Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Monica Farro, falso travesti charrúa

Monica Farro

La uruguaya Mónica Farro tiene un lomo y una manera de plantarse que a muchos hace pensar es un trava de los paran en una esquina oscura para hacer petes por cinco pesos. La rubia está acostumbrada a que la acusen de travesti y se ofrece para que pruebes la mercadería manoteándole la entrepierna. Confiamos que es toda mujer con una sabrosa almeja charrúa, pero igual nos gustaría que nos saque la duda mostrando la cotorra desplumada y abierta. Esa boquita golosa sólo fuma grandes habanos.

Monica Farro

Mónica Farro entrega la bola de nalga como para que prepares unas ricas milangas de carne uruguaya. El único problemita es que te podrían salir con gusto a pija.

La verdad que la mina es sospechosa, y no solamente porque tiene terribles tetas, sino porque el platinado, los implantes y la manera en que se para sobre sus piernas flacas hacen sonar la alarma “esta rubia es un pibe”. Pinta de trava no le falta, fijate esa boquita de aspecto profesional, con labios que parecen haber sido moldeados en los tornos de carne durante miles de petes baratos en las oscuras esquinas de Palermo Viejo. “Estoy acostumbrada”, dice Mónica Farro resignada, “porque antes de ser conocida siempre me preguntaban si era travesti.” Algunos respirarán aliviados al escuchar que la voz de la rubia es de mujer y no suena como un borracho de tablón, pero otros seguirán con la duda al ver que la rubia tiene la mano cubriéndose la entrepierna. “¿Que si me jode que piensen así?”, pregunta Farro desafiante, “Para nada… ¡Vení y buscá el bulto mi amor!”. Mónica Farro es una uruguaya que como ves, no se come ni media. O mejor dicho, se las come todas. “Me monica farroencantó hacer los videos, ahí se me puede ver con dos, tres y hasta con 10 hombres”, dice la flaca y la verdad que a esta altura sería mejor que se sacara la manito y mostrara la almeja y bien abierta, no vaya a ser cosa que sea una concha trucha de transexual operado. “El video lo difundieron sin autorización y resulté muy perjudicada”, dice Farro tratando de sonar seria, “le bajaron la definición, le borraron el logo del canal y lo pusieron en la red”. Bueno Mónica, Notiblog lo puso como corresponde, completo, con alta definición y logo, para que se note que es un video de Playboy con Mónica Farro y no un video casero como alguien que busca promoción quería hacer creer. “No es verdad que sea una campaña de promoción mía o de la obra en la que estoy, ni Gerardo Sofovich ni yo necesitamos esto para darle manija a No Somos Santas“, dice Farro en referencia al nombre del curro teatral de Sofovich donde comparte cartel con Nazarena Vélez, Eliana Guercio, Evangelina Carrozo, y Fernanda Neil. El título de la obra dice la verdad, pero la rubia no tanto, porque la Monica Farrouruguaya se confiesa exhibicionista, y lejos de estar “indignada” por la difusión del video, se debe haber tocado a cuatro garfios pensando en la cantidad de gente que la vio desnuda cogiendo (o haciendo que cogía). “Me fascina que me miren teniendo sexo”, confiesa la charrúa muy viciosa, “inclusive a veces lo hago con las luces prendidas y las cortinas abiertas”. Y vos viste cómo es esto, si de repente vas por la calle y la ves a Farro con la ventanita del amor abierta y en posición, poné tu mejor sonrisa natural y decí “vi luz y entré” mientras la clavás a fondo. A Mónica Farro se la cogieron hasta diez pibes a la vez, pero entre los afortunados no estaba su esposo. “Estuve casada durante 14 años, pero al venirme a Buenos Aires la relación no aguantó”, dice la charrúa. En realidad el que no debe haber aguantado es el esposo, cansado de que le meta los cuernos. “La monica farrohinchada de fútbol lo volvía loco a mi esposo en Uruguay”, admite muy turra Moniquita. Parte del problema es que a la uruguaya rara vez hay una poronga que le viene bien. “Es que me re importa el tamaño” justifica esta fumadora empedernida de habanos de carne, “recién a partir de los 18 o 19 centimetros comienzan a rankear para mi”. Pero no te preocupes si la tuya le queda corta, comprá un consolador gigante y cuando la veas exhibiéndose entrá por la ventana. “Mirá el juguetito que te trajo Papá Noel”, decile mientras le clavás el aparato en el orto y la japi en la cotorra, “ahora vas a saber lo que es una noche buena“. Y vas a ver cómo la rubia te canta Jingle Balls al compás del golpeteo de tus bolas. Y para que veas que efectivamente es una nenita, mirate abajo el video de Mónica Farro y Valeria Silva (Miss Playboy Argentina 2003), un editado exclusivo de seis minutos donde las dos playmates juegan un partido de tennis digno del Campeonato Rioplatense de Lesbianismo.

