Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

María Fernanda Callejón en Playboy

Fernanda Callejon

María Fernanda Callejón le pone el cuerpo a la Playboy una vez más e invita a comparar con las producciones anteriores. La cordobesa aseguró que estas fotos iban a ser “mucho más osadas” que el ya clásico desnudo que había hecho para la revista del conejo en los 90, “porque estoy mucho mejor ahora”. Nos mintió feo.

Fernanda Callejon

Involución: Fernanda Callejón peló almeja a full en los 90, pero ahora le borronearon el felpudo mal. Hoy los patys aparecen como achicharrados, es que hace 20 años están a la parrilla.

La Playboy argentina quiso salir de la encrucijada pero nos metió en una Fernanda Callejón mal iluminada, en una producción absolutamente sin tema ni idea. Un nuevo número y otra desilusión, porque la cordobesa sigue acumulando ventaja como la argentina con más desnudos en Playboy y como mostró en Bailando por un Sueño la “véteran” todavía te puede hacer un tremendo ordeñe de garompa, con toda la experiencia petera que debe haber acumulado en estos 20 años. La cordobesa todavía tiene varios cartuchos en su haber, con piernas muy torneadas y una panza chata que hasta tiene los abdominales marcados. Por eso cuando María Fernanda Callejón prometió que las nuevas fotos de Playboy iban a superar las anteriores, le creímos. “Cuando vean las nuevas fotos y las comparen con las de la revista anterior van a flashear”, Fernanda Callejondijo Fernandita, “porque estoy mejor ahora que en el 90″. Estábamos listos para sumar a Callejón al selecto grupo de cuartentonas hot junto a Araceli, Frigerio, Fulop y Palmiero, y soñar con una veterana que petea como los dioses y sabe apreciar la leche joven. “De físico estoy mejor que antes porque tengo mucha preparación física, le pongo el alma y vida a lo que hago porque soy muy obsesiva”, dijo la veterana y contábamos con las fotos de Fernanda Callejón en Playboy para documentar científicamente con una ProtoCam la erosión de ese upite cordobés luego de dos décadas de pijazos, un hermoso proyecto eculógico, pero no pudo ser. La mala producción de Playboy también a Callejón, que quería Fernanda Callejonprotestar con este desnudo la diferencia que los medios hacen entre las actrices y las vedettes. “Cuando sale en bolas una actriz, se dice que es ‘una señora’, ahora si la que se pone en bolas es un vedette, entonces la catalogan de trola”, se quejaba la cordobesa sin comprender que la muchachada quiere trolas y no “señoras” incogibles. Con las fotos de Playboy, Callejón salió a demostrar que “la ley de gravedad no dió por terminada mi carrera” y de paso conseguir que alguien que le haga el bombo y no sea Pablito Ruiz, que en El Circo de los Famosos le ofreció donarle esperma. cuando escuchó “Quiero quedar embarazada y sé que no me queda mucho tiempo más”, dice la cordobesa como pidiendo que la llenes y vos con gusto le harías el favor, Fernanda Callejonespecialmente si le pegás una revisada a las fotos antiguas, una prueba irrefutable de cómo perdió el rumbo la Playboy argentina. “Es insólito” dice Callejón, “la gente habla de las primeras fotos que hice para Playboy como si fueran del otro día y pasaron mil años!”. Y la propia Callejón reconoce mirando las fotos de antes que era una bomba desnuda. “Tenía un lomazo, siempre tuve buena cola porque fui muy deportista y bailo desde los cinco años… además la genética me ayuda”, explica Fernandita, “pero de ahí a pensar que iba a ser una sex symbol, jamás lo hubiera pensado.”

Maria Fernanda CallejonMaria Fernanda CallejonMaria Fernanda Callejon

Fernanda Callejon

María Fernanda Callejón con una mano en el teléfono del año del dope y otra tocándose se acomoda como para petear. La cordobesa prometió que la nueva producción iba a ser mucho mejor que la clásica de los años 90, pero se quedó corta con una actual Playboy argentina que ya es legendaria por lo lamentable. La cordobesa está buscando leche fresca para que le hagan el bombo, sos donante?

