Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Wanda Nara, una perra en hielo

Wanda Nara

Wanda Nara tuvo un accidentado arranque Patinando por un Sueño, pero se salvó de culo: ese terrible pavo que tiene hizo las veces de airbag, y amortiguó el impacto del terrible planchazo que dió de espaldas contra el hielo. El daño de todas maneras no podría haber sido mucho, porque el culo ya lo tenía roto.

Wanda Nara

Terribles pochas, culo jugoso, boquita sedienta de leche: las armas con que Wanda Nara viene Patinando por su Sueño.

Era una de esas noches donde todo salía redondo. Caminabas por la Costanera rumbo a la casa blanca de los buscacielos rojos y sentías como un burbujeo en la espalda, como anticipando la que se venía. Había una nube de gente en la gatera pugnando por entrar a Pachá, pero la noche era perfecta y sin el menor esfuerzo de tu parte El Chino te vió, abrazo, brazalete y adentro. Encaraste por la izquierda derecho al VIP, tu cuerpo anestesiado cortaba a través de la mantecosa masa anónima como un cuchillo caliente. Delante tuyo, parada en la escalerita que da al ridículo VIP, una rubia con un terrible orto negociaba la entrada con el mono de turno. “Está con vos?” preguntó el cancerbero y vos de onda dijiste “Si, todo bien”. La rubia se dió vuelta y dijo “Gracias”, mientras subía los tres escalones que le faltaban. Tenía los párpados como a media asta, y sus ojos vidriosos te escanearon con la rapidez suplicante de la minas que buscan aditivos. El recuerdo tiene unos años pero sigue fresco, porque después aterrizó en tu misma mesa de la mano del Chapa, a festejar con Wanda NaraChandón la euforia de su blanco deseo cumplido. Te rompe la cabeza que es la misma mina que ahora llora, llora por TV. “Me quedó como una especie de miedo al hielo”, dice Wanda entre sollozos y agradece al coach que “es grosso”. Lo grosso fue el golpazo que se pegó, un planchazo de espaldas contra el hielo suficiente como para romperle el culo, el único virgo que según ella todavía le queda. “Hace tiempo que me pidieron la cola”, aclaraba Wanda hace un tiempo, “pero no se puede entregar todo junto”. Pero las patinadoras rivales no le creen nada, es más, están convencidas que Wanda Nara entregó “todo junto” a todos los que tuvieron alguna Idea del Sur. Es Wanda es una formidable competidora porque viene Patinando por su Sueño hace rato, vos también elegirías a Wanda, porque como saben casi todos los que alguna Wanda Naravez frecuentaron Pachá o Sunset saben, la calidad de sus petes es legendaria y su entusiasmo por las fiestas con nenas también. Y Wanda lo sabe. “En oral soy la mejor”, dice la rubia patinadora, “porque voy desde los pies hasta el pecho, y en el medio hago una parada”. Wanda, vos sabés que tu credibilidad no es la mejor. Si querés que te aprobemos, vas a tener que dar el examen en forma de trabajo práctico, y hacernos sexo oral y escrito.

Wanda Nara

Wanda Nara desparramada en el sofá, lista para cumplir con tu sueño. La mezcla de turra de barrio con el agregado justo de sofisticación son un arma mortal en una mina que confiesa que “la buena mujer traga” y “en momentos hot los dejo que la pongan donde más le gusta”. Es una perra viciosa y villera, y por eso nos encanta.

Wanda Nara

Wanda Nara está siempre lista para pelar todo y cumplir tu deseo. “Me gusta el sexo sucio”, dice la muy viciosa.

