Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Lorena Telpuk pela tetas y casi cotorra

Maria Lujan Telpuk

La ex policía María Luján Telpuk peló tetas y se apresta a sacarse la bombacha porque según dice le “gusta jugar a ser sensual” y en particular le tomó el gustito a ponerse en bolas. “Me gusta mucho hacer fotos desnuda” confiesa la morocha ex policía mientras se toca la cotorra, “nunca me imaginé estar haciendo estas cosas, pero la verdad es que me divierte y lo disfruto.”

Maria Lujan Telpuk

Lorena Telpuk baja pulgar hacia el clítoris y anuncia que “estaría bueno tener sexo con Luciana Salazar.” Sale video!

Muchos creen que María Luján Telpuk largó la gorra por el caso de la valija, la invitación de Tinelli a patinar o la de Playboy a posar desnuda, pero en realidad fue por la frustración que le causaba ser una policía sin pistola. “Como policía aeroportuaria recibía muchos piropos pero nunca pasaba nada” explica Telpuk, “estaba la fantasía de que los arreste, me decían ‘cacheame todo’ pero nunca pasaba de eso porque yo tenía que mantener la formalidad.” Y no le resultaba fácil mantener la conducta, porque Maria Lujan Telpukmientras los pasajeros no podían creer el minón que los atendía de uniforme, la morocha se moría de ganas de palparlos de armas. “Se sorprendían que teniendo este cuerpo hubiera elegido ser policía”, recuerda la santafecina, “pero en medio de todo eso, yo seguía solísima, y más cuando se explotó lo de la valija, entre las amenezas y la custodia permanente, los hombres ni se me acercan.” Y ahí María Luján Telpuk aprovechó para dar un giro total y pasó de la rigidez policial al desparpajo de posar desnuda. “Me encanta hacer fotos desnuda” dice la morocha con sinceridad de gran puta, “nunca me imaginé que iba a llegar a esto pero la verdad que lo disfruto.” La santafecina disfruta el cambio de roles, fijate con qué ganas abre todos sus puertos a la importación de Maria Lujan Telpukcarne en barra. Entrale a fondo sin miedo, que la morocha no cobra arancel por el servicio. “Hay hombres que piensan que como ahora soy conocida para estar conmigo tienen que tener plata” dice la morocha, “pero no es así, la guita no me importa, nunca me fijé en la billetera.” Y Telpuk tampoco es de las que exigen pibes facheros todos perfectitos. “No me fijo en el físico” explica la ex policía, “porque a mí el clásico lindo musculoso nunca me gustó.” No quiere billetera, no quiere galán, qué quiere Luján? Pija, pija mal. “En los desfiles se me acercan únicamente para felicitarme, pero nunca para invitarme algo” comenta Lorena Telpukperpleja, “deben pensar que como fui policía los voy a amarrar a la cama con esposas y darles con el látigo.” Plata no acepta, pero sí los lances. “Propuestas de una noche no digo que no de una, las evaluaría aunque no me gusta ir directo a los bifes en frío” dice la santafecina, “me gusta que la previa sea romántica, que haya mucho mimo.” Y también le gusta que la llamen Lorena, un nombre más adecuado para el vicio petero que la nace cuando la cosa se pone hot. “Ya entrando en la intimidad me gusta que cambien el paso y me aceleren el ritmo” dice ya convertida en Lorena la sopla quenas, “porque me gusta ser sensual, especialmente con la boca y la cola que es lo que me elogian todos… pero no la tengo hecha, lo único que tengo hechas son las lolas.”

maria lujan telpuklorena telpuklorena telpuk

maria lujan telpuk

lorena telpukLorena Telpuk se pone en cuatro y te mira como preguntando si falta mucho para el pijazo pero perdonale el apuro. “Los hombres no se me acercan” se queja la morocha, “en los desfiles vienen para felicitar pero nunca para invitarme algo… me gustan los morochos que no sean tranquilos, quiero que al menos aparezca uno!”. Y la verdad que si sigue ofreciendo el orto en esa posición van a aparecer más de uno y le van a dejar la cola más abierta que la valija con los dólares que todavía sigue atormentándola. “A veces sueño que Antonini Wilson me despierta en la cama y me mata a puñaladas” dice la morocha. Achurale vos el pavo con el cuchillo de carne!

maria lujan telpukmaria lujan telpuk

Bajate el video de Maria Lujan Telpuk

Lorena Telpuk, la policía quiere pistola

Lujan Telpuk

Luján Telpuk vuelve a mostrar el pan dulce y es para brindar, porque demuestra que la mujer argentina promedio es tan atorranta como una profesional si le dan una oportunidad de exhibir su putez. “Nunca me imaginé al dejar Santa Fe que en unos meses iba a estar en los medios” dice la morocha, que pasó de maestra jardinera a policía aeronáutica y del caso de la valija a la tapa de Playboy. Telpuk dice que el escándalo no la deja vivir tranquila, ya que “a veces sueño que se me aparece Antonini Wilson y me mata a puñaladas”. Para apuñalarla pero con el cuchillo de carne!

