Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Mariana Diarco te enseña sexo putántrico

Mariana Diarco

Mariana Diarco te espera desnuda a excepción de un par de tacos cuyo estilo y cercanía al ojete indican la putez de su dueña. “Cuando me preguntan a qué me dedico, les digo que mi cuerpo es mi empresa” dice la rubia desafiante, “las tetas son chimeneas y mi cola es como un parque industrial.” Y algunos clientes hace años que visitan ese parque de diversiones, como Andrés Calamaro, que se la cogió por primera vez cuando tenía 16 años y ahora volvió a alquilarla para el verano. “Pobre Calamaro, me agarró de menor, pero volvimos a estar juntos este verano” dice la rubia, “me quedé a dormir en su casa casi todos los días durante tres meses, yo le hacía sexo oral mientras él tocaba la guitarra, pero no quiero que titulen ‘Mariana Diarco se la chupaba a Calamaro mientras cantaba’ pero es verdad, pusimos una cama en el estudio.” Aguante el rock and roll, Calamaro toca la guitarra y Marianita la flauta!

Mariana Diarco

Diarco se tuneó las tetas para hacer turcas al por mayor. “Son de solución salina” dice la rubia, “hay 600cm3 cada una, suficientes para un ejército!” Pelotón, a coger maaarch!

La rubia es un avión y la pose lo confirma: con dos tacos que como toberas de propulsión le salen del ojete, Mariana Diarco espera en cuclillas que le des pista para aterrizar justo arriba de tu garcha. “Me gusta ir arriba” dice la pendeja, “es la posición que me da los mejores resultados porque me permite moverme muy bien.” Marianita no corre, vuela, y como buena profesional, Marianita se perfeccionó en el arte de mover el orto. “Muchos creen que en la cama me muevo así sólo por mi experiencia en el sexo” dice la petisa, “pero en realidad es porque estudié danzas árabes.” Y este verano aprendió a tocar la flauta salada con Andrés Calamaro. “Estuve enero y febrero en la casa de Calamaro y yo le hacía sexo oral mientras él cantaba” explica la rubia, “pusimos una cama en el estudio y teníamos mariana diarco pela tetassexo mientras grababa un tema.” Y sí, ser músico es todavía mejor que ser futbolista, y si no fijate si podés hacer que una botinera te la chupe mientras gambeteás para el gol. Imposible. Pero una groupie te puede hacer un pete sin problemas mientras grabás un tema. “No soy groupie y no me acuerdo qué tema cantaba cuando le hacía sexo oral” se ataja Diarco, “además no quiero que pongan ‘Mariana Diarco se la chupaba a Calamaro mientras cantaba Blues de Santa Fe’ por ejemplo.” Pero podemos poner que a Mariana Diarco le gusta que le hagan el orto. “En la cama para mí no hay nada prohibido, puedo llegar a hacer cualquier cosa, no te voy a decir ‘esto es un asco’ porque no tengo tabúes” dice la petisa, “por atrás me dolió un poco la primera vez pero después nunca más tuve problemas con la cola.” Pero vos podés mariana diarcotener problemas de resistencia, porque la pendeja se acostumbró a montar el pingo en largas cabalgatas. “Mi récord fue estar teniendo sexo ocho horas seguidas” dice Marianita jactándose de su prodigiosa putez, “aunque por supuesto que hicimos algunas pausas como para recuperar el aliento.” Es que con lo que le gusta la pija, coger con Mariana Diarco puede ser una cosa de nunca acabar. “Es que aprendí a tener sexo tántrico” explica la rubia, “que consiste en pasar horas sintiendo el mismo nivel de placer pero sin llegar al orgasmo.”

Mariana DiarcoMariana Diarco toplessMariana Diarco

Mariana Diarco

Mariana Diarco se agarra el orto pero no para taparlo sino para indicar que la colectora está abierta al público. “La cola no es un problema para mí, a lo sumo hay que lubricar un poco” dice la rubia, “no tengo tabúes en el sexo.” Y más vale que le creas, porque sigue asegurando que debutó a los 12 años. “No me arrepiento de haberme entregado tan chica” dice la petisa petera, “porque si bien estuve con muchos hombres, les agradezco porque ellos me llevaron a ser la mujer que soy hoy.” Y la mujer que es hoy es bastante petera. “A veces tengo la fantasía de atacar un chico en un ascensor” confiesa Marianita, “y ahí nomás ponerme de rodillas a hacerle sexo oral sin que me lo pida.”

