Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Belén Giménez quiere partuza en la cancha

Belen Gimenez en tetas

Belén Giménez te está esperando con la amarilla en la mano, pero no tengas miedo de entrarle fuerte con pelota y todo porque cuando la jujeña te saque la tarjeta es para habilitarte el camino hacia su deforestada área chica. “Me calienta mucho la idea de tener sexo en el medio de la cancha” confiesa la rubia, que a pesar de tener una importante delantera siempre pierde por goleada. “Estoy acostumbrada porque soy de Gimnasia de Jujuy” explica la ex secretaria de Sofovich, “siempre voy a ver el equipo y en la popular sólo somos cinco.” Y quizás por eso, la fantasía de Belén no es enfiestarse con un jugador sino embarrar la cancha con los chicos de la tribuna. “Botinera no soy, me ratonean más los hinchas, me calienta la idea de hacerlo en una cancha vestida de jugadora y ensuciarme en el barro.”

La concha de Belen Gimenez

Con lo separados que están los postes, las pelotas entran solas en el arco de Belén Giménez.

Cuando Belén Giménez vió que le rompieron el orto a Alemania, rápidamente se puso la camiseta del Deutscher Fussball Bund como para ver si tiene la misma suerte. “La idea de tener sexo en la cancha me calienta mucho” confiesa la jujeña mientras pela con orgullo sus tuneadas tetas. “Las tetas las tengo hechas” dice mientras vos instantáneamente te preguntás qué más tendrá hecho aparte del orto, “lo que pasa es que era una tabla, no tenia nada y no necesitaba tampoco porque era bailarina.” Lo que sí tenía y tiene son dos tremendos pezones en forma de taladro. “En la cama siempre belen gimenezquieren jugar con mis pezones” dice la ex Reina Nacional de los Estudiantes, “una vez me los ataron con un hilo, con un nudito en el izquierdo y otro en el derecho para jugar un rato.” O quizás no era para jugar sino para defenderse, porque con la dureza que tienen esos timbres, si te arrastra las tetas te puede abrir la piel como un bisturí. “Si me vas a chupar los pezones hacelo suavecito” dice la jujeña como para evitar que te corten la lengua, “también si querés podés pellizcarlos o morder pero siempre despacito.” Con esa delantera tan peligrosa como la del equipo germano, Belén Giménez se tiene confianza para el encuentro. “Tengo la fantasía de jugar un partido en la cama disfrazada de jugadora de fútbol” reconoce mientras se agacha como para atajar un Belen Gimenezpelotazo por retaguardia, “pero ojo que te gano por goleada, te dejo sin aliento.” Giménez se tiene fe para darte flor de baile en la cama porque justamente esa era su profesión cuando la conoció Sofovich. “Desde muy chica empecé a estudiar danzas” dice corrigiendo el oficio que vos habías pensado, “y descubrí que es verdad lo que dicen, quien sabe bailar bien también hace bien el amor.” Y por eso la eligió el Ruso (su habilidad como bailarina, mal pensado!) que la contrató para que juegue con las bolas y el palo (al bowling, claro). “La verdad que el champagne me pone mimosa” dice la jujeña chiveando la “obra” del Ruso y reconociendo que le gusta que le vuelquen líquido en las tetas. “Y el agua no es único líquido que me gusta sentir en los pechos” dice picarona mientras vos como meteorólogo privado decidís si sobre Belen Gimenezesas tetas va a nevar o caer una lluvia dorada, “se que mis tetas calientan mucho, me lo dicen.” Y también le dicen puta, algo que por supuesto no la ofende. “Si mi chico me dice puta mientras tenemos relaciones, todo bien” reconoce Belén Giménez, “pero ojo que no soy tan comehombres como aparezco en las fotos.” En realidad a juzgar por lo que cuenta, la jujeña tiene más putez en la cama de la que se trasunta en las fotos. “En la cama no tengo límite, hago cualquier cosa que quieran” confiesa la jujeña, “pero no me va incluir otras chicas, no soy de compartir porque quiero toda la atención para mí.” Lo que sí le gustaría es que la tribuna grite los goles que le hacen en el partido exhibición. “Hacerlo en la cancha es una fantasía que tengo” dice Belén, “pero no con jugadores de fútbol porque soy más ‘hinchera’ que botinera… me gustan más los hinchas!”

