicas me preguntan cómo hago para tener esta cola” cuenta la morocha, “y por eso quiero revelarles mi secreto: yo no entreno la cola, sólo tengo mucho sexo y del bueno.” O sea, ese ojete está hecho pero también es natural, una paradoja notable aunque no tanto como la que tenés en los lienzos al ver ese ojete, y eso era antes de saber que salía partuza. “También me gusta garchufear en grupo, me fascina cuando en el sexo hay más de dos personas” se entusiasma Nony, “me encanta compartir un tipo con otra mujer, eso me calienta mucho!”

Nony DollNoelia Tamargo pone el ortoEl orto de Nony Doll

Noni Doll en tetas

Cuando Nony Doll pone la bombacha a media asta es porque se viene el entierro: la morocha te espera lista para hacerte un show privado de esos que tanto disfruta. “Me gusta calentar, es parte de mi personalidad” reconoce la morocha, “por eso me gusta hacer shows, bailar en el caño y mostrar las tetas… en realidad no tengo problemas en ponerme en bolas en cualquier lado y cumplir fantasías.” Como la de la mucama que va a domicilio para sacarte el polvo. “Me gusta disfrazarme de mucamita y caerte de imprevisto” explica Nony, “cuando llego te pregunto “qué quiere que le haga patrón?” Pero no le digas que haga lo que quiera, porque te podés llevar una dolorosa sorpresa. “Una de las cosas que más me gusta es el cambio de roles y jugar con esa fantasía” confiesa la morocha, “con eso te hago la cabeza y te despierto el morbo, es una muy buena previa.”

Bajate el video de Noni Doll
También disponible en 3gp para celular