Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Mariquena Cornejo la quiere bien grandota

Mariquena Cornejo

Mariquena Cornejo quiere facturar para poder seguirle el tren a su prima de Jéssica Cirio. “Quiero cambiar de clase social” dice con candor puteril, “pensá que estoy mucho tiempo con mi prima, vamos a los mismos lugares y ella creció mucho económicamente… por muchos factores.” Y la rubia se tiene fe porque dice que en su cuerpo tiene los genes de Jéssica Cirio. “Tenemos la cola parecida y muchos genes en común porque Jéssica es mi prima hermana y más allá de la cola las dos somos muy talentosas.” El problema es que Cornejo quiere tener el mismo nivel de vida pero no no está dispuesta a romperse el culo como hizo su prima. “Es que no me gusta que me controlen en la cama y me den vuelta como quieran” explica la rubia, “por eso cuando me piden la cola los bicicleteo, les digo “la próxima vez”, porque sino quieren siempre.” Así mucho no vas a facturar, cornejo!

Mariquena Cornejo topless

Mariquena Cornejo necesita “por lo menos 15 centímetros” porque “el tamaño importa, sino prefiero usar juguetes.”

Para tener chance con Mariquena Cornejo necesitás tener dos bultos bien grandes en el pantalón: uno en la bragueta y otro en el bolsillo, porque la rubia quiere trozas grandes y billeteras llenas. “Si tenés una bananita Dolca así nomás no me alcanza” advierte Mariquena mientras pela tetas como preparándose para una turca que te va a costar caro. “Yo quiero ganar mucho dinero, porque pensá que paso mucho tiempo con mi prima” dice refieriéndose a Jéssica Cirio, “vamos a los mismos lugares, tenemos las mismas amigas y es un nivel de vida caro. Jessi pasó de vivir en Lanús a contar billetes con maquinita y yo estoy lista para cambiar de clase social.” Y pibes que le financien el ascenso social no van Mariquena Cornejo desnudaa faltar porque ese culo es de marca. “Mi cola heredó la genética familiar aunque no lo suficiente para competir con mi prima, porque te digo que viví con ella en Carlos Paz y Jessi tiene la cola mucho más grande que la mía.” Pero también cuesta más caro, y por eso si no tenés las conexiones y el dinero para llegar a Cirio, tenela en cuenta a Mariquena Corjeno que es flor de substituta. “Es que Jéssica y yo somos bastante parecidas” explica la rubia para cerrar la venta, “y ojo que más allá de la cola o las lolas, las dos somos muy talentosas.” Y sí, sabés con qué habilidad la come? “Me gusta untarla con helado de limón y champagne” confiesa la rubia pero advierte que para que se tome el helado el palito “tiene que ser de 15 cm para mariquena cornejoarriba, porque si me venís con una cosa chica no va. El tamaño importa, y las que dicen que no mienten para quedar bien con el pibe.” Y cuando algún pibe no tuvo suficiente carne para meterle en la empanada, Mariquena probó con rellenos vegetarianos pero no le gustaron. “Usar frutas o verduras no me calienta y con penes de mazapán no probé nunca” explica Mariquena, “así que prefiero usar juguetes sexuales.” Y ahí es donde se puede poner peligroso.

Mariquena Cornejo

Mariquena Cornejo pone la cola que según dice tiene similitudes con la de su prima Jéssica Cirio. “Creeme porque la cola a mi prima se la conozco de memoria porque vivimos juntas unos meses en Carlos Paz” explica la rubia dando envidia por haber visto el mortal orto de Cirio en vivo y directo tantos meses, “las colas son parecidas, pero la de Jessi es mucho más grande así que en tamaño no puedo competir.” Y el tamaño es algo que a esta rubia le importa mucho. “Las que dicen que el tamaño no importa mienten para quedar bien”, sentencia Cornejo, “yo necesito por lo menos 15 centímetros porque si no no va, si tenés una bananita Dolca así nomás no sirve.”

Mariquena Cornejo

Avisen: a la prima de Jéssica Cirio le gusta dominar en la cama e inclusive coger a los pibes que se quedan cortos con un cinturonga. Peligrosa.

