Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Mariana de Melo con el caño entre las piernas

Mariana De Melo

Las curvas de la Yamaha no pueden competir con las de Mariana de Melo, que rompe todo en una sesión de fotos bien fierrera. Los cantos de Mariana parecen también más duros que el propio metal de la moto, y la mirada de la morocha derrite el pavimento. La verdadera máquina de la foto, queda claro, es la morocha.

Mariana De Melo

De colección Mariana De Melo y su impresionante figura que está para echarle fierros mucho más pesados que la Yamaha. Divina la misionera, infernal!

M ariana de Melo es una morocha que rompe todo, inclusive las probabilidades. Las leyes de la estadística parecen no aplicarse a esta espectacular morocha: que posibilidad tenía ella, una mucama misionera de 23 años, de ser famosa y convertirse en estrella apenas meses más tarde? Y sin embargo eso es exactamente lo que sucedió. Mariana es realmente una especie de Cenicienta moderna, una mujer tocada por la varita (lástima claro, que todavía no pudiste tocarla con la tuya). Decir que tuvo mucho culo para llegar donde está es obvio (mirá en las fotos esas curvas impresionantes que contrastan con el metal de la moto y esos gluteos que parecen rellenos de goma espuma) pero realmente tiene suerte. Miles y miles de mujeres chatean en Internet con pibes que pueden ser más o menos deseables, pero Marianita se da el lujo de chatear nada menos que con Ronaldinho, el jugador brasuka que está levantando euros con pala el Europa y por los billetes nomás figura entre los solteros más codiciados del mundo. “Ronaldinho me dice que a veces no puede dormir pensando en mi”, dice Mariana con humildad, sin cancherear a pesar de la “proeza”. Parece sacado de un culebrón que nunca salió al aire porque el argumento era poco creíble: un ex favelero convertido en multimillonario por el fútbol y una ex mucama convertida en artista famosa por sus cantos, se enamoran Mariana De Melovia chat. De tener las patas en la tierra pasaron a la fama y a la interacción cibernética por cortesía de la hermana de Mariana. “Nos conocimos porque una hermana mía vive en Barcelona. Ella lo conoció, le habló de mí, le mandó algunas fotos, el le pidió mi mail y así comenzamos a chatear”, cuenta Mariana y agrega que “chateamos seguido y no para de mandarme piropos. Además me invitó a viajar a España para conocerlo”. Mariana no quería que se supiera de su chat con Ronaldinho, pero su (ex?) amiga Belen Francese no pudo guardar el secreto y empezo a contarlo por los chimentosos ambientes faranduleros. “Me enojé porque son cosas privadas mías, y ella no tiene porqué hablar de mis cosas. Si yo no las cuento no entiendo porqué las tiene que contar ella”, dijo Mariana enojada. Cabe preguntarse porqué la misionera se enojó, si todo el mundo sabe que las vedettes tradicionalmente usan sus romances para tener prensa. Una de las razones por las cuales De Melo habría preferido que la relación quedara en secreto es que Mariana De Meloaparentemente, la morocha le envió al brasuka mucho más que texto en esos chats, lo que explicaría el entusiasmo de Ronaldinho con una mujer que nunca conoció en persona. A juzgar por la fuertísima reacción que tuvo De Melo cuando le sacaron el tema, parece que la misionera en realidad hace video chat y bien hot con el brasuka. “Dicen que hay videos de lo que vos haces en los chats con Ronaldinho”, le disparó un dogor en el programa La TV Show, y la morocha sin saber bien qué contestar se levantó y se fue intempestivamente del estudio. Ahora se entiende un poco más porqué Ronaldinho le dice que hay noches que no puede dormir pensando en la misionera. Esa camarita debe arder con escenas de alto voltaje, especialmente por el incentivo económico que hay para una mujer en “enganchar” al futbolista: el chat ese puede ser la llave para lograr millones de euros. La vida de Mariana de Melo es tan increíble como el lomazo que tiene, va a protagonizar este verano una obra con Gerardo Sofovich cuyo título le calza justo: Pobres pero casi Honestas.

