Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Marina Calabró alta milf, petisa sospechosa

Marina Calabro desnuda

Marina Calabró se saca la ropa y reafirma su vocación de panelista hot. “No soy nada pudorosa, me gusta provocar y no tengo ningún rollo en mostrar el cuerpo” dice la petisa, “quise hacer unas fotos con impacto porque me siento cómoda con mi cuerpo, mis inseguridades no pasan por ahí.” Pero son muchos los que quisieran pasar la japi por ahí, en esas cachas sorprendentemente firmes para una milf de 39 pirulos. “Algunos dicen que tengo la cola hecha” dice con picardía sabiendo que que la muchachada hace cola para hacerle la ídem, “pero en realidad la cola la mantengo en el gimnasio, lo único que me operé son las lolas.” Y qué buena inversión resultaron. “Infama aputaza a la gente, pero me gusta ser la panelista sexy del programa” dice la petisa milf de su papel en tevé, “y no creo que sólo las vedetongas puedan usar vestidos hot.”

Tetas de Marina Calabró

“En octubre de 2010 me hice las lolas” recuerda Marina Calabró, “algunos dicen que tengo la cola hecha, me hacen reír. Si es multiuso la cola no contesto.”

La muchachada le había pedido a gritos que se ponga en bolas y Marina Calabró cumplió sacándose la ropa y si bien escondió lo mejor, la tendencia es positiva: la petisa reconoce que está cada vez más trola. “Infama aputaza a la gente” dice como para justificar su creciente putez, “yo llegué con un saquito, camisita y pollera larga y mirame como estoy hoy!” Con esas tetas que desmienten su tono forzadamente intelectual, la petisa está al rojo vivo. “Creo que hay una estigmatización con que mis vestidos son híper chicos y mi escote gigante” Marina Calabró, panelista MILFargumenta la panelista MILF, “el problema es que muchos esperan que una chica que usa estos vestidos hable como una vedetonga y yo puedo hablar difícil.” Y muchos sospechan que a pesar de la fachada intelectual, la petisa entrega fácil. “Son mis últimos cartuchos, pero tampoco creas que soy una ametralladora, a esta altura más bien son balas de salva” dice para que le entres sin miedo, “tengo 39 años pero no tengo rollo porque me siento cómoda con mi cuerpo y con la exposición que me dió infama los hombres si tiran más lances, el que antes me cruzaba en el pasillo del canal y me decía un piropo ahora directamente me invita a salir. Se animan más porque me ven el escote en el programa y sienten que pueden tirarse un lance sin estar en falta. Pero marina calabró, panelista hot infamano me pidas nombres, no te voy a decir quiénes fueron los que me hicieron propuestas!” Marina no cuenta quiénes fueron los ofertantes, pero revela que el ganador de la licitación por esas tetas es un tipo que sabe negociar. “Estoy saliendo con el director comercial del canal” dice Marina y al toque aclara que no sale con el ejecutivo por la plata. “No soy una come billeteras, me parece que es mejor no mercantilizar las relaciones” aduce la petisa, que además de ser licenciada en Ciencia Política tiene un Marina Calabró, panelista hot de Infamamaestría en Economía, “Ricardo Fort por ejemplo me regaló un Rólex fantástico que compró en Miami pero se lo devolví.” Como panelista de Infama Marina Calabró dejó claro que no tiene pelos en la lengua, y ahora al ponerse en bolas aclara que tampoco tiene pelos en la concha. “La nena me la depilo toda” dice mientras vos te imaginás el des-calabro que armarías en ese papo deforestado, “pero no me hago depilación definitiva porque le tengo idea a la luz pulsada esa porque sé de casos de gente que terminó con quemaduras, la nena la depilo a mano.” Y la petisa MILF también hace justicia por propia mano. “La que dice que no se toca miente” dice Marina sin sonrojarse, “no soy una mina pudorosa, soy de hablar más de sexo que mi hermana y me gusta provocar, por eso me divierte ser la femme fatale en Infama pero tampoco me cuelgo una medalla. No sé si soy una bomba sexual, pero una bombita seguro.”

Marina Calabró, panelista hotMarina Calabro, la MILF de Infama

Marina Calabró tetota hot

Marina Calabró está lejos de la acartonada licenciada de sus primeros tiempos y ella misma reconoce que está más aputosada que la concha de su hermana. “Yo hablo más de sexo que Ileana, ella habla mucho del roce a la mañana pero dime de qué alardeas y te diré de qué careces… casi te diría que yo soy más perra, jaja” confiesa la petisa, que dice toda esta putez empezó cuando conoció al cabezón. “El tema es que uno pasa por Tinelli y para bien o para mal la vida ya nunca más es lo que era” explica Marina, “pero no me quejo, me dió mucha exposición y los hombres se tiran más lances. Y aunque critiquen que mi atuendo no pega con el discurso, me gusta ser una bombita sexual.”