Ala prima de Jéssica Cirio le encanta usar juguetes sexuales en la cama cuando el pibe “queda corto”, y ahí se puede poner muy complicado porque a algún infortunado Cornejo le puede romper el orto y no solamente con la tarifa. “Me animo a penetrar tipos con un cinturonga porque está bueno usar juguetes y dominar en el sexo” amenaza Cornejo, “en la cama me gusta disfrazarme de policía, esposar al pibe y tener el control de la situación.” Quizás sea por eso que no se le acercan muchos pibes, una situación que pone en peligro el plan de la rubia de “hacer mucho dinero” y cambiar de clase social. “No me encaran mucho” dice Mariquena Cornejo preocupada, “es como que me mariquena cornejo en tetastienen miedo o los intimido un poco, para mí deben tener un problema de arranque porque se acostumbraron a las mujeres que los buscan y van al frente.” Pero resulta que la que no va al frente es la rubia, porque aún encarando como el mejor y teniendo bien abultados el calzoncillo y la billetera no hay garantía de que la prima de Cirio vaya a entregar el pavito. “Conozco el fervor de los hombres por la cola, todos quieren eso, es un bajón” dice la rubia, “por mariquena cornejo pone la colaeso con el tema de la cola yo soy de las que bicicletea, les digo “hoy no, la próxima” porque si no siempre quieren.” Es una gran injusticia: la nena está dispuesta a romper el orto de algún pibe con un cinturonga pero “bicicletea” el acceso al propio. “Lo que pasa que no me gusta que me manejen como quieren, por eso les hago la bicicleta con el tema de la cola” dice la rubia sin saber que con esa actitud nunca va a facturar al nivel de su prima, “yo sé que en la cama los ritmos los manejamos los dos, pero a mí me gusta tener el mando, no quiero que me den vuelta. Sexualmente lo que busco es tener piel porque soy muy pasional, me gustan los hombres fogosos.”

Mariquena CornejoMariquena CornejoMariquena Cornejo

Mariquena Cornejo te quiere hacer la cola

Mariquena Cornejo

Mariquena CornejoMariquena Cornejo saltó a la “fama” diciendo ser la prima de Jésica Cirio, y a vos te saltó viendo esas pochas deliciosas, lo que es un problema porque a la nena no le gusta blandengue. “Con penes de mazapán no probé nunca” dice mientras te mira de cotelé como preguntándose “cómo la tendrá de grande este pibe?”. Y no la podés culpar, porque para llenar ese ojete hace falta algo substancial. “Ojo que si tenés una bananita Dolca así nomás no me alcanza”, aclara Mariquena, “tiene que ser de 15 cm. para arriba como mínimo”. Igual si no llegás con la de carne, mandale plástico que le cabe, pero cuidado porque puede haber represalias. “Me gusta usar juguetes sexuales” admite la rubia, “me animaría a penetrar un hombre con una cinturonga, porque si hay confianza me animo a todo.” Guarda con la rubia que quiere hacerte perder el invicto!

Mariquena Cornejo

Mariquena Cornejo te distrae con esas terribles pochas mientras te mira pensando “cómo le voy a dejar la cola a este pibe.” Nena peligrosa.

AMariquena Cornejo no le preocupa que le comparen el orto con el de su prima Jéssica Cirio y eso que reconoce que pierde en la comparación. “Heredé algo de la genética familiar, pero mi cola no puede competir con la de Jessi” dice con humildad, “y creeme porque la cola de mi prima la conozco de memoria.” Igual mucho no importa lo que diga porque vos estás hipnotizado mirando cómo las cachas de Mariquena se abrazan al caño cromado. Para muchos el supuesto parentesco es un burdo truco que nació porque las dos tienen el mismo representante, un pibe que al hacer guita explotando a estos dos bombones tiene más culo que las dos primas juntas, y eso que el de Cirio es gigante. “La cola se la conozco de memoria porque convivimos tres meses en Carlos Paz” explica la nena, “y te puedo decir que la de Jessi es mucho más grande que la mía.” La mariquena cornejorubia puede reconocer que la prima tiene mejor orto porque en realidad ya no compite. “No digo que Jésica se retiró, pero lo cierto es que dejó de salir sexy en las revistas como hacía antes”, dice Cornejo con la cola contra el caño. “Es verdad que mi prima pasó de vivir al lado de una comisaría en Lanús a contar billetes con maquinita” admite la prima, “pero lo pudo hacer porque… ehhh, por un montón de factores, la verdad creció mucho económicamente.” Y la rubia está dispuesta a romperse el culo laburando igual que Cirio para disfrutar los privilegios de la fama. “Obvio que estoy re lista para cambiar de clase social” dice como la mejor trepadora, “pensá que paso mucho tiempo con mi prima, tenemos las mismas amigas, vamos a los mismos lugares, así Mariquena Cornejoque quiero ganar mucho dinero.” Pero la fama cuesta, y el representante le debe haber cobrado la comisión en especie maltratando ese tremendo orto usando la banana y otras frutas. “Usar alimentos en el sexo no me va, no me calienta” explica Mariquena y puede ser, porque como buen Cornejo le debe gustar más la zanahoria, no en la boca sino en ese culo que parece una juguera. “Lo que sí me gusta hace en la cama es untar un tipo con helado de limón y después tirarle champagne” dice jocosa, pero tené cuidado si la nena con la excusa de chupetear el helado y el champagne te quiere poner de espaldas. “Me gusta usar juguetes sexuales” dice ya como poseída, “y me animaría a penetrar un tipo con un Mariquena Cornejocinturonga, porque me gusta esposar al pibe, tener el control de la situación y por eso me cabe disfrazarme de policía.” Y sería una pena que un dolor en el orto te impidiera cumplirle la fantasía que tiene preparada, la de dársela mientras salen del edificio. “Hacerlo en un ascensor me ratonea mucho, se me cruzan mil ideas de cómo hacerlo” dice la nena peligrosa, “tendríamos que frenar el ascensor, apagar la luz, hacerlo de parado y acabar rápido.”

