Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Débora Comba, rosarina desnuda en Playboy

Debora Comba desnuda en Playboy

La rosarina Débora Comba hizo carrera en México pero hoy se desnuda para Playboy argentina con la esperanza de cumplir un viejo deseo: volver a la Argentina de la mano de Tinelli. “Me gustaría participar en Bailando por un Sueño” dice la morocha, “tengo ganas de volver para mostrar todo lo que tengo.” Y lo que tiene no es poco: jugosas tetas, cotorra depilada y actitud petera. “Me gustan los juegos eróticos” dice Debbie, “soy un poco perversa.”

Debora Comba pela concha en Playboy

La rosarina Debbie Comba se animó con una exportación no tradicional: almejas a México.

El hambre de fama puede llevar los mejores culos por caminos inesperados, y la rosarina Débora Comba lo sabe bien. “Siempre quise mostrar lo que tengo” dice Debbie mostrando la almeja en la Playboy Argentina, “me costó mucho llegar a esto, pero hoy soy conductora en la televisión mexicana y estoy más cerca de volver a la Argentina para estar con Tinelli Bailando por un Sueño.” La morocha descubrió su vocación de putez en un colegio de monjas de Rosario, pero como nadie es profeta en su tierra, decidió predicar las bondades de su ojete en el exterior. “A los 17 años me fui a Costa Rica debora comba desnuda en playboypara el concurso de Cola Reef” dice la rosarina, “participé en varios concursos y así conocí varios países a pura vida chicos!” Y de pura putez llegó a México, donde fue porrista de Los Pumas y luego participó en un reality para ser conductora del canal de música Telehit. Y a pesar de que no ganó el concurso, la contrataron igual porque tiene un culo bárbaro. “Les gusté porque querían una conductora con cara de nena y cuerpo voluptuoso” dice la rosarina, “esa combinación les gusta a todos los hombres.” Y para los que sospechan que la contrataron por su lomo, Debbie aclara que con tener una boquita petera no alcanza. “Además de tener buen físico y estar dispuesta a mostrarlo, para trabajar en televisión hay que tener un buen contenido” explica la rosarina, “y yo tengo muchas cosas adentro.” Nadie lo duda: ese orto es un depósito de debbie comba desnuda en playboysalamines, chorizos y salchichones de diversas nacionalidades y algo de tortilla como para completar la picada. “Cada tanto me gusta besar a otra chica, no me quedé con las ganas de estar con mujeres” confiesa Debbie, “y aunque prefiero a los hombres, me gusta experimentar los varios lados del erotismo.” Y como tantas otras atorrantas, Debbie atribuye su vocación partuzera a su formación religiosa. “Fui a colegio de monjas y me dió curiosidad el erotismo” explica la morocha, “me gusta la onda de Dita Von Teese, que parece inocente pero es una bomba sexual. Me gusta esa onda perversa, tuve una época de mucha fiesta y aprendí mucho sobre sexo.”

Debora Comba desnudaDebbie Comba desnuda en PlayboyDebora CombaDebora Comba desnuda

Debbie Comba desnuda en Playboy

Debbie Comba abre las piernas y se cuela un par de dedos en la cotorra mientras recuerda el colegio de monjas de su Rosario natal. “Ahí empecé a experimentar con los distintos lados del erotismo” confiesa la conductora de Telehit, “prefiero besar a los hombres pero igual si tengo la oportunidad de estar con una chica no me quedo con las ganas.” Y vos tampoco, porque la rosarina está para matarla!

Debora Comba desnuda en PlayboyDebbie Comba desnuda Debora Comba desnudaDebbie Comba desnuda en PlayboyDebora Comba

Daiana Antivero, narcomodelo de putez

Daiana Antivero, narcomodelo

Daiana Antivero se agarra la concha y te mira porque quiere que sea tu mano la que tenga el honor. “Prefiero que me masturbe un hombre” dice la narcomodelo, “aunque sé que una mujer sabría hacerlo mucho mejor, pero por eso mismo no tiene gracia.” La morocha cayó en cana acusada de integrar una banda narco pero aguantó bien porque ya la había visto negra con su novio, un traficante de raza africana. “Me encantan los negros” dice con conocimiento de causa, “son los que mejor calzan, lejos.” Es que con ese terrible orto la narcomodelo necesita calce profundo y frecuente. “Me gusta tener sexo seis veces por semana” dice reservando un día para que le cicatrice el asterisco y estar con su familia, que festeja su notoriedad y putez mediática. “Están recontentos que salí desnuda” dice entusiasmada, “mi abuelo por ejemplo salió a las siete de la mañana a comprar la revista en bicicleta… es bueno que la familia te apoye.” Y los chicos también!