Mariana Diarco

Mariana DiarcoMariana Diarco

Bajate el video de Mariana Diarco

Mariana Diarco quiere leche en las tetas

Mariana Diarco en tetas

Todavía no es la hora de la merienda, pero Mariana Diarco ya está con ganas de tomar la leche y le encanta que se la vuelquen sobre las tetas. “Los pezones me quedaron sumamente sensibles luego de la operación de lolas” dice la cordobesa mientras se tira leche “me encanta como me quedaron y los disfruto mucho.” La otra cosa que disfruta es cambiar el pasopara enloquecer la clientela. “Con algunos me hago la inocente y me dejo dominar, que hagan lo que quieran conmigo sin límites dando placer hasta el final” dice la petisa, “pero cuidado porque de repente entro en una onda salvaje y los hago sufrir para enloquecerlos de deseo hasta que yo quede totalmente satisfecha.”

Mariana Diarco muestra el orto

En el teclado de Diarco una de las teclas más baqueteadas es el asterisco.“Entregué la cola desde chica y nunca me dolió.”

Es un conmovedor llamado a la solidaridad: Mariana Diarco solicita dadores de leche, preferiblemente en mamadera de carne. Y el pedido es urgente, porque la bebota está sedienta y si no consigue algún voluntario va a tener que recurrir a la violencia. “A veces veo un chico y me dan ganas de atacarlo ahí mismo y hacerle sexo oral sin que me lo pida” dice la rubia con desesperación y aclara a los potenciales dadores que no hace falta que la tengan grande, porque a buen hambre no hay mal pan. “Para mí el tamaño no es un problema” Mariana Diarco agarra la pistoladice comprensiva, “en el sexo oral me manejo igual ya sea que tenés una tremenda cosa o un maní, la experiencia es lo que importa.” Y justamente experiencia es lo que le sobra a Mariana, que empezó a coger a los 12 (sí, doce) años y a los 16 (todavía menor) volteaba rockeros como Calamaro o Charly García. “Mucha gente se asusta cuando le digo que debuté a los 12, pero no me arrepiento de haber empezado tan chica porque para mí no hay nada prohibido en el sexo, yo puedo llegar a hacer cualquier cosa en la cama.” Sí, cualquier cosa, porque con ese lomito curvoso pero compacto tiene un bajo centro de gravedad que te permite hacer los dibujos que quieras. Así que si querés clavársela en el orto de parado y hacerla girar como una hélice dale nomás, pero tené en cuenta que el rulemán de carne de la nena está un poco falseado. “Con la cola no tengo ningún problema, al contrario” dice la rubia entusiasmada, “la primera vez era chica y tuve miedo que me mariana diarco toplessdoliera” recuerda la rubia, “pero usé mucha lubricación y desde la inauguración de la colectora nunca tuve problemas.” Igual la pendeja reconoce que un poco de dolor le gusta. “Me encanta que me den unos buenos chirlos en la cola” reconoce Marianita, “también me pone loca que me muerdan el cuello y los pezones pero despacito porque los tengo muy sensibles.” Y Mariana Diarcoel consejo de evitar el tarascón en los patys también sirve para evitar que esos globos te exploten en la cara como una bombita de agua. “En las tetas me puse solución salina” explica Diarco, “por eso tienen ese movimiento natural que gusta tanto, cuando me saco el top en mis shows de strip dance se escucha un “Ooohhh!” arriba del escenario.” Y fuera del escenario también te va a dejar con la boca abierta, porque la nena conoce su negocio. “Mi cuerpo es mi empresa” reconoce la rubia, “mis tetas son usinas y mi cola un parque industrial.” Y como toda buena empresa, el servicio va adaptándose a las necesidades de los clientes. “Estuve con muchos hombres” reconoce la cordobesa, “y gracias a esas experiencias pude llegar a ser la mujer que soy hoy.”

Mariana DiarcoMariana DiarcoMariana DiarcoMariana Diarco

Mariana Diarco

Mariana Diarco dice que su muy temprano debut sexual y su pasado de groupie de rockeros famosos le dió mucha experiencia, pero igual sigue con ganas de aprender trucos nuevos. “En la cama obvio no soy una principiante, los chicos se dan cuenta que tengo experiencia por la manera que me muevo” reconoce la rubia cordobesa, “pero todavía me faltan muchas cosas por descubrir y asombrarme por eso prefiero tipos de 30 para arriba.” Y nadie puede acusarla de no seguir su propio consejo: a los 16 años se comió a Calamaro de 44 y siguió con Charly García y otros músicos que no quiere recordar. “Nunca quise ser groupie de nadie, la vida me llevó a estar con ellos” dice con resignada putez, “pero ahora quiero a los rockeros lejos de mí, ya tuve esa experiencia.” Y la experiencia que quiere tener ahora es una linda partuza. “Aunque no lo crean todavía no probé sexo en grupo” dice la cordobesa, “pero no tengo tabúes ni le hago asco a nada.”