Mariana De Melo

Mariana De Melo desnuda como una bestia salvaje que parece encontrada en la selva misionera. La boquita matadora, las curvas, el pezón que asoma detrás del brazo, todo suma en favor de la morocha más autóctona de la Argentina.

Mariana De Melo

Mariana De Melo con el caño entre las piernas, tal cual como venías pensando. Un bombón de Misiones, la tierra de la yerba mate. La boquita que tiene seguramente no la hizo chupando la bombilla del mate.

Si una de tus fantasías favoritas es la de “la mucamita”, con Mariana de Melo estás de para bienes. Conocés la historia: hace apenas tres años atrás, Mariana de Melo era mucama. Pensalo un poco: ese minón que ves en la moto podrías haber contratado por horas para que te limpie la casa y quizás hacer la de “la mucamita” pero en serio. Imaginate que le calzás el uniforme con el delantalito, la minifalda, y el plumerito en la mano con ese lomazo infernal que tiene que haber estado igual o más fuerte que hoy, más joven (ahora tiene 26) y con la carne todavía más dura. El dicho asegura que las mujeres en trabajos menores o poco respetados en algún momento cometen un error, como la legendaria “costurerita que dió el mal paso”, pero esta mucamita viene pisando fuerte desde que dejó esa tarea. “Desde los 8 hasta los 23 años trabajé como mucama”, dice Mariana y uno piensa lo que debe haber sido para los dueños de casa encontrarse con esta máquina sexual limpiando en la casa. “Obviamente cuando trabajaba de mucama me llevaba mucho mejor con el patrón que con la señora”. Imaginate lo que debe haber visto para el “patrón” el primer día que cae Mariana de Melo a limpiar como Mariana De Melonueva mucama, el tipo abre por ejemplo la puerta del baño y la encuentra agachada limpiando la banera con CIF. Seguramente “el patrón” debe haber tenido ganas de llenar a Mariana de un líquido de apariencia similar al propio limpiador, y cepillarla a fondo hasta que la bomba misionera quede toda pulidita por dentro. Es que no es para menos, la misma morocha que desde estas fotos te provoca un escalofrío de que te recorre la espalda como un colectivo y te la deja parada al llegar a la última parada: imaginate la misma morocha que ves posando con la Yamaha, te aparece en tu casa de culo refregando la bañera, y cuando todavía no te recuperás de ver esa cola mortal, Marianita se da vuelta y mirándote Mariana De Melocon esa carita te dice “Ah, que tal. Soy Mariana, la nueva mucama. Querés usar el baño?”. No debe haber habido un solo “patrón” que no haya querido cepillar a esta mucama, y si tenemos en cuenta que De Melo reconoce que se llevaba bien con los patrones, varios deben haber tenido la hermosa suerte de contar con un ‘servicio doméstico’ realmente completito. Primero el culo y luego la cara: dos golpes mortales para un knockout seguro. Porque De Melo tiene una combinación enloquecedora: esa carita de morocha pícara, con ojos rasgados al estilo indio que revelan la pasión telúrica, el pelo negro azabache como crin de caballo que se presta para que lo uses como rienda cuando la montes, y esa boca comilona con labios que parecen haber alcanzado su torneada perfección en incontables petes.

Mariana de Melo, la Cenicienta petera

Mariana de Melo

Si sos un catador de morochas (y tenés que serlo si sos argentino de verdad), vas a apreciar la autóctona sensualidad de Mariana de Melo en estas fotos. “Yo sé que seduzco con mi boca”, dice la ex mucama misionera y coincidimos totalmente.

Mariana de Melo

Mariana de Melo en todo su esplendor de morocha real y bien argentina. Atención con el pezón, que asoma de perfil.