Daiana Antivero, narcomodelo

La narcomodelo tiene un baúl donde caben varios kilos de merca y pijas africanas.

Era obvio que la iban a querer reclutar para una banda de narcos: con un culo que carga fácil dos kilos de merca y dos tetitas que la hacen poco sospechosa, Daiana Antivero sería la mulita ideal. “No quiero hablar del caso, sigo procesada pero estoy en libertad” dice la narcomodelo con carita de haber hecho incontables petes mientras estuvo en cana, “quiero que me dejen tranquila porque soy inocente.” Bueno, no tan inocente que digamos, porque antes de ser narcomodelo cuando todavía era menor de edad, la nena ya facturaba con su cuerpo. “Siempre quise ser famosa, a los 15 años le pedí autorización a mi mamá para bailar en el caño en un boliche de Tandil” dice la narcomodelo, “por eso cuando cumplí 18 salí a mostrar mis tetitas en Maxim, porque quiero ser modelo… sé que es un camino largo y voy a tener que hacer muchos… daiana antivero, narcomodelosacrificios.” Y petes, que para esta nena no es en absoluto un sacrificio. “A mí en la previa me gusta hacer mínimo quince minutos de sexo oral ida y vuelta” dice entusiasmada la narcomodelo, “para mí bajar es algo obligatorio, no puede faltar.” Caño a los 15, desnuda en revistas, procesada por narco a los 18, petera en busca de fama, cualquiera pensaría que la nena es un dolor de cabeza para su familia, pero no. “Mi mamá está re contenta porque me enseñó lo bueno y lo malo” dice la narco pendeja, “yo ya sé todo, si quiero hacer algo malo corre por mi cuenta.” Anotá entonces ‘fiestera’ en la cuenta de Daiana, porque el sexo grupal le encanta. “Me gusta tener sexo con hombres y con negros” dice la morocha al mejor estilo del clásico titular de Crónica TV “Colectivo atropella tres personas y un daiana antivero, narcomodeloboliviano”. Y es raro, porque la pendeja comprobó en carne propia que los negros también son hombres. “Me encantan los negros porque calzan un montón” dice Daiana como si recordara a su negro narconovio ensanchándole el ojete con la excusa de facilitar la salida de las cápsulas de merca cuando le toque hacer de mulita. “El sexo me gusta mucho, y más con negros” insiste Daiana con su oscura obsesión, “tengo sexo al menos seis veces por semana. Me gusta arrancar abajo y termino arriba, o sea, arranco tranquila y termino muy salvaje.” Y la partuza más salvaje que Daiana quiere concretar viene con una estrella invitada. “Quiero hacer un trío con María Eugenia Ritó” confiesa la narcomodelo, “esa cola me puede, siempre fue mi fantasía.” Inocente las bolas, la narcomodelo es culpable de putez agravada y tráfico de pijas que esconde en ese orto infernal, fijate abajo los cantos en jeans!

Daiana Antivero, narcomodeloDaiana Antivero, narco modeloDaiana Antivero, narcomodelo

Daiana Antivero, narco modelo

Ensuciada por la causa por narcotráfico y una mano negra en el orto, Daiana Antivero saca el orto y lo apoya en la mesa porque conoce el precio de la fama. “Quiero ser vedette” dice la narcomodelo, “este hecho hizo que saliera en todos lados y me abrió muchas puertas.” Y el orto también, porque la pendeja sabe que tiene que aprovechar a facturar ahora que tiene su minuto de fama. “Es de locos, los chicos me vieron en el noticiero y ahora me reconocen por la calle y todos me tiran muy buena onda, voy camino a mi gran sueño de ser vedette” dice como si hubiera ganado el Nobel, “me siento un poco rara porque nunca pensé que la gente me iba a conocer por este caso pero bueno, me encanta este ambiente y por eso miro mucho Bailando por un Sueño, llegar a competir en el programa ya era mi objetivo antes de que pasara todo esto, así que me voy a preparar.” Para el pijazo de algún productor o de su novio en la cárcel, a quien sigue viendo. “Voy a ir a la cárcel a visitarlo” dice la narco chica, “necesita cosas como comida, té y cosas para la higiene.” No te olvides Daiana de comprar también pomada Manzán, que los dos van a necesitarla.

