Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Sabrina Rojas, cuando galán mata billetera

Sabrina Rojas

Sabrina Rojas tiene algo en común con vos: a ella también le gusta verse desnuda. “Me calienta verme” dice la mendocina mientras vos la ves tal cual se ve ella misma, o sea sin retoque alguno, “por eso mi lugar favorito para hacer el amor es frente a un espejo, tengo uno en casa que si hablara no sabés!” La rubia mendocina demuestra que a veces galán puede matar billetera al reemplazar con Luciano Castro al novio millonario que durante cuatro años le había prohibido circular en los medios. “Cuando salía sexy muchos creían que era una atorranta” dice la mendocina al explicar porqué pasa más tiempo en el escenario que en la pasarela, “así que ahora prefiero estar delante de las cámaras de televisión que hacer fotos.”

Sabrina Rojas

Sabrina Rojas reconoce que las tetas “están operadísimas” y que le “salieron tanta plata que las mostré para amortizar.”

Con Sabrina Rojas no nos quedó otra: tuvimos que activar la PatyCam para romper la inhumana veda de fotos que la mendocina nos viene aplicando sobre su preciada carne hace ya varios años. “Decidí pisar más escenarios que pasarelas, porque son muchos los que creen que porque poso sexy soy una atorranta y se equivocan” dice la mendocina del giro que dió a su carrera y puso terrible con-traste con la Sabrina de antes que entregaba la cola en fotos y declaraciones. “No tengo problemas con el sexo anal, sé que los hombres disfrutan mucho” decía la mendocina de los Sabrina Rojasojos gatunos, “en mi cuerpo no queda ruta por recorrer, porque en la cama soy como una geisha, dejo que pidas lo que quieras y te lo concedo.” Pero esta apertura verbal y de cantos era antes de ponerse de novia con Juan Pablo Inigizián, un empresario (no hay otra profesión?) cuya billetera fue suficientemente abultada como para tenerla cuatro años esperando un casamiento que nunca llegó. “Quería formar una familia con mi novio pero no es fácil porque sé que el hombre es infiel por naturaleza” explica la sabrina rojasmendocina, “yo le pedía que para no serme infiel piense en mí, la familia que vamos a armar o en su perro.” Pero en realidad la perra resultó ser la mendocina, que de la nada se convirtió en la actriz favorita de Suar. “Pensaban que tenía algo con Adrián porque estuve en la obra a pesar de no ser parte del elenco de Valientes” dice la rubia contestando a quienes creen que Suar (se) la puso en el teatro, pero aclara que en realidad fue otro galán que mató la billetera del empresario. “Las chicas en el teatro se dieron cuenta que salía con Luciano Castro” explica Sabrina, “porque en la obra le daba un beso demasiado apasionado, y me gritaban “soltalo yegua!” desde la platea.” sabrina rojasAl liberarse de la veda mediática que le había puesto su novio millonario, Sabrina Rojas volvió a mostrarse Bailando por un Sueño, un programa que le trae problemas de roce. “Me caliento mucho con el contacto, mis mejores orgasmos no son cuando me toco yo sino cuando otros me frotan la lámpara” decía la mendocina, y guarda porque podría no ser el soñador sino una compañerita de baile. “El roce entre mujeres es mucho más suave, es fuerte estar arriba de otra chica” reconoce Sabrina, “me da intriga porque las manos y la lengua de una mujer ayudan, a las lesbianas sabrina rojasla imaginación las debe hacer volar por el aire, si me entregara a una de mi sexo lo haría en toda su dimensión.” Y hablando de dimensiones, Sabrina dice que no le gusta jugar con muñecos grandes. “Me gusta un tamaño moderado pero que calce bien” confesaba Sabrina antes de ponerse de novia y querer ser actriz, “porque si es muy chica no alcanza y si es grande, sobra… mejor que sea gruesita.” Sabrina reconoce que le gusta petear “si escupir es querer y tragar es amar, yo elijo amar a fondo” dijo en su momento, y también que le encantaría filmarse haciéndolo, pero que no puede arriesgarse a perder el novio empresario. “Nunca hice un video por miedo a que me pase lo de Wanda” dice la mendocina, “me calentaría muchísimo verme, pero siendo conocida no lo hago ni en pedo.” Animate Sabrina!