Belen GimenezBelen Gimenez y Andrea Rincon en tetasBelen Gimenez

Belen Gimenez en tetas

Belén Giménez integra el elenco de El Champagne las Pone Mimosas, pero reconoce que su actuación es mucho mejor en la cama que en el teatro. “En la cama hago distintos papeles con disfraces de colegiala, enfermera, mucamita, de gatúbela, armo distintas historias” dice con eficiencia de experimentada profesional, “en el sexo hay varias claves, la actitud es importante pero también el dominio del cuerpo, algo que aprendí por mi entrenamiento como bailarina.” La jujeña reconoce ser tremenda comilona, siempre dispuesta a tragarse los lácteos. “En la cama me la como con dulce de leche, helado y cremas, eso está muy bueno” confiesa golosa, “siempre me elogian por cómo uso la lengua.”

Bajate el video de Belén Giménez

Andrea Ghidone quiere violación en patota

Andrea Ghidone

Cuando Andrea Ghidone fue convocada para Bailando por un Sueño cumplió uno de sus sueños, pero a la rubia todavía le queda otro por cumplir: que la violen entre varios. “Fantaseo con que me violen tres tipos juntos, es algo que me excita mucho” confiesa la uruguaya, “me gusta que me agarren y me digan qué hacer, lo que pasa dentro de cuatro paredes queda ahí, está todo permitido.” En el combate con Ghidone vale todo, así que no te preocupes si se te va la mano… entera dentro del orto de la charrúa. “No veo nada de malo al fisting” dice la rubia, “me gusta excitar mucho a los hombres, pero no soy de histeriquear a ver qué onda, yo me banco lo que venga después, no voy a dejarte con las ganas.” Y la charrúa cumple sus promesas, como la de hacer un strip tease en la cancha de San Lorenzo ante miles de fanáticos que querían llenarle la canasta. Una hincha de Huracán para darle sin globito!

Andrea Ghidone

No dejes que Andrea Ghidone se masajee sola las tetas, dale una mano (un puño también).

La uruguaya Andrea Ghidone es una mina con dos sueños: el primero bailar en ShowMatch y el segundo que la violen tres pibes y le metan un puño entero en el orto. A algunos le sorprende, pero la rubia dice que este amor por lo sano le viene por haberse criado en el ambiente simple y bucólico de la vecina orilla. “En Uruguay hay menos competencias y uno vive como con otro ritmo” explica la charrúa, “todo es mucho más calmo, no hay tantas cosas raras.” Y nada más normal que un strip tease en la cancha de San Lorenzo, como prometió hacer si Tinelli le cumplía el primer sueño y la convocaba para Bailando. “Primero en la platea me saqué un short que tenía y después nos mandamos con la barra donde están con el bombo” dice Ghidone sin Andrea Ghidonetemor a que la barra de San Lorenzo le haga el bombo a ella sin globito justo en el clásico contra Huracán, “ahí me puse a saltar en el paravalanchas agarrada de la bandera.” Y con este precalentamiento, la uruguaya salió a la cancha. “Entré al campo de juego y me saqué la ropa” dice la uruguaya, “ver a toda esa tribuna gritándome fue una sensación increíble, y gracias a Dios no me llegaba muy claro lo que decían.” El strip tease de Andrea Ghidone fue una jugada maestra: no sólo logró que Tinelli le cumpla el primer sueño, sino que quedó mucho más cerca de su segundo sueño, el de la violación grupal. “Fantaseo con la idea de que me violen tres tipos lindos” confiesa la charrúa, “la pesadilla de una violación que después resulta ser un sueño andrea ghidoneal estar con tres tipos a la vez es algo que me recalienta.” Al verla tan feliz pelando para la tribuna, muchos se preguntan porqué limitarse tres, mejor que toda la cancha le rompa la concha, pero Ghidone es un gato responsable y no quiere dejar a ninguno con la leche. “Yo soy de las minas que le gusta excitar mucho a los hombres, pero no voy a calentarte y después dejarte con las ganas” dice la uruguaya orgullosa de su profesionalismo, “con este tema andrea ghidonesoy muy cumplidora, si te provoco me hago cargo, no histeriqueo para ver qué onda, yo me banco lo que pueda venir después, sea lo que sea.”Y cuando dice que se banca lo que venga, no exagera: puño cerrado dentro del orto, no hay drama. “No hay nada de malo en el fisting” dice la charrúa demostrando que no siempre la autopista es más ancha que la colectora, “está todo bien.” Pero guarda porque a Ghidone no le molesta un puño en el orto, pero sí que sean maleducados. “Si el fisting lo hacen con respeto, no hay problema” explica la uruguaya, “en el verano me encararon dos famosos que no voy a nombrar pero fueron muy guarangos… me dijeron si quería verles el gusano ciego!” Pero qué falta de respeto!

