Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Andá poniendo el fuego que llegaron los patys

Evangelina Anderson

Los patys de Evangelina no tenían mucha salida cuando se vendían bajo la marca Paty Paterno, pero tan pronto le cambiaron el nombre al yanqui Anderson Burger empezó a venderse fuerte en todo el país. Ahora se la comen hasta los brasukas.

Emilia Attias

No hay nada como un buen paty elaborado con carne fresca. El medallón de Emilia Attias es grandecito y divino.

L legó la hora de poner toda la carne en el asador, o para ser mas precisos, los patys. Los puristas, esos que conocen todos los secretos de la carne, pueden pensar que clavarse una hamburguesa nunca es tan bueno como ir a los bifes, y es verdad. Pero muchas comilonas memorables empiezan calentando la parrilla con unos ricos patys, que bien masticados, pueden dejar el camino despejado para meter el chorizo. Dicen que en la variedad está el gusto, y es particularmente cierto en este caso, porque cada medallón está hecho con carne de una yegua distinta, o sea que cada hamburguesa va a tener su onda. Si te gusta la carne fresca seguramente vas a pedir una rica Attias Burger, tiernita y de aparencia lechosa, una onda light pero attenti porque el medallón de Emilia es sorprendentemente grande y apto para el lengüetazo. Pero no a todos le gusta la carne tiernita. Están también aquellos que gustan de comerse un garrón, como Matías, un pibe al que le gusta la carne dura y de vaca vieja: en la nota de Mónica Antonópulos dejó un comentario “Noti! favor pongan fotos del topless de Moria Casán y otras fotos de esa tetona por favor, qué paja me hago entre esas tetas!”. Matías debe tener muy buenos dientes para masticar el durísimo Paty Casán, además de un estómago a prueba de balas. Pero hay mejores huesos por suerte. El éxito de la hamburguesa Moria CasanAnderson es un triunfo de la mercadotecnia, un producto que al principio apuntó al mercado bailantero de bajos recursos pero no tuvo ahí toda la visibilidad que merecía esa carne de exportación. El problema era el nombre: como Paty Paterno no caminaba, pero despegó cuando cambió su marca a Anderson Burger, sonaba a hamburguesa yanqui y ahí se la comieron cruda (además es chiquita, con lo cual terminás comiendo más). Es impresionante cómo cada paty apunta a un segmento específico. Por ejemplo, si la maratón nocturna te encuentra demasiado engomado por exceso de alcohol y ya no reaccionás, ahí te podés clavar una Wanda Nevada, que viene totalmente espolvoreada con el aditivo favorito del Diego y de un saque elimina todos los efectos negativos del escabio. Ojo, es una hamburguesa cara, porque la carne es argentina pero el condimento es boliviano y acordate que Evo Morales renegoció todos los contratos.

Fernanda VivesWanda Nara y Adabel GuerreroClaudia Fernandez y Melina Nicolas

Mariana De Melo y Jaqueline Dutra

Son los clásicos patys botineros que se morfan los jugadores. Igual, si te ponés con unos morlacos se convierten en paty de cancha y te las podés comer con tus amigos. Mariana De Melo es ideal si te gustan grandes y quemaditos; si no tenés problema en comer carne de cebú siliconada, entonces masticate la brasuka.

Belen Francese

La Gran Francese es ideal cuando venís con mucho hambre y querés mucha carne. Evitá mirarle mucho la trucha y disfrutá de la bola de nalga.