Lorena Telpuk

Luján Telpuk acomoda la colita sobre el tronco, me parece que está queriendo decirte algo. Terrible lomazo!

Si todavía estás planeando qué hacer para fin de año, tenela en cuenta a Luján Telpuk que te ofrece un hermoso pan dulce como para que acabes bien el año y unos ricos patys como para que arranques el 2009 bien parado. Para evitar reproches de aquellos que son medio quisquillosos con la comida, la santafecina cumple en aclarar que las hamburguesas son abundantes pero contienen aditivos. “Las lolas me las hice” confiesa la morocha, “lo que pasa es que hasta hace no mucho en mi pueblo me decían Cacho porque no tenía nada, ahora en cambio camino lujan telpukcontenta”. Puede que los medallones de carne vengan con plástico, pero quedate tranquilo que los petes de la santafecina son totalmente naturales. “Todos los que me conocen íntimamente me elogian la boca y preguntan si es que tengo colágeno” dice la morocha picarona, “pero por suerte es mía, lo mismo que la cola.” El panettone de la santafecina es de levado totalmente natural y cuenta con la certificación espontánea de una experta en el rubro como Luciana Salazar. “Luciana Salazar me dijo que no podía creer la cola que tenía” dice la ex policía orgullosa, “y la verdad es que estaría re bueno tener sexo con ella.” Ah bueh! De repente la humilde fiestita de fin de año que estabas preparando con un par de patys y un pan dulce empieza tomar color de partuza de primera! Dejala que Luján y Luly se coman los patys siliconados, vos pasá directamente a la repostería llenándole de crema pastelera el pan dulce de ambas!

Lujan TelpukLujan TelpukLujan Telpuk

Lorena Telpuk

María del Luján Telpuk prefiere que la llamen Lorena, y vos vas a preferir llamarla “putita divina” al saborear la riquísima empanada santafacina que viene envuelta en esa bikini platinada. La ex policía dice que son pocos los que se animan a mostrarle la pistola. “Después de los desfiles se acercan para felicitarme, pero nunca para invitarme algo”, dice Lorena preocupada.

Bajate el video de Luján Telpuk

María Telpuk se toca para vos

Lujan Telpuk

María de Luján Telpuk dice que “todos los que me conocieron me elogiaron la boca y se preguntan si tengo colágeno” pero dice que “por suerte es mía”. La ex policía aeronáutica del caso de la valija dice que no tiene “hecho nada más que las lolas”, aunque más de uno apostaría que la cola la tiene hecha —a pijazos. “Sí, la cola también recibió elogios” dice la santafecina pero aclara que no le gusta pasarse de rosca siendo sexy “porque si no parece que soy pura lola, pura cola y nada más”. Dice que no se fija en la billetera y no le gustan los amores “de ocasión” pero que “evaluaría propuestas para pasar la noche” si alguien la “agarra en una noche especial”. Con lo necesitada que está, “especial” es cualquier noche.

Lujan Telpuk

Luján Telpuk ya no sabe qué hacer para que alguien se le acerque. “No corto a nadie, si salí en todos lados diciendo que estoy soltera!”. Dásela.

