Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Flor Ottavianelli, alta pendeja pide partuza

Florencia Ottavianelli muestra la cola

La dueña de ese orto se llama Flor Ottavianelli y es modelo, no de pasarela sino de putez: con 21 años, la rubia ya es una veterana de Cocodrilo y Pinar de Rocha, lugares donde labura frotando ese temble ojete contra el caño de metal primero y más tarde contra el de carne, si tenés suerte y efectivo, claro. “Obvio que me ofrecen plata, vienen y preguntan cuánto” se sincera la rubia, “si ofrecen cinco lucas es como para pensarlo.” Es que Florencia es una pendeja que no quiere perderse de nada, especialmente cuando se arma una partuza. “Me gusta participar” aclara como si hiciera falta, “no soy de mirar, a mí me gusta participar en todo.”

Tetas de Flor Ottavianelli

“Me gusta que me toquen” dice Flor con los patys al aire, “no tengo un lugar puntual, la cola, los pechos, todos lados.”

Siempre es bueno traer carne nueva y más cuando es fresquita. Florencia tiene esa cara de pendeja picarona dispuesta a aprender algún truco nuevo, aunque es difícil porque esta nena de sólo 21 años es una veterana de bailarina de caño en distintos antros de la noche porteña. “Me gustan los hombres grandes” dice a modo de explicación, “no sé si de 50, pero grandes, los pendejos no me van.” Es que los que tienen poca edad típicamente también tienen poco vento y si alguna vez fuiste a lugares como Cocodrilo o Pinar de Rocha donde labura Flor, sabés que pasarla bien no es barato. “Obvio que me ofrecen plata, preguntan directamente florencia ottavianelli en tetas¿cuanto?” dice jocosa, “si ofrecen cinco lucas hay que pensarlo… no mentira.” Y es mentira que lo va a pensar, porque al toque agarra a su amiga como para incluir partuza y show lésbico en el precio. “No soy de mirar, me gusta participar” dice Flor para dejar claro que la suya no es onda voyeur sino manos a la obra, “siempre hay que participar en todo!” Y hablando de participar, ya es hora que dejes de mirarla y empieces a meter mano. “A mí me gusta que me toquen” apura la rubia, “no tengo una cosa puntual, me gusta todo, que me toquen los pechos y la cola.” Qué casualidad son justo los dos lugares que tus manitos viciosas estaban inquietas por tocar, en especial esas cachas jugosas. “Me fascinan los masajes en la cola” vuelve a apurar la rubia, “después ya quedo lista para mi posición favorita: en cuatro.” Y cuando la tengas en cuatro agarrada de la cadera tipo perrita con las tetas bailando al compás de cada sacudida, también va a ser tu posición favorita. “En cuatro es la flor ottavianelli, nena notposición que más me gusta, no sé, me encanta!” dice mientras se pone de nuevo en cuatro, “me parece que ya se deben haber dado cuenta, mirá como me pongo!” La nena es rápida para ponerse en posición, pero vos tenés que cumplir con un buen bombeo, porque esta rubia a diferencia del cartero, no llama dos veces. “Me ha pasado tener que fingir orgasmos” recuerda la pendeja, “pero después de eso chau, nunca más.” Y sería una pena porque te quedás sin derecho al pete de postre, que es una maravilla. “A la hora del sexo oral me gusta mucho mirar fijo a los ojos a la otra persona” confiesa la rubia, “se dá una conexión especial.” Tan especial como esa colita que tiene siempre lista. “La noche de hoy se viene caliente” dice antes de salir a laburar en la tarima de Cocodrilo, “ya tengo la colita preparada.” Bueno saberlo!

Florencia Ottavianelli en tetasFlorencia Ottavianelli hot

Flor Ottavianelli en cuatro topless

Cola de Flor OttavianelliFlor Ottavianelli adopta su posición favorita y mira como para ver si ya desenfundaste y estás por entrarle. “Me parece que ya se deben haber dado cuenta que mi posición favorita es en cuatro” dice la pendeja, “no sé, me encanta de esa manera, me hacen unos masajes en la cola y ya quedo lista.” Flor es como una girl scout, siempre lista para entregar donde le pinten ganas, aunque sea el asiento de atrás de un remise después de una noche de caño en Pinar de Rocha. “Lo hicimos ahí atrás con el auto en movimiento” recuerda la rubia, “el que manejaba nos miraba espiando por el espejito.”

