Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Pamela David agarra el gomón

Pamela David

Pamela David pone sus gomas contra el gomón y si bien dicen que pan con pan es comida de zonzos, en este caso es un bocatto di cardinale. La santiagueña más linda vuelve a la carga más linda que nunca luego de un embarazo que no puede ser el último, especialmente si a sus costas llega una de las olas de leche que provoca.

Pamela David

Pamela David y su cara clásica, con sus legendarias pochas y esa boquita para soñar con una maratón de petes. Divina.

Cuando ves a Pamela David agarrando el gomón te dan ganas de que te agarre el tuyo urgente, y si es con esa carita divina que tiene, mucho mejor. Todos soñamos alguna vez (bah, cuatro veces por semana) con ver a Pam mirando para arriba mientras te lame el cucurucho en busca de esa crema de vainilla que vos elaborás a la vista para ella. Imaginate tener la espectacular cara de la santiagueña, una de las más bellas de Argentina, ahí abajo desayunándose con tu yogur, masajeándotela entre esas tetas legendarias que el embarazo dejó todavía mejor. “La delantera está bien, tuve la suerte de amamantar” dice Pamela de sus flotadores naturales. “Están bastante bien, podría pasar por el cirujano para dejarlas 0Km, pero todavía no”. Es que a Pamela el embarazo la dejó fuertísima, como para que vayas y le hagas, mínimo, Pamela Daviddiez hijos más. “Si ponemos una foto de antes del embarazo y una de ahora, estoy igual”, dice la santiagueña más famosa, “es más, no se si no estoy más flaca ahora, hasta hago producciones para la revista Hombre! Y eso que no me maté en el gimnasio, porque no tuve tiempo, se fue dando solo.” Dale vos solo a Pam, cepillala a fondo con la brocha gorda y pintala de blanco por dentro, porque a un bombón como éste un sólo hijo no le hace justicia. “No descarto que venga un hermanito para Felipe pronto”, dice Pamelita confirmando que nuevamente está aceptando donaciones de esperma. “Espero tranquila que se de”. Daselá pero nada de tranquilo, capturala donde la encuentres pamela davidy si es un lugar público mejor, porque a la morocha le gusta la adrenalina que producen los lugares abiertos. “Para mi no hay un mejor lugar, voy cambiando para dar más fantasia”, explica Pam sobre sus preferencias garchísticas. “El mejor lugar es siempre el de la noche que va a venir, pero me gusta al aire libre porque está la posibilidad de que te descubran!”. Fijate qué guachita es Pam, despista con esa cara de angelito pero le gusta revolcarse y maullar en exteriores como gata en el tinglado. “Me encanta el amor al aire libre. Ahora por ejemplo estoy viviendo en un country”, confirma con picardía la morocha. En caso que planees tu ataque (porque tiene que ser un ataque, acordate que Pamela David cuando estaba solterita confesó que le gustaría que la violen, ojo) para un lugar cerrado, la morocha tiene unas recomendaciones también. “Prefiero la luz prendida, me gusta que se vea pamela davidtodo”, dice Pam con mente porno, “y la música está buena, pero ahora no puedo porque se despierta el nene”. Claro que como vos sabés, es imposible que no se despierte el nene al ver esas pochas de Pamela David, y esa cara espectacular que ahora va a poner de nuevo en televisión. “Se viene Pamela Round Summer, que es mi primer programa donde voy a hacer notas como las de Fuera de Foco”, dice ella y somos nosotros los que quedamos fuera de foco cuando la vemos en cuatro ofreciendo la cola.

Pamela David

Pamela David asegura que está más fuerte ahora que antes del embarazo, y ponemos esta foto del verano pasado para que compares. En cualquiera de los casos, a la morocha está para matarla en todas sus versiones, que carne por dió!

Anabel Cherubito desnuda en Playboy

Anabel Cherubito

Anabel Cherubito se jugó a posar desnuda para estas fotos, y eso es una buena noticia. La mala es que la revista es Playboy, que increíblemente se las ingenia para mostrar prácticamente nada, ya que apenas pela pezones y encima la gallega los tiene bastante chiquitos. La revista del conejo arranca el año con otro fiasco y es una pena, porque nos hubiera encantado ver a Anabel Cherubito desnuda en Playboy, pero en serio, con toda la guarrada al viento.

Anabel Cherubito

Anabel Cherubito se desnuda, pero las fotos son de Playboy y apenas muestra un pezón y el principio de. felpudo. Arghh.