Wanda sabe conseguir lo que quiere, sean aditivos en boliches o lugares de privilegio entre modelos y vedettes rivales, como se ve por la posición central que la rubia consiguió en la foto de promoción de Patinando por un Sueño, donde sus enemigas Luli Fernández y Mariana de Melo quedaron relegadas. “Que yo esté en el medio de la foto fue una decisión de la producción porque ellos son los que eligen.” Y si, la idea que tuvieron los del sur fue darle por orto a la más viciosa y que menos vueltas daba de todas las participantes. Porque parece que el patinaje verdadero arranca detrás de cámaras y mucho antes de que empiece el show, como denunció Belén Francese. “Hay muchas que tienen que agacharse para abrocharse los patines”, disparó contra la rubia Belén, que como Wanda Naraparticipante y con el culo que tiene, de agachadas debe saber muchísimo. Las competidoras apuntan con artillería pesada. “Yo no les doy bola”, dice Wanda, “cuando escucho que me critican o me dicen algo, me río. Me dicen la gorda, la negra, ahora me pusieron la mucamita… pero ellas me llaman groncha por envidia.” Es que lo que las rivales no entienden es que Wanda les saca ventaja justamente por ser “groncha”. “Sigue siendo una negra villera total, pero en las villas, las negras cojen mas y mejor”, explicaba Ladri en su comentario, “porque no tienen la represión pelotuda de la clase media. Pija ven, pija quieren y Wanda Naraadentro. Aguante esta raza superior, La Mujer Puta”. Wanda aprendió a tortazos que su papel no es histeriquear sino complacerte a vos como hombre. “Es que me arrancaron varias mechas por resistirme y por histeriquear”, recuerda la rubia patinadora, que por eso ahora dice que “en la cama, una mujer tiene que dar todo, por eso tenés que ser la más perra de todas.” Y Wanda como buena perra no le hace asco a nada y está a tu entera disposición. En la primera entrevista que dió como Wanda Nero (antes del verso del virgo) confesó que “en momentos hot, los dejo que la pongan donde más les gusta” y dice sin vueltas que “una buena mujer traga”. El jurado Notiblog es unánime: Wanda Nara es la ganadora de Peteando por un Sueño!

Wanda Nara abre los cantos

Wanda Nara

Wanda Nara se agarra la cola como preparándose para abrir los cantos. La rubia nochera dice que no está para el romance o el picnic, sino que quiere sexo sucio y violento. “Perdí mechas por histeriquear”, dice recordando incidentes personales.

Wanda Nara

Wanda Nara amaga con pelar la bikini del todo. Por lo que se ve, la rubia no tiene un pelo en la figazza ni de tonta tampoco.

Después de ver estas nuevas fotos de Wanda Nara, la única duda que te puede quedar de que está para matarla es la podonga. Si la mina fuera desconocida y esta su primera producción, todos, hasta los más exquisitos estarían acomodándose el sogán y preguntando “Cuánto sale y dónde me anoto?”. Es impresionante lo que mejoró esta pendeja, o será que simplemente ahora está (increíblemente) más puta, más trola y más chupapijas. “Me encanta que me digan todas esas cosas”, dice Wanda haciéndose cargo de los tres calificativos, “me parece que en la cama tenés que ser eso. Si querés romance vamos al picnic, la cama es otra cosa.” Impresionante la frase, es para levantarse y aplaudirla de pie, claro que si la tenés a Wanda al lado, viendo la manera como se agarra esa cola separando los cantos para que la vacunes, no vas a perder el tiempo Wanda Naraaplaudiéndola, sino que le trabajarías la escarapela de cuero hasta que grite Viva la Patria mientras le llenás el Cabildo. Notiblog trata de mantener la calma para no interferir en el silencioso diálogo erótico que se da entre vos, el lector, y las turras famosas. Pero estas fotos de Wanda Nara nos sacan, es para agarrarla de los pelos, estrolarla contra la pared con toda la violencia que merece toda su putez y darle bomba hasta ver una primera sangre. Te parece zarpado? A Wanda no. “Me gusta el sexo violento”, confiesa libremente la flaca y agrega “un poco sí”, como para frenar la horda de psicópatas que pueden interpretarle el deseo en forma demasiado literal. Basta de modelitos, de “bellezas” inalcanzables, de esas famosas que “se miran y no se tocan” — con Wanda tenemos una clienta a la que le gusta la pija sin vueltas, porque como buena turra de barrio sabe que si se retoba, cobra. “Me arrancaron wanda naravarias mechas por resistirme y por histeriquear”, recuerda Wanda y podés sentir, casi escuchar cómo tus testículos redoblan la producción de leche y crema, que es justo lo que quiere Wanda. “Me gusta el sexo sucio, puede ser crema por ejemplo, o lo que sea”, dice la rubia y honestamente, tenemos que hacer un esfuerzo supremo para terminar el post porque el impulso es de ir a buscarla y darle por la cola hasta que le quede rellena de queso como una fugazzeta de Banchero. Y no es un divague, porque a la atorranta le gusta con harina. “Una vez mi novio me agarró en la cocina cuando estaba haciendo una torta”, recuerda la muy turra, “empezamos a pelear con harina y eso me recalentó”. Y a nosotros ni hablar Wanda, con nosotros ibas a tener que ir a rescatar la batidora y el palo de amasar desde adentro de las profundidades de esa colita viciosa que tenés. Abrí los cantos como en la foto, mostrá esa escarapela de cuero reventada. Turra. Puta. Divina.