Monica Farro

A Mónica Farro le encanta sentarse sobre el tronco, cuanto más grande mejor. La uruguaya cruzó el charco dispuesta a romperse (literalmente) el culo para hacerse conocida en Argentina y consiguió quién le diera (masa) un papel en una obra de teatro. El Ruso Sofovich (se) la puso en la ‘obra’ No Somos Santas, donde se turna con otras (atorrantas) vedettes para levantar (las pijas) el ánimo de la platea con terribles (ortos) actuaciones. Los (clientes) espectadores acaban (cogiéndolas) aplaudiendo de parado.

Sabrina Rojas pela las tetas

Sabrina Rojas

Sabrina Rojas como la querés ver — en tetas y con la boca abierta lista para petear. La mendocina dice que hacía un frío bárbaro cuando hizo las fotos, de modo que si ves los pezones algo achicharrados perdonala y ofrecete a calentarla (a pijazos) como un caballero. Una auténtica belleza que no tiene miedo de pelar porque “mostrar las lolas no es nada del otro mundo”. Las tuyas sí, Sabrina.

Sabrina Rojas

Sabrina Rojas tiene una cara tan linda que te conformás con un besito. En la pija. Bueno, que te haga un pete y listo!

Ver la foto de Sabrina Rojas en tetas pasándose la lengua por la boquita es desesperante, especialmente cuando te mira desafiante como preguntándote qué hacés que todavía no pelaste y se la pusiste a la altura de esa cara divina. Claro que es una foto, por supuesto que alguien le dijo que saque la lengua y ponga cara de trola, pero algo en sus ojos te dice que no es solamente una pose, que a la mendocina realmente le encanta petear. Y así lo confesó, en una frase que es lectura recomendada para todas las mujeres: “si querer es escupir y amar es tragar, yo eligo el amor”. Le encanta y se le nota, es como si Sabrina Rojas estuviera siempre deshidratada y al verte pelar alucinara que tu pija es una canilla de agua potable. Pocas cosas son tan lindas como cumplir una fantasía, y Rojas dice que ya cumplió dos de las tres grandes que tiene. “La fantasía de toda mujer es bajar las escaleras con plumas, ser tapa de sabrina rojasPlayboy y bailar en el caño”, dice la mendocina sin saber que las tuyas son casi las mismas: que salga en Playboy como hizo acá, que baje no las escaleras sino por tu cuerpo despacito para tomar directo del pico, y que después te baile en el caño. Viste cuán compatible sos con Sabrina? vos estás alucinado con las terribles gomas de Rojas y a ella le encanta mostrarlas. “Lo que pasa es que las lolas me salieron tanta plata que están para mostrarlas”, dice la mendocina sincera y agrega que “igual ya las amorticé”. Y claro, para “laburar” las tetas grandes ayudan, la tarifa sube. “Las lolas están operadísimas, había un poco pero cuando empecé a hacer fotos había que levantarlas con corpiño” confiesa la rubia. “Ahora las mías salen bien en todas las posiciones, para atrás, para adelante, para atrás… la verdad que tienen vida propia!”. Comprobalo en las fotos de abajo.

Sabrina RojasSabrina RojasSabrina RojasSabrina Rojas

Sabrina Rojas

Sabrina Rojas sabe que su belleza puede paralizarte y dejarte sin reacción, por eso decidió darte algunas señales de lo que quiere de vos poniéndose cómoda en el sofá, sacar una teta afuera y mirarte fijo. Seguís confundido? Perfecto, avanzá que a Sabrina le gusta cuando la tenés duda.

Nazarena Velez acaba callada

Nazarena Velez

Mucha gente acusa a Nazarena Vélez de gato, y al ver sus fotos desnuda te vas a sacar la duda. La rubia dice que recibió muchas “propuestas indecentes” para tener sexo a cambio de dinero, especialmente cuando el Ruso la llevó a la televisión con apenas 16 años y “sabiendo que era virgen, se me acercaban empresarios ofreciendo fortunas”. Según Vélez, “se acercó un tipo de la provincia” que le ofreció 20 mil dólares por sexo. No te creemos Naza, vos virgen a los 16? Nahh, imposible! Parece de lluvia dorada la foto, no?

Nazarena Velez

Nazarena Vélez algo debe tener porque la lista de famosos que cayeron rendidos es tan grande como el ojete de la rubia.