Pero qué guarra de la ostia, con ese tonito de gallega y ese cuerpito compacto pero cumplidor, Anabel Cherubito tiene de sobra para calentarte al punto de querer agarrarla de los pelos y estamparla contra cualquier pared para ver si también grita con acento cuando la parten al medio. Pero lo más probable es que cuando sienta la sierra de carne serruchándole ese ojete veterano de cientos de guerras del sexo, grite como una marrana de barrio cualquiera, porque la guacha es tan argentina como el dulce de leche con el que le untarías ese papo para comerlo como un panqueque si lo pudieras ver. Pero claro, no lo podés ver porque la revista Anabel Cherubitoes Playboy y vos sabés que los trolos que la dirigen en Argentina están totalmente en contra de mostrar cotorras porque le dan asco. Otro año, otra desilusión con el conejo de merda, pero Anabel Cherubito bien, porque la “galleguita” tiene sus abundantes 95-59-92 muy bien repartidos en un todo compacto y maleable como para que dibujes a gusto. Anabel es una de esas minas que no necesita hacerse la perra porque al primer vistazo te das cuenta que le gusta la noche tanto como la pija y está para lo que vos mandes, cuanto más degenerado mejor. Ya era una nena viciosa cuando dejó su Argentina natal para “perfeccionarse” en España, y claramente lo consiguió porque vino hecha una guarra que es para Anabel Cherubitoagarrarla de la pata y comerla con la mano como si fuera una presa de pollo —o si querés en gallego una presa del coño, porque debe tener un papo de la recontra ostia. Así como los bombones más ricos vienen bien presentados y envueltos en papeles especiales con etiquetas atractivas, Anabel Cherubito se especializa en usar bombachitas de modelos y colores especiales como para que vos te deleites desenvolviendo esa pollita hermosa antes de masticarla. Y como buena guarra viciosa, a la “galleguita” le encanta usar las tanguitas colaless, no vaya a ser cosa que se te enriede el coño con la tela y no puedas entrar en esa colita que debe Anabel Cherubitoestar acostumbrada al tránsito intenso. Imaginate a Anabel Cherubito con las piernas bien abiertas y tocándose la punta del pie con las manos. Si, vos estás mirándola de atrás. No, no tiene bombacha. Y es más, te está mirando con la cabeza entre las piernas como diciendo “Deja ya de leer la puta nota, que me apetece un pollazo en el culo! O para qué crees que adopté esta incómoda figura, tío?”. Tirate de cabeza, mirá abajo las tetas y colita mojada que te esperan!

Anabel CherubitoAnabel Cherubito

Cara y seca de una gallega trucha que se las trae: unas tetas abundantes y una cola deliciosa que tendría que haber mostrado más, pero ya sabés que a Playboy no le gustan las mujeres desnudas. Imaginate ver el papo de Anabel Cherubito como corresponde con la calidad de las fotos de arriba. Mortal.

Anabel CherubitoAnabel CherubitoAnabel Cherubito

Anabel Cherubito

Anabel Cherubito desnuda en la foto de Playboy se las ingenia para no mostrar absolutamente nada, no hay pezones, ni cola ni menos cotorra. Es hasta difícil reconocerla en la foto, con ese raro peinado nuevo y el excesivo photoshop.

Victoria Vanucci, nalgas arenosas

Victoria Vanucci

Victoria Vanucci sonríe en bolas con la cola llena de arena mientras el pezón le asoma en un costado. Un bombón vicioso como para arrancar el año bien parado.

Victoria Vanucci

Victoria Vanucci pone el ojete y mira hacia arriba pidiéndole al cielo una garompa. No esperes, cumplile el deseo de un pijazo.