Wanda Nara

La nueva Wanda Nara tiene cara y tetas de cirugía, ya no miente con la supuesta virginidad, y confiesa que le gusta que le digan puta, trola y chupapijas. Debe ser porque la verdad no ofende. “En la cama tenés que ser todo eso”, dice la rubia.

Wanda Nara

Wanda Nara se abre de gambas y confiesa que le gustan las partuzas. Niega que haya estado con el Diego, dice que era para “hacerse famosa”.

La rubia, lejos de la fingida virginidad de antaño, tiene tanta noche que cuando le preguntaron cuál era el lugar más raro donde cogió repondió “la cama”. “Para mi la cama es el lugar más raro”, dice la guacha riendo. “La mina ya está de vuelta de todo”, reconoce ella misma y agrega “No pará, mejor elijo una fiesta, una partuza”. Qué más le podés pedir, ella misma confiesa que se come la fiesta y terminar ensuciada. “Me gusta embarrada… aunque eso se da mejor con dos minas”, sigue empantanándose la rubia, que después quiere recuperar dignidad negando que tenga la cola hecha. “Acepto lo que sea, pero sin llegar a la cola”, dice Wanda con la mirada aniñada de una turra que miente jugando. “Es que yo tengo veinte y recién empiezo”, dice sin convicción, “pensá que yo hasta hace poco era virgen.” Pero Wanda, si nadie, nadie te creyó que eras virgen ni en pedo. “Bueno, entonces tampoco te creas wanda naraésta”, dice Wanda admitiendo que su cola tiene un tránsito tal que tendrían que hacerla peatonal. La guacha exuda tanto sexo en estas fotos que con un par de birras (de litro) encima le ves el culo como el de la Cirio. Con unos tragos de pajarito casero hasta te puede parecer que tiene la cara de Rocío Guirao Díaz, pero inmensamente más trola, como dijo ella misma: “en la cama tenés que ser eso, si querés romance vamos a un picnic”. El picnic es para hacerlo con esa cola, esas tetas (plásticas pero todo bien si estás engomado en el punto óptimo) y la viciosa de Vicente López (vive en Florida, en realidad) que no para de provocar. “En oral soy la mejor”, dice la nochera, “porque voy desde los pies hasta el pecho… y en el medio hago una parada”. Y cuando ella tenga tu parada en la boca, la agarrás con las dos manos detrás de la nuca y pumba para abajo: llegó la hora de la merienda y Wanda tiene que tomar la lechita. “Me gusta que me hagan wanda narael tintorero”, dice Wanda para desesperación de todos. Pero frenate: sería un error acabarle en la boca tan temprano, porque le sacarías a ella la oportunidad de cabalgar. “Prefiero ir arriba”, explica Wanda, “me encanta, la semana pasada estuve una hora seguida yo arriba y llegé cinco veces”. Imaginate Wandita descontrolada acabando como una marrana arriba tuyo mirando hacia tus pies, y vos con perfecto tempo etílico la hacés gritar mandándole garfios en el orto, como si su cola fuera un violonchelo para un final de orquesta. Y al acabar el tema, que te la limpie con esmero como hizo con el micrófono arriba, porque el especta-culo debe continuar.

Wanda Nara, viciosa colegiala

Wanda Nara

Wanda Nara muestra el papo que según dice estrenó hace muy poco en una playa de Mar del Plata con Daniel, su novio de 35 años. El debut sexual le colmó las expectativas. “Es más de lo que me imaginaba. Si hubiese sabido no habría esperado tanto! Ahora tengo miedo de volverme viciosa”. Demasiado tarde, rubia.

Wanda Nara

Una Wanda irreconocible, con obvias cirugías, tetas operadas y cerebro de mosquito. Pero de colegiala con esa pollerita tableada está para matarla.