Andrea GhidoneAndrea GhidoneAndrea Ghidone

Andrea Ghidone

Fisting Andrea GhidoneLa uruguaya Andrea Ghidone se puso las manos de tijera para las fotos, pero en la vida real le gusta que se la den sin tanta producción. “No soy de usar un disfraces o preparar escenas porque no soy estructurada en la cama” dice la charrúa, “soy más de ir a los bifes de una, como pinte.” Y cuando pinta, a la uruguaya le encanta el manoseo. “En la previa me gusta que haya mucha mano, caricias y dedos por todos lados.” Y cuando estés mandando garfios, no tengas miedo que se te vaya la mano porque eso también le gusta. “No veo nada malo en el fisting” dice la charrúa como si quisiera celebrar en privado el socialismo tan popular en su país, “los hombres tienen obsesión con la cola, y lo que mejor hago es seducir con cosas que salen de lo común. En escena soy una chica mala y en la cama también.” Y vos creías que nunca te ibas a poner crema en las manos!

Andrea Ghidone

Andrea GhidoneAndrea GhidoneAndrea Ghidone

Bajate el video de Andrea Ghidone

Rocío Marengo desnuda en Playboy

Rocio Marengo desnuda en Playboy

Rocío Marengo se desnudó para Playboy después de una sesión de terapia que dejó al descubierto toda su putez. “Me liberé sexualmente y descubrí que me gusta sentirme una puta” dice sin pelos en la lengua ni en la concha, “aprendí a tener más y mejores orgasmos, posiciones nuevas, disfraces, lugares, juegos. La verdad que pasarlo bien en la cama es muy lindo, y más cuando soy la más puta.” Y como tal, su objetivo ahora es chupar algo más que las medias al dueño de Playboy. “Heffner me parece un tipo bárbaro” dice Rocío obviando los 84 años del fundador del conejo en favor de los millones, “es una persona muy cariñosa e inteligente, me parece divino todo lo que hizo por las mujeres.” Pero Heffner no es el único poderoso que ratonea a Marengo. “Me calenté mucho bailando en el programa de Tinelli” dice la rubia preparando el terreno para revelar algo increíble, “me reservo los detalles, pero tuve un orgasmo en el caño de ShowMatch”.

Rocio Marengo en Playboy

Cuando Rocío Marengo tiene antojo de pete, a falta de pijas buenos son picaportes.

