Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Mariana de Melo petea por su sueño

Mariana de Melo

Mariana de Melo se prepara para Patinando por un Sueño. “Voy a llegar a la final”, dice la misionera, y su entrenamiento como peto-botinera le juega a favor. La morocha dice que “para romper el hielo conmigo tenés que ser caballero, abrirme la puerta y darme tu abrigo si hace frío”. Perfecto, comprendido Mariana. ¿Y para romperte el orto?

Mariana de Melo

La boca de Mariana De Melo es una obra maestra del arte peto–botinero. El rígido hielo de la pista no la intimida, recordemos que su boca viene derritiendo durísimas pijas como si nada.

De locos: Mariana de Melo ahora dice que se siente virgen. Justo ella, que cambió su profesión de mucama por la de botinera para abrirse paso a puro pete hasta casarse con un jugador de River y conseguir papeles en televisión y tapas de revistas. “Hace tanto que no tengo sexo que en cualquier momento vuelvo a ser virgen”, afirma la morocha a sabiendas de que va a despertar incredulidad. Es que viendo esa boquita es imposible lo que dice. La misionera tiene toda la pinta de nunca haber salteado una merienda, esta es de las que comen la galletita y se toman la leche todos los días sin falta. Mirando las fotos de Mariana de Melo es fácil imaginarla merendando en la habitación, acostada atravesada con la cabeza colgando al costado de la cama y la boquita abierta para que vos le bombees la boca. “Tengo que conseguir rápido a alguien para poder recuperar el tiempo perdido”, dice Mariana pero vos ya no escuchás, porque pelaste y sabés que cuando se la pongas Mariana de Meloella se va a callar — la morocha es una petera de nivel y sabe que es de mala educación hablar con la boca llena. Que no te de culpa, que no estás abusando de la mucama paraguaya (o misionera en este caso), porque a Mariana de Melo las escenas de sexo fuerte le re caben. “la verdad que las películas porno no me gustan mucho”, te había dicho la deliciosa botinera, “en vez de ver una porno, me gusta más hacerlo yo, jeje”. Y vos, de bueno que sos, no pudiste menos que cumplirle el deseo. La morocha te dijo que le gusta “arrancar despacio, con unos buenos besos, todo muy despacito” y vos le respetás el deseo, bombeándole la cara despacio, cuidando de no golpearle la garganta. Hasta tenés la delicadeza de no ir a fondo para que los huevos no le golpeen los ojos —un gentleman. “Pero no me gusta siempre a ritmo lento”, había dicho la morocha, “también me gusta acelerar el ritmo y mariana de meloentrar en la parte violenta”. Y claro que se comió unos sopapos cuando se quiso retobar al ver que la mamba de goma negra era varios talles más ancha que lo que su rosquete toleraba sin riesgo de fisura, pero bueno, fue ella que pidió “la parte violenta”. Claro que tampoco le podés hacer caso en todo, no sería justo para vos. Por eso a pesar de que ella te había dicho que “cuando llega la zona hot, ahí lo que más me gusta es tomar las riendas y estar arriba para tener el control”, cuando quiso maniobrar para treparse arriba vos la sorprendiste atándola a los postes de la cama con esas corbatas finitas que encontraste revolviendo los cajones un día. La misionera pataleó un poco y trató de decir algo pero no le entendiste porque tenía la boca llena. Quizás lo que quería era darte las gracias, porque vos le diste masa hasta despejar cualquier peligro de que vuelva a ser virgen de ningún agujero. De nada Mariana, estamos para servirte bien servida, como la yegua que sos. Y si querés venirte un día con esas amiguitas que tenés (Evangelina Anderson, Belén Francese y Victoria Vanucci), para ellas también hay.

Mariana De Melo le toca la teta a Evangelina AndersonMariana De Melo con Belen Francese y Victoria Vanucci

Mariana de Melo

Cuando a Mariana De Melo le dijeron que iba a competir patinando, al toque se puso en posición para entregar la cola. Después le aclararon que la patinada era en el hielo. “Ojo que llego cargada”, advierte la morocha, “porque hace tiempo que estoy sola.” Promete que en Patinando va a entregar “mi cuerpo calentito.”

Mariana de Melo

Mariana De Melo dice que en la cama le gusta “estar arriba para tomar el control”. ¿Cómo vas a negarte cuando ese orto quiera cabalgarte un rato la poronga?