La noticia nos cayó como un balde de agua helada. “Le rompieron el virgo a Wanda!” voceaba el canillita y como prueba agitaba la revista con la foto de Wanda Nara en la tapa. Los de la revista Hombre tuvieron la hijaputez no solamente de mancillar el buen nombre y honor de la rubia modelo y actriz, sino que encima la escracharon con una foto que no la favorece para nada. El turro del fotógrafo justo le sacó cuando Wandita, seguramente sin darse cuenta, tenía la pollera tableada levantada… y se le ve toda la bombacha, una barbaridad. Es sorprendente que permitan que se explote así a una chica de hogar, cualquiera al ver esa foto podría pensar que Wanda se vende por dos mangos y una línea de merca. “No me podría acostar con alguien con el que no tenga un sentimiento. Tenés que ser muy gato para eso.” Ahí tienen, Wanda no se vende! El mismísimo Diego Maradona le quiso hacer la porquería y no pudo. “Siempre tuve en la cabeza tener relaciones después de casarme… pero mi novio tiene 35 años, es un tipo grande, y estaba cansado de esperar, enojado además porque escuchaba historias que me wanda nararelacionaban con otros hombres y él me aseguraba que no salía con otras mujeres”. Vieron lo que lograron? Obligaron a Wanda a romper su himen y su promesa de llegar pura al matrimonio. “Es como que un poco duele y entonces después te quedás como que no te gusta”. Vieron, al final el novio le hizo doler ahí donde hace pis, están contentos ahora? “Soy muy pendeja, hace un año y medio que terminé el secundario y todavía soy una colegiala”. Y ese es el problema, los degenerados que la ven con el jumper del colegio y no piensan otra cosa que ponerle el pitulín donde la nena hace cacota. “Es más, debo materias y me tengo que presentar en el colegio de monjas”. Felicitaciones a todos los que la presionaron, ahora también le arruinaron los estudios a una estudiante brillante. ¿Qué más pretenden de Wanda? “Con mi novio también tengo que rendir una materia pendiente, pero no necesitamos un tercero”. Lo que faltaba! Ahora la quieren pervertir haciéndole rendir materias sexuales, que son cosas de gente grande con la cabeza quemada. “Te puedo asegurar que la persona que se acueste conmigo jamás se va a olvidar de mí. Mi novio ahora me ama veinte veces más que antes”. Y pobre Wandita, es totalmente inocente. No se da cuenta que el novio (que tiene 15 años más que ella) la engañó para hacerle la porquería. Pobre Wandita, la colegiala que dió el mal paso.

Wanda Nara

La nena juega en bombachita rodeada de chiches en el suelo. Por la manera en que se abre de gambas y agarra el tubo del teléfono, esta nena conoce todo tipo de juguetitos. “A veces en la cama me pongo en el lugar del hombre, me parece que el hombre tiene que hacer lo mismo que la mujer para ir descubriéndose”. Parece que Wanda perdió el virgo e inmediatamente le devolvió el favor a su novio Daniel.

Wanda Nara

Wanda Nara admite que habla cagadas, pero sabe cuál es su fuerte. “Digo boludeces, pero en la cama con la boca soy perfecta.” Te vemos y creemos.

Parece que su novio Daniel es una influencia negativa que lleva a Wanda Nara, una inocente colegiala, por el camino del vicio. “Ahora hago de todo… con la boca soy perfecta. Y dicho por él que es un tipo grande que sabe. Soy muy buena!”. La pudo convencer de que en vez de charlar de algún tema lindo de conversación, use la boca para chuparle el pene, es un pervertido que se abusa porque tiene muchos años más que Wandita. “Mi boca grande no es al pedo, hablo y digo muchas boludeces… pero con lo que hago con mi boca no necesito decirle más nada”. Y ahora es ella, una divina inocente, que tiene miedo de terminar siendo una degenerada. “Capaz que me vuelvo viciosa con él, ahora descubrí que el sexo es muy importante en una pareja… es el 90 por ciento.” Es un caso de abuso deshonesto señores, un viejo que agarra una colegiala llena de frescura y la convierte en una Wanda Naraatorranta peor que las que dicen hay en Recoleta. “Me zarpé mucho, no? Me gustó más de lo que imaginaba… y ahora parece que me la paso dándole todo el día!”. Para mi que cuando dijo eso estaba drogada, de otra manera no puede hablar así Wandita, una criaturita de Dios que no se merecía este descenso al infierno del vicio y la perdición. “Hago todo lo que le gusta a la persona que está conmigo en la cama y en la fantasía al hombre le gusta que la mujer se trague todo!”. Pero parece que al novio después de todo le salió el tiro por la culata. “Me gusta estar con alguien más grande, porque para pendeja estoy yo, aunque en la cama no soy nada pendeja. A veces en la cama me pongo en el lugar del hombre, me parece que el hombre tiene que hacer lo mismo que la mujer para ir descubriéndose. Por eso me gustan los tipos maduros, tienen la cabeza abierta”. No sólo la cabeza al parecer. Bien Wandita, dale su merecido al señor mayor! Guarda chicos con la nena…