Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Vanina Escudero calienta y no se hace cargo

Vanina Escudero

A Vanina Escudero los estudios le salieron para el orto: se recibió de arquitecta pero construyó una carrera de vedette donde en vez de edificios levanta pijas. “Estudié muy duro, primaria y secundaria en el Northlands, un colegio bilingüe muy exigente, el mismo que Máxima Zorreguieta” dice la mayor de las hermanas Escudero, “pero mamá nos inculcó el baile, canto y comedia musical y también estudié volteo, que es acrobacia arriba del caballo.” Hoy se voltea a su esposo Waldo, pero nada de acrobacias. “Soy muy tranquila en la cama y no me pide que le haga las poses de las fotos” dice la rubia, “muchos me ven el físico y esperan una bomba sexual en la cama, pero yo no me hago cargo.”

Vanina Escudero PapoCam

Guarda que esa apertura está muy entrenada. “Ser bailarina ayuda en el sexo” dice Vanina, “elongás y hacés posiciones.”

Tiene un culo que es para abrirle los cantos y darle masa hasta que confiese que lo de concheta frígida del Northlands era sólo una fachada y que su verdadero sueño en Bailando es que le hagan un gang bang en el estacionamiento del canal. Pero antes de separarle las cachas hay que separarla de su hermana, porque si bien Silvina también es flor de atorranta le hace de ortiva. “Siempre estuvimos juntas por la educación que nos dieron nuestros padres” explica Vanina, “estudiamos juntas, hicimos baile juntas y por eso trabajar juntas se dió como algo natural, y me parece genial que en las revistas se nos vea juntas.” Tan juntas están que este es el vanina escuderoprimer post dedicado exclusivamente a Vanina, para que despegue de su hermana y reconozca que el salame que tiene por marido no puede hacer justicia a semejante orto. “Waldo es un caballero, nunca me pide las poses que hago para las revistas” dice Vanina en su defensa y en realidad lo condena, “él sabe que yo le digo ‘mirá cielo que yo soy re tranquila’ y si se queja lo mato.” A la mayor de las Escudero insiste en presentarse como una “santita” sexual, algo que podría ser creíble si no fuera porque al mismo tiempo no pierde oportunidad de mostrar el terrible ojete que tiene. “Yo sé que hay muchos que al verme en tevé o vanina escuderoen fotos creen que también soy igual en la cama, pero en eso escapo al prototipo de la vedette” dice Vanina, “no me considero una bomba sexual, por eso no me hago cargo.” La rubia habla y habla pero su terrible orto la desmiente y obliga a su dueña a sacar su putez ante las cámaras. “En una sesión de fotos doy todo” reconoce Vanina, “y arriba del escenario puedo hacer la escena más candente que quieras… pero en la intimidad soy muy tranquila.” Y eso a pesar que su hermana le viene promoviendo la putez desde chica. “Silvina es la menor pero con los hombres siempre fue zarpadita” dice Vanina, “recuerdo que me contó los detalles de su primer beso cuando yo aún no había besado a nadie!”

Vanina Escudero y sus amigasVanina EscuderoVanina Escudero

Vanina Escudero

Vanina EscuderoVanina Escudero dice que siempre hizo todo junto a su hermana menos coger. “Siempre estuvimos juntas para estudiar, bailar, trabajar pero no compartiría un hombre con Silvina” dice descartando la partuza, aunque si es por espectáculo y hay un buen billete podría ser. “Arriba de un escenario con mi hermana hago las escenas más calientes que quieras” dice Vanina, “pero en la vida real me moriría de rechazo.” De todas maneras, para Vanina la frontera entre la realidad y la ficción no es tan definida. “Siempre hay un fondo de verdad en lo que se ve, pero uno lo potencia para la cámara” dice como aceptando que sin putez no podría trabajar de vedette, “igual olvidate, no te puedo decir qué cosas son reales de las que se ven porque me matan.”