sabrina rojassabrina rojassabrina rojas

sabrina rojas

sabrina rojasEl novio empresario de Sabrina Rojas le había prohibido mostrarse, pero ahora que sale con Luciano Castro la mendocina decidió volver a las pistas Bailando por un Sueño, un programa que siempre dijo no quería hacer. “Me llamaron muchas veces para Bailando, para Patinando y Cantando, pero no quería engancharme en eso porque estaba de novia y quería casarme.” Ahora que galán mató billetera, sólo falta que la mendocina vuelva a pelar para fotos como en los viejos tiempos. Volvé Sabri que te perdonamos!

sabrina rojassabrina rojas

Bajate el video de Sabrina Rojas

Sabrina Rojas, una geisha en la cama

Sabrina Rojas

Sabrina Rojas es una enfermera que genera su propia demanda: la mendocina tiene un lomo y una carita enfermantes, te pela esos pechos y quedás internado. Pero todo bien, porque la mendocina está dispuesta a “atenderte” como corresponde. “En la cama soy una geisha”, dice la rubia, “dejo que me pidan lo que quieren y concedo todos los deseos.” Rojas tiene un look de mina refinada, pero a la hora de elegir hombres le gustan bien simples. “No soy de esas que tienen fantasías rebuscadas” dice la rubia preparando el terreno para revelar lo que realmente le calienta, “me gusta por ejemplo en un taller mecánico, que aparezca todo engrasado con olor a macho y me agarre ahí, te juro que todos los días rompería el auto para llevárselo!”. Devolvele el favor rompiéndole el orto todos los días!

Sabrina Rojas

Sabrina Rojas te mira como ofreciendo el aperitivo ideal: una turca y un rico pete.

Tiene una cola que merece un lugar entre las mejores de Argentina, amplios pechos como para turquear con comodidad y una cara como para mirarla aún cuando no hace pete, pero Sabrina Rojas últimamente está timida y no quiere mostrarse. La mendocina está guardada como si tuviera miedo de tomar frío y agarrar gripe en una sesión de fotos, o será que no quiso firmar con ninguno de los popes de la tevé y quedó afuera. “Es que no tengo padrino” explicaba la mendocina de su sabrina rojascarrera, “no tengo representante, no tengo un marido con guita, todo lo que hice me lo gané honradamente y de a poco.” Y de a poco te gustaría separarle los gajos y chuparle ese papo como si fuera una mandarina que a Sabrina le encanta, pero frenate si ves que el jugo es rojo. “Me da un poco de asco el payasito”, advierte la mendocina en lo que vos seguramente vas a usar como excusa para agarrar por la colectora. “En mi cuerpo no quedan rutas sin recorrer” gustaba decir Sabrina en épocas menos tímidas, “ya entregué todo en el sentido que puedan imaginar” y por si no te quedó claro agrega que “no tengo ningún problema con el sexo anal”. La mendocina entrega esa terrible cola que tiene, pero aclara que “es una sabrina rojaspráctica que los hombres disfrutan más que las mujeres” y que no lo disfruta mucho “porque ni se compara con el sexo vaginal.” De todas maneras, Sabrina Rojas entiende que su papel como mujer es complacer al hombre como una profesional. “En la cama soy una geisha total” explica la mendocina con ojos de gato, “le digo ‘esta noche es para vos, relajate’, dejo que me pida todo lo que quiera y se lo concedo.” Es que esta genia mendocina está contenta de conceder todos tus deseos especialmente cuando la frotás donde más le gusta. “Me di cuenta que logro mis mejores orgasmos cuando otro me frota la lámpara” dice Sabrina RojasSabrina en la esperanza que captes la indirecta y la frotes hasta dejársela rojas como el apellido, “porque no disfruto tanto cuando me la froto por mi cuenta”. Y si al ver el terrible orto de Sabrina Rojas te preguntás si tu lámpara va a ser suficiente para iluminarlo por completo, quedate tranquilo que la mendocina no quiere algo gigante. “Me gusta más un tamaño moderado porque lo importante es que calce bien” explica la mendocina con la autoridad de una verdadera profesional del tema, “el tema es que cuando es chico no alcanza, pero si es grande sobra y no funciona”. Lo que le gusta a Sabrina es “que sea bien gruesita, con eso puede concederme todos los deseos.” Una genia!