Después de muchos amagues y negociaciones frustradas, Rocío Marengo se animó a salir desnuda en Playboy. “¡Me liberé!” dice la rubia mostrando los pechos en el Palacio San Miguel, “a mis 30 años me siento más linda y sexy que nunca, además si no muestro mi cuerpo ahora, ¿cuándo lo voy a hacer?”. Rocío dice que después de romperse el culo en el gimnasio y en otros lados, finalmente logró tener el lomo listo para las fotos. “Llegué a los 90 centímetros de cadera y todavía no puedo creerlo, al fin logré el cuerpo que siempre quise, con medidas perfectas” dice la rubia entusiasmada, aunque no lo suficiente como para mostrar el koala. “Pará que tampoco voy a mostrar todas mis partes íntimas” se ataja la rubia, “no te olvides que tengo un padre y un hermano rocio marengo desnuda en playboyque no están felices de verme desnuda.” Y tampoco deben estar contentos con la acusación de Amalia Granata, que dice Rocío Marengo llegó a cobrar un departamento para coger con un ejecutivo de la televisión chilena. “Yo todo lo que gané fue con mi profesión” dice oscureciendo al aclarar, “no fue por mi cuerpo o la exposición sino por mi inteligencia.” Pero inteligencia parece haberle faltado al confesar que le gusta ser puta justo después que Ricardo Fort la acusara de “ejercer la profesión más rocio marengo en playboyvieja del mundo” en Chile. “Me gusta ser bien puta” confiesó Marengo, “y me gusta que me digan puta y si me pagan, más todavía, jaja.” La rubia dice que la terapia le rompió el bloqueo y fue como si hubieran dinamitado el dique que contenía un río de putez. “Me gusta sentirme la más puta” dice rubia como si finalmente se le hubiera despertado el koala, “la mejor noche de mi vida sería en un hotel tipo Las Vegas con cámaras filmando, porque pensar que me están mirando me motiva todavía más.” Y mientras para cualquier mina desnudarse para Playboy, confesar ser puta y tener ganas de filmarse garchando sería una manera de aumentar la tarifa y conseguir Rocio Marengomás clientes, para Rocío Marengo es una manera de buscar esposo. “Me quiero casar y pronto” dice la rubia casi como una amenaza, “y al que le de miedo estar al lado mío porque me quiero casar, que se vaya y venga otro, porque yo voy a estar de blanco en menos de un año como sea.” Pero según Marengo casarse con una puta no es tan mal negocio, porque no sólo podés darle leche al koala sino disfrutar de la guita y los privilegios del éxito como un rocio marengocafishio. “El tipo se tiene que dar cuenta que voy a ser muy grossa, una verdadera número uno” dice la rubia y frena como si en medio del delirio de grandeza tuviera un conmovedor ataque de sinceridad. “Además fijate el cariño que me tiene la gente y eso que no hice nada, imaginate si ahora empiezo a estudiar un poquito y mejoro? Va a ser un placer para un tipo estar conmigo!” Si te interesa la vacante tené en cuenta que al koala de Marengo le gusta colgarse de eucaliptos de tronco grande. “El tamaño muy chico me mata” dice Marengo de los maníes quemados, “no puedo, es un bajón para mí porque una vez que conocés una grande que vas rocio marengo desnuda en playboymás adentro, no te bancás una chiquita.” Y el problema es que el koala de Marengo es grande, así que no se conforma con cualquier ramita. “Hay minas que la tienen chica y entonces puede ser que ellas la sientan grande, pero no es mi caso, me ha tocado conocer algunas muy pequeñas y es un bajón, el tipo se mataba para que yo la pasara bien pero yo pensaba lo chiquita que la tenía y la verdad me deprimía.” Rocío dice que de momento está sola y espera que aparezca un pibe de pija larga que la tenga con rienda corta. “Me gusta el hombre machista, que me dominen y me hagan sentir la más puta” dice la rubia poniendo el orto para las fotos, “porque no es fácil conmigo, soy medio loca y por eso me gusta que me tengan cortita.”

Rocio MarengoRocio Marengo desnudaRocio Marengo

Rocio Marengo en tetas

Rocío Marengo dice que gracias a la canción del koala pudo afinar los cantos. “El koala me moldeó los muslos y me sirvió para tener la cintura en 90 centímetros” dice la rubia, “te pone todas las cosas en su lugar.” Y cuando estés poniéndosela en cuatro no te olvides de ponerla en su lugar que le encanta. “Descubrí que me gusta ser bien puta, yo no soy como Wanda que hace un pete y al mes se casa” dice la rubia con lógica paculear, “yo no me hago la pura ni la santa, yo me hago cargo, y quiero un tipo que se juegue por mí y me apoye en todo.” Y mientras siga en cuatro mirando con esa cara de petera viciosa, no le va a ser difícil encontrarlo.

Rocio Marengo desnuda en Playboy

Rocio MarengoRocio Marengo en PlayboyRocio Marengo desnuda

Bajate el video de Rocío Marengo