Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Mariana Diarco transparenta tremendo tajo

Mariana Diarco, transparenta concha

Cola de Mariana DiarcoMariana Diarco juega con el contraste entre el pelo de la piel de zorro y su zorra perfectamente depilada: fijate la carnosidad del papo que saluda detrás de la tanga esperando conocer algún visitante nuevo. “Me fascina el hombre creativo y más si quiere invitarme a salir” revela la petisa, “no hay una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión.” Siguiendo su propio consejo, Marianita impresiona con portentosas tetas y devastador ojete. “Estoy conforme con todo mi cuerpo por igual”, dice con modestia desmentida por la putez de su pose, “pero los hombres lo que más me elogian son mis curvas.” Y también elogian su actitud, porque Diarco se entrega donde pinte. “Tuve relaciones en varios lugares” dice con obviedad tan grande como su orto, “pero tengo pendiente hacerlo en un barco en medio del océano al mejor estilo Titanic.”

Tetas de Mariana Diarco

“Mis lolas tienen 600cm3 en total” dice llamando a los amigos de las turcas y el motocross por igual, “son de solución salina, muy natural al tacto.”

Si andás con frío y ganas de comerte algo rico, Marianita Diarco tiene la solución: una empanada deliciosa, apenas escondida detrás de la transparencia de una tanguita con unos labios que suplican por cabalgar arriba tuyo. “Es la posición que más me gusta” explica la nena, “porque es la que me da los mejores resultados, pero después obvio que podemos ir cambiando para ir variando.” De todas las variantes, una que la vuelve loca es en cuatro bien perra. “Me encanta cuando vienen por atrás y me muerdan el cuello” dice con esa boquita viciosa que la caracteriza, Mariana Diarco, ojete infernal“también me gusta cuando me dan chirlos en la cola y las piernas, eso me pone salvaje y lista para lo que sea, en la cama para mí vale todo.” Y a la hora de promocionarse también vale todo, como demostró con su intento de entrar a Bailando por un Sueño. “Un día me cayó la idea de hacer un topless en el obelisco para hacer campaña, me dijeron que no lo haga pero yo me mandé igual” recuerda Diarco, “hasta mandé hacer la pancarta con tinta reflectiva porque pensaba quedarme toda la noche, pero terminé presa.” Es que ver ese terrible ojete y esas tetas a plena luz del día fue demasiado. “Me puse casi en bolas entre la gente y pronto se mariana diarco gateandoconvirtió en un piquete explosivo” dice de su peculiar protesta, “fue un juego divertido, un quilombo divino, pero los autos terminaron cortando la 9 de Julio y me terminó sacando la policía.” Pero con ese ojete está para no sacársela nunca, y más que la nena en la cama la tiene muy clara. “No soy una principiante, estuve con muchos hombres y todos me enseñaron algo para ser lo que soy hoy” dice Topless Mariana Diarcocon confianza profesional, “debuté a los 12 años y no me arrepiento de haberme entregado tan chica porque para mí no hay fronteras en el sexo, puedo llegar a hacer cualquier cosa mientras esté todo bien.” Y obvio que con la cola está todo más que bien, porque esa escarapela de cuero ya está bien curtida. “Superé el dolor inicial usando buena lubricación” dice como si fuera una propaganda de vaselina, “y desde entonces no tuve ningún problema con el sexo anal, para mí no hay nada prohibido en la cama.” Pero si querés tener chance, asegurate de mirarle la cara y no sólo las tetas y el orto, porque ahí está la clave. “Con una buena mirada te digo todo” ofrece como tip de levante, “lo demás después pasa solo.”

Mariana Diarco hotMariana Diarco entrega la cola

Mariana Diarco en la cama

Concha Mariana DiarcoDesnudarme es un juego divertido, pero igual a veces me pongo nerviosa al estar en bolas entre tanta gente” comenta Marianita apoyando una teta contra la piel de zorro, “desde que me operé, mis pezones están el doble de sensibles y también un poco más grandes.” Pero por suerte el rosquete si bien también se agrandó, está menos sensible. “Con la cola superé el dolor inicial con buena lubricación” insiste la petisa, “y desde entonces nunca más tuve problema.” Y no es sólo experta en abrir la colectora al tránsito, a Diarco le entran por todos los caminos. “Los chicos creen que me muevo así solo por experiencia, pero también me ayuda haber estudiado danza árabe” dice como para no quedar tan trola, “en la cama me quedan cosas por descubrir porque no tengo tabúes ni le hago asco a nada, juego a la dominadita inocente, pero cuidado porque también saco la versión salvaje.”

