Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Luciana Salazar se filma en la cama

Luly Salazar

Luciana Salazar dice que le encanta el sexo con webcam y está “todo el día con la compu” porque “en el fondo sigo siendo una nena, me gusta jugar todo el tiempo porque si no me aburro.” Según la rubia, esa onda juguetona es la que la llevó a convertir su cuerpo en “un parque de diversiones”, pero que la entrada no es cara. “Antes era super fisiquera” explica Luly, “mi primer novio era perfecto en todo sentido, pero después relajé un poco con lo físico y hoy la personalidad me puede más.” Luli Love también bajó la edad de los donantes de esperma. “Ahora apunto a chicos de entre 19 y 24 años” a los que dice tortura vía texto. “Me gusta quemarles la cabeza un par de horas antes mandándoles mensajitos adelantando lo que vamos a hacer.” Turrísima.

Luciana Salazar

Luli Salazar te espera en jumper con la cola lista y ansiosa petea un chupetín.

ALuciana Salazar le gusta definirse como “la gran provocadora argentina” y sale a demostrarlo periódicamente en fotos y videos varios. “Me encanta desnudarme” explica la rubia, “y para Playboy en especial porque fue todo muy cuidado, muy pro, me sentí muy bien y eso que fue mi primer desnudo a fondo.” Y si bien Salazar niega ser la protagonista de ese video donde a una rubia muy parecida le dan “a fondo”, no tiene problemas en reconocer que le gusta verse cogiendo en video. “Claro que me filmé en luciana salazarla cama” confiesa la ex bomba de Tinelli, “porque no le pongo límites a la imaginación y además me encanta hablar de sexo, no tengo ningún pudor.” La escorpiana (dice haber nacido el 7 de noviembre de 1981) además dice que además de filmarse, le gusta tener sexo virtual. “También tengo sexo con la webcam” confiesa la rubia, “pero tengo que tener mucho cuidado, no lo puedo hacer con cualquiera.” Claro, no vaya a ser cosa que una copia del videochat hot aparezca por ahí. “Las veces que lo hice por la webcam fue con un famoso y de esa manera me quedo tranquila porque si salta a publicidad, él va a tener un problema más grande que yo.” Puede ser, pero nunca va a ser tan grande como el “problema” que te queda a vos después de ver el video y escuchar las Luly Salazarconstantes provocaciones la rubia siliconada. “Aparezco como una provocadora porque comparados con Europa o Estados Unidos, acá en Argentina somos pacatos, pero sólo soy una mujer espontánea que relata sus experiencias sexuales sin pudor”, dice Luly tomando envión para recordar la vez que cumplió su fantasía de estar con dos pibes a la vez. “Sucedió y punto” dice Luly de la vez que la ensartaron “cumplí la fantasía con dos brasileños de dos metros de altura y ojos celestes” dice Salazar y uno vuelve a pensar en la similitud con ese video porno donde la enfiestan dos pibes. Muchos razonan que no es Luly porque los muchachos del video hablan inglés, pero la propia interesada dice que la fiesta fue en Nueva York. “Fueron luciana salazarlos hermanos Mario y Paulo Velloso, yo ya había salido con ellos antes por separado, y cuando nos encontramos de casualidad los tres en Nueva York, ardió Troya.” Más que Troya le debe haber ardido el upite pero mal. “Imaginate cómo quedé yo con mi metro 63 de altura en medio de estos dos brasileños de dos metros de altura”, dice la rubia como si todavía le doliera el upite de sólo pensarlo. A Salazar le gusta filmarse, tener sexo por webcam, enfiestarse con dos pibes y reconoce que no tiene “ninguna zona de mi cuerpo cerrada al tránsito”, pero nunca por guita. “Hay gente que se sorprende cuando digo que nunca tuve propuestas directas de sexo a cambio de dinero”, dice Luciana tratando Luciana Salazarde sonar convincente, “una vez se me acercó una persona que dijo que conocía a alguien que estaba dispuesto a pagarme 40 mil dólares por una noche de sexo conmigo.” Pero la rubia insiste que los servicios son totalmente gratuitos. “Siempre digo que si hubiera nacido varón, sería gay o transexual porque me enloquecen los hombres” dice Luly y agrega que “por eso durante la intimidad de la pareja me convierto en una geisha total.” Ponete cómodo y disfrutá de un pete oriental!

Luli SalazarLuli SalazarLuli Salazar

Luciana Salazar

Luciana Salazar deja entrever la almeja en el video que podés ver abajo y aclara que a la hora de entregar, “más que el largo me importa el grosor… pero igual tiene que estar todo proporcionado: muy gruesa pero corta no me va.” Y más allá de calificar con el temaño, lo que Luly quiere es alguien que arremeta. “A pesar de lo que provoco, espero a la antigua que los hombres vengan, que intenten y se esfuercen, nada me calienta tanto como un hombre que toma la iniciativa” dice la petisa petera, “admiro cuando insisten, eso me ratonea y ahí me pueden.” Y lo que pudieron es hacerle bien la cola, según delata la sospechosa sombra que aparece en la zona del rosquete en la cuarta foto del cuadro por cuadro (sin retoque, directo del video):

Luli SalazarLuli SalazarLuli SalazarLuli Salazar

Bajate el video de Luly Salazar o la música en mp3.