Si te gustan las morochas, seguramente te va a caer más que bien Mariana de Melo, que con su carita, lomazo e historia, está entre las más autenticas que vas a encontrar. Las morochas tienen varias cosas a favor, y como dirían los fanáticos, la primera ventaja es que no son boludas como se supone son las rubias (claro que existen excepciones, como Karina Jelinek, que no es exactamente lo brillante). Es como pregunta el chiste “Qué gana una rubia si se tiñe de morocha? Respuesta: inteligencia artificial”. Para los conocedores de morochas, Mariana de Melo es un caso especial porque es una representante pura de la categoría, es casi un arquetipo. Mariana deja muy bien paradas a las morochas (y a los morochos también, aunque por razones diferentes) porque es un representante de lo mejor y mas autóctono que tiene la Argentina. Si tuviéramos que elegir una mujer para representar la mujer auténticamente argenta, con un sentido federal y sin europeísmos inaplicables, la señorita de Melo emergería ganadora sin mucho problema. Es la morocha telúrica, la ninfa argentina nacida de las entrañas de la gloriosa tierra de nuestro país, y lo respalda con una historia de vida que sería difícil de creer hasta para las fantasiosas tramas de una telenovela. El bomboncito este que ves en las fotos (qué boquita por favor — obviamente que cuando se pone el habano en la boca es apenas un substituto temporáneo hasta que vos le pongas lo que realmente le cabe) salió “de la nada”: Mariana de Meloera una de las tantas chicas que trabajan como empleadas domésticas en las provincias, en este caso la de Misiones. En un típico giro de folletín barato, la mucama Mariana dejó su provincia natal en busca de las luces de la ciudad de Buenos Aires, donde un productor de televisión “la descubrió” (esto de “descubrir” siempre suena a que le saco la ropita para cobrarle la “comisión” por hacerla entrar en la tele, muy sospechoso) y terminó actuando en No Hay Dos sin Tres.

Mariana de MeloMariana de MeloMariana de Melo

Mariana de Melo

Mariana de Melo aparece fileteada con dibujos como si fuera un colectivo, y en realidad está bien porque la mina es un verdadero camión. Desde que perdió el bebé que esperaba y se separó de su marido futbolista esta verdadera Cenicienta moderna está a la espera de alguien que la haga feliz. ¿Te anotás para darle?

Mariana de Melo

Atención con esa colita que está a la búsqueda de esperma para cumplir su sueño de Cenicienta misionera.

El culebrón de la vida real de Mariana de Melo no paro ahí, sino que además cumplió el sueño de todas las botineras casándose con un jugador de fútbol (que hoy en día está entre las profesiones más deseadas para las casquivanas vedettongas actuales, seguramente por una cuestión de peso). Como en toda buena trama, no faltó el drama, como la mucamita que dió el mal paso, se casó porque quedó embarazada del futbolista Juan Fernández y se fue a radicar con él nada menos que a Alemania (imaginate, una empleada domestica de Misiones de repente en Alemania con plata, una verdadera Cenicienta moderna) donde su esposo jugaba para el Borussia Dortmund. En el capítulo siguiente sigue un giro trágico, y la heroína misionera pierde el bebé que esperaba del bueno de Juan, algo que siempre duele mucho a todas las minas porque por si todavía no te avivaste, todo eso que le ves de atractivo, desde las tetas a la cola, los labios carnosos, todo absolutamente, es para lograr esperma de buena fuente y poder reproducirse. Ya sabemos que vos estás “poniéndola”, vos simplemente estás dando Mariana de Melomatraca a ese orto que te deslumbró, sacándote las ganas con esa boquita nacida para petear, embobado con esa carita de morocha hermosa (mirá la foto a la izquierda, no es bonita?) pero ella está pensando en reproducirse. Y viendo la tremenda cola de la misionera, descontamos que muchos van a anotarse como donantes voluntarios de esperma para que la morocha misionera, esa Cenicienta moderna, cumpla su deseo en lo que podría llamarse “Cogiendo por un Sueño”. Ese es el programa que quiere ver la muchachada de Notiblog, déjense de joder con travestis que bailan.

Mariana de MeloMariana de MeloMariana de Melo

Mariana de Melo

Mariana de Melo, la ex mucama misionera que triunfó en el mundo del espectáculo porteño, está tristona y se le ve en la cara ese “tango” de desilusión. Le deseamos que encuentre el amor y mientras espera que llegue, se entretenga haciendo muchos petes a esos ‘buenos muchachos’ que son los visitantes de Notiblog.

Mariana de Melo

El pezón asoma por debajo del brazo y nos quedamos con las ganas de que muestre directo. Mariana, pelá todo y vas a ver cómo cambia tu suerte!