mariana diarco en cuatro

mariana diarco topless callejeromariana diarco en el obelisco

tetas mariana diarcopapocam mariana diarco

Bajate el video de Mariana Diarco
También disponible en 3gp para celular

Mariana Diarco, petisa porrista pela patys

Mariana Diarco muestra la cola

A Mariana Diarco todos la tenían como vedette pero después del video donde buscaba desesperada una tuca, ahora la petisa también se asume como porrista y dice que tanto el incidente como el novio están totalmente superados. “Después de lo que pasé voy a seleccionar mucho mejor mi próxima pareja, va a tener que pasar por una prueba de fuego importante” asegura Marianita, “volví a vivir sola y estoy muy bien, entré en una etapa más egoista donde quiero crecer laboralmente y disfrutar todo lo que se me viene.” Y lo que se viene son dardos de carne en barra que buscan dar en el blanco que tiene por ojete, ese que reconoce entrega sin dramas. “La primera vez superé el dolor con buena lubricación” explica la petisa, “y después nunca más un problema, para mí en el sexo no hay tabúes.”

Tetas de Mariana Diarco

“Al operarme se agrandaron los pezones” informa Diarco, “y por suerte quedaron mucho más sensibles.” Sale una turca!

Esa pinta de pendeja atorranta ya es un clásico, ese pelar tetas de cotelé y mirar para comprobar cómo te vuela la peluca, que es lo que la motiva para hacer las fotos. “Yo amo hacer esto” dice Mariana Diarco con una sonrisita picarona, “me encanta sentir las miradas, ver lo que provoco, vivo para eso.” Y algunos casi se mueren por eso, porque la advertencia “no apto para cardíacos” es real cuando se trata de Diarco. “Me gustan los jovatos porque te guían bien, aprendés un montón, pero más de una vez me pasó mariana diarco, nena porristade temer que les agarre un infarto” dice recordando experiencias que casi logran que el título de bebota asesina deje de ser una metáfora, “sentía que las pulsaciones aumentaban mal, el corazón ya se le salía y no podía respirar… me asusté y le dije que pare, pero me dijo que no y siguió dándole, yo pensaba que se moría.” Y sería una buena manera de despedirse, pero Marianita es golosa y no quiere que el flaco de polera se le muera tan rápido. “Me gusta enloquecer al hombre dando placer hasta el último momento pero tengo que ir regulando porque no me gusta quedarme con las ganas” explica la petisa petera, “me encanta dar sexo oral sin que me lo pidan, pero a veces tengo que frenar un poco para que dure más y yo pueda mariana diarco, petisa peteraquedar contenta. Con los pendejos a veces tengo que tomar el control y obligarlos a que sigan hasta que quede satisfecha porque quieren todo al toque y no se dan cuenta cuando algo no te gusta.” Pero dejar conforme a Marianita no es difícil, basta conocer sus puntos débiles. “Me gusta mucho que empiecen mordiéndome el cuello, esa zona es muy sensible igual que los pezones, que quedaron el doble de sensibles desde que me agregué lolas” revela la petisa, “después unos chirlos en la cola y listo, entrego lo que quieras porque para mí en la cama no hay nada prohibido. Y la cola con buena lubricación no hay problema, mientras los dos estemos cómodos para mí en el sexo no hay fronteras ni tabúes, en la cama vale todo.”

Mariana DiarcoMariana Diarco en tetasMariana Diarco

Mariana Diarco, porrista

“Estuve con muchos hombres” confiesa Mariana para sorpresa de nadie, “pero no me arrepiento porque de todos aprendí mucho y me llevaron a ser la mujer que soy hoy.” O sea, re trola. “Debuté sexualmente a los 12 años y no me arrepiento” dice desafiante, “vivía en Estados Unidos que tiene una cultura más abierta y aprendí a experimentar y no hacerle asco a nada, en la cama no tengo límites.” Y con esa filosofía volteó pajaritos y salmones (a los 16 ya se comía a Calamaro) pero asegura que todavía no hizo partuza. “Me falta probar la fiesta en grupo o con otras chicas” dice la pendeja porrista, “pero no tendría problemas, porque de nada digo ‘qué asco’, mientras me sienta cómoda estoy abierta a todo.” Como una fiesta con Pamela Pombo, que a juzgar por las fotos de abajo celebraron con torta.

mariana diarco, hermosa colita mariana diarco con pamela pombomariana diarco come la cola de pamela pombomariana diarco y pam pombo mariana diarco saca culomariana diarco