Evangelina Anderson, manzanita deliciosa

Evangelina Anderson

Evangelina Anderson pone la cola y el país se para: simplemente no puede ser la estructura de esa manzanita que está para partirla como en un concurso de Sofovich. “Las señoras dicen que se pelean con sus maridos por mi cola” cuenta divertida la rubia de Villa Devoto, que desde ShowMatch tiene a todos calientes. “Cuando Martín (su novio Demichelis) me recomienda que no muestre tanto la cola, yo le respondo: ‘Quedate tranquilo que es toda tuya.’, dice la botinera. En realidad el pibe tiene más culo que ella.

evangelina anderson

Evangelina Anderson da tanto para matarla cogiendo y enamorarse. Sus ojos son tan bellos como la cola o los pezones, una trifecta mortal.

Si te pareció que la cola de Evangelina Anderson cada vez está mejor, no te equivocaste. “Qué hice con mi cola?” pregunta la rubia de los cantos de oro sabiendo que todos la van a imaginar entregando el rosquete. “Recién ahora empecé a cuidármela con masajes una vez por semana y me hacen un drenaje linfático para activar la circulación”, explica ella y a juzgar por cómo te circula la sangre en la chota, el método es buenísimo. “Ojo que mi cola no está hecha como las de otras”, dice con ambiguedad calculada. Será que no se la hicieron, o evangelina andersonque se la hicieron tan bien que cada vez tiene mejor forma, como asegura la Negra Capristo? La pregunta llegó a inquietar a Moria Casán, que aprovechó para sacar el bombero de adentro y manotearle el orto con la excusa de chequear la mercadería vedeteril. “Cuando se la toqué encontré una cola bien durita”, dice Moria tratando de sonar profesional, “no me dió la sensación de que estuviera hecha”. Esperemos que Moria no haya comparado con la suya, pero igual el raro elogio de la veterana hacia una colega más joven vale. evangelina anderson“Realmente tiene la cola más armoniosa de todas”, insiste Casán fascinada, “la de Anderson es una verdadera manzanita”. Pero nadie es profeta en su tierra, y el potencial del orto de Anderson fue reconocido por todos menos por ella misma. “Yo en realidad quería ser policía” cuenta Anderson para sorpresa de todos, “pero no pude ingresar por la estatura, así que terminé estudiando para maestra jardinera”. Las profesiones originales elegidas por Anderson son equivocadas, pero muy ratoneras las dos: darle a la “Señorita Maestra” contra el pizarrón hasta que te apruebe a los evangelina andersongritos y entienda porqué tiene que usar un “guardapolvos”, y hacerle la boleta a Eva como mujer policía sería alucinante, y la rubia la hizo pero a la inversa. “Tenía la fantasía de un hombre vestido de policía y mi ex me la cumplió”, confiesa la petisa de Villa Devoto y vos te preguntás si el flaco habrá probado de usar el bastón de goma como consolador, porque tener esa cola delante debe ser desesperante. “Una vez el conductor de una ambulancia usó el megáfono para gritarme ‘te quierooo’”, recuerda divertida la rubia y la verdad no es para menos, evangelina andersonaunque el verbo no es “querer”. Al ver las fotos de Evangelina Anderson en Córdoba dan ganas de llevarla de vuelta a las sierras y hacerla pastar en bolas tipo cabrita. Y cuando vuelva de comer sus hierbas, le hacés tomar un par de botellitas de alcohol puro y le chupás el orto hasta que salga el verdadero Fernet con cola!

evangelina andersonevangelina andersonevangelina anderson

evangelina anderson

Evangelina Anderson dice que tardó en darse cuenta que como el escorpión, su arma secreta era la cola: quiso ser policía, estudió para maestra jardinera y finalmente aterrizó de culo en Pasión de Sábado cuando los productores vieron su cola en una propaganda de Reggae Jeans. “Ni loca muestro la cola ahí!” fue la contestación de Eva, que temía el estigma de ser una “Bailarina de Sábado”. Y no se equivocaba, porque para zafar del efecto “tropical” y lanzar su carrera tuvo que irse a laburar afuera y cambiarse el apellido de Paterno a Anderson. Cualquiera sea el apellido, esa cola no tiene nombre.

Monica Farro, falso travesti charrúa

Monica Farro

La uruguaya Mónica Farro tiene un lomo y una manera de plantarse que a muchos hace pensar es un trava de los paran en una esquina oscura para hacer petes por cinco pesos. La rubia está acostumbrada a que la acusen de travesti y se ofrece para que pruebes la mercadería manoteándole la entrepierna. Confiamos que es toda mujer con una sabrosa almeja charrúa, pero igual nos gustaría que nos saque la duda mostrando la cotorra desplumada y abierta. Esa boquita golosa sólo fuma grandes habanos.