Marina Calabro, tetona InfamaMarina Calabró, panelista MILF de Infama Marina Calabró desnuda

Bajate el video de Marina Calabró
También disponible en 3gp para celular

Marina Calabró, aputonada panelista MILF

Marina Calabró, Infama hot

Es el ataque de la mini milf: Marina Calabró se abre de gambas en la cama y con el pulgar hasta amaga con bajarse la tanga, que es justo lo que le había propuesto el conejo. “Tuve una oferta para ser tapa de Playboy” reconoce la panelista de Infama, “no tengo rollo en mostrarme, no tengo prejuicios, para mí esto es como un juego, puedo mostrar un lado diferente.” Y desde cualquier lado que la mires, las tuneadas tetas o la compacta colita, a sus 38 pirulos Marina está re milf y se hace cargo. “Acepto el título de mamita número uno” dice acortando la distancia de putez que tenía con su hermana Iliana, “es verdad que estoy aputonada.”

Marina Calabro, panelista putona

“Soy una versión bonsai de la vedette argentina” dice Marina orgullosa, “no me molesta mostrarme, hacer estas fotos alimenta mi narcisismo.”

Al principio trató de pasar por periodista seria, escondiendo la pechuga debajo de severos vestidos y la putez detrás de un rebuscado palabrerío, pero finalmente Marina Calabró no aguantó más y se convirtió en la mini milf que vos siempre supiste quería ser. “Es verdad que estoy aputonada” reconoce la petisa, “soy cero prejuicio y no tuve problema en hacer las fotos pero de modelo no tengo nada, lo que me cuesta no es la desnudez sino el arte de poner cara de estar pasándola bien cuando estoy posando toda doblada.” Y se la quiere comer doblada, pero no encuentra carne Marina Calabró muestra la colaporque parece que por la calle los chicos no se le animan. “Me gusta lo que me dicen por la calle, el piropo es un cumplido y me halaga” dice la hermanita de Ileana, “pero cuando voy por la calle no me hacen propuestas, será que todavía doy una onda seria.” Pero la putez es un viaje de ida y Marina acepta con gusto ideas para dar más atorranta. “Cuando empecé en Infama mi perfil era serio, con saquito ajustado o tailleur, pero a Santiago del Moro no le terminaba de convencer y me preguntó si me animaba a mostrar las piernas y acepté” recuerda la petisa, “así ganó visibilidad mi participación como la periodista combativa pero provocadora y sexy… marina calabró en la camafuimos llegando hasta acá y ahora no hay cómo salir, ajaj.” Es que a esta petisa más que salir es para entrarle a pijazos: fijate las bochas turqueras que se puso la milf. “Las lolas me costaron 7.500 dólares” dice como para que sepas que vas a estar frotando la garcha en silicona de calidad, “me las puse para alimentar mi narcisismo porque si bien estoy feliz con mi cuerpo magro, me hubiese gustado medir 1,70 y marina calabró, mini milftener un cuerpo de vedette, pero ahora con las lolas quedé como la versión bonsai de esos mujerones y hoy estoy más cerca del conchero que de un programa político.” Y también estuvo cerca de mostrar la concha, pero El Contra del padre la frenó. “Los de Playboy me hicieron una oferta importante para salir desnuda” confiesa la licenciada, “pero mi papá me dijo ‘¿Cuánto te pagan? Yo te doy el doble para que no lo hagas’, me dió ternura y no pude.” Y mientras los del conejo afilan el lápiz con una nueva oferta, Marina sigue cultivando la onda milf. “Acepto el título de mamita número uno” dice la putificada panelista, “y voy a continuar porque se instaló este look del discurso estructurado y la imagen provocativa y las fotos alimentan mi narcisimo.”

Marina Calabró, panelista de InfamaMarina Calabró, de Fort Night ShowMarina Calabro

Marina Calabró de Infama

Marina Calabró sabe que muchos se sorprenden al ver el lomo que tiene y más todavía que lo muestre con casi 40 pirulos. “Tengo este cuerpo en gran parte por la base genética que se ve tanto en mi mamá como en Iliana” explica la panelista de Infama, “pero ojo que también voy una hora por día tres veces por semana al gimnasio desde hace quince años.” O sea, se rompió el culo para tener ese ojete, y por eso hoy, cuando muchas de su edad ya están arruinadas, la petisa recién empieza a lucirlo. “A muchos les llama la atención que me atreva a mostrarme porque piensan que algunas son ‘vedettes’ o ‘periodistas’ y encasillan a la gente” opina Marina, “pero más allá de las etiquetas yo sigo siendo la misma aunque ahora ande con menos ropa.”

Marina Calabro, milf argentina

Marina CalabróMarina Calabro, panelista de InfamaMarina Calabro de Fort Night Show

Bajate el video de Marina Calabró
También disponible en 3gp para celular