Nada más ver las fotos de Nazarena Vélez hace que la gente empiece a mover las manos frenéticamente —unos para tipear comentarios en contra tipo “gato barato, trola de cuarta”, y otros para dedicarle unas cuantas. La rubia provoca cualquier cosa menos indiferencia, y los bandos quedan muy definidos entre los que la odian y los que sueñan con sacudirle la cotorra o llenarle la cola de leche. Si estás entre estos últimos, Nazarena tiene un mensaje para vos. “Creo que el hombre que no prefiere tener relaciones sexuales por la vagina es un gay reprimido”, acusa la rubia, “porque traste tenemos hombres y mujeres, pero sólo nosotras tenemos vagina, para que entonces hacerlo por detrás?”. El argumento no se sostiene (para qué besar si los hombres también tienen boca, o chupar pezones si el hombre también los tiene, para qué querés un pete si es lo que hacen los trolos, Nazarena Velezetc) pero es un buen ejemplo de la habilidad de la rubia para armar quilombo. Nazarena Vélez es flor de quilombera, en los dos sentidos de la palabra, figurado y literal. Es buena para desatar polémicas pero mejor aún para armar escenas sexuales grupales, como las que insiste en recrear en Keops en Villa Carlos Paz, a pesar de que el Ruso preferiría que hiciera solamente “No Somos Santas”. Acusa de ‘gay’ a los que quieren hacerle la cola, pero no pierde oportunidad de chupetear cuanta mujer puede, desde Analía Franchín a Belén Francese, y han visto caminando con Andrea del Boca por las calles de Las Cañitas, donde van por deporte. Qué te parece ver ese Vélez – Boca en persona, un partido distinto sin pelotas, en la bombonera privada de un depto que da sobre la Cancha de Polo? Si querés entradas le podés pedir (cuándo no!) Nazarena Velezal Ruso Sofofich, que al parecer no se pierde un sólo encuentro. Y ojo que dicen que el Ruso no sólo hace de espectador y árbitro, sino también juega a pesar de la pata de palo. Porqué tanto beso tortillero? “Es que las chicas me avanzan a morir, las mujeres a las que le gustan las mujeres tienen un imán conmigo” explica Nazarena y pide que “quede bien claro que esto es un juego, yo soy muy heterosexual”. Por supuesto Nazarena, se nota cuando tortilleás en Keops que no te gusta para nada, como que no se te paran los pezones. Las chicas también aparecen polarizadas con la rubia de la boca petera, al punto que el último post de Nazarena los dos primeros comentarios fueron de mujeres. Jacquie, una notibloguera lesbiana confesa, entró para defenestrar a la rubia porque “es horrible esta mina, por dios que asco!”. Giuliana entró en Nazarena Velezprimer lugar con su comentario para decir que “esta mina es un gato mal y no me parece linda para nada” y remató diciendo que “de cara es fulerita, tiene los labios rellenos de botox y llego gateando, es re-trola!”. Nazarena responde a las acusaciones con la misma ambivalencia que tiene en el plano sexual, diciendo a veces que es una chica “muy pudorosa, porque eso en las producciones de fotos pido que haya sólo fotógrafos gays o mujeres” y en otras veces haciéndose cargo porque “Hoy por hoy uso mi cuerpo para ganar dinero… Adonde está la plata, allá voy yo”. A confesión de parte, relevo de prueba.

Nazarena VelezNazarena VelezNazarena VelezNazarena Velez

Nazarena Velez

Nazarena Vélez espera en la pileta en la posición que más le gusta y no mira para atrás, parece que le da lo mismo quien sea que se la ponga (mientras la toronja sea grande?). De los gatos en el ambiente la rubia dice que “es como las brujas: que las hay, las hay” y explica que hay que saber hacerla. “Lo que pasa es que las que son gato no tienen la viveza de hacerlo con discreción”. Dice que la manera de conseguir laburo es “haciendo un casting sábana con los productores”. Y vos cómo sabés, Vélez, te contaron?

Nazarena Velez

Nazarena Vélez tiene un pavito al que no podés negarte. Dale que no te mira nadie, matala.

La rubia confesó que “adonde va la plata, ahí estoy yo”. Y a su vez los que tienen la plata, van donde está Nazarena —aunque a vos te parezca que la rubia es un gato que no tocarías “ni con un puntero láser”. Si las fotos de Nazarena Vélez no te convencen, pensá que igual algo debe tener en persona porque la lista de pibes que enloquecieron por ella es quizás la más espectacular de todas las vedettes: desde cuatro de copas como Hernán Caire o Aldo Osorio, a tipos consagrados en lo suyo como Daniel Agostini, o gente poderosa como Sofovich o Diego Maradona, que tienen guita como para tener casi cualquier mina al lado. Hasta el atildado y millonario Huberto Roviralta Nazarena Velezcayó a los pies de la rubia, que cuenta que el polista le pidió la mano “de rodillas con un gesto muy de caballero”. Y la rubia que dice que no es gato no se casó con el Húber, pero igual se quedó con el anillo de compromiso. “Es bellísimo y era imposible despreciarlo en el marco en el que él me lo dió”, se justifica la rubia, “es un anillo muy importante.” Y no, ese anillo seguramente no lo ganó “con honor” como diría Mirta Legrand. Y si estás pensando que Roviralta es un gil por haberle dado un anillo “muy importante”, ojo que también El Diez le regaló Nazarena Velezuna tremenda joya, y no es tan fácil tildar a Maradona de gil. Nazarena Vélez es contradictoria y difícil de entender, por eso lo mejor es seguir el consejo de Lord Byron, que decía que “las mujeres no están para ser entendidas, sino para ser amadas.” Adaptado al caso Vélez, la rubia no está para que la escuches o la entiendas, sino para que le des bomba sin piedad. Igual si le das bien a Nazarena, no esperes sonidos de placer. “No soy gritona en el sexo, es más, si te grito es porque te estoy mintiendo”, dice Vélez porque “las mujeres somos grandes mentirosas y gritonas”. Qué bueno que cuando el sexo le gusta no grita —ponela contra la pared y hacela callar a pijazos, que no sólo ella sino todos te lo van a agradecer!