Monica Farro

Mónica Farro entrega la bola de nalga como para que prepares unas ricas milangas de carne uruguaya. El único problemita es que te podrían salir con gusto a pija.

La verdad que la mina es sospechosa, y no solamente porque tiene terribles tetas, sino porque el platinado, los implantes y la manera en que se para sobre sus piernas flacas hacen sonar la alarma “esta rubia es un pibe”. Pinta de trava no le falta, fijate esa boquita de aspecto profesional, con labios que parecen haber sido moldeados en los tornos de carne durante miles de petes baratos en las oscuras esquinas de Palermo Viejo. “Estoy acostumbrada”, dice Mónica Farro resignada, “porque antes de ser conocida siempre me preguntaban si era travesti.” Algunos respirarán aliviados al escuchar que la voz de la rubia es de mujer y no suena como un borracho de tablón, pero otros seguirán con la duda al ver que la rubia tiene la mano cubriéndose la entrepierna. “¿Que si me jode que piensen así?”, pregunta Farro desafiante, “Para nada… ¡Vení y buscá el bulto mi amor!”. Mónica Farro es una uruguaya que como ves, no se come ni media. O mejor dicho, se las come todas. “Me monica farroencantó hacer los videos, ahí se me puede ver con dos, tres y hasta con 10 hombres”, dice la flaca y la verdad que a esta altura sería mejor que se sacara la manito y mostrara la almeja y bien abierta, no vaya a ser cosa que sea una concha trucha de transexual operado. “El video lo difundieron sin autorización y resulté muy perjudicada”, dice Farro tratando de sonar seria, “le bajaron la definición, le borraron el logo del canal y lo pusieron en la red”. Bueno Mónica, Notiblog lo puso como corresponde, completo, con alta definición y logo, para que se note que es un video de Playboy con Mónica Farro y no un video casero como alguien que busca promoción quería hacer creer. “No es verdad que sea una campaña de promoción mía o de la obra en la que estoy, ni Gerardo Sofovich ni yo necesitamos esto para darle manija a No Somos Santas“, dice Farro en referencia al nombre del curro teatral de Sofovich donde comparte cartel con Nazarena Vélez, Eliana Guercio, Evangelina Carrozo, y Fernanda Neil. El título de la obra dice la verdad, pero la rubia no tanto, porque la Monica Farrouruguaya se confiesa exhibicionista, y lejos de estar “indignada” por la difusión del video, se debe haber tocado a cuatro garfios pensando en la cantidad de gente que la vio desnuda cogiendo (o haciendo que cogía). “Me fascina que me miren teniendo sexo”, confiesa la charrúa muy viciosa, “inclusive a veces lo hago con las luces prendidas y las cortinas abiertas”. Y vos viste cómo es esto, si de repente vas por la calle y la ves a Farro con la ventanita del amor abierta y en posición, poné tu mejor sonrisa natural y decí “vi luz y entré” mientras la clavás a fondo. A Mónica Farro se la cogieron hasta diez pibes a la vez, pero entre los afortunados no estaba su esposo. “Estuve casada durante 14 años, pero al venirme a Buenos Aires la relación no aguantó”, dice la charrúa. En realidad el que no debe haber aguantado es el esposo, cansado de que le meta los cuernos. “La monica farrohinchada de fútbol lo volvía loco a mi esposo en Uruguay”, admite muy turra Moniquita. Parte del problema es que a la uruguaya rara vez hay una poronga que le viene bien. “Es que me re importa el tamaño” justifica esta fumadora empedernida de habanos de carne, “recién a partir de los 18 o 19 centimetros comienzan a rankear para mi”. Pero no te preocupes si la tuya le queda corta, comprá un consolador gigante y cuando la veas exhibiéndose entrá por la ventana. “Mirá el juguetito que te trajo Papá Noel”, decile mientras le clavás el aparato en el orto y la japi en la cotorra, “ahora vas a saber lo que es una noche buena“. Y vas a ver cómo la rubia te canta Jingle Balls al compás del golpeteo de tus bolas. Y para que veas que efectivamente es una nenita, mirate abajo el video de Mónica Farro y Valeria Silva (Miss Playboy Argentina 2003), un editado exclusivo de seis minutos donde las dos playmates juegan un partido de tennis digno del Campeonato Rioplatense de Lesbianismo.

Monica Farro

A Mónica Farro le encanta sentarse sobre el tronco, cuanto más grande mejor. La uruguaya cruzó el charco dispuesta a romperse (literalmente) el culo para hacerse conocida en Argentina y consiguió quién le diera (masa) un papel en una obra de teatro. El Ruso Sofovich (se) la puso en la ‘obra’ No Somos Santas, donde se turna con otras (atorrantas) vedettes para levantar (las pijas) el ánimo de la platea con terribles (ortos) actuaciones. Los (clientes) espectadores acaban (cogiéndolas) aplaudiendo de parado.