Maria Fernanda Callejon

Fernanda Callejón exhibe flor de pochas, lejos de los patys achicharrados que pela hoy.

AFernanda Callejón le sorprende de que los muchachos de la vieja escuela todavía hablan del primer desnudo que la cordobesa hizo para la Playboy, y viendo las fotos viejas no es para menos: la revista del conejo mostraba lo que tenía que mostrar y Callejón estaba para asesinarla. “Era pendeja y me importaba el cuerpo”, cuenta Fernanda al recordar el primer desnudo que hizo para Playboy, en una época donde la revista respetaba el hermoso felpudo de la morocha, en vez de fotoshopearlo alevosamente como se ve en las fotos de arriba. La cordobesa tenía un lomazo y lo pelaba completo para alegría de todos los argentinos. “Es que no me costó posar desnuda, tenía muy buen físico y Maria Fernanda Callejonme divertía el exhibicionismo”, recuerda la morocha. “Y aparte no te olvides que laburaba en el teatro de revistas, ahí no te preguntaban si sabías actuar, te calzabas la media red y salías en bolas al escenario”. Cuando María Fernanda Callejón vino de su Córdoba natal a a Buenos Aires nunca se imaginó que con 40 pirulos iba a seguir poniéndose en bolas para toda la Argentina. “Cuando me vine de Córdoba audicioné con Moria Casán y recuerdo que ella dijo ponela que la cordobecita vende”, recuerda la hoy veterana, “tenía 18 años cuando debuté en revista, era la época cuando Moria Casán y Zulma Maria Fernanda CallejonFaiad eran las estrellas de la calle Corrientes”. Imaginate a Fernandita con 18 años el lomazo que debía tener y encima con una actitud bien de pendeja atorra que viene hacerse un lugar en la revista porteña. “Tenía una cola bárbara porque hacía deportes y encima la genética me ayudaba… y además me encantaba exhibirme”, confiesa con sonrisita pícara recordando inconfesables aventuras peteras. “Qué mujer no sueña con bajar las escaleras en el Maipo, a todas nos gustan las plumas!”. Y a todos nos gusta Fernanda Callejonel lomo que tenías cuando mostrabas la almeja al viento, Fernandita. Pedile que te lleve por el callejón del tiempo a la época de las fotos en blanco y negro que ves abajo y dale masa a lo hipón — puro amor y paz!

Fernanda CallejonFernanda CallejonFernanda Callejon

María Fernanda Callejón, sin salida

María Fernanda Callejón desnuda

María Fernanda Callejón, otra de las sex symbol que ilustran las páginas de Notiblog edición Retro, y nuevamente una de las chicas que supo ser novia de, otra vez, Guillote Cóppola. Por supuesto que si está Coppola de por medio Adalberto Aschucarro no puede estar demasiado lejos y efectivamente, el Perro también hizo su aporte lecheril con esta bomba nacional.


El Perro Adalberto Aschucarro y su Callejon sin Salida

Adalberto “Perro” Aschucarro, vuelve al ataque en esta edición de Notiblog Retro para contarnos su aventura con la sex symbol de la época, Ma. Fernanda Callejón.