Mariquena CornejoMariquena Cornejo

Mariquena Cornejo

Mariquena CornejoMariquena Cornejo asegura que era una chica de provincia totalmente inocente y estudiosa hasta que vino a la Capital y la pervirtieron, pobrecita. “Vine a Buenos Aires para estudiar en la universidad”, dice con aire de víctima, “me encanta la Biología Marina, pero siempre me gustó ir a bailar y me venía desde Rojas a las discos de Buenos Aires” cuenta de cómo fue que pasó de querer estudiar conchas marinas a mostrar la propia. Dice que el secreto para conquistarla es que le “hablen bien, que me elogien cosas de mi cuerpo, porque las palabras me calientan.” Y a nosotros tus terribles tetas!

Mariquena Cornejo, prima de Jéssica Cirio

Mariquena Cornejo

Mariquena-cornejo-05Mariquena Cornejo quiere seguir los pasos de su prima Jéssica Cirio ofreciendo la cola para consumo popular. “Jessi es mi prima hermana y somos bastante parecidas”, dice la bebota de 20 años, “pero ojo que más allá de la cola, las dos somos talentosas”. La rubia vino de su Rojas natal para estudiar biología marina, pero después de un tiempo en Baires decidió que en vez de estudiar conchas de mar iba a poner en el candelero la propia. Mariquena se considera liberal y a diferencia de su prima pela tetas sin problema, aunque dice ser “todavía muy chiquita para convertirme en actriz porno.” Invitará a su prima Jésica Cirio cuando haga el video porno?

Mariquena Cornejo

Mariquena Cornejo muestra el orto ya con las medias bajas como para facilitar el ingreso.

La bebota se llama Mariquena García Cornejo y dice que la abundancia carnal que exhibe en las fotos viene de familia. “Comparto genes con Jéssica Cirio” explica la rubia mientras te muestra el orto y mira para atrás como pidiendo aprobación y pija, “Jessi es mi prima hermana y muchos dicen que somos bastante parecidas, tenemos un aire.” Más que un aire lo que comparten es esa divina putez que las impulsa a mostrar el orto en los medios, aún cuando podrían dedicarse a otra cosa, como por Mariquena Cornejoejemplo la ciencia. “Me vine a Buenos Aires hace tres años a estudiar biología marina” dice Mariquena Cornejo y vos tenés ganas de interrumpirla para decirle “mirá vos, yo también soy un estudioso de las conchas, aunque no las marinas” pero preferís analizarle el orto para ver cuánto tiene de su prima. “Ojo que más allá de la cola, Jessi es una chica talentosa, eh?” aclara como para dejar sentado (y con ese orto puede dejar sentado lo que quiera) que las primas no sólo comparten carne sino también cerebro. Pero el interés académico de la rubia por las almejas no pudo contener la picazón de la propia. “Me encanta la biología marina, pero igual desde chica me gustó salir a bailar” explica la rojeña de 20 años, “y me venía de Rojas a las mariquena cornejodiscos de Buenos Aires porque ya tenía intenciones de meterme en el medio artístico”. Claro Mariquena, y nosotros desde que te vimos tuvimos intenciones de metértela en el medio de esas cachas. “Ojo que si tenés una bananita Dolca así nomás no me alcanza” advierte la rubia leyéndote el pensamiento, “porque en lo que respecta al tamaño, conmigo tiene que ser de 15 cm. para arriba.” Y en realidad está siendo modesta: si querés cantarle un Mariquena Cornejotruco a a la cola de esta bebota, más vale que peles el ancho de carne y lo pongas sobre la mesa, no vaya a ser cosa que te quedes corto y Mariquena tenga que pelar la consoletta de espadas. “Cuando estoy de novia sí se me da por usar juguetes sexuales” confiesa Mariquena, “porque con penes de mazapán no pobré nunca”. Y si no querés que la rubia te lastime el ego echando mano de la pija mecánica, decile cosas calientes. “A mí me gusta que me hablen bien, que digan cosas sobre mi cuerpo, porque las palabras sí me calientan.” Abajo, con su prima Jessica Cirio y sobrina.

Mariquena CornejoMariquena Cornejo

Mariquena Cornejo

Mariquena CornejoLa posición “culo al norte” de Mariquena García Cornejo deja claro que la rubia está siempre con hambre, pero en la cama lo único que come es carne en barra. “Es que usar alimentos en el sexo no me va, no me calienta” explica la prima de Jésica Cirio, “ahora lo que soy capaz de hacer es untar un tipo con helado de limón y después tirarle champagne” para después comerse el cucurucho. Una rubia muy golosa y toquetona.

Mariquena CornejoMariquena CornejoMariquena Cornejo

Bajate el video de Mariquena Cornejo o la música en mp3