Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Mariana Diarco, empresaria de la carne

Mariana Diarco

Mariana Diarco muestra las terribles tetas que compró para poder completar el servicio que presta con su cuerpo, al que considera su “empresa”. “Me puse lolas porque a pesar de que tengo buena cola, notaba que el combo que ofrecía no estaba del todo completo” dice la cordobesa y agrega que “ojo que el resto es todo mío y encima no hago gym, la cola es totalmente natural.” La cola no la tiene operada por cirujanos, pero está recontra hecha por amateurs. “Al principio me daba miedo por la cola” dice la empresaria cordobesa, “pero por suerte pude superar el dolor usando mucha lubricación y desde entonces listo, nunca un problema.” Una empresaria “modelo”.

Mariana Diarco

A Mariana Diarco le gusta que le adoben bien la colita antes de hacérsela. “Me encantan los chirlos en la cola y las piernas, para mí la cama es el vale todo.” Hacele de todo.

Algunos dicen que Mariana Diarco llegó de puro culo (y viendo la foto de la izquierda razón no les falta), otros como su proctólogo dicen todo lo consiguió rompiéndose el orto, pero para Mariana Diarco la cosa es bien simple. “Mirá, por si no te diste cuenta, mi cuerpo es mi empresa”, revela la rubia con ojos pícaros, “la gerencia está en mi cabeza, las usinas son mis tetas y mi cola es como un parque industrial.” Y a diferencia de otros parques industriales con poco movimiento, el de Diarco está en constante expansión. “No fue fácil al principio” dice la empresaria recordando el día que el parque abrió por primera vez, “pero por suerte pude superar el dolor inicial usando mariana diarcobuena lubricación” agrega la rubia, “fue fantástico porque desde entonces listo, no tuve ningún problema más con la cola”. Y así el parque quedó abierto a la entrada de largos camiones que venían a descargar leche, lo que causó un problema logístico. “A pesar de que tengo buena cola empecé a notar que el combo que ofrecía Mariana Diarco no estaba balanceado” explica la joven empresaria, “por eso me operé las lolas, me puse 600 cm3 en total, y por eso ahora tengo como para abastecer a todo un ejército.” Tuvo que “ahorrar tres años para comprámelas”, dice la caputana de industria, pero por suerte la inversión trajo no sólo más clientes sino inesperadas satisfacciones personales. “Desde que me puse siliconas los pezones me quedaron un mariana diarcopoco más grandes y también el doble de sensibles, y eso es porque no son de siliconas sino que están llenas de solución salina, quedan mucho más natural.” Y a las competidoras no le parece nada natural que Mariana Diarco haya logrado convertirse en una profesional tan acabada sin siquiera haber cumplido la mayoría de edad, pero hay que tener en cuenta que la rubia aprendió a hacer negocios en Estados Unidos y arrancó desde muy chiquita. “Debuté a los 12 años en Estados Unidos y la verdad que no me arrepiento de haber empezado tan chica” dice la precoz empresaria, “porque así aprendí que no hay fronteras en el sexo ni nada prohibido en la cama, yo me animo a hacer cualquier cosa.” Fue esa apertura mental y de cachas la que le permitió unos años Mariana Diarcomás tarde pescar su primer fruto de mar cuando tenía 16 años. “Me comí un Calamaro” dice la rubia de su relación con el rockero y antes de que alguien se confunda acerca de quién sacaba provecho de quien agrega, “pobrecito Calamaro, tuvo sexo con una menor. Me gusta hacerlos sufrir, me gusta enloquecerlos… pero igual no fue tan terrible para él, hay cosas peores.” La nena dice que a pesar de que “Calamaro era muy bueno en la cama”, prefirió dejarlo para evitar que se le contaminara la empresa porque “hay que cuidarse mucho con los músicos en lo que respecta al sexo, son los principales transmisores de pestes, con ellos te podés agarrar cualquier cosa, una venérea o lo que sea.” Llevate esta res al matadero, acordate que la petisa es “empresaria de la carne”!

Mariana Diarco

Mariana DiarcoMariana Diarco reconoce haber estado “con muchos hombres” entre los que se cuentan Calamaro y Charly García, pero a pesar de haber pasado por el partuzero mundo del rock, dice que todavía no se comió la fiesta. “No probé el sexo en grupo”, dice la rubia, “y no es que tenga tabúes, sino que lo dejo para más adelante, cuando me sienta más cómoda”. Y si estás pensando que la petisa (mide un metro cincuenta y nueve) evita la grupal para que no la terminen de partir al medio, parece que es al revés: son los pibes los que corren peligro. “Me gusta hacerlos sufrir, no dejo que me toquen y yo los toco más de lo esperan para enloquecerlos”, dice con toque de perversión y da la estocada “cuidado porque puedo pasar de la dominadita inocente a la versión salvaje, tengo las dos facetas.” Sí, y también dos terribles tetas!