Mariana Diarco entrega el ortoMariana DiarcoMariana DiarcoMariana DiarcoMariana Diarco

Bajate el video hot de Mariana Diarco

Mariana Diarco, empresaria de la carne

Mariana Diarco

Mariana Diarco muestra las terribles tetas que compró para poder completar el servicio que presta con su cuerpo, al que considera su “empresa”. “Me puse lolas porque a pesar de que tengo buena cola, notaba que el combo que ofrecía no estaba del todo completo” dice la cordobesa y agrega que “ojo que el resto es todo mío y encima no hago gym, la cola es totalmente natural.” La cola no la tiene operada por cirujanos, pero está recontra hecha por amateurs. “Al principio me daba miedo por la cola” dice la empresaria cordobesa, “pero por suerte pude superar el dolor usando mucha lubricación y desde entonces listo, nunca un problema.” Una empresaria “modelo”.

Mariana Diarco

A Mariana Diarco le gusta que le adoben bien la colita antes de hacérsela. “Me encantan los chirlos en la cola y las piernas, para mí la cama es el vale todo.” Hacele de todo.

Algunos dicen que Mariana Diarco llegó de puro culo (y viendo la foto de la izquierda razón no les falta), otros como su proctólogo dicen todo lo consiguió rompiéndose el orto, pero para Mariana Diarco la cosa es bien simple. “Mirá, por si no te diste cuenta, mi cuerpo es mi empresa”, revela la rubia con ojos pícaros, “la gerencia está en mi cabeza, las usinas son mis tetas y mi cola es como un parque industrial.” Y a diferencia de otros parques industriales con poco movimiento, el de Diarco está en constante expansión. “No fue fácil al principio” dice la empresaria recordando el día que el parque abrió por primera vez, “pero por suerte pude superar el dolor inicial usando mariana diarcobuena lubricación” agrega la rubia, “fue fantástico porque desde entonces listo, no tuve ningún problema más con la cola”. Y así el parque quedó abierto a la entrada de largos camiones que venían a descargar leche, lo que causó un problema logístico. “A pesar de que tengo buena cola empecé a notar que el combo que ofrecía Mariana Diarco no estaba balanceado” explica la joven empresaria, “por eso me operé las lolas, me puse 600 cm3 en total, y por eso ahora tengo como para abastecer a todo un ejército.” Tuvo que “ahorrar tres años para comprámelas”, dice la caputana de industria, pero por suerte la inversión trajo no sólo más clientes sino inesperadas satisfacciones personales. “Desde que me puse siliconas los pezones me quedaron un mariana diarcopoco más grandes y también el doble de sensibles, y eso es porque no son de siliconas sino que están llenas de solución salina, quedan mucho más natural.” Y a las competidoras no le parece nada natural que Mariana Diarco haya logrado convertirse en una profesional tan acabada sin siquiera haber cumplido la mayoría de edad, pero hay que tener en cuenta que la rubia aprendió a hacer negocios en Estados Unidos y arrancó desde muy chiquita. “Debuté a los 12 años en Estados Unidos y la verdad que no me arrepiento de haber empezado tan chica” dice la precoz empresaria, “porque así aprendí que no hay fronteras en el sexo ni nada prohibido en la cama, yo me animo a hacer cualquier cosa.” Fue esa apertura mental y de cachas la que le permitió unos años Mariana Diarcomás tarde pescar su primer fruto de mar cuando tenía 16 años. “Me comí un Calamaro” dice la rubia de su relación con el rockero y antes de que alguien se confunda acerca de quién sacaba provecho de quien agrega, “pobrecito Calamaro, tuvo sexo con una menor. Me gusta hacerlos sufrir, me gusta enloquecerlos… pero igual no fue tan terrible para él, hay cosas peores.” La nena dice que a pesar de que “Calamaro era muy bueno en la cama”, prefirió dejarlo para evitar que se le contaminara la empresa porque “hay que cuidarse mucho con los músicos en lo que respecta al sexo, son los principales transmisores de pestes, con ellos te podés agarrar cualquier cosa, una venérea o lo que sea.” Llevate esta res al matadero, acordate que la petisa es “empresaria de la carne”!

Mariana Diarco

Mariana DiarcoMariana Diarco reconoce haber estado “con muchos hombres” entre los que se cuentan Calamaro y Charly García, pero a pesar de haber pasado por el partuzero mundo del rock, dice que todavía no se comió la fiesta. “No probé el sexo en grupo”, dice la rubia, “y no es que tenga tabúes, sino que lo dejo para más adelante, cuando me sienta más cómoda”. Y si estás pensando que la petisa (mide un metro cincuenta y nueve) evita la grupal para que no la terminen de partir al medio, parece que es al revés: son los pibes los que corren peligro. “Me gusta hacerlos sufrir, no dejo que me toquen y yo los toco más de lo esperan para enloquecerlos”, dice con toque de perversión y da la estocada “cuidado porque puedo pasar de la dominadita inocente a la versión salvaje, tengo las dos facetas.” Sí, y también dos terribles tetas!

Mariana Diarco

Bajate el video de Mariana Diarco