L a cosa es así entonces: mientras vos estás de joda, volando en una nube de calentura que en rítmico bombeo, ella en realidad se está encargando de cosas importantes como asegurar la supervivencia de la especie. Y después dicen las mujeres son tontas, o como el propio Sigmund Freud preguntaba “Pero queda un misterio insondable en la teoría psicológica. ¿Qué quieren las mujeres?”. Respuesta de Notiblog: quieren pija, pero no por la garcha en sí, sino por el semen!. Juan Fernández no solamente fracasó como donante de esperma, sino que tampoco anduvo todo lo bien que hubiera querido en el fútbol alemán, con lo cual los dos se volvieron a Santa Fe, donde las cosas cambiaron. “Me separé porque descubrí a Juan a los besos con otra mujer”, Chan! dice Mariana de Melo y uno naturalmente tiene ganas de ir a consolarla, y sobre todo de hacerle una contribución bien concreta para que pueda tener el hijo que tanto ansía. “Fui una tarada total, lloré Mariana de Melopor un hombre que creía que amaba” dice con esa boquita y uno quiere concentrarse pero la mente va para otro lado. “Lo encontré a los besos con otra mina pero en ese momento me puse tan mal que no pude encararlo. Esperé unos días y ahí le dije que lo había visto, primero negó todo pero después confesó que no había estado con una sino con varias mujeres”, sigue contando la morocha más auténtica. “Juan reconoció que era tarde para pedir perdón porque las macanas ya se las había mandado, Juan realmente me hizo cosas grosas”. Sí Mariana, Juan te puede haber hecho cosas grossas pero creenos que si cualquiera de los catadores de morochas (que a juzgar por los comentarios abundan entre los visitantes de Notiblog) tuviera una oportunidad con vos, te harían vivir cosas todavia mas “grossas” y tu novela tendría un final muy, muy feliz. ¿Cuántos se anotan para que la morocha Cenicienta acabe bien?

Mariana de Melo desnuda en gimnasio

Mariana de Melo

Mariana de Melo se desnuda en el gym marca el regreso de Whiskas y sus gateros, en otra entrega de sus impresionantes aventuras en la noche porteña. La morocha misionera termina en una situación caliente y peligrosa no solamente por la presencia del impredecible Whiskas, sino por un cana que tiene el bocho quemado. Para entender este episodio de las aventuras de Whiskas, te recomendamos que leas primero los capítulos anteriores, especialmente el anterior a este con la escena de la orgía en el auto y el anterior con Luciana Bianchi, Mariana y Evangelina. Acá tenés el primero con Evangelina Anderson y Belén Francese, también muy recomendable.

Mariana de Melo

Mariana de Melo se supone que no sabía que le estaban sacando estas fotos. Si claro, como que no es sospechoso un tipo con una tremenda cámara digital a medio metro en los vestuarios cuando se desnuda.