Si querés comerte algo barato, pedí una hamburguesa Nazarena, que viene con el queso de Agostini y es carne de gato, pero muchos la piden porque todavía tiene restos de frula de Hernán Caire (y si bien no es tan fuerte como la Wanda Nevada, algún efecto te va a hacer). La Vélez viene regalada, pero no tengas miedo de pasar por tacaño al clavarte de dorapa una Naza de dos pesos, porque Huberto tiene millones y le entra a fondo. Pero aunque tu presupuesto sea bajo, no hace falta que comas carne baqueteada. Todos tenemos un gordo amigo que sabe dónde conseguir carne buena y barata, y si le preguntás a la Tota Santillán te va a recomendar que le entres a un sabroso Paty Vives. Fernanda no tiene tanta publicidad, pero hay muy buena relación precio calidad — si venís con hambre te la manducás de una, porque tiene una hermosa figaza para meterle el chorizo. Si te gustan los sandwiches de carne uruguaya, la elección obvia es entrarle a un Chivito Fernández, los medallones de Claudia son amplios y tostaditos (pero pedile que no te lo envuelvan, porque el papel viene contaminado). A veces también pasa que tenés tanto hambre que la calidad importa menos que la cantidad y querés mucha carne, que rebalse por todos lados como una milanga de La Farola. En ese caso, pedite una Gran Francese, elaborada con una exquisita bola de nalga y viene muy pero muy abundante, vas a quedar re satisfecho (mientras no le mires la trucha a Belén muy de cerca). Si no tenés mucho hambre y Victoria VanucciNazarena Velezestás buscando una minuta tipo gourmet, entrale a una Vanucci Burger, la hamburguesa es bien magra (apta para dietas) y si bien es chiquita lo bueno es que viene con la figaza abierta como pidiendo que la llenen con una buena morcilla. El lomo de Vanucci es otro corte de carne que valía dos mangos hace un par de años pero desde que salió recomendada en la tapa de una revista para epicúreos se puso carísima y ahora sólo la preparan para que se la morfen los directivos de Canal 9. Si no tenés un mango pero sos futbolista y sabés mover la pelota, te podés comer absolutamente gratis una hamburguesa botinera, viene en dos variedades. La hamburguesa Dutrá viene de una churrascaría de Brasil (con lo cual la picada puede venir mezclada con carne de cebú) pero a paty regalado no se le miran las siliconas (igual, tené cuidado de no tragar los pedazos encapsulados, son más duros que la carne de Moria). Si te querés masticar una botinera pero de carne argentina premium, entonces tenés que probar el Paty De Melo, te va a sorprender la calidad de la nalga misionera, firme y sabrosa. El secreto del sabor de los patys de Mariana es que vienen bien tostaditos y además son los únicos que incluyen un delicioso pete de postre. ¿Con semejante menú, qué te vas a servir?

Informe Notiblog: ¿Qué quieren las mujeres?

Monica Antonopulos

Lo primero que tenés que hacer si querés entrarle al griego ojete de Mónica Antonópulos es sacarte el traje, y tampoco te “produzcas” mucho para el primer encuentro. Sos patova? Lamentamos comunicarte que sacaste músculos al pedo.

Qué quieren las mujeres? Alguno seguramente va a decir “un buen zodape“, pero si bien tiene cierta verdad en un sentido profundo, la respuesta es demasiado simplista. La pregunta es en realidad compleja, tanto que no pudo ser resuelta ni por Freud, cuyas teorías podrás o no suscribir pero como detective de la psiquis el doctor vienés es dificil de superar. “A pesar de mis treinta años de investigación de la psiquis femenina”, escribió un perplejo Sigmund, “la pregunta que no he podido responder es qué quieren las mujeres“. Por eso el objetivo de este informe de Notiblog no será bucear en las profundidades del misterio femenino, sino algo más simple: escuchar lo que las propias chichis dicen que quieren, mientras disfrutamos unas buenas fotos de cada una. Mónica Antonópulos es un bombón que hace honor a la tradición griega de fina elaboración de confituras y abre el juego de opiniones la rechazando a los flacos que se visten muy formales.. “Odio a los hombres con traje” dice Mónica con una furia propia de los dioses del Olimpo helénico, “me molestan los que se visten muy elegantes para la ocasión”. Otra cosa que le cae mal y no la podemos culpar son “los hombres que se miran al espejo en el gimnasio y usan remeras ajustadas”. Coincidimos que esa tribu es insufrible, esos pibes que hacen dos flexiones mirándose al espejo para ver la cara de fuerza que ponen (como si estuvieran cagando después de comer medio kilo de queso de rallar) y luego largan al suelo la mancuerna para examinar cuánto creció el músculo. “Estos suelen ser los mismos chicos que después los ves usando anteojos de sol de noche, no existen”, agrega Mónica con disgusto. El mensaje de la griega es claro: patovas abstenerse, especialmente esos que, pasados de anabólicos, se violentan y salen a pegar a cualquiera porque se hicieron las 7 de la matina y no ganaron nada luego de exhibir los bíceps toda la noche.

Mariana Demelo

Mariana De Melo parece haber nacido para vivir en bolas y con los tacos puestos, es una combinación curiosamente efectiva para esta morocha misionera a la que le cae mal los tipos sucios o desaliñados que no entienden las sutilezas románticas.

