Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Sabrina Ravelli, la diablita pone la cola

Sabrina Ravelli

Sabrina Ravelli dice que el disfraz de diablita le calza justo porque en la cama es un verdadero infierno. “Algunos me ven con cara de angelito y se sorprenden después porque en la intimidad soy un demonio” dice la morocha, “me gusta hacer de todo, tomar el control para probar lugares nuevos y jugar con el riesgo.” Sabrina admite que no es “ninguna santita”, pero ni se te ocurra tildarla de botinera. “Me molesta el apodo porque no soy de las que están detrás de la billetera de los jugadores” dice la morocha indignada, “el problema no es que nosotras somos botineras sino que ellos son gateros.”

Sabrina Ravelli muestra el asterisco

Las escarapela de cuero de Sabrina Ravelli no miente: por esa cola pasó mucha gente.

Dicen que cuando el diablo mete la cola se arma quilombo, pero cuando la que pone la cola es Sabrina Ravelli se arma flor de partuza. “Me considero una diablita, soy realmente un demonio en la cama” dice la morocha de los ojos angelicales y el orto infernal, “en la vida puedo parecer linda y buenita, pero en la cama soy un demonio porque entrego todo.” Sabrina dice que el disfraz de diablita le pega justo porque su trabajo es hacerte caer en la tentación. “Provoco porque no creo que el sexo pueda ser pecado” dice Sabrina, “no hay nada malo, desde lo más fuerte a lo más zarpado en sabrina ravellila cama vale todo.” Y todos sabemos que las peleas del “vale todo” terminan con la puesta de espaldas. “Es difícil que acepte ir por la colectora” dice la morocha testeando tu ingenuidad, “para que yo entregue la cola tenés que ser una persona muy especial.” Y el mundo aparentemente está lleno de gente “muy especial”, porque como podés ver en la ProctoCam, el upite de Sabrina tiene más arrugas que el nudo de un globo. “Bueno, en la cama soy de cumplir fantasías y a todos los hombres les gusta mucho mi cola” dice la morocha como para justificar porqué tiene el orto como una escarapela si no hay fiesta patria, “además como te dije, me entrego toda y mi cola la podés tener con paciencia y trabajo porque duele. Yo sé que es el gusto de lo prohibido, pero no es un tema fácil, depende de cómo venga la cosa.” Y si querés tentar vos a la diablita para sabrina ravellihacerle probar su propia medicina, dejala que agarre el control remoto — el de plástico. “Me gusta ver películas porno, pero en cable más que por Internet” reconoce la morocha, “tampoco soy fanática pero está muy bueno.” Se pone bueno porque Sabri va a hacer con vos lo que ve en pantalla, porque la putez también marca su propio límite. “Traer a otra mina no va, porque yo soy la única protagonista en la cama y ninguna va a sacarme de ese lugar!” exclama la morocha al trenzarse en una imaginaria pelea de gatos, “además si estás conmigo no vas a necesitar otra mina para divertirte, te lo puedo asegurar, soy muy sexual y sé como dejarte conforme.” Y tiene muy buen manejo de pelota, fijate cómo se la acomoda en el papo!

Sabrina RavelliSabrina RavelliSabrina Ravelli

Sabrina Ravelli

Sabrina Ravelli pone la colita y te mira como sorprendida de ver que ya desenfundaste, aunque en la cama tiene todas las posiciones muy estudiadas. “Me gusta sentarme arriba como para manejar la cosa” dice la morocha, “pero la posición que más me gusta no te la puedo decir porque en serio que voy al infierno directo.” De todas maneras, Sabrina dice la morocha y sentís que los ratones giran enloquecidos en tu cabeza, “también me gusta sentarme arriba y cabalgar un rato, porque yo soy una morocha guerrera y no me gusta tirarme abajo a que me den y listo.” Y como ves en la foto abajo, también le gusta chupar el pico dulce. “Con eso no pido permiso, voy abajo directamente porque tengo mucho carácter” dice la morocha petera, “y te digo que ahí me elogian son los ojos, la mirada es fundamental en esos momentos especiales.”