Es verdad, la milanesa no es la comida tradicional del año nuevo, pero si está hecha con la nalga de Victoria Vanucci te la masticás con el mayor de los gustos como para arrancar el año bien parado. Vicky te presenta su terrible ojete enarenado tipo milanesa listo para comer, para que le empujes los soretes y la arena para adentro a pijazos. Total, Vanucci dice que no le duele cuando le hacen la cola. “Entrar por atrás no duele tanto como dicen, si lo hacen con sutileza. El trabajo previo favorece la ausencia de dolor.” Así que ya sabés, hacele un trabajo previo mínimo o directamente dale un par de bifes para que entienda que la opción de no entregar el orto no está disponible. Y si te da pena lijarle el rosquete con la arena de la playa, compensale laburándole las tetas que le encanta. “Mis lolas son muy sensibles, me encanta recibir mimos ahí”, dice Victoria VanucciVanucci vendiendo sus atributos, “ojo que mis lolas son naturales y de 95 centímetros, bien pechugonas.” Y son justamente esas dos hermosas pochas las que le sirven de excusa para ratonear con disfraces y partuzear como la morocha viciosa que es. “Me encantaría ponerme un corset que me destaque esas dos razones”, dice Vanucci de sus tetas, “pueden ser fundamentales para armar un fiesta lujuriosa como la de la película Ojos Bien Cerrados, entrar al salón con ese disfraz”. Pero el lomo y la actitud de Vicky mas que para cerrar bien los ojos son para que le abras bien las piernas y le des por todos los agujeros que encuentres, porque a la mena le gustan los combos. “Soy muy gauchita para la combinada, porque ofrezco de todo un poco, un variadito de sexo clásico, oral y anal”, dice la flaca viciosa, “Una victoria vanuccimezcla de todo esa está muy buena, y me gusta porque me gusta ver a mi pareja relajada y con cara de goce”. Error morocha, si nos dejás entrar alternando entre la cotorra jugosa, la boquita petera y la escarapela arenosa, nuestra cara va a ser cualquier cosa menos relajada — mas bien Vicky imaginate un bombero re sacado que viene a apagar el incendio en tu cola con una manguera llena de leche. Y no te preocupes si la leche rebalsa, porque a Vicky le re cabe el enchastre lácteo. “Al acabar, me gusta que se desparrame por la zona de mi cintura y hacia abajo”, dice Vanucci, una chica que le gusta que le enlechen la colita. De todas maneras, cuando Vicky te pida que vayas a apagarle el incendio a lechazos porque está en Victoria Vanuccillamas, no pierdas el sentido de la cortesía: entrá primero por la puerta principal. “Me gusta arrancar por la delantera”, dice Vicky pero aclara que “tampoco me hago la tarada ni la Madre Teresa de Calcuta, porque como dije, el variadito está muy bueno”. Y perforala variando de agujeros como para mantenerla entretenida, porque si se aburre va a querer pasar al ataque y puede ser peligroso. “Me gusta dominar un poquito, un poquito-mucho en verdad, pero sin complementos ni juguetines de por medio”, dice Vanucci como diciendo que le cabe dominar pero no al punto de querer cogerte con un strap-on. Acordate: la mejor defensa es siempre un buen ataque, así que dale sin piedad que esa cola lo lo merece!

Victoria Vanucci

Vicky Vanucci pone la cola para que se la dejes bien pegajosa, le gusta que le enchastren la zona con leche fresca. “Me gusta que se desparrame por la cintura y hacia abajo”, dice bien atorrantita como para que te explote la cabeza. La manera en que saca culo mientras mira hacia atrás como desesperada por la pija es suficiente para ubicarla entre las más deseables de la Argentina. Para matarla.

Victoria Vanucci

Vicky Vanucci es una enfermera enfermante. Vacunala con la jeringa de carne que le encanta.

La enfermera Vanucci te espera con una amenazante jeringa en la mano, pero no es para preocuparse: el delantal abierto indica que es ella la que necesita que la vacunen, y da la casualidad que vos sos el médico de turno. Sacale la jeringa de la mano y ponela contra la pared, separale las piernas y dale la inyección de leche que está esperando esta atorranta con ese lomo infernal. A Vanucci le encanta disfrazarse en la vida real para lograr que se la den como ese lomazo merece. “Me encanta hacer de vendedora de ropa para violar a mi novio en el placard de la habitación”, dice esta enfermerita infernal. “Para mi un orgasmo es como un buen brownie, acompañado con helado de chocolate arriba. Lo mejor de todo es que alguna vez tuve los dos al mismo tiempo, porque a mí me gusta sacarme los Victoria Vanuccigustos en vida!”, exclama entusiasmada como si el sólo recuerdo le mojara nuevamente la cotorra. Es que le encanta el sexo y no tiene problema en confesarlo. “Me gusta en todo momento. Si da para uno por día, que sea bien hecho por favor, que dure lo que tiene que durar”, dice Victoria Vanucci muy exigente, “de lo contrario me conformo con dos cortitos y listo… aunque también puede pintar un dos por uno, especialmente si es un mezclado autopista y colectora”. Arrancá el año bien parado acabándole adentro!