Bajate el video de Mariana Diarco
También disponible en 3gp para celular

Mariana Diarco entrega el pan dulce

Mariana Diarco, leche en la cola

Mariana Diarco pezonea en la camaA juzgar por la espumita en el orto parece que Mariana Diarco ya empezó con los festejos, porque la rubia tuvo un año difícil y quiere despedirlo de la mejor manera: mostrando el orto. “Este año me pasó de todo pero estas fotos me dieron una alegría porque bajé cuatro kilos y estoy divina, no?” dice posando para la cámara, “Las fotos me dieron una alegría, me acuerdo la primera producción que hice a los 17 cuando era menor y ahora todavía tengo la misma cola redondita!” Y vos tenés las mismas ganas de comer ese pan dulce, que por suerte no es tan difícil. “No tengo un prototipo físico de hombre, si me gusta tu forma de ser no hace falta que seas lindo” asegura Mariana y los que vieron al “Dipy” saben que no miente. “Tampoco me importa el tamaño” aclara la rubia, “ni una tremenda cosa ni un maní, algo normal está bien, para mí siempre es más importante la experiencia.”

las tetas de mariana diarco

Me operé para verme más armónica” dice Diarco de sus airbags turqueros, “tengo lolas para alimentar a todo un ejército.” ¡Pasen de a uno!

De entrada no pensaste que era un lechazo —porque nadie puede haberle echado tanta cantidad y tener tan mala puntería— pero después cuando seguís hacia abajo el blanco rastro de la espumita y ves cómo chorrea sobre ese impresionante ojete te das cuenta que es posible y más cuando la dueña es Mariana Diarco. “Me gusta que me muerdan el cuello” dice la rubia, “me gusta que me den chirlos en las piernas y sobre todo en la cola.” Es que Mariana viene a entregarte ese mariana diarco desnuda en la cocinapavito de regalo y quedar com penetrada por el espíritu navideño. “Con una buena lubricación no me duele” explica como para que vos abandones esa timidez y al mejor estilo Papá Noel le tires los perros, el trineo y hasta le metas algún juguete en el orto para que la nena tenga su nochebuena. “Yo con el sexo anal no tengo ningún problema, para mí no hay fronteras en el sexo” dice la rubia por si no entendiste, “para mí no hay nada prohibido, en la cama soy de dar placer hasta el último momento, tanto que me olvido de mí y a veces me quedo con las ganas.” Y para asegurarse que esa colita tenga su merecido, Marianita a veces cambia la tónica. “Ojo porque tengo dos mariana diarco en tetasfacetas” avisa la rubia, “con algunos juego a la nena inocente y sumisa, pero de repente saco la versión salvaje y ahí los agarro y obligo a que se queden hasta que yo quede contenta.” Y vos también vas a quedar contento, porque a pesar de la pinta de pendeja, en la cama Diarco puede dar cátedra. “En la cama no soy una principiante, debuté a los 12 y salí con Calamaro a los 16″ asegura la rubia, “además estudié danzas árabes y eso se nota en la cama. Cuando estoy salvaje me gusta controlar la cosa y no dejarme tocar para hacerte sufrir, te toco más de lo que esperás, me freno y después de una pausa vuelvo a arrancar hasta que enloquezcas. Pero igual me faltan cosas por descubrir y quiero asombrarme… por eso prefiero tipos que tengan de 30 para arriba.”

mariana diarco toplessmariana diarco topless

mariana diarco desnuda en la cama

la tanga de mariana diarcoMariana Diarco te espera en la cama y a juzgar por los globos, parece que esta noche hay fiesta. “No sé si se dieron cuenta que mis pezones están más grandes” dice con carita entre picarona y viciosa, “se estiraron por la solución salina, son 600 centímetros cúbicos en cada lola y están el doble de sensibles.” O sea, las turcas le re caben, pero su verdadera debilidad son los petes. “Una de mis fantasías es atacar algún chico que me guste en un ascensor” confiesa Diarco, “bajarle los pantalones y hacerle sexo oral sin que me lo pida.” Y de ahí en más olvidate, es tuya para lo que quieras. “La situación te va llevando y ahí se define qué cosas se pueden hacer, porque mientras los dos estemos de acuerdo vale todo” explica Marianita, “es que yo si me siento cómoda entrego todo.”

el pezón de mariana diarcola bombacha de mariana diarco el pubis de mariana diarcoel orto de mariana diarco

Bajate el video de Mariana Diarco
También disponible en 3gp para celular