Vanina y Silvina Escudero

Vanina EscuderoVanina y Silvina EscuderoVanina y Silvina Escudero

Bajate el video de Vanina Escudero

Vanina y Silvina Escudero se tocan para vos

Vanina y Silvina Escudero

A Vanina y Silvina Escudero les encanta tocarse y posar en fotos hot, pero no quieren que vos creas que por eso son dos atorrantas. “Nos parece genial que en las revistas se nos vea juntas” explica Vanina y aclara que “las dos somos muy reservadas, no hablamos de cosas íntimas y ni siquiera somos de salir con alguien sino formalizamos primero.” Y si no preguntale a Alvaro “Waldo” Navia, que tuvo que poner el gancho para poder culearse a y ni siquiera así logró que Vanina le haga las poses que vos disfrutás en estas fotos. “Waldo no me pide que le haga las poses de la revista” dice Vanina, “porque sabe que soy retranquila y si me recrimina algo lo mato!”. El de la rubia parece ser un caso de timidez en la intimidad y putez en la vía pública. “Yo sé que los hombres piensan que las que tienen buen lomo son diosas en el sexo, pero es un preconcepto”, explica Vanina, “puedo darte todo en una sesión de fotos, pero en la intimidad soy muy tranquila y no me hago cargo.”

Silvina Escudero proctocam

Silvina Escudero dice que ese alto culo tiene un alto precio. “Para mí el sexo es sólo con amor y si no formalizo no hay posibilidades.” Hay efectivo.

Ajuzgar por la manera que posan, Silvina y Vanina bien podrían ser conocidas como las hermanitas Esculeo, ideales para duplicar la apuesta — porqué te vas a conformar con un orto si podés tener dos, comerte dos patys si normalmente te clavás cuatro? La rubia y la morocha tienen además el afectio putatis necesario para armar una linda partuza, se quieren a morir al punto que ninguna puede estar sin la otra. “Siempre sentimos la necesidad de estar juntas” dice Vanina, “y se dió como algo natural, estudiamos juntas, hicimos baile juntas y por eso nos parece genial que en las revistas se nos vea también juntas.” A vos también te parece genial que en las fotos se las vea con los ortos juntos como armando una rica tortilla de papos que no está completa hasta Vanina Escuderoque vos pongas los huevos. Porque la onda entre ellas es la mejor. “Siempre admiré a mi hermana” dice Silvina, la menor de las esculeo “tanto en lo personal como profesional, la quiero un montón y por eso siempre me gustó mucho estar con ella.” Perfecto chicas, ya que se quieren tanto porque no lo demuestran dándose un besito, unas caricias, demuestren su amor! “No, nunca compartiría un mismo hombre o una mujer, jamás” interrumpe Vanina cortándote la onda mal, “me muero del rechazo nada más pensarlo”. Pará Vanina, no te hagás la exquisita que compartís la cama con Waldo, no me vas a decir que no preferís darle un besito a Silvina que al desagradable ese que tenés por Vanina y Silvina Escuderoesposo. “Es más, ni siquiera se dió que el novio de una mirara más a la otra, porque si hubiese pasado te juro que ese muchacho no entraba más a la casa de mis viejos” dice Vanina sin darse cuenta que todos sus novios se dieron cuenta que hicieron mal negocio al ver a Silvina. “Silvina es una mujer que los hombres la ven y caen rendidamente enamorados” dice Vanina como dando la razón y agrega ya medio torta caliente, “a mí lo que me gusta de Silvina es su cara, su mirada… y su boca.” Y dale un pico Vane, no te reprimas, que mientras tanto los chicos preparan la tortilla pelándole los papos, vemos quién tiene más labia. “Es que Vanina te enamora con sus palabras” dice Silvina como entendiendo mal tus palabras y devuelve las flores a la hermana, Silvina Escudero“Vanina es una mujer increíblemente linda, es perfectita, tiene un cuerpazo y además es una muñeca”. Hasta la muñeca le meterías vos una mano en el orto a cada una de las hermanas en un fraternal fisting que además serviría de aviso para Waldo y Alé cuando amasando el pan dulce de sus chicas descubran la raba recién hecha. “Adoro las insinuaciones” manda Vanina como si hubiera sutileza en la sugerencia del fisting y agrega que “en la previa me gustan los abrazos, llevan a encuentros fogosos”. Y Silvina Escudero echa leña al fuego confesando que en la cama le gusta “mirar a los ojos y darme cuenta que nos entendemos, sentir que la mirada bien profunda como que no termina nunca.” Perdón Silvina, esa no es la mirada, es el brazo.