En esta nueva edición de Notiblog Retro, la estrella del fútbol boliviano Adalberto Aschucarro, conocido como el Perro, desgrana los detalles de su aventura amorosa con María Fernanda Callejón. Bajo el título En Una Baldoza, la afiebrada mente del Perro Adalberto Aschucarro rememora sus aventuras con Callejón y parte de la troupe del Guillote Cóppola. Callejón fué una de las mujeres emblemáticas de toda una generación, especialmente por sus trabajos en televisión, más notablemente con Guinzburg y varios programas que le dieron estatus de sex symbol nacional. A pesar de ser un relato con la clásica precisión que pone el Perro Aschucarro, Notiblog recomienda leerlo como obra de ficción, ya que la reputación del Perro como versero supera inclusive la de gran jugador del fútbol boliviano, país en el cual llegó a ser el apunado equivalente de Diego Armando Maradona y adoraado por la afición coya. El Perro no hay duda que fué un playboy de la mejor cepa, porque no intentaba levantar o ganar, sino que siempre le sale de taquito, como corresponde a un gran crack del fútbol boliviano. Algunos han esparcido el rumor de que al Perro Aschucarro le dicen ‘crack’ no porque fuera bueno jugando al fútbol, sino porque en Bolivia se tomaba toda la pala que podía y cuando se quedaba sin guita fabricaba crack con bicarbonato y un tubo de ensayo para que le rinda mas lo que le quedaba. Ese rumor es tan apócrifo como la historia que publicamos seguidamente.

María Fernanda Callejón desnuda

María Fernanda Callejón en pelotas en la ducha. Otra que muestra más pelo en el pubis que en la cabeza. Por algo es Retro.

Era la mañana del 23 de junio de 1999 y estábamos en tribunales esperando el fallo absolutorio en la causa por tenencia de drogas que tres años atrás le había impuesto el juez Bernasconi al Guillote. Nos encontrábamos con el Diego, la Claudia, Natalia (la hija de Guille), Maria Fernanda Callejón (la novia del sátrapa) y yo. Estábamos ansiosos por escuchar el fallo positivo de los jueces Tassara, Velazco y Mugaburu y poner fin a tres años de una pesadilla que llevaron al Guillote al calabozo durante noventa y siete eternos días. Yo me acercaba para consolar a Fernanda que sollozaba con un enorme crucifijo plateado en sus manos. Había llegado vestida con un saquito corto y una pollera blanca que dejaba traslucir una mínima tanga perdida en ese culo majestuoso que era el comentario obligado de jueces, fiscales y hasta secretarias que posaban sus miradas indiscretas. Yo la acompañaba de un lugar a otro con una mano en su hombro dándome chapa de ganador mientras la Claudia enrojecida de furia le comentaba al Diego: “¡Cómo se va a venir así esta puta, está lleno de gente y María Fernanda Callejón desnudaMaría Fernanda Callejón desnudafotógrafos del país! ¡No puede más esta desubicada de mierda!” Promediando la mañana Fernanda me pidió que la acompañara hasta el baño de damas. Yo esperaba en la puerta con los brazos cruzados como un patovica, cuando de repente me grita ”Perro, vení, ayudame con el cierre!”. Entré rápido al baño y mientras ella se retocaba el pelo en el espejo yo luchaba desde atrás para desenganchar el cierre que se había trabado con la tanga. “¡Cerrá la puerta con el seguro!”, me ordenó María Fernanda. “Qué…?” pregunté yo atontado. “Dale Perro, poné el seguro a la puerta boludo!”

María Fernanda Callejón desnuda

Ojo que María Fernanda Callejón todavía conserva muchos de los atributos que estamos viendo en estas fotos de Playboy de otra época. Para ver el nivel que había llegado, basta comentar que estuvo hasta hace poco con Cóppola (antes de la actual Analía Franchín), inclusive se dijo que había quedado embarazada.

María Fernanda Callejón desnuda

El impactante lomo de Callejón mojadita en la ducha por los avances del Perro Aschucarro, una de las glorias del fútbol de Bolivia, donde es famosísimo.

Yo sudaba como testigo falso pero era la voluntad de la novia del jefe y obedecí. Creí que nos íbamos a pegar un saque pero me equivoqué. Se arrodilló sin mediar una palabra, bajó violentamente mi bragueta y me buscó la verga que estaba más dormida que De la Rúa en el segundo día de gobierno. Se llevó mi fláccido ñoqui a la boca y empezó a chupar suavemente como si se tratara de un caramelito de fruta. Segundos mas tarde lucía como la mejor banana importada desde el Ecuador. “Perdoname Perro, pero cuando estoy nerviosa y angustiada necesito que me cojan para calmarme.” “Shhh!