Flor Ottavianelli de culo

Florencia Ottavianelli hotFlor OttavianelliFlorencia Ottavianelli, nena hot

Bajate el video de Flor Ottavianelli
También disponible en 3gp para celular

Marina Calabró alta milf, petisa sospechosa

Marina Calabro desnuda

Marina Calabró se saca la ropa y reafirma su vocación de panelista hot. “No soy nada pudorosa, me gusta provocar y no tengo ningún rollo en mostrar el cuerpo” dice la petisa, “quise hacer unas fotos con impacto porque me siento cómoda con mi cuerpo, mis inseguridades no pasan por ahí.” Pero son muchos los que quisieran pasar la japi por ahí, en esas cachas sorprendentemente firmes para una milf de 39 pirulos. “Algunos dicen que tengo la cola hecha” dice con picardía sabiendo que que la muchachada hace cola para hacerle la ídem, “pero en realidad la cola la mantengo en el gimnasio, lo único que me operé son las lolas.” Y qué buena inversión resultaron. “Infama aputaza a la gente, pero me gusta ser la panelista sexy del programa” dice la petisa milf de su papel en tevé, “y no creo que sólo las vedetongas puedan usar vestidos hot.”

Tetas de Marina Calabró

“En octubre de 2010 me hice las lolas” recuerda Marina Calabró, “algunos dicen que tengo la cola hecha, me hacen reír. Si es multiuso la cola no contesto.”

La muchachada le había pedido a gritos que se ponga en bolas y Marina Calabró cumplió sacándose la ropa y si bien escondió lo mejor, la tendencia es positiva: la petisa reconoce que está cada vez más trola. “Infama aputaza a la gente” dice como para justificar su creciente putez, “yo llegué con un saquito, camisita y pollera larga y mirame como estoy hoy!” Con esas tetas que desmienten su tono forzadamente intelectual, la petisa está al rojo vivo. “Creo que hay una estigmatización con que mis vestidos son híper chicos y mi escote gigante” Marina Calabró, panelista MILFargumenta la panelista MILF, “el problema es que muchos esperan que una chica que usa estos vestidos hable como una vedetonga y yo puedo hablar difícil.” Y muchos sospechan que a pesar de la fachada intelectual, la petisa entrega fácil. “Son mis últimos cartuchos, pero tampoco creas que soy una ametralladora, a esta altura más bien son balas de salva” dice para que le entres sin miedo, “tengo 39 años pero no tengo rollo porque me siento cómoda con mi cuerpo y con la exposición que me dió infama los hombres si tiran más lances, el que antes me cruzaba en el pasillo del canal y me decía un piropo ahora directamente me invita a salir. Se animan más porque me ven el escote en el programa y sienten que pueden tirarse un lance sin estar en falta. Pero marina calabró, panelista hot infamano me pidas nombres, no te voy a decir quiénes fueron los que me hicieron propuestas!” Marina no cuenta quiénes fueron los ofertantes, pero revela que el ganador de la licitación por esas tetas es un tipo que sabe negociar. “Estoy saliendo con el director comercial del canal” dice Marina y al toque aclara que no sale con el ejecutivo por la plata. “No soy una come billeteras, me parece que es mejor no mercantilizar las relaciones” aduce la petisa, que además de ser licenciada en Ciencia Política tiene un Marina Calabró, panelista hot de Infamamaestría en Economía, “Ricardo Fort por ejemplo me regaló un Rólex fantástico que compró en Miami pero se lo devolví.” Como panelista de Infama Marina Calabró dejó claro que no tiene pelos en la lengua, y ahora al ponerse en bolas aclara que tampoco tiene pelos en la concha. “La nena me la depilo toda” dice mientras vos te imaginás el des-calabro que armarías en ese papo deforestado, “pero no me hago depilación definitiva porque le tengo idea a la luz pulsada esa porque sé de casos de gente que terminó con quemaduras, la nena la depilo a mano.” Y la petisa MILF también hace justicia por propia mano. “La que dice que no se toca miente” dice Marina sin sonrojarse, “no soy una mina pudorosa, soy de hablar más de sexo que mi hermana y me gusta provocar, por eso me divierte ser la femme fatale en Infama pero tampoco me cuelgo una medalla. No sé si soy una bomba sexual, pero una bombita seguro.”

Marina Calabró, panelista hotMarina Calabro, la MILF de Infama

Marina Calabró tetota hot

Marina Calabró está lejos de la acartonada licenciada de sus primeros tiempos y ella misma reconoce que está más aputosada que la concha de su hermana. “Yo hablo más de sexo que Ileana, ella habla mucho del roce a la mañana pero dime de qué alardeas y te diré de qué careces… casi te diría que yo soy más perra, jaja” confiesa la petisa, que dice toda esta putez empezó cuando conoció al cabezón. “El tema es que uno pasa por Tinelli y para bien o para mal la vida ya nunca más es lo que era” explica Marina, “pero no me quejo, me dió mucha exposición y los hombres se tiran más lances. Y aunque critiquen que mi atuendo no pega con el discurso, me gusta ser una bombita sexual.”