En el preciso momento que el cana casi apoyaba la frente contra la ventanilla para poder ver adentro del auto, Luigi bajó la ventanilla y la escena fue de terror. “A la perinola, qué olor a porro y vómito que hay adentro del auto” alcanzó a decir el cana antes de que el vaho le cortara la respiración. “Ud. es la titular señorita?” le preguntó a Evangelina, “documentos, registro y seguro del auto”, ordenó el cana tosiendo feo. Evangelina Anderson miró al cana con el rouge de sus labios todo corrido, los ojos inyectados por el faso y preguntó al cana “le importa si me visto?”. El tono era relajado, propio de una mina que venía de tener un tremendo orgasmo. Se subió como pudo la blanca bombacha que estaba toda enroscada a la altura de la pantorrilla y cuando finalmente se la calzó, sintió como la leche del polvo que le había echado Whiskas se salía del orto y empastaba la tirita de la tanga. “Quedate tranqui Eva que tengo un comisario inspector amigo en la federal”, dijo Whiskas mientras guardaba la pija adentro del jean y se limpiaba el sudor de la frente “estoy chivando como meteoro”. “Man, no es por borrarme, pero me siento para el orto, estoy enfermo man” dijo Luigi y todos le creyeron porque estaba blanco como un papel. “Me tomo un tacho, me siento como de bajón de keta”, suplicó de nuevo Luigi saliendo del auto. “Vaya a hacerse ver, hoy la saca barata”, dijo el cana al ver el vómito todavía fresco alrededor de la boca de Luigi. “Gracias oficial por dejarlo ir” dijo Mac medio chupamedias, pero aliviado porque finalmente conseguía salir del auto, que apestaba con una nauseabunda mezcla de faso, sexo y vómito. “Ud. mariana de meloseñorita me va a tener que acompañar a la seccional…” empezaba a decirle el cana a Evangelina cuando Whiskas lo interrumpió preguntando “qué pasa, no se puede coger en el auto?”. “Acá el problemita es la ley 23.737, los estupefacientes estaban en el auto y la señorita es la dueña”, dijo el cana firme y agregó “a ver, quiénes son los que fumaron?”. “La chicas no tienen nada que ver oficial”, dijo Whiskas viendo si las podía hacer zafar. “Mire, la señorita esta muy intoxicada” dijo el cana apuntando a Mariana de Melo “tiene los ojos súper colorados y todavía no abrió la boca”. “Todo bien Whiskas”, dijo Mariana como despertando del estupor. “habrá una ducha en la comisaría?” preguntó Mariana al cana, justo cuando frenaba un patrullero. “Acá hay unas duchas en las piletas de Punta Carrasco”, dijo Whiskas viendo la oportunidad de zafar, “yo conozco al dueño, permítale que se duche oficial, Ud. sabe como son las mujeres”. El cana bajó la cabeza como cansado de discutir. “Justamente ahora empiezo una extra en la disco de las piletas, una guardia paga”, dijo el oficial, “que se duche y llamo al patrullero para que la venga a buscar”. [Danos una manito cliqueando avisos, habrás notado que nos estamos quedando sin banda para quemar con tantas fotos].

Mariana de Melo

Si te gustan las minas bien autóctonas, de esas que te tiran la goma mientras te ceban mate y le comés el bizcocho mientras masticás bizcochitos con grasa, entonces Mariana de Melo es la mujer indicada. Fuerte, refuerte, esta morocha tiene todo para ser una mujer bien representativa de nuestro país, de esas que realmente podés llegar a tener en la vida real.

Mariana de Melo

Está esperando que la agarres de las mechas y la ates, y le hagas cumplir algunas de las fantasías que tiene planeadas, como la del camionero con olor a chivo que la viola en la ruta.

Para Whiskas, caminar con Mariana de Melo y el Cana hacia las duchas de las piletas de Punta Carrasco fue raro. Estaba contento porque había conseguido despegar del grupo con Mariana (que lo había mirado provocativamente mientras el le daba bomba por el orto a Eva) pero claro, el cana era un problemita. “Usted trabaja en televisión no? Ud. es Mariana de Melo?” le preguntó el Cana a Mariana al entrar a los vestuarios de las piletas. La pregunta del cana sonó medio cholula, casi como si fuera a pedirle un autógrafo. “Estuve en un par de programas, con Pachu y Pablo” contestó Mariana y preguntó en tono de vedette “me esperan mientras me doy una ducha?”. “Mientras no se de a la fuga”, dijo el cana ya en tono de joda y sonriente. El cana y Whiskas se sentaron en los asientos de tablones de madera de los vestuarios y escucharon en silencio el ruido del agua de la ducha que a unos pasos de ahí se estaba dando Mariana. “Ustedes en la policía deben ver cada cosa” dijo Whiskas como para cortar el silencio. “En realidad, ahora estoy pensando las cargadas que me voy a comer en la seccional cuando cuente que llevé a duchar a Mariana de Melo y ni siquiera pispié un poco”. “Mire, no le garantizo nada porque yo también la conocí hoy, pero deje que le pregunte a Mariana a ver si le cumple la fantasía de pispear un poco” dijo Whiskas en un tono tipo Julián Weich. Whiskas enfiló Mariana de Melohacia las duchas y sintió que se la paraba la pija cuando el vapor del agua caliente le pegó en la cara. “Permiso…” dijo Whiskas al asomar la cabeza y ver a la morocha bañándose. “De que te reís, boludo?” preguntó Mariana al ver la sonrisa en la cara de Whiskas. “Me río porque parezco Emilio Disi”, dijo picarón. “Suerte que viniste, ya estaba pensando que eras un roñoso”, dijo Mariana, “vos también estuviste en ese auto vomitado… y venís de acabarle en la cola a Eva, qué asqueroso”. “Qué, estás celosa bebé?” dijo Whiskas mientras estiraba el brazo para perderle una mano en la concha a Mariana. “Te estás mojando todo, tarado” dijo Mariana con onda putona. “Te importa si viene a mirar el cana?”. Mariana lo miró fijo a Whiskas y agarrándole la cabeza para que se moje bajo la ducha le susurró al oído “Me calienta mucho que me miren, decile que venga con la gorra y el arma”. Whiskas fue a buscar al cana, mientras la garcha le latía como un corazón en pleno infarto. [Como habrás notado, estamos teniendo problemitas de banda por la cantidad de visitas, danos una manito cliqueando avisos, gracias]

