Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Viviana Colmenero, un gatito abandonado

Viviana Colmenero

Luego de su paso por Gran Hermano 3, Viviana Colmenero quedó con una mano atrás y otra adelante. A pesar de resultar ganadora, la morocha no consiguió capitalizar el programa para trabajar en los medios como habían hecho sus predecesoras Silvina Luna y Ximena Capristo, y tuvo que ganarse la vida poniéndose en bolas pero no para las revistas sino para clientes que la culeaban. La morocha por siete años vendió su cuerpo al mejor postor en las calles hasta que finalmente la recogió el Ruso Sofovich con su Programa de Rescate de Gatos Abandonados, la invitó a jugar al bowling y le cambió la vida. Bueno, no tanto — no es que ya no se venda, pero ahora es otro precio!

Viviana Colmenero

Viviana Colmenero prueba en agua sus nuevos flotadores.

Pasar por un reality para hacerse famosa ayudó a muchas turras a subir las tarifas, pero como solía advertir Tu Sam con los suyos, el truco puede fallar. Y si no preguntale a Viviana Colmenero, que después de pasar por Gran Hermano quedó por años como la ves ahora en la foto: con una mano atrás y otra adelante como para cubrir la desplumada gallina (que de todas maneras saluda por el costadito). Fue una terrible injusticia: mientras que a Silvina Luna, Alejandra Martínez y Ximena Capristo el programa les abrió las puertas a Viviana Colmenerola fama, a Colmenero sólo le abrió el ojete, el mismo que tuvo que salir a vender al mejor postor en una calle cualquiera. Mientras la Chivi Moon y la Negra Capristo mostraban las tetas para Playboy a cambio de miles de dólares, Viviana Colmenero pelaba gratis las suyas cuando el cliente insistía que quería “palpar la mercadería” antes de “tomar el servicio”, insultando así a quien tendría que generar un poco más de respeto porque no sólo se hizo conocida en Gran Hermano, sino que además resultó ganadora (qué hiciste con la guita del premio además de ponerte las siliconas, Viviana?). Pero la flaca Colmenero siente que ya Viviana Colmeneropagó su extraña deuda con la fama después de romperse bien el culo a pijazos de desconocidos por siete años, y hoy puede pelar tranquila los timbres para las fotos sabiendo que no va a tener que entregar la cola en un taller mecánico abandonado de Palermo o tirar la goma en un zaguán. Ahora tiene que mostrar las pochas o tirar las bochas jugando al bowling con el Ruso Sofovich (un alma caritativa que acaba de rescatar otro gatito abandonado) por televisión y como primera vedette del espectáculo Moulin Blue en el off Corrientes. La flaca no será famosa ni tendrá mucha carne en los patys, pero tiene un buen orto y una rica empanadita bien horneada!

Viviana ColmeneroViviana ColmeneroViviana Colmenero

Viviana Colmenero

Viviana Colmenero sigue poniéndose en bolas por guita, pero ahora es menos probable que termine con la cara llena de yogur. Como la Roxanne de la canción de The Police, la morocha ya no tiene que que laburar en la calle ni prender la luz roja. La ex Gran Hermano descubrió que la reality es mucho más dura que cualquier reality, pero los gatos tienen siete vidas y ahora volvió a la tevé y hace revista.