Marina Calabro, tetona InfamaMarina Calabró, panelista MILF de Infama Marina Calabró desnuda

Bajate el video de Marina Calabró
También disponible en 3gp para celular

Renata y Sofía Clérici desnudas en Playboy

Renata y Sofía Clérici desnudas en Playboy

Hermanas Clérici desnudas en PlayboySofía Clérici se desnuda nuevamente para Playboy y esta vez trae a su hermana Renata para que le ayude a ilustrar sus fantasías partuzeras. “Les había dicho que mi hermanita es una bomba” dice Sofía vendiendo el combo, “ahora vamos a probar que las Clérici juntas les pasamos el trapo a varias.” Y no sólo le pasaron el trapo sino las tetas, la concha y el orto por la cara a varias, porque a las Clérici son de tijeretear con amigas. “Me gustan las chicas y estuve con mujeres en todo tipo de situaciones, tanto sola como con alguna persona más” confiesa Sofía mientras Renata la toca, “estar en la cama con otra chica es estimulante porque podés usar juguetes, en el sexo hay que experimentar para descubrir lo que te gusta.”

Renata besa la cola a su hermana Sofía Clérici

“Me tatué un labio de mujer en la cola” dice Sofi, “es sexy ver cuando que una mujer le de besos en la cola a otra.”

Las hermanas Clérici se desnudan en Playboy y los tatuajes describen la escena: a Renata le da “happiness” agarrar la terrible cola de su hermana Agatha (el nombre original de Sofía) que acaba de tatuarse unos labios en el orto. “Ahora me hice un tatuaje nuevo que es un besito en la cola” explica Sofía como si necesitaras ver el símbolo para saber lo masticable de ese pavito, “los labios son de una boca grande porque bueno… porque la cola es mía es abundante también!” Y Renata y Sofía Clerici desnudas en Playboyabundante es también el espíritu partuzero de Clérici, que por algo puso en su cola labios femeninos. “Los labios son de mujer porque no hay nada más lindo que ver una mujer dándole besos a otra en la cola, es muy sexy!” asegura Sofi y más vale que le creas, porque la morocha viene torteando desde temprano. “Mi primera experiencia con una chica la tuve a los 17 y a partir de ahí estuve con muchas mujeres tanto sola como con hombres” confiesa con una sonrisa picarona, “para descubrir lo que a uno le gusta en el sexo hay que experimentar, en materia de sexo grupal tuve casi tantas experiencias con hermanas clérici desnudas en playboymujeres como con hombres, pero descubrí que me encanta estar con dos hombres bien machos y que el tamaño realmente importa.” Y eso significa que hay que habilitar la colectora. “La cola la entrego, pero no creas que es tan fácil” dice como para que no creas que el asterisco viene de regalo, “la cola es algo que tenés que hacer mérito para ganártela.” O si estás apurado por guardar la salchicha entre esos panes de pancho, hacele una Sofia y Renata Clerici desnudas en Playboypropuesta indecente disfrazada de inofensiva. “Me ofrecen plata todo el tiempo, algunos para convencerme dicen que me pagan para mirarme nada más” explica Sofi, “me dicen que me quieren ver en una situación zarpada sin tocarme.” Pero obvio que al tenerla en bolas son pocos los que cumplen la promesa, porque la putez de la morocha no lo permite. “Soy como una geisha, me gusta mucho complacer al hombre” confiesa Clerici, “me gusta dar sexo oral, más todavía de que me lo hagan a mí, me fascina cuando el hombre me deja experimentar y hacer todas las variantes, pero muchos me tienen miedo por mi pinta de nena mala.”

Hermanas Clerici desnudas en PlayboySofía Clerici desnuda en Playboy

Las Hermanas Renata y Sofia Clericia desnudas en Playboy Argentina

Renata y Sofía Clérici en tetas PlayboyLas Hermanas Clérici pelan en Playboy sus privilegiados ojetes, cuya demanda sigue en aumento. “La cola es lo que más me elogian todos” dice Sofía, “pero no es algo que vaya a entregar tan fácil, la cola tenés que ganártela.” Y para ganar a Sofía y su cola, los señores grandes (con billeteras ídem) tienen prioridad. “Me gustan mucho los hombres grandes, de cuarenta para arriba, porque son bien atentos a todo lo que necesito” dice Clérici, “son como angelitos de la guarda, me cuidan mucho, me preguntan todo el tiempo cómo estoy pero no son celosos, me dejan hacer lo que quiero.” Y lo que quiere Sofi es armar una fiestita y convidarte con una rica torta. “Me encaran mucho las mujeres” revela la morocha, “tuve muchas experiencias con chicas y hombres, me gusta experimentar y cumplir fantasías, cumplí muchas pero la mejor siempre es la que está por venir.”

Hermanas Clerici desnudas en Playboy Argentina

Sofia Clerici y Renata Clerici desnudas en Playboy ArgentinaRenata y Sofia Clerici desnudas en Playboy
Las Hermanas Clerici desnudas en Playboy tocandoseRenata Clerici y Sofia Clerici desnudas en Playboy Argentina Conchas de Renata y Sofia Clerici

Bajate el video de Renata y Sofía Clérici
También disponible en 3gp para celular