Sabrina RavelliSabrina RavelliSabrina Ravelli

Bajate el video de Sabrina Ravelli

Sabrina Ravelli, morocha orto molecular

Sabrina Ravelli

Sabrina Ravelli sabe que al ver las fotos muchos van a creer que es una flor de atorranta al verla poner la cola y mirar con esa cara de petera total, así que para evitar confusiones quiere aclarar los tantos. “Lo que piensen cuando vean las fotos, así tal cual soy yo” dice confirmando tus peores sospechas, “soy muy sexual y por eso lo que sale en las fotos o en la tele coincide totalmente conmigo, porque soy fogosa y apasionada.” Bueno Sabrina, pero cuando estás de entrecasa también estás con esa pinta de putita divina lista para lo que guste mandar? “Soy muy coqueta” dice la morocha, “por eso estoy todo el día bien arregladita, siempre preparada.”

Sabrina Ravelli

Sabrina Ravelli dice que no es fácil que entregue la cola, pero las estrías no mienten: por ese rosquete pasó gente!

Es un misterio ortomolecular: el arco de Sabrina Ravelli es enorme, y sin embargo la morocha asegura que es muy difícil anotar. “A mi cola se llega sólo con paciencia y trabajando mucho” dice la morocha mientras pone la cola y sonríe como invitándote a probar suerte con un pelotazo, “no es un tema fácil porque al principio duele, pero bueno, si lográs pasar la resistencia inicial cambia la cosa.” Pero vencer esa resistencia no es fácil, la morocha defiende muy bien la retaguardia y ni siquiera futbolistas profesionales pudieron marcar un gol. “Son muchos los futbolistas que se me tiraron desde que rompí con Neri Cardozo” dice sabrina ravelliSabrina, “pero rebotaron porque lo mío no pasa por si tienen plata o un coche nuevo, eso de billetera mata galán conmigo no va.” La morocha no solamente rechaza la máxima de Winograd, sino que también niega ir busca de futbolitas. “La gente cree que soy una de las primeras botineras pero nada que ver, lo mío fue por amor” dice con esa boca de petera golosa, “nada que ver con las chicas de ahora y además tampoco se puede poner a todos los futbolistas en la misma bolsa.” Salvo que la bolsa sea el ojete de Ravelli, ahí hay espacio para meter a todos los jugadores siempre que no lo filmes. “Nunca hice un video” explica la morocha, “no es que no quiera sino que me da miedo que algún día llegue a conocerse, por eso no lo hago.” sabrina ravelli O sea, no es que le falte putez, sino que es un poco tímida y le gusta ir despacio. “Los que piensan que soy rápida o fácil se equivocan” dice Ravelli, “yo en la primera cita nunca hago nada, para mí todo empieza de a poco, ir conociendo la persona que está conmigo con romanticismo.” Claro que no todo es romanticismo, porque para vencer esa “resistencia” ortomolecular vas a necesitar un taladro importante. “En el tamaño me fijo porque es importante” admite Ravelli como si finalmente la cabeza le cediera la palabra al ojete, “no digo que sea lo único porque obviamente hay que saber usarlo, pero queda alguien a esta altura que no sepa?” Y Sabrina también sabe cómo dibujar en la cama. “Soy de sabrina ravellilas morochas calientes y guerreras” dice casi amenazante, “no soy de las que se tiran abajo a disfrutar y listo, yo soy de las que toman participación.” Y cómo debe “participar” con esa boca petera, ese orto hambriento, ese papo jugoso, la morocha es una experta en atención al cliente. “Nunca me pasó que se quejen de que no la pasaron bien” dice orgullosa, “ni siquiera que me pidan cambiar de posición o cosas así, porque en la cama soy de sorprender sin que me lo pidan. Por ejemplo, el traje de mucamita me lo pongo cada tanto y les encanta.” Y cuando aparece la mucama le podés pedir alguna minuta. “El rapidito también me va porque es re placentero” dice ya viciosa, “yo disfruto de todo porque en la intimidad no tengo límites.”

Sabrina Ravelli Sabrina Ravelli Sabrina Ravelli

Sabrina Ravelli

Sabrina RavelliSabrina Ravelli se pone en cuatro, te mira como para que le hagas un desastre en la cola pero asegura que no es para nada rápida. “Esas son las fantasías masculinas” dice la morocha, “no soy fácil, siempre me tomo un tiempo antes de salir con alguien.” Pero Sabrina, si decís que las fotos reflejan tu verdadera putez, cómo es que no sos rápida? “Lo que piensen al ver las fotos, así soy yo, sexual y apasionada” dice la morocha, “pero tengo código de mujer, me respeto mucho y me hago valorar, y por eso nunca estuve con un hombre la primera noche. Ahora cuando entro en confianza te doy el cien por ciento, me gusta que los dos quedemos más que satisfechos, te juro que te dejo ciego!”