Pero si vos sos de los que gustan de vestir con la elegancia que da un buen traje, no desesperes, hay muchas minas a las que le cabe esa onda. Como Mariana de Melo por ejemplo, que dice que no tolera los mal vestidos, “esos que andan con shorts y remera por la calle”. Respetable opinión, pero curiosa en realidad, porque en el clima subtropical de su Misiones natal la única vestimenta lógica para la mayor parte del año es precisamente remera y short (o bermudas), porque el calor te derrite el cerebro. De Melo también aborrece a “los hombres que no se cuidan y andan sucios”, y nuevamente con el calor de Misiones más te vale ducharte tres veces por día o vas a empezar a oler fuerte. A la ex mucama también le cae mal “la poca caballerosidad y los hombres poco románticos”, algo igualmente entendible. Parece que algunos se confunden y aplican en el levante cosas propias de la intimidad — una cosa es que preguntes “te gusta que te haga la cola no, turrita?” en la cama, y otra muy distinta es que lo digas a plena luz del día, y ahí es donde cae mal (además, si entrás con esa frase matadora, estás comunicando que no tenés intención real de llegar a nada con ella, que no tenés chance). Pero no es difícil expresar la mejor vena romántica viendo a Mariana — si no la sentís, por lo menos fingila, porque el premio de acceso a ese lomazo de morocha misionera sin dudas lo vale.

Karina Olga Jelinek

Karina Olga Jelinek haciendo lo que mejor le sale, abrirse de piernas. Karina dice que le gustan los hombres de “labios carnosos”, porque carnosos son los suyos: aún en esta foto reducida, se percibe claramente un pico que empuja la bombacha: son los labios que tratan de abrirse paso. Expandí la foto y sacá tu conclusión.

Como para jugar con el contraste, insertamos ahora a la brillante Karina Jelinek (te la imaginás en el diván con Freud, que trata de saber qué quieren las mujeres, y ella que contesta las preguntas diciendo “eso doctor, se lo dejo a su criterio”). Dicen que a caballo regalado no se le miran los dientes, pero Karina Olga insiste en que para tener chance con ella hay que tener el comedor bien amueblado. “Me gusta que los hombres tengan los dientes perfectos”, dice la genial cordobesa, porque “si no tienen los dientes bien blanquitos y lindos, no hay beso.” Otra cosa que la incomoda son los trabajólicos, porque segun dice “no me gusta que sean muy fanáticos de su trabajo, eso me pone loca.” Esto parece ser un error de Olguita, porque si el pibe no labura fuerte tampoco va a tener el billetón al que todas las famosas aspiran (salvo que sea un estilo Huber Roviralta, que no labura y tiene los millones de la Su). Jelinek dice que “el slip no me gusta, el boxer es más sexy”, una opinión compartida por la mayoría de las mujeres —la única que se banca los tipos con slip es Marge Simpson, pero Homero no es un buen ejemplo porque el tipo está dibujado). A Olga tampoco le caben los zapatos (habla del calzado, no los giles) ya que “las zapatillas son mucho más cancheras”. Lo que sí le cabe es “que me manden muchos mensajitos de texto y que tengan los labios bien carnosos.” Suponemos que la cordobesa va a premiar labios carnosos con acceso libre a los suyos, así que si sos trompudo esta vuelta estás de para bienes.

Ximena Capristo

Ximena Capristo tiene gustos bastante sofisticados para una mina a la que le dicen “La Negra” y tiene prominentes tatuajes —seguramente el apodo se refiere a su tono de piel y no a su sentido estético. Si sos un rolinga que usa lienzos chupines y camperas de cuero con profusión de cierres, Ximena promete cortarte el rostro. Metros abstenerse: si te depilás, no vas a ver dónde se depiló ella, por pelotudo.

Más de uno podría clasificar a Ximena Capristo como una mina de barrio, o inclusive directamente como una “grasa”, pero la Negra sorprende con gustos sofisticados. “No puedo ver a los hombres con pantalones chupines ni con slips, y además odio los mocasines y las chombas”, dice con buen criterio, y completa baneando “las botas texanas y las camperas de cuero con muchos cierres”. Otra cosa que la Negra rechaza son los pibes con onda “metro”, esos que “están más tiempo que yo en la peluquería o que se hagan las manos” (mirá vos, debe haber hecho una excepción para ‘manos de manicura’ Sofovich entonces). Ximena se depila completa, pero odia a los hombres que hacen lo mismo. “Les resta mucho que se depilen el cuerpo y que tengan barba.” Esto incluye a todos esos que se depilan y se justifican con amigos usando excusas supuestamente deportivas, dicen que hacen ciclismo o natación y alegan que no pueden tener pelos en las piernas porque le restan preciosos segundos — no se la cree nadie.

