Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Verónica Perdomo necesita todo tu apoyo

Veronica Perdomo

Verónica Perdomo le puso el pecho a la situación y lo consiguió: la morocha de “Despertate” va camino de despertar y para siga recuperándose necesita que la apoyes a fondo como vos sabés. Antes del aneurisma, el otro accidente que había tenido Perdomo era justamente convertirse en periodista de TyC Sports. “Odio el fútbol” explica la morocha, “en realidad soy bailarina, y gané el casting justamente porque me equivocaba en todo, eso les gustó”, agrega ignorando lo obvio: si está en el programa es por las dos grandes razones que tiene en sus manos. “No tengo prejuicios en el sexo” confiesa mientras se tapa sin convicción los patys, “me gustan las caricias tipo tantra pero también está bueno sacar el animal de adentro.” Pero a pesar de su apariencia de yegua voluptuosa, está convencida de ser “una muy buena mina, ideal para que el tipo diga ‘Mamá, te presento a Verónica, mi novia.” Avanti morocha que te queremos ver pronto como en las fotos!

Veronica Perdomo

Las tetas de Verónica Perdomo son ideales para “Despertarte” con una turca como desayuno.

Se llama Verónica Perdomo y asegura que nunca quiso que la veas así, poniendo ese terrible orto para las fotos. “Yo en realidad soy profesora de hipoacúsicos, usaba lenguaje de señas pero se distraían mirándome el pecho” dice mientras vos no podés resistir la tentación de hacerle la única seña que conocés del lenguaje para mudos pasando un dedo por el círculo hecho con los dedos de la otra mano, “así que dejé la profesión y me puse a ver si podía ser actriz.” Y estudió teatro hasta que el profesor, que no era mudo, se cansó de mirarle las pochas y le espetó “Tomatelás, no vengas más… si vos no necesitás actuar, con veronica perdomoesas tetas laburás seguro” dice Verito que le dijo Raúl Serrano sin aclarar si “laburar” era en las tablas o en la cama. “Pero ojo que yo todo lo que logré lo hice con esfuerzo, no en la cama”, aclara la morocha, que dice tuvo presión desde chica para entregar. Cuán chica? Muy chica. “Cuando tenía 9 años me presenté a una prueba para ser bailarina clásica y lo primero que hizo el profesor fue tocarme una lola” dice Perdomo todavía traumatizada, “y después me dijo que ese palo no era el mío… es que el tipo se dió cuenta que me iban a seguir creciendo”. Como el palo tuyo, ese también va a seguir creciendo, fijate el lomo que tiene la morocha. “Ese es mi problema, si no tuviera tantas curvas, seguro que ya me habrían dado un papel dramático” dice la morocha, “pero igual, aunque me cuesta dar los pasos, mi carrera se va encaminando hacia donde quería y eso me tiene feliz”. Es que la morocha se encamina nada menos que a ser tapa de Playboy, que no es exactamente un trabajo como actriz, aunque si muestra la cotorra puede llegar a ser dramático. “En este medio todo es lolas y cola” razona Perdomo, “es difícil que veas que podés dar Veronica Perdomoalgo más.” Pero vos sabés que Vero puede dar más — un pete, la cola, hay mucho potencial. “Soy un combo raro” sigue diciendo la morocha en un tono traumatizado que a esta altura parece un arma para calentar, “porque tengo buen cuerpo pero no hago escándalos… aunque en cualquier momento empiezo.” Mejor que no, porque entre la tapa de Playboy y los escándalos la morocha se va a empezar a cotizar caro alejándose de esa accesibilidad que la caracteriza hoy. “Mirá, yo no soy inalcanzable” aclara Vero como si necesitara darte incentivos adicionales para que trates de acercarte, “soy una negrita de barrio”. Cuando fue la última vez que escuchaste a una mina que sale en televisión (como pseudo periodista en TyC Sports con Bonadeo y también con Chiche Gelblung en Impacto 9) ser tan sincera? Perdomo veronica perdomodice que es accesible de verdad, porque no se fija en la plata y tampoco en la estética. “Cuando me fijo en un hombre, me importa más el humor y la simpatía que su cuerpo” explica y agrega para que le creas, “porque necesito que la persona que esté a mi lado sea algo más que sólo linda.” Y si a esta altura tu razonamiento es “si no busca guita y no le gustan los pibes facheros, lo que debe caber es una pija gigante”, también te equivocaste. “El tamaño tampoco me importa, no tiene mucho que ver” dice la morocha mientras hace una pausa como para pensar “pero claro, si es demasiado chiquito tampoco da. Pero igual quédense tranquilos que no voy con el centímetro por todos lados midiendo.” Con esto de que no quiere nada, a esta altura Perdomo es como el chiste trampa que vos contabas en reuniones sobre un misterioso Veronica Perdomolinyera que sin brazos ni piernas encontraste sentado un día en la calle Florida con un cartel que decía “no quiero pan ni trabajo” esperando que alguna boluda en la reunión preguntara “Pero entonces, qué quería el tipo?” y toda la banda de amigos contestaba en un grito de cancha “Que le chupen la pija!”. Pero lo que quiere Vero está claro. “Los hombres me gustan más que el helado” dice la morocha dando a entender que está dispuesta a comerse los dos cucuruchos siempre que el pibe no sea un gil de estopa porque “antes que salir con un tarado prefiero quedarme viendo una peli y comerme un kilo de dulce de leche granizado”. Perdomo, si te gusta el helado recuperate pronto que los chicos te esperan con el canoli de vainilla en la mano para darte un tremendo Impacto en el Siete!