Mariana de Melo

El lomazo impresionante de Mariana de Melo en estas fotos “sorpresa”, que no se la cree nadie que no vió al fotógrafo que tenía en la cara. Las chicas tienen que promoverse, y a nosotros nos encanta, porque si te descuidás en estas promociones muestran mas que de repente en Playboy, que a veces ni vale la pena.

Mariana de Melo

Qué colita, eh? Divina Mariana y tiene una historia interesante prácticamente de Cenicienta. La descubrieron en su misiones natal, laburaba de empleada doméstica y ahora pelea cartel con las mejores. Vamos Misiones carajo!

El cana llegó con aire tímido al cuarto de duchas y sin decir palabra, se apoyó contra un recodo de la pared de azulejos, que sudaba por el vapor. “Póngase la gorra, oficial”, le dijo Mariana, “que no creo vea esto todos los días”, y el cana la miró en silencio, con los ojos encendidos y quieto como un animal encandilado en la ruta. “Y vos qué sos, metro como Beckham? preguntó Mariana al ver que Whiskas tenía los pelos de la pija tan cortos como los de la cabeza. “No te quejes divina, es para que no tengas que tragar pelos mientras me tirás la goma”, dijo Whiskas desnudo bajo la ducha, mientras se sacudía la pija medio blandengue con una mano y con la otra trataba de bajarle la cabeza a la morocha para que la chupe. “Primero te la voy a lavar un poquito… porque mi boca estuvo en la chichi de Eva, pero vos con esta le empujaste la caca, viste”. “Cómo es eso?! Le comiste la concha a la rubia?” preguntó enloquecido el cana echando mano de la reglamentaria como si fuera una emergencia. “Y eso no es nada, no sabés la que te perdiste”, dijo Whiskas echando leña al fuego de la calentura policial. “Entonces no vas a tener problema en chuparme bien la pija” dijo el cana desabrochándose el cinturón reglamentario que le hacia de barriguero. “No me puedo mojar el uniforme, así que vení vos acá”, ordenó el cana bajándose los lienzos. Mariana fue al encuentro del cana y le bajó el slip blanco tipo Homero Simpson, mientras Whiskas pegado desde atrás trataba de encontrarle mariana de meloel agujero para darle masa. “Qué carajo estas haciendo?” preguntó el cana a Mariana, que tuvo que enterrar la cabeza debajo de la panza peluda del cana para encontrarle la pija. “Lo que pasa es que tenés la panza muy grande y la pija mas bien chica” le dijo Mariana sacándose la pija de la boca. “Escuchame bien puta de mierda”, dijo el cana levantando a Mariana de los pelos. “Con esta pija tuve hice cinco hijos” dij6 agarrando a Mariana del Cuello. “Así que decime ya que tengo la pija enorme o te vuelo la cabeza”, dijo el cana poniéndole la 45 en la cabeza a Mariana, que ya temblaba mojada y desnuda. [Continuará, pero entre tanto ayudanos cliqueando unos avisos].