Mariana Diarco

Bajate el video de Mariana Diarco

Mariana Diarco pela terribles tetas

Mariana Diarco

Mariana Diarco muestra las tetas que dice son suficientes para “alimentar un ejército” y confiesa que estuvo “con muchos hombres, todos fueron importantes porque me llevaron a ser la mujer que soy hoy.” O sea, una pendeja de 19 años tan viciosa del sexo que empezó a jugar con el muñeco cuando otras de su edad jugaban con muñecas. “Debuté a los 12 años” confiesa y hace una pausa para que digieras la info, “y no me arrepiento de haberme entregado tan chica, porque para mí no hay fronteras en el sexo ni nada prohibido en la cama, puedo llegar a hacer cualquier cosa.” Una fantasía? “Me gustaría atacar un chico que me guste en un ascensor, hacerle sexo oral sin que me lo pida.” Perdón, vos a qué piso vas?

Mariana Diarco

Cuando sus amiguitas jugaban con muñecas de plástico, Mariana Diarco ya jugaba con el muñeco de carne. Entregó el papo a los 12 años y no se arrepiente.

Mariana Diarco es una chica acostumbrada a reaccionar cuando las cosas se ponen duras, sean pijas o situaciones. Así que cuando sintió que le soplaban la nuca y no era un cliente sino la competencia por el cartel, el yiro salió de gira. “Me decidí y estoy viajando mucho con mis shows de stripdance por todo el país” dice la cordobesa de su esfuerzo por aumentar su visibilidad y la tarifa en todo el territorio nacional y agrega que “ojo que en los shows no llego a quedar toda desnuda, pero igual es un éxito porque tengo muy buena onda con el público”. Y si no queda toda desnuda porqué van los chicos a verla te preguntás? Si te fijás bien en las fotos de Mariana Diarco vas a encontrar dos voluminosas razones de Mariana Diarcoexactamente 300cm3 cada una. “En las tetas me puse 600cm3 en total” explica la rubia como si fuera una promotora de autopartes en Turismo Carretera, “ojo que no son de siliconas sino que están llenas de solución salina, tuve que ahorrar tres años y las terminé de pagar en cuotas.” Le quedaron fantásticas, pero se equivocó al pagar tanta plata porque vos se las podrías haber llenado de leche y totalmente gratis. “Lo bueno de la solución salina es que te quedan bien redondas, con buen movimiento y un look natural” sigue contando la petisa de 1.59 de altura, diez menos que el 69 que le harían los que van al show a ver cómo arde en el risco la cola de este gato siamés. “A los muchachos parece que les gusta el show, especialmente cuando quedo con poca mariana diarcoropa o me saco el top… ahí se escucha un ‘uhhh’ arriba del escenario”, dice la pendeja de 19 años contenta al ver que la inversión le salió tan redonda como los pechos que le hizo el doctor que tanto quiere. “El doctor que me hizo las lolas me dejó divina” dice y uno se imagina que el galeno debe haber aprovechado y por el mismo precio le debe haber hecho la cola también mientras todavía duraba la anestesia, pero ella lo niega. “El resto es todo mío, la cola es natural y no voy al gym, lo que hago es bailar mucho.” Y ahí no miente, deben ser impresionantes los “bailes” que le pegan después del show los afortunados que consiguen entrada para verla en el show privado, como su último novio. “Me levantó en un mariana diarcoboliche donde hacía una presentación y se animó a cantarme un tema, tuvo mucha actitud” recuerda la mini stripper, “pero después lo sorprendí yo, le hice un strip tease y lo dejé con la boca abierta… aunque no hizo falta que yo lo pervierta”. Que dónde se sacan las entradas para la función privada, preguntás? “Mi representante es mi hermana, ella negocia todo y Javier (Medina, un ex Gran Hermano 5) no se pone celoso porque él tiene sus shows privados”. Pero si pensaste que a la nena le iba a alcanzar con calentar en shows públicos y cobrar su merecido en privados te equivocaste, porque Mariana Diarco esperaba que los nuevos globos le rindieran muchas más pijas. “Estrené las tetas mariana diarcohace unos meses pero cojo menos, no lo puedo creer” se queja la nena viciosa, “es increíble, pero en el 2009 vengo mal, no sé qué les pasa a los hombres, me parece que me tienen miedo.” Quizás sea que al agregar 600cm3 de cilindrada la petisa se volvió menos maniobrable? “Me puse lolas porque antes no me veía armónica” razona la cordobesa en voz alta para encontrar respuestas ante la falta de pijas, “porque a pesar de que tengo buena cola notaba que el combo que ofrecía Mariana Diarco no estaba del todo completo, por eso me las operé… y ahora tengo lolas como para alimentar a todo un ejército.”