Wanda Nara

La autoproclamada virgen Wanda Nara se entretiene en una calesita, y a juzgar por el tamaño del caballo que monta, está esperando perder el virgo con un zodape de un tamaño gigantesco. No se banca los ‘formales’ que usan camisas, zapatos o trajes, ni tampoco a los reos tatuados o con aritos (aunque vos le llames ‘arete’).

Para agregar diversidad a esta investigación informal sobre qué quieren las mujeres (al menos lo que quieren a la hora de elegir con quién estar) es importante incluir la opinión de una auténtica virgen, una mujer sin experiencia con hombres, para ver cómo funciona la mente de una verdadera doncella. “No me gustan los tipos que usan accesorios como cadenas, anillos, pulseras porque me dan la sensación de que son gays”, dice Wanda Nara, y uno se pregunta qué le importa si el pibe se la come o no si total ella supuestamente no tuvo relaciones sexuales con nadie. Wandita se suma a la larga lista de chicas que rechazan los calzoncillos chicos y ajustados “prefiero que usen boxers, el slip no va.” Nuevamente, curioso que tenga preferencia por la ropa interior masculina cuando se supone que no curtió con nadie — Nara querida, qué camelera que sos. “Tampoco me gusta que se arreglen mucho, no queda bien que se pongan camisas o zapatos”. Otra interesante la apreciación de Wanda, cuando lo que se dice en Sunset es que decenas de pibes con camisa y zapatos se pusieron con la tarifa y no hubo problema alguno. A Nara tampoco le caben los muy reos, “no me van los tatuajes ni los aritos ni los muy formales” según dice, con lo cual hay que encontrar el justo medio… o encontrar el billete adecuado, como el que tiene El Diez.

Fernanda Vives

Otra que profesa aversión a los hombres de traje es Fernandita Vives, que tampoco se banca los pibes que usan zunga en la playa. No la culpes: imaginate al dogor Tota Santillán en traje o en zunga y vas a entender porqué les tiene fobia.

En lo que parece una tendencia sorprendente, a Fernanda Vives tampoco le gusta “el hombre que se viste de traje”. Y uno pensaba que para las chicas con oficio no había mejor avistamiento que un grupo de trajeados, como esos grupos “corporativos” que caen en los distintos boliches del Disneylandia para adultos de Recoleta. “La zunga en la playa y las medias de colores no van”, dice Vives y acá no hay sorpresa, porque seguramente la norma la puso pensando en la Tota Santillán (imaginate el gordo tirapedos con la zunga, lamentable). Fernandita dice que “los aritos en la lengua me dan cosita” y que mejor los pibes afeitados porque “la barba me da alergia” (lagarch por suerte no le da alergia). No sabemos bien con quién (además de la Tota) estuvo Fernanda, pero debe haber estado por los mismos lugares que la Negra Capristo ya que dice que “el hombre no se tiene que depilar”, otro requisito muy razonable, al igual que no usar anteojos de sol de noche, lo que considera “una huevada”. El candidato para Vives “además tiene que tener todos los dientes”, un pedido que nos deja con la duda de en qué tipo de lugares se mueve (o se la mueven) que tiene que enfatizar este tema. De todas maneras, mientras tengas los dientes de adelante como para sonreír, creemos que va a estar todo bien con Fer, así que no te preocupes si te faltan un par de molares.

El Mundial del Sexo en Alemania

Aguante Argentina!

El verdadero Mundial de la FIFA en Alemania tiene que ver con pelotas de cuero, pero no se juega al fúbol. Es un mundial donde también importa el estado atlético y hay que ‘anotar’. Es el Mundial del Sexo, La Copa FIFE, donde 40.000 putas importadas de Europa del Este vienen a ‘jugar’ con los hinchas del mundo.

La pelota en la puerta de la concha, como corresponde

Qué buena idea sería que las porristas tengan este uniforme a partir de ahora, les queda pintado.

Notiblog le hace el aguante a la Selección, y por supuesto lo hace a su manera, esta vez con informes y fotos de varios notiblogueros que viven en España y se hicieron el viajecito a Leipzig (gracias al Cholo por este material exclusivo!). Por eso vamos a entregarles hoy esta turra que es parte de la impresionante infraestructura del sexo que se armó en Alemania, que prácticamente ya es un mundial paralelo, el verdadero Mundial FIFA, un mundial del sexo. La prostitución en Alemania es tan legal como jugar al fútbol, así que los que tienen la suerte (léase la plata) como para ir a Europa a ver el mundial, tienen el ‘bonus’ adicional de disfrutar de toneladas de profesionales del sexo como la que presentamos hoy en exclusiva. Las chicas tienen que mimetizarse con Porristas argentinas, que divinas!la clientela que por supuesto vino a alentar su equipo, así que mejor manera de congraciarse con la afición de cada país que vistiendo los colores de esa selección. En este caso, vemos a la trabajadora vestida (pintada en realidad) con los gloriosos colores de la Selección Argentina, con el escudo de la AFA directamente impreso sobre la carne, como corresponde. Ver el escudo de la AFA sobre la carne de esta atorra es un poco como esos sellos azules de frigorífico que le ponen a las reses de vaca y a veces se ven cuando uno prepara el asadito, típico en la entraña o el vacío (y viste, no siempre hay guita para tira de asado papi, compramos lo que se puede).