Daiana Antivero, narcomodelo
Daiana Antivero, narcomodeloDaiana Antivero, narco modelo

Bajate el video de Daiana Antivero
También disponible para celular

Mariana Diarco desnuda en Playboy

Mariana Diarco desnuda en Playboy

Mariana Diarco se desnuda para Playboy y dice que poner sobre la mesa dos terribles patys y una hermosa empanada le dió más trabajo que el anticipado. “Pensé que iba a ser facilísimo, llegaba al estudio me desnudaba y listo” dice la rubia, “pero estuve muchas horas y mostrarme toda me costó un montón.” De todas maneras Marianita está contenta con las fotos donde muestra la empanada por primera vez. “Hice strip tease por todo el país, pero nunca un desnudo completo” dice la rubia, “es la primera vez que muestro todo!”

Mariana Diarco pela concha en Playboy

Mariana Diarco pela terrible empanada con un repulgue perfecto. “Primera vez que muestro todo!” dice la petisa.

Pregunta: Todo fue muy rápido: preguntaron “Vos de qué querés?”, alguien gritó “de Mariana Diarco!” y antes de que puedas escuchar el timbre el flaco de polera ya se había parado para recibir el delivery: una deliciosa empanada hot que hace su debut servida por su dueña. “Es la primera vez que me desnudo por completo!” dice Marianita excitada, “hice muchos shows topless pero nunca había mostrado todo así, pero todo bien porque es artístico.” Y hay arte en esa empanada, fijate cómo Marianita se las ingenia para mantener el repulgue Mariana Diarco desnuda en Playboyperfecto a pesar del constante ataque de clientes que clavan sus cuchillos de carne. “Cuando me preguntan de qué trabajo siempre contesto si no se dan cuenta que mi cuerpo es mi empresa” explica Diarco, “la gerencia está en mi cabeza, mis tetas son fábricas y mi cola es un parque industrial.” Y a pesar de las tremendas instalaciones, facturar con Playboy no fue tan fácil. “Yo pensé que iba a llegar a la producción, me iba a sacar la ropa y todo iba a ser facilísimo” dice Marianita, “pero no, fueron muchas horas de posar desnuda, la verdad me costó un montón.” Pero igual Marianita está acostumbrada a romperse el culo para facturar. “La mariana diarco en bolasprimera vez que entregué por atrás me dió miedo” confiesa la petisa, “pero con buena lubricación pude superar el dolor y después ya está, no tuve más ningún problema con la cola.” Y con la boca tampoco, la nena no tiene problema en petear en cualquier lado, si es un lugar público mejor. “Me gusta atacar al chico que me gusta haciéndole sexo oral donde sea” confiesa Mariana, “puede ser un ascensor, debajo de la mesa en un restaurant, según donde me tiente.” Y la rubia petera también se tentaba en el estudio de Calamaro. “Mientras él tocaba la guitarra yo le hacía sexo oral” confiesa la rubia, Mariana Diarco“terminamos poniendo una cama en el estudio.” Es que la petisa tiene pasión por la música y viene tocando la flauta desde muy chica. “En el sexo no soy una principiante, debuté a los 12 años y estuve con muchos hombres que me llevaron a ser la mina que soy hoy” explica Diarco, “por eso no tengo nada prohibido, en la cama puedo llegar a hacer cualquier cosa.” Pero a pesar del kilometraje profesional acumulado, Marianita aclara que sus servicios todavía están al alcance del pibe común. “No tengo un tipo físico de hombre, no me gustan los carilindos y si tienen panza todo bien” dice Marianita confirmando que billetera mata galán, “y mientras no tengas un maní, la experiencia es más importante que el tamaño.”

Mariana Diarco en tetasMariana Diarco desnuda PlayboyMariana Diarco Playboy

Mariana Diarco

Mariana Diarco pela concha en PlayboyMariana Diarco te mira como preguntando si te vas a poder bancar un turno con esta petisa peligrosa. “Se olvidan que el veneno viene en frasco chico, tengo pinta de pendeja pero en la cama sé cómo dominar para hacerte gozar” dice con su metro 59 de estatura y tono profesional, “al principio no dejo que me toquen pero yo los toco todo lo que quiero, con eso se desesperan hasta explotar.” Y si se pone uno de los disfraces explotás seguro. “Me gusta que me muerdan el cuello disfrazada de colegiala, que me den unos buenos chirlos en las piernas y la cola” dice Marianita en un ataque de putez, “ahí la situación te va llevando y mientras me sienta cómoda entrego todo sin problemas, para mí no hay nada prohibido, en la cama hago lo que quieras.”

Mariana Diarco desnudaMariana DiarcoMariana Diarco Playboy Mariana Diarco desnuda en PlayboyMariana Diarco desnudaMariana Diarco en bolas Playboy

Bajate el video de Mariana Diarco
También disponible para celular