Mariana DiarcoMariana DiarcoMariana Diarco

Mariana Diarco

Mariana Diarco pone la cola para la foto con la confianza que le da el tenerla ya bien entrenada. “Con la cola tuve miedo al principio” dice la pendeja recordando la primera vez que el plomero le destapó el upite con la sopapa de carne, “pero por suerte superé el dolor inicial usando buena lubricación”. Pero no te molestes en llevar vaselina porque ya ni la necesita. “Y desde entonces listo, no tuve ningún problema más con la cola.” Y cuando le estires la escarapela de cuero, comele el cogote que le encanta. “Me gusta que me muerdan el cuello y que me den chirlos en la cola y las piernas, para mí vale todo en la cama”. Alta pendeja y muy viciosa.

Mariana DiarcoMariana Diarco

Mariana Diarco muestra pechos y piercing

Mariana Diarco

Mariana Diarco se puso tetas y corrió a hacer las fotos desnuda para que vos la veas en toda su dulce turrez. “Soy de dar placer hasta el final, hasta el último momento, tanto que a veces me olvido de mí”. La bebota de 19 años confiesa que entrega la cola cuando se la piden. “Es que yo entrego todo si estoy cómoda” y quizás por una cuestión de “comodidad” no busca pijas grandes. “No quiero tremenda cosa ni un maní tampoco”, dice y se lleva el dedo a la cola como para medir, “el tamaño para mi no es problema”.

Mariana Diarco

Mariana Diarco pela pochas y confirma que viene probando la pija desde los 12 años. Ojo al piercing en paty izquierdo.

Fijate qué contenta está Mariana Diarco de mostrarte sus nuevas tetas, te mira como diciendo “ahora sí te voy a sacar todo el zuco que tenés, papirri”. La nena se decidió a reforzar su delantera para asegurarse que los chicos le den toda la masa que demandan sus calientes 19 años. “Es que hay veces que me quedo con las ganas” explica preocupada la pendeja, “así que tengo que asegurarme que voy a poder agarrarlos otra vuelta hasta quedar contenta”. Y cuidado porque dejarla conforme puede ser un poquito más complicado de lo que aparece a primera vista, porque la bebota en la Mariana Diarcocama juega al límite. “Me gusta hacerlos sufrir”, explica la nena peligrosa, “no dejo que me toque y yo los toco más de lo que esperan, freno y vuelvo a arrancar para enloquecerlos… sabiendo hasta dónde por supuesto, para no quedarme sin el pan y sin la torta.” Y lo que se dice “la torta” todavía nada (a pesar de lo que sugieren las fotos de Mariana Diarco con Vanesa Carbone). “Todavía no probé la fiesta en grupo”, confiesa la nena “lo dejo para cuando me sienta más cómoda, pero ojo que no tengo tabúes, no voy a decir ‘esto es un asco’ ni nada de eso”. Y la nena será sub-20, pero el nivel de putez es como de la selección mayor, porque le gustan cosas como “los chirlos en las piernas y la cola” y que le “muerdan el cuello”. Por eso, sacá la bestia asesina, cazala de la melenita de oro, estampala contra la pared y probá entre las cachas a ver dónde entra —Mariana Diarco no sería raro que se deslice deliciosamente en la deliciosa colita de la nena, porque la tiene recontra hecha. “Con la cola tuve miedo al principio, pero superé el dolor inicial con buena lubricación” explica de cómo le descorcharon el ojete, “y desde entonces listo, nunca más un problema”. Y es probable que con el ojete tan hecho, Mariana Diarco haya buscado hacerse las gomas para restablecer la proporción con el ojete ensanchado a fuerza de tantos visitantes. “Estuve con muchos hombres”, admite la bebota sub-20 “y todos fueron importantes porque me llevaron a ser la mujer que soy hoy”. Y guarda que la experiencia sexual de la nena es mucho más que lo que indican sus 19 años y su metro cincuenta y nueve de estatura. “Es que debuté a los 12 años en mariana diarcoEstados Unidos” y antes de que puedas preguntar si a esa edad sabía lo que hacía, Diarco aclara que “no me arrepiento de haberme entregado tan chica, porque para mi no hay fronteras en el sexo, no hay nada prohibido en la cama, puedo llegar a cualquier cosa mientras esté todo bien”. Experiencia le sobra, pero todavía no pudo hacerlo en “en una playa en el medio de la arena donde se vea todo pero que no haya nadie” y si querés enloquecer a esta bebota de pecho, dejala que se monte arriba tuyo, porque “es la posición que más me gusta y me da los mejores resultados”. Mariana Diarco dice que su estilo sexual varía, porque “a veces me hago la dominadita inocente y otras saco la versión salvaje”. Debe ser según cuál de los dos timbres aprietes, probá tu suerte!

Mariana Diarco

Mariana Diarco te mira fijo y se mete mano en la empanada porque no puede esperar a que la toques. La ahora sospechosa bebota tiene un prontuario sexual que compite con las más “profesionales” del medio, pero dice que “todavía me faltan cosas por descubrir y asombrarme, por eso busco tipos de 30 para arriba.” Habla en serio: a los 16 se comió a Andrés Calamaro de 44.