Mariana de Melo recorrió un largo camino desde las serpientes de su Misiones natal a las mambas de goma de la Capital. Cuando llegó a Buenos Aires desde el norte trabajaba como mucama, después botineando logró casarse con un jugador de River y se fue a vivir a Alemania. “Para que yo me derrita por un hombre, debe ser caballero y muy inteligente” camelea la misionera antes de confesar la justa, “claro que si viene con una billetera bien llena, mucho mejor”. La billetera de Juan Fernández, jugador de River y primer marido, quedó vacía al terminar el contrato de Alemania, pero la morocha aterrizó en No Hay Dos sin Tres en Canal 9, zona de gruesas (y yabranescas) billeteras. “Esta profesión me ayudó a superar mi timidez”, dice la misionera poniendo su mejor cara de petera inocente. “Yo veía una cámara de fotos y me escondía, era bien de campo y me daba vergüenza todo.” Todo menos petear, claro, porque esos labios no engañan —por ahí pasaron varias garchas, especialmente de jugadores de fútbol. Es que a pesar de que Marianita la va de tímida, la morocha Petea por su Sueño, Mariana de Meloque como ella misma confiesa, es esa “billetera bien llena”. Además de su ex marido Fernández, que le permitió dejar de ser mucama, la divina Mariana de Melo peteó al brasuka Ronaldinho y más recientemente le tiró la goma a Mauro Zárate, fenómeno de Vélez que firmó un contrato de 20 millones de dólares (tantos como años tiene) para jugar en Qatar. El pibe no la invitó a ir, pero De Melo prontamente volvió a Canal 9 y se anotó con el galanete Elías Viñoles. Y a Mariana de Melopesar de este historial, Mariana de Melo ahora dice que se siente virgen. Burda mentira, aunque si tu intención es desvirgarla todavía tenés oportunidad de ser el primero en algo. “Nunca lo hice en un cine, nada más alguna apretadita”, confiesa Mariana con esa boca que promete tomarse el licuado de banana completo en plena función. “Estaría bueno ir al fondo y hacer alguna cosita”. Si, claro que estaría bueno, excelente idea. “Me gusta ir al cine pero tiene que ser con alguien, quiero alguien que me tenga de la mano, que me diga cosas lindas al oído y me haga compañía.” Andá a la última fila, hacele compañía y de paso la cola. Dale que la misionera está acostumbrada a tomar mate de leche con bombilla de carne.

Mariana de Melo y Jaqueline Dutrá, piletazo

Mariana de Melo

Mariana de Melo, auténtico gato botinero, muestra sus alfajores de chocolate mientras escapa del calor con unas zambullidas en la pileta. Una misionera divina.

Mariana de Melo y Jaqueline Dutra

De Melo y Dutra se tiran a la pileta y demuestran que no es verdad que los gatos escapen del agua.

Q uién dijo que a los gatos no les gusta el agua? Cuando el calor era insportable, la peterísima Mariana de Melo y la turrísima Jaqueline Dutrá decidieron ponerse en bolas para bajar la temperatura propia y subir la de todos los demás. Sus cuerpos curtidos por el sol y tanta japi buscaron refrescarse zambulléndose a la pileta y con eso derribaron el mito de la hidrofobia felina. Es que el gato sudamericano es superior al internacional: se tragan la leche como corresponde, pero a diferencia de sus pares de afuera que tienen aversión al agua, el gato de las pampas no tiene miedo a dar un piletazo. Jaqueline Dutra y Mariana de MeloClaro que como felinos que son, no saben nadar muy bien pero la naturaleza es sabia y como ves en las fotos, le proveyó a ambas terribles pares de flotadores. Una es originaria de Misiones, la otra es del otro lado de la frontera, pero ambas saben que si quieren publicidad para sus curritos veraniegos tienen que ponerse en pelotas, cosa que hicieron sin ningún problema. La brasuca es un ejemplo de cómo gatos de diferentes especies pueden llegar a migrar y adaptarse al nuevo hábitat. “Soy fánatica de mariana de meloEstudiantes”, dice Jaqueline Dutra, “y grité como loca cuando terminó el partido”. Es que la brasileña no es cualquier gato, es un gato botinero, una variedad criada especialmente para circular entre futbolistas como su ex esposo Martín Palermo. “Te juro que festejé este campeonato de Estudiantes más que el tetra de Brasil”, dice con ese acento carioca aporteñado. Zoólogos de muchas partes del mundo vinieron especialmente a estudiar el Mariana de Melo y Jaqueline Dutracomportamiento del gato botinero, que tiene la habilidad de cooperar con gatos de su especie a pesar de ser de equipos contrarios. “Estábamos viendo el partido con Mariana de Melo, que si bien es de River, por supuesto que hinchaba por nosotros”. Qué lindo que se apoyen mutuamente, uno se pregunta si no habrán “cooperado” en alguna aventura botinera, haciéndole “partido” a uno o dos jugadores, las dos juntitas.

Jaqueline Dutra

Jaqueline Dutrá es un gato botinero brasuka que se adaptó al ambiente local al punto de festejar el campeonato de Estudiantes más que el tetra de su Brasil natal.

Jaqueline Dutra y Mariana de Melo

Jaqueline Dutrá y Mariana de Melo esperan culo al norte la llegada de un comando ninja de entre los arbustos. Se defenderán peteando.

Los estudiosos de esta especie dicen que la variedad botinera es muy apreciada por turistas extranjeros porque la propensión a cooperar entre ellas permite que sean usados en partidos triangulares donde las dos se reparten los pelotazos y se van turnando en el peteo y otras tareas. Conocedora de la pelota, Jaqueline Dutrá elogia la actuación de “Marcos Angelleri, que bloqueo muy bien al senor Martín Palermo”. Mariana de Melo no se queda atrás, y como buen gato botinero también estuvo casada con un futbolista. “Para que yo me derrita frente a un mariana de melo y jaqueline dutrahombre, tiene que ser muy caballero y muy inteligente”, explica Mariana antes de agregar el dato clave, “claro que si viene con una billetera bien llena, mucho mejor”. Por eso los zóologos explican que en latín, el nombre de la especie gato botinero es gatus billeterus, porque no apunta al botín en sí, sino al dinero. “Yo salgo a ganar en cualquier cancha, siempre voy al frente”, dice Mariana como veterana de muchos partidos y hay Jaqueline Dutra y Mariana de Meloque creerle — esos terribles alfajores de chocolate que muestra en las fotos no son joda. Un reclamo común del gato botinero es contra los técnicos que no permiten el sexo antes de partidos importantes. “Los jugadores deberían poder tener sexo durante la concentración”, dice De Melo con toda la autoridad que le confieren su larga trayectoria botinera recibiendo pelotazos de jugadores, “no se si todos los dias, pero tanto tiempo sin sexo no tiene nada que ver.”

Mariana De Melo, una morocha golosa

Mariana Demelo

Mariana De Melo promete un pete a pedir de boca, hacer con esa lengua experta una obra maestra oral. Y mientras ella te rinde examen oral y escrito, vos no podés resisitr el impulso de agarrarle la cabeza con las dos manos y pum!, hasta la garganta. Atención que asoman unos ricos alfajores de chocolate para paletear.

Mariana Demelo

Una escena cotidiana: Mariana De Melo abre la puerta de la heladera en bolas y con tacos. Para partirla como un queso.

L a boca de Mariana De Melo es golosa, y qué lengüita por favor! Fijate los labios en la foto de arriba, creados para petear, perfectamente delineados. “Mi arma de seducción es la boca” dijo Mariana de Melo cuando le preguntaron cómo hacía cuando quiere seducir a alguien, y es como para creerle viendo esta producción. Por eso la volvemos a poner, porque se la volveríamos a poner, porque la guacha misionera tiene una combinación adictiva como las golosinas que dice que come. “Este tipo de negras argento son las que más calientan, esa onda autóctona y salvaje, para culearla día y noche”, comentó Andrés resumiendo muy bien las razones del especial atractivo de esta morocha brutal. “No seremos un país desarrollado pero en cuestión de minas no nos gana nadie, cada alemán se habrá hecho la paja después de haber visto a este minón caminar por las calles de Berlín, sus minas en general son unas gordas horribles.” Quizá fué su estadía en Alemania (casada con el jugador argentino Juan Fernández, ahora de Colón de Santa Fe) la que le inspiró para seguir rompiéndose el orto en la sufrida carrera de amante de futbolistas, pero lo cierto es que ahora está detrás de Ronaldinho, que es el sueño de cualquier Mariana Demelobotinera que se precie. Asegura que con el brasuka chatea y no chotea porque “el sexo virtual a mi no me da, prefiero que sea en vivo. Si él viene para acá me gustaría conocerlo para ver qué onda”. Y la onda es, bueno, seleccionado de Brasil mas club Barcelona de España, millones de euros. Pero De Melo, al ver la fama de alto fiestero que tiene Ronaldinho, dice que la hace con carpa. “No lo conozco en persona, así que no se si es fiestero. En el chat me dice que es distinto a todos”, dice la misionera, “pero doy fe que los futbolistas son todos mujeriegos y no le creo nada a nadie”. Habla por experiencia, tras encontrar a su ex esposo en la cama con otra (en qué estabas pensando, Juan?), pero la morocha sabe que no se puede hacer mucho la estrecha (mirale el orto, es un poco tarde para eso) con el jugador más famoso de Brasil porque sabe que le recontra conviene. “Ser la novia de Ronaldinho me haría explotar en todos lados” (mirale el orto de nuevo), dice Marianita calculadora en mano. Inclusive dice evangelina carrozzoque estaá dispuesta a pasar por alto los notorios dientes de Ronaldinho, que son capaces de complicar los besos en la boca y tornarían directamente peligrosos el cunnilingus. “Como yo también tengo unos dientes tipo conejito, los suyos no me joden”, dice comprensiva al olfatear el billetón. De todas maneras, en caso que quiera corregir su estética dental, voluntarios para hacerle el orto-doncia es justamente lo que sobra. “La Negra más linda del país!, la destrozo, le descalabro el ojete hasta que la caca tome la consistencia de ‘punto de nieve’”, dice T-Doi, que además aporta un método peculiar para corregirle los dientes conejo. “Le hago una limpieza completa de la dentadura y en vez de usar un torno de odontólogo le doy con la punta de la verga.” No por nada a los odontólogos argentinos les va tan bien en el exterior, usan tecnología “de punta”.

Mariana Demelo

Mariana De Melo en una foto que nos dejó helados, abriendo los cantos al tiempo que abre la heladera para buscar seguramente alguna zanahoria que le ayude en sus chats con Ronaldinho. “No tuve cibersexo todavía”, asegura. Noten el tubo de crema en aerosol en la puerta de la heladera, lista para prepararte un Banana Split.

Mariana Demelo

La boca de Mariana De Melo es impresionante, pero atención con esa cola que es un infierno también. Mirá vos la mucama!

Mientras las rubias tienen ese encanto etéreo romántico que apunta al corazón, las morochas parecen enviar su mensaje unos 60 centímetros más abajo, directamente a la carne en barra. “En lo personal tengo debilidad por las morochas, y en el caso puntual de Mariana sin entrar en la clase Angel-Face de la Zámolo o Guirao Díaz, está para enfiestarla a lo animal hasta que la pija pierda por K.O. luego de varios asaltos a esa cola divina”, comenta el Hombre de la Barra de Hielo, y ya derretido por el fuego de la misionera, adjunta la letra del tango La Morocha, de Saborido y Villoldo. “Fue estrenado en las navidades de 1905″, dice Hielo, “estaba inspirado en una bailarina uruguaya llamada Lola Candales. En alguno de sus versos se puede leer “Yo soy la morocha de mirar ardiente, la que en su alma siente el fuego de amor. Soy la que al criollito más noble y valiente ama con ardor.” La vedette no solamente hizo cantar un tango al Hombre de la Barra de Hielo, sino que hasta inspiró una letra como de cumbia. “Ella se agita toda la noche, mueve la cinturita y para colmo usa pollera cortita, el meneo la mariana demelolevanta todita”, escribió rítmicamente Julián Aquino poseído por la musa misionera. “Ella es bonita, baila, mueve, se menea y se excita cuando se le va parando solita y ella sigue porque sabe que irrita.” Anticipando la onda golosina, Aquino sigue desgranando frases al ritmo de las caderas de De Melo. “Es que ella tiene un bombón asesino, se sabe un bombón bien latino, es que es un bombón suculento con ese bombón casamiento. Sabe de bombón y lo mueve, menea el bombón cuando quiere. Parece un bombón insaciable, te juro un bombón masticable, te como el bombón”. Mariana confiesa justamente que es bastante golosa. “Me gusta comerme un buen bomboncito”, dice la ex mucama, “el envoltorio me da lo mismo, lo importante es lo que viene adentro. Por eso me gustan de chocolate, súper dulces, cariñosos y mimosos — un chocolatín como Ronaldinho no me caería nada mal”. Y hablando de golosinas, El evangelina carrozzo sin photoshopDiez comentó que “tiene unos alfajores de chocolate increíbles! Para devorarlos, y muy buenas gomas. La desarmo.” La vedette misionera también contó con el apoyo de Mumi, que autodefinido esta vez como “empleador de paraguayas” afirmó que “estas son minas de primerísimo nivel. Mariana de Melo, Valeria Degenaro… con tetas grandes, culo redondo, concha abierta y boca petera. Y ambas profesionales experimentadas, con años de cobrar y tragar.” De Melo dice que no siempre está con ánimo de tragar. “Tengo días que soy golosa y otros que no quiero saber nada, depende de mi estado de ánimo”. Y si alguno no pescó la metáfora, Marianita explica “por eso comparo lo dulce con el sexo completamente — al igual que con las golosinas, hay momentos que exploto y otros que no”. mariana demeloOtra de las cosas que juegan a favor de Mariana De Melo es su pasado de mucama, que como observa Brother Larry, se presta para situaciones interesantes. “Lo de mucama me hizo acordar a las películas picarescas italianas de los 80’s, siempre la mucama estaba bárbara, el padre la espiaba bañándose y el hijo adolescente se la terminaba volteando. Un bombonazo”. Y habrá que contratarla nomás, o por lo menos intentar y preguntarle si todavía sigue trabajando por horas. Quién sabe la agarrás en uno de sus días golosos y se traga todo.