Bajate el Video de Sabrina Ravelli, o la música.

Sabrina Ravelli, nunca consolador en el orto

Sabrina Ravelli

Sabrina-ravelli-f10Sabrina Ravelli se agarra el orto con las dos manos y con orgullo anuncia que todo lo que tiene es real. “Lo mío es todo natural” dice la morocha y explica que la abundancia de la cola puede tener que ver “con un problema de tiroides que tuve y me hizo engordar un poco”, y desde entonces a ese pavo lo alimenta sólo con alimento natural. “Te aseguro que nunca me penetraron con un pene artificial, jamás” dice la morocha como ansiosa por demostrar que todavía le queda algún invicto. “En la intimidad yo te entrego todo, no hay límites en la cama, por supuesto que algunas cosas me gustan más y otras menos.” Y a juzgar por las arrugas de la escarapela de cuero que se adivinan en una de las fotos, el sexo anal está entre las cosas que le gustán más. Pero consolador nunca!

Sabrina Ravelli

Sabrina Ravelli dice que nunca le mandaron un consolador en el orto. Animate y sé el primero!

Es la oportunidad que estabas esperando, Sabrina Ravelli solita sin la marca de Neri Cardoso, con el arco de carne totalmente abierto para que vos le grites “Tocala y abrite!” y llenes la canasta de lechosos goles. “Descubrí que Neri salía con Rosana De Melo, a quien consideraba una amiga” explica la morocha, “yo jamás le fui infiel, incluso yo le contaba cuando otros futbolistas como Gonzalo Higuain me buscaba, y mirá lo que me hizo él!”. Y ni hablar lo que vos le harías a ella, porque Sabrina não tem Cardoso, mais tem culo grosso que provoca alta excitação. “Los hombres siempre me sabrina ravellielogian la cola” dice la profetisa de lo obvio, “pero nadie disfruta de mi cola ahora, estoy sola y es como que tengo el corazón con agujeritos.” El corazón tendrá agujeritos, pero esas cachas deben esconder un boquete como el del atraco al Banco Nación. “Tuve que aflojarle al gimnasio porque las piernas se me ponen gruesas y la cola muy dura” explica la morocha mientras vos pensás que nunca tan gruesa y dura como ella te la deja a vos y que sería lindo llevar al nene para que llore en el parque de diversiones que Sabrina tiene en el ojete, porque total cuánto puede costar la entrada? “Mirá, a mí nunca me ofrecen dinero por sexo” Sabrina Ravelliadvierte Ravelli tratando de sonar convincente, “porque los que me conocen saben que no soy gato.” Y puede que tenga razón, a nivel lomo más que gato es una tremenda yegua. “Gano con el cuerpo, no lo puedo negar, eso impacta” reconoce Sabrina, “pero igual también me elogian mucho los ojos, será porque quieren quedar bien haciéndose los caballeros, pero en los momentos especiales de la intimidad la mirada es sabrina ravellifundamental.” Y de nuevo tiene razón: imaginate a la morocha de rodillas rezándote con vela de carne en la mano, apagando el fuego con la boca, mirándote desde abajo con esos felinos ojos como si vos fueras el único santo de su devoción. Y por suerte no vas a tener que tocarle mucho la campana para que venga a misa. “En la cama lo que tengo ganas me gustar ir y hacerlo directamente, no doy vueltas” confiesa Sabrina Ravelli, “soy de tomar la iniciativa y el control de la situación, en la intimidad soy muy guerrera.”

Sabrina RavelliSabrina RavelliSabrina Ravelli

Sabrina Ravelli

Sabrina Ravelli pela tetas, se pone en cuatro y te mira como en trance anticipando el pijazo, pero no te confundas que no es ninguna atorranta. “Hay muchos que me ven y creen que soy fácil pero se equivocan” dice la morocha como si las fotos fueran vestida, “son los hombres que se hacen los ratones, pero a mí no es fácil conquistarme.” Claro que con una botinera como Sabrina, los futbolistas anotan más rápido. “Tengo que reconocer que cuando estuve con Neri sentí la diferencia de estar con un jugador” dice la morocha y aclara que en la cancha no se queda quieta defendiendo el arco, sino que sale a hacer partido. “Eso de que una se relaje y goce no me va, entre dar y recibir soy más de dar” dice golosa, “pero igual es un ida y vuelta, difruto un poco yo y ahora te toca a vos.” Ya la escuchaste, entrale!

Sabrina RavelliSabrina Ravelli

   
12