veronica perdomoveronica perdomoveronica perdomo

veronica perdomo

Verónica Perdomo te mira como diciendo “no te puedo creer que salí del hospital y ya me querés coger”, pero vos decile que hablaste con el médico y te dijo que el sexo es fundamental para la recuperación. Igual, mucho no vas a tener que versear para convencerla, porque la morocha reconoce que “los hombres me gustan más que el helado”. La infernal morocha dice que “el sexo es el 80% de la pareja y si no hay piel nada sirve, porque no hay forma de levantarlo después.” Y ojo que Vero de “levantarlo” algo sabe. Está convencida que puede hacer carrera sin escándalos ni cosas raras. “Hace poco por ejemplo me ofrecieron hacer fotos lésbicas con Andrea Estévez” cuenta Perdomo, “le dije que no y Andrea se enojó, pero yo no me vendo.” Con el orto que tiene la morocha, se recupera seguro!

Verónica Perdomo te despierta con pete

Veronica Perdomo

En caso que las tetas de Verónica Perdomo no sean presentación suficiente, la morocha de labios peteros te cuenta quién es. “Estoy con Bonadeo en la mañana de TyC Sports, y además estoy en la obra Pijamas y se está por estrenar la película Los Paranoicos donde interpreto a una azafata.” También puede ser que la hayas visto con el Chavo Fuks en Despertate, o con Gelblung en Impacto Chiche. Donde todavía no la viste es chupándote la pija, pero tranquilo que todo llega.

Veronica Perdomo

Verónica Perdomo dice que “los hombres me gustan más que el helado”. La guacha se come el cucurucho. Mortal.