Vanina EscuderoSilvina EscuderoSilvina EscuderoSilvina Escudero

Silvina y Vanina Escudero

Las hermanas Vanina y Silvina Escudero son un caso de doble personalidad: en la vida privada dicen ser retraídas e inocentes, pero le ponés una cámara y se convierten en dos terribles lobas dispuestas a todo. “En fotos o arriba de un escenario comparto con mi hermana las escenas más calientes que quieras” explica Vanina, “pero en la vida real ni loca.” Las hermanitas parecen estar más enamoradas entre ellas que de su esposo y novio. “Vanina es una mujer increíblemente linda, te enamora” dice Silvina y la hermana le devuelve la florcita diciendo que “me encanta la cara y la boca de Silvina, es una mujer que los hombres ven y caen profundamente enamorados.”

Silvina y Vanina Escudero, las hermanas hot

Silvina y Vanina Escudero

Las hermanas Silvina y Vanina Escudero se tocan y apoyan para vos y es medio difícil saber si lo que hacen es sexo o danza. “La verdad que ser bailarina me ayuda a la hora del sexo” confiesa Silvina, “porque me permite realizar posiciones elongadas en todos los sentidos y ángulos”. Es que las hermanas Escudero son auténticas profesionales de lo suyo. “Con mi hermana Vani hicimos danza clásica, zapateo americano y todo tipo de ritmos, hasta hicimos volteo”, dice Silvina y antes de que pienses mal aclara que “el volteo es hacer acrobacia arriba del caballo”. Perfecto morocha, subite a este pingo y hacete unos dibujos!

Hermanas Escudero

Las hermanas Escudero apilan los ortos para ver si pueden tentarte. No seas tímido!

Todos tuvimos unas hermanitas como Vanina y Silvina Escudero en el barrio. Qué época hermosa, esas tardes calurosas donde reinaba el mate, el abuelo en musculosa tomaba sus amargos en la puerta de la casa y adentro la morocha tomaba del salado de tu bombilla de carne. Y no tenías que juntar guita o hacer ninguna producción: llamabas a la casa y la primera hermana que atendía la invitabas a tomar la leche a tu casa. A veces hasta te daba la impresión que las dos competían secretamente por ver quién levantaba el teléfono primero para ir a tomar la merienda con vos y comerse la galletita. Era una época inocente, tanto que nunca se te ocurrió lo que hoy al ver las fotos de las hermanas Vanina y Silvina Escudero te parece obvio: que le tendrías que haber tirado la onda para Silvina Escuderoque hagan juntas lo que nunca tuvieron problema en hacer por separado. Que vengan las dos juntas, si total están acostumbradas a tomar mate compartiendo la misma bombilla, raro no les puede parecer. Pero no te animaste a proponerle la partuza porque las hermanas moderaban su putez natural con pudores de barrio, como la vez que la morocha quedó sola en la casa y fuiste a hacerle la cola a domicilio. Te dijo que era la primera vez (y a juzgar por lo que tuviste que amasar ese pan dulce para dejarlo apunto, no mentía) pero justo cuando el flaco de polera estaba por colarse en la churrera, apareció el perro de la morocha y se pudrió todo. “Tendría sexo, ponele, adentro de un auto con un perro de la calle mirándome” dice Silvina Escudero, “pero nunca con silvina y vanina escuderomi propio perro.” Y fue tal cual, como el perro del quintero que no come ni deja comer, el hijo de puta entró al cuarto como un novio celoso, seguramente olfateando que el upite de la dueña ya estaba a punto de caramelo, y en un segundo la escarapela de cuero de la morocha quedó más cerrada que el de una muñeca de porcelana. Por eso cuando te llamó la hermana para que vayas a entregarle el yogur a domicilio lo primero que hiciste fue encerrar al maldito perro. “Y chito acá, porque sino la próxima te preparo unas albóndigas de vidrio molido” le dijiste al rope, que pareció entender y se fue. Enfiestate con las Hermanas Escudero!

Silvina EscuderoVanina EscuderoSilvina Escudero

Vanina y Silvina Escudero

Si al ver la manera que Silvina y Vanina Escudero ponen el orto te queda la impresión de que no están bien atendidas, es probable que aciertes: la morocha sale con Matías Alé y Vanina Escudero se casó con Alvaro “Waldo” Navia. Y por eso no sorprende que las hermanitas extrañan la época en que vivían y se tocaban juntas. “Desde que Vani se fué a vivir con Waldo la verdad que la extraño mucho en casa” reconoce Silvina “pero por suerte se mudó cerquita así que no vamos a perder la costumbre de reunirnos a comer juntas.” No se toquen mucho, chicas!

Vanina EscuderoSilvina Escudero