Sabrina RojasSabrina RojasSabrina Rojas Sabrina RojasSabrina Rojas

Sabrina Rojas

Dicen que es la curiosidad la que termina matando al gato, y Sabrina Rojas no es una excepción. “Me da intriga saber cómo terminan el acto sexual las lesbianas” se pregunta picarona la mendocina, “supongo que a las lesbianas la imaginación seguramente las hace volar por el aire”. Y la pregunta no es puramente teórica, dice que “una vuelta una mina me encaró en un baño y me puso contra la pared para besarme” recuerda la chica de los ojos gatunos, “le dije que no, pero que si alguna vez me daban ganas la llamaba, y todavía tengo el teléfono guardado”. Y la duda de saber cómo acaban las tortas le viene porque no le gustan los juguetes. “A mi me gusta mucho sentir la piel caliente, y eso me hace evitar los juguetes porque son muy fríos” explica la rubia, “igual, si me entregara a una de mi sexo, lo haría en toda su dimensión.” Una viciosa para dejarle la cola roja como el apellido.

Sabrina RojasSabrina Rojas

Bajate el video de Sabrina Rojas, o en mejor calidad de acá.

El tema “Stoned” por Dido en versión remixada.

Sabrina Rojas pela las tetas

Sabrina Rojas

Sabrina Rojas como la querés ver — en tetas y con la boca abierta lista para petear. La mendocina dice que hacía un frío bárbaro cuando hizo las fotos, de modo que si ves los pezones algo achicharrados perdonala y ofrecete a calentarla (a pijazos) como un caballero. Una auténtica belleza que no tiene miedo de pelar porque “mostrar las lolas no es nada del otro mundo”. Las tuyas sí, Sabrina.

Sabrina Rojas

Sabrina Rojas tiene una cara tan linda que te conformás con un besito. En la pija. Bueno, que te haga un pete y listo!

Ver la foto de Sabrina Rojas en tetas pasándose la lengua por la boquita es desesperante, especialmente cuando te mira desafiante como preguntándote qué hacés que todavía no pelaste y se la pusiste a la altura de esa cara divina. Claro que es una foto, por supuesto que alguien le dijo que saque la lengua y ponga cara de trola, pero algo en sus ojos te dice que no es solamente una pose, que a la mendocina realmente le encanta petear. Y así lo confesó, en una frase que es lectura recomendada para todas las mujeres: “si querer es escupir y amar es tragar, yo eligo el amor”. Le encanta y se le nota, es como si Sabrina Rojas estuviera siempre deshidratada y al verte pelar alucinara que tu pija es una canilla de agua potable. Pocas cosas son tan lindas como cumplir una fantasía, y Rojas dice que ya cumplió dos de las tres grandes que tiene. “La fantasía de toda mujer es bajar las escaleras con plumas, ser tapa de sabrina rojasPlayboy y bailar en el caño”, dice la mendocina sin saber que las tuyas son casi las mismas: que salga en Playboy como hizo acá, que baje no las escaleras sino por tu cuerpo despacito para tomar directo del pico, y que después te baile en el caño. Viste cuán compatible sos con Sabrina? vos estás alucinado con las terribles gomas de Rojas y a ella le encanta mostrarlas. “Lo que pasa es que las lolas me salieron tanta plata que están para mostrarlas”, dice la mendocina sincera y agrega que “igual ya las amorticé”. Y claro, para “laburar” las tetas grandes ayudan, la tarifa sube. “Las lolas están operadísimas, había un poco pero cuando empecé a hacer fotos había que levantarlas con corpiño” confiesa la rubia. “Ahora las mías salen bien en todas las posiciones, para atrás, para adelante, para atrás… la verdad que tienen vida propia!”. Comprobalo en las fotos de abajo.

Sabrina RojasSabrina RojasSabrina RojasSabrina Rojas

Sabrina Rojas

Sabrina Rojas sabe que su belleza puede paralizarte y dejarte sin reacción, por eso decidió darte algunas señales de lo que quiere de vos poniéndose cómoda en el sofá, sacar una teta afuera y mirarte fijo. Seguís confundido? Perfecto, avanzá que a Sabrina le gusta cuando la tenés duda.