Verónica Perdomo no solamente está fuertísima sino que tiene un impecable sentido del timing: la morocha aparece en televisión a la mañana, justo cuando vos estabas pensando qué hacer con esa terrible carpa con la que te levantaste. “Me gusta el sexo mañanero porque el laburo es bien temprano, estoy con Bonadeo en la mañana de TyC Sports”, dice Verónica y te la imaginás desayunando con vos, comiéndose la galletita mientras le servís unos mates de leche caliente en bombilla de carne. Y por la manera en que la traga, es obvio que Verónica Perdomo sabe lo importante que es el desayuno para empezar Veronica Perdomobien el día (aunque después salga en cámara con lechita en a comisura de la boca). A vos te bastó el primer vistazo a esa carita petera para saber que te la querías coger, y a ella por suerte le pasa lo mismo. “Cuando conozco un tipo ya me doy cuenta si voy a tener onda”, explica Perdomo, “ya sé si puedo tener algo con ese pibe por sus gestos, la risa, por cómo me mira”. Y es imposible no verle las tetas, esas terribles tetas, algo que ya le traía problemas cuando era una nena. “A los 9 años me presenté a una prueba para ser bailarina clásica y lo primero que hizo el profe fue tocarme una lola para después decirme que ese palo no era el mío”, dice Perdomo y era obvio que “el palo” no era el de ella sino del degeneradito del profesor que se la quería culear ahí mismo. “El tipo se dió cuenta que iban a seguir creciendo y no da para bailarina veronica perdomoclásica!” dice perdomo riéndose aunque la risa podría ser grabada y vos no darte cuenta porque sólo tenés ojos para esas tetas que como panes de pancho gigantes invitan a tu salchicha para una turca infernal. Y si te preocupa que los panes sean más grandes que la salchicha, relajate. “El tamaño no importa en realidad”, dice Verónica Perdomo como filosófica, “creo que no tiene demasiado que ver… pero claro que si es demasiado chiquito tampoco da”. O sea, de viena todo bien, pero nada de salchichas de copetín. “Igual no es que estoy con el centímetro por todos lados midiendo”. Y vos tampoco medirías las consecuencias si la tuvieras a Verónica Perdomo peteádote en pleno vuelo, su cabeza escondida Veronica Perdomodebajo de la mantita del avión. “Hacerlo en un avión es una de las fantasías pendientes que tengo”, confiesa la morocha, “me parece que eso estaría bien”. También estaría bien rellenarle la empanada de queso de dorapa en el baño del avión, o que te ponga la cola desde el asiento de al lado mientras se hace la dormidita para que no se avive la tripulación. “Justo hago de azafata en Los Paranoicos, una película que se está por estrenar” dice la bailarina venida a actriz. “En la peli no muestro nada, pero en la intimidad siempre da para hacer algo, no sé si un disfraz completo, pero veronica perdomotanguita y algún detalle para generar la imaginación.” Y si es por imaginar, ya estás en pleno vuelo con Verónica Perdomo vestida de azafata, que viene hacia vos con el carrito de la cena y los pechos al aire, pero en vez de preguntarte qué querés cenar te explica que “en el sexo no tengo prejuicios. Por momentos está bueno que me llenen de mimos y caricias onda tántrica, aunque también está bueno sacar el animal de adentro y hacer algo mucho más salvaje.” Y salvaje se pone tan pronto como te pregunta “te vas a servir pasta, pollo, o mi empanadita de carne caliente?” Listo, Veronica Perdomoclavale en el orto una de las botellitas de vino del carrito de la cena y desarmale a chotazos el repulgue de esa empanada hasta hacer sonar el “pling pling” de la turbulencia y los pasajeros rompan en una ovación tipo Teatro Colón. Y le cumpliste la fantasía a Verónica Perdomo, una morocha para quien “el sexo es muy importante, debe ser el 80% de una pareja, porque si no hay piel nada sirve y encima no hay forma de levantarlo después.”. Y eso sería una tragedia para esta morocha que dice que “los hombres me gustan más que el helado”. Pelá el cucurucho!

Veronica Perdomo

Verónica Perdomo no tiene prejuicios para el sexo, “pero ojo, de a dos nada más”, porque la partuza no le cabe, y eso que tuvo propuestas. “Me ofrecieron de a tres también, una vuelta una amiga me dijo que su novio quería estar conmigo y le dije que no”, dice Perdomo, a quien tampoco le van los giles. “Antes que salir con un tarado prefiero quedarme viendo una peli y comerme un kilo de dulce de leche granizado”. Vero, porqué mejor no te comés ésta, puede que no sea dulce, pero la leche es bien fresca!