Las carnes marcadas con los simbolos de la Seleccion

Ver el escudo de la AFA en la carne de esta atorranta nos recuerda a esos sellos azules que aparecen en la carne cuando estás por ponerla en la parrilla. Esta nena también está para comerla, con la marca de la AFA y todo. Aguante Argentina!

Una atorranta pintada con los colores de la seleccion

Esta turrita aceptó ponerse en bolas y pintarse el uniforme de la Selección Nacional, para alentar al equipo argentino, el mejor del mundo más allá de goles.

En Alemania armaron el Mundial del Sexo, y como todo lo que hacen los alemanes, esta muy pensado. Sabían que los grandes contingentes de hinchas van a salir de la cancha calientes, recalientes. Están los que salen enloquecidos por la victoria y quieren festejar con una puta, y están los que salen violentados por el fracaso de su equipo y quieren disminuir el nivel de frustración garchando un gato —si el gato que se garchan es del país que les gano en el fútbol, mejor, es como una revancha. Los alemanes entonces se dieron cuenta que estas hordas embravecidas no iban a ir a un hotel como corresponde, y menos con la guita que cuesta en euros, sino que iban a querer que le tiren la goma ahí mismo en la calle, o quizás clavarla directamente contra un árbol. La escena clásica de este Mundial del Sexo, verdadero Porrista Desnuda especialista en manejo de pelotasMundial FIFA, la proveen los hinchas que vacunan prostis contra un árbol cualquiera, con el gorrito tipo arlequín en la cabeza, la camiseta de su equipo y la panza llena de cerveza. Hay variaciones nacionales, los hooligans ingleses agregan un poco (o bastante) gin adentro de las latas de cerveza, los rusos agregan vodka, pero todos alquilan los servicios de Gomas contra el césped sintéticolas atorrantas. Para solucionar este problemita del sexo callejero, en distintas ciudades como pro ejemplo en Dortmund, los alemanes pusieron sex huts, las carpas del amor que trajeron importadas de Amsterdam (por supuesto, en qué otro lugar van a inventar los prostíbulos rodantes).

Porrista Argentina como debe ser! Aguante Argentina!

En Alemania la infraestructura del Mundial del FIFE es tan impresionante como el de la Copa del Mundo: pusieron unas carpas del sexo cerca de los estadios, para que los hinchas puedan festejar los triunfos cogiendo, o tomarse la revancha con alguna nena por los fracasos de su equipo. Un verdadero show paralelo al fútbol.

Porrista Argentina desnuda y pintada

Te animás a hacerle partido a esta turrita? El problema es que este gato se deja hacer toda clase de goles, por adelante y por atrás. Para gritarle “Tocámela y abrite!”.

Para que se den una idea de la dimensión que tiene este verdadero Mundial del FIFE, los alemanes calculan que unas 40.000 (cuarenta mil!) prostitutas se trasladaron desde Europa del Este hacia Alemania para hacerse el agosto —el junio en realidad— con todos los fans que sea que el equipo gane o pierda, van a estar calientes. Esta cifra no incluye a las argentinas, no vamos a hacer nombres pero ya todos saben, que también salieron corriendo para Alemania con cualquier excusa. Además, mas de un billetudo que pudo ir a Alemania seguramente aprovecha para escapar de ‘la patrona’, o de la novia, y coger carne fresca en Alemania, en ese sentido es un poco como el Porrista Argentina, concha sobre pelotaefecto Bariloche porque en Alemania quien te va a ver. Y el Mundial provee la excusa perfecta para borrarse del país por un tiempo “no mi amor, como vas a estar celosa, voy con los chicos a ver fútbol, anda a saber si voy a tener otra oportunidad de ver a esta selección”. Las carpitas del sexo están muy convenientemente dotadas de un snack bar y por supuesto máquinas que venden forros y lubricantes. Nuestra propuesta es que la pintura sobre la carne desnuda sea el uniforme oficial de todas las porristas argentinas a partir de este maravilloso ejemplo.