Es un misterio mayor que el que la hizo famosa: la morocha policía que no dudó en abrir la maleta de Antonini no encuentra nadie que quiera abrirle la cajeta a ella. Y si bien alguien tendría que estar dispuesto a premiar el servicio que la morocha policía hizo al país rompiéndole patrióticamente la escarapela de cuero, parece que no hay fieles que quieran clavar la vela a esta santa. “Estoy solísima” dice María del Luján Telpuk “en medio de todo este caos de notas en los medios, los hombres ni se me acercan”. Tan sola y desesperada de pija está, que como ves en la foto de arriba, a la ex policía aduanera no le quedó otra que declarar ese pavito zona Lujan Telpukfranca libre de impuestos y auto-chuponearse frente al espejo a la espera de pasajeros. “Quizás los hombres piensan que para estar conmigo hay que ser millonario” reflexiona en voz alta la santafecina, “pero la guita no me importa, nunca me fijé en la billetera.” Y si bien todas las felinas tratan de refutar el billetera mata galán casi como un acto reflejo, la ex policía tiene razón cuando dice que “me podría haber quedado con la valija” o parte de ella como cometa. “Siempre estoy con gente humilde y sencilla” dice la morocha como si recordara los petes que debe haber hecho de onda en cualquier calle de su natal Santa Fe, “la verdad me da lo mismo si anda en colectivo o tiene una Ferrari, Antonini tenía una Ferrari pero me ves con Antonini?” pregunta indignada Luján para contestarse “Ni loca! Se me tira encima y lujan telpukme aplasta. Me parece inmirable, ni se me ocurriría. Tampoco quiero un vago para mantenerlo, siempre stoy con gente humilde y sencilla.” Pero ya ni los pibes más sencillos se le acercan, y la morocha está caliente en ambos sentidos porque sabía que su honestidad la iba a privar de sacar tajada de la valija, pero nunca de la pija. “Después de los desfiles se me acercan solamente para felicitarme, pero nunca para invitarme algo” dice Telpuk frustrada al comprobar que los clientes no aparecen ni después de poner toda la mercadería en la pasarela. “Debe ser que tengo mucha cara de mala, piensan que fui policía y se imaginan que les voy a poner las esposas, amarrarlos y darles con el látigo”, reflexiona la morocha sin darse cuenta que esa es una muy lujan telpukbuena idea si es ella la que termina esposada, requisada y con la reglamentaria en el orto, aunque algunos se lo habían hecho notar en el laburo. “Hubo algunos piropos cuando era policía aeroportuaria”, recuerda la policía petera, “siempre está el gracioso que me pedía ‘arrestame’, ‘cacheame todo’, o ‘esposame’. Pero nunca pasó más que de eso, porque yo tenía que mantener la formalidad.” Pero el vicio de la santafecina latía debajo de ese uniforme y por eso cuando tuvo la oportunidad para mostrar toda su putez (y la raja bien abierta en la foto de la izquierda) no dudó. “Me gusta hacer fotos desnuda, me siento bien” dice sin vergüenza “la verdad es que me divierto y lo disfruto… aunque los malos comentarios me molestan.” Y Luján, si salís en pelotas pidiendo Lujan Telpukpija, no esperes que los chicos te hablen finamente, porque en el fondo te van a decir exactamente lo que vos querés escuchar en privado. “Vení a tocarme el pito y vas a ver como se transforma en macana!” dijo Pingalarge en las fotos de Maria del Luján Telpuk en Playboy, “Agente: arrésteme, espóseme y abúseme, jaja. A esta turra le daría con mi ‘bastón’ hasta que confiese que es una atorranta y que le encanta la pija” comentó Ron Jeremías. Y guarda que la huelga de pijas que sufre la morocha ya tenía 15 meses cuando salió en el conejo a principios de año. “Tan sólo imagínense lo que te debe hacer esta mina después de no tener sexo por ese tiempo” reflexionó Stigma “te agarra y te destruye.” Pero Telpuk se queja de los comentarios no porque lujan telpukla ofendan, sino porque nadie cumple la palabra empeñada, sabe que los chicos la quieren – coger. “Siempre recibo buen onda de los muchachos, se sorprenden que teniendo lolas y con algo de cuerpo hubiera elegido ser policía, se hacen la cabeza con eso.” Y nosotros te queremos hacer la cola con ésta!

Lujan TelpukLujan TelpukLujan Telpuk

Lujan Telpuk

Luján Telpuk te mira fijo porque dice que “ya con la mirada me doy cuenta si puedo tener buena piel con alguien” y a juzgar por la manera en que pone la colita vos le caíste bien, pero no peles todavía. “No me gusta ir directo a los bifes” dice la morocha, “porque en la cama me gusta todo romántico y con mucho mimo”. En el momento de la verdad, la ex policía te va a ordenar “acelerar el ritmo y cambiar el paso” porque para acabar necesita que “pongas media pila más”, aunque es obvio que en esa cola entran varias pilas y el transformador tipo ladrillo de la laptop vieja también. Algo nos dice que la morocha termina con el taco del zapato en el orto.

Bajate el video de María del Luján Telpuk