Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Natalia y Julieta Prandi, bebotas

Natalia y Julieta Prandi

Atenderá los dos teléfonos Julieta Prandi? En esta nueva entrega de duplas deseables, presentamos a su hermana también modelo Natalia Prandi (foto de abajo). El parecido es muy grande, las dos tienen una cara y “aire” muy parecido .

Natalia y Julieta Prandi

Natalia Prandi saca cola y dice que “en materia de sexo, la situación lleva a adoptar tal o cual posición” La rubia cree en la vieja ley que dice que “posición obliga”.

Natalia Prandi es, adivinaste, la hermana de Julieta Prandi. Las dos están bárbaras, las dos son modelos, las dos son rubias, las dos son parecidas – las queremos a las dos juntas en la cama ya. Así como viene, como pinta, sin pensarlo mucho, vamos que está cantado que tienen que terminar las dos juntas tocándose para vos. “Por suerte no me pasó nunca que alguien se acercara para estar con las dos juntas” dice Natalia como sorprendida de semejante ocurrencia, “tendría que ser alguien muy desubicado”. Justamente Nati, para “desubicados” tenés toda la audiencia de Notiblog, tipos zarpados si los hay. “Quizás alguien lo pensó, pero nunca vino nadie con semejante propuesta, ” insiste incrédula la Prandi número dos. Para eso estamos Natalia, para hacerte la propuesta (y quizás la cola también) por primera vez. En serio, de qué planeta vienen Natalia y Julieta que “nunca vino nadie con semejante propuesta”? Natalia y Julieta PrandiSi es verdad que estas dos hermanitas rubias nunca recibieron una propuesta (y un pijazo) conjunto, como género masculino estamos peor de lo que pensábamos. Será que nadie se animó, nadie tuvo las pilas, ni borracho? Fíjense que si bien Natalia se hace la distraída con el tema del duplete con su hermana, da un par de consejos que tienen sentido. “Yo lo que le recomiendo a esos flacos que van a bailar y ven a una modelo es que se la jueguen”, aconseja la hermana de Julieta Prandi, “porque si se quedan parados ni siquiera van a tener una oportunidad.” Tal cual, no te quedés con la japi parada, tenés que aprovechar la oportunidad, como cuando te levantás a la matina y tenés el garrote matinal, colocala como viene aunque la nena duerma. No encares para el baño a echarte el meo ese que Natalia y Julieta Prandite disuelve una erección que le pertenece a tu mina, es de ella y se la tenés que dar. Y vas a contar con la aprobación de Natalia en esto, porque a pesar de hacerse la boluda respecto de la fiestita con la hermana (ponele que la hizo, vos pensás que lo va a decir así toda tranquila en una revista, “si, nos comimos la fiesta varias veces con mi hermana”), dice estar en contra del sexo rutinario y ser cultora del sexo espontáneo.

Natalia y Julieta Prandi

Natalia Prandi tiene un lejos que realmente parece la hermana, en estas fotos realmente no hay mucha diferencia, salvo que tengas muy estudiada a la bebota Prandi. La fantasía con dos hermanas es un clásico de todos los tiempos.

Natalia y Julieta Prandi

Nuevamente una aire y una pose que hace difícil saber quién es quién. No hace falta que lo sepas si te llevaras las dos a la cama.

En materia de sexo, es la situación te lleva a adoptar tal o cual posición” dice Natalia y hay que hacer sonar un fuerte ‘Chan!’, porque lo que nosotros leemos en esa declaración es que posición obliga. En la revista donde lo dijo eso sale poniendo el culo para la foto… “posición obliga”, listo. No hay que pensar, hay que actuar. Primero el garrotazo por el orto, después en todo caso viene el comentario, o en su caso la queja si ante un tiroteo “espontáneo” ella no lubricó bien y quedó ardida. “No tengo un librito que lo repito todas las veces, a mi me gusta que el instante me vaya marcando el ritmo y aprovechar eso al máximo” confirma la rubia, a quien en esto apoyamos a fondo, porque como dice ella misma “las mejores veces se dan así”. Es obvio que habla por experiencia, que en las mejores veces se la deben haber dado así. Te habrás Natalia y Julieta Prandidado cuenta que con las cosas que contó terminó contradiciendo el concepto de “desubicado” para la propuesta del triplete con su hermana Julieta, porque si seguís la ley del momento, si dejás que “el instante vaya marcando el ritmo”, bueno, las hermanitas tienen que terminar chupándose las blondas cajetas entre ellas, en esos días de invierno donde les escaseaban las garchas, o esa vuelta en la casa de Pinamar cuando no había suficiente agua para hacer duchas individuales y bueno, tuvieron que ducharse juntas. Las mujeres se miran la ropa, la cara, las piernas, se comparan los Natalia y Julieta Prandiojetes, el tamaño de las tetas, la forma de los pezones, se miran si la otra se depiló toda o se dejó señalizada la pista de aterrizaje… en algún momento a una de las hermanas se les tiene que haber cruzado por la cabeza pegarle un lengüetazo al papo de la otra, aunque mas no sea para ver qué gusto tiene (atención paleteros, vendría bien hacer una degustación y chupar las dos cajetas para comparar los sabores).

Natalia y Julieta Prandi

En este caso es la original bebota Julieta Prandi que a simple vista le saca ventaja a su hermana Natalia, que parece una mala imitación del concepto ‘prandi’.

Natalia y Julieta Prandi

La rubia bebota auténtica en su bebotoide explendor. Muy rica mina, pero por supuesto dos son siempre mejor que una.

S i son hermanas, cómo se van a masturbar siempre solitas y por separado? Eso iría contra la sabiduría del Martín Fierro. Dónde quedó señores el genuino espíritu de cooperación, de “darle una mano” a su hermana? Una buena manera de ir armando el trío podría generarse de la manera clásica, cuando viene uno a levantarla porque la confunde con la hermana. “Me confunden muchísimo con mi hermana”, cuenta la rubia réplica de la bebota original, “tenemos un parecido importante y siempre las cosas más locas pasan cuando se me acerca alguien pensando que soy Julieta y les digo que soy su hermana Natalia.” Y ella que creía que “nunca les había pasado que las encararan para a la cama a las dos”, seguramente más de uno de los que “se confundieron” estaban haciendo el verso para ver si calzaba el menage a trois. Natalia está muy agradecida a Julieta por haberla ayudado cuando vino de Chile, donde estuvo cuatro años laburando como modelo. “En Argentina Julieta me ayudo muchísimo, me Natalia y Julieta Prandiabrió mucho las puertas”. Por lo visto, no lo suficiente porque según dicen las hermanitas, no hubo trifecta todavía. Dice que algo fundamental para poder salir con una modelo es dejar de lado los celos. “En esta profesión donde tenés que hacer sesiones de fotos con un flaco, estar abrazada en ropa interior, así que no podes estar con un tipo celoso”, dice la modelo de la agencia Multitalent, la misma que también representa a su hermana. “Imaginate que si es un pibe que no soporta esas cosas no podría salir con él.” La bebota clonada sigue incentivando a la muchachada para que se anime y arranque la fiesta. “Los chicos la verdad se intimidan a la hora de encarar, lo que les pasa es que se piensan que una se la cree mil, que es una soberbia y que automáticamente los va a rechazar”, cuenta Natalia pero aclara que “nada que ver, eso está todo en la cabeza del pibe”. Así es Nati, está todo en la cabeza. No, esa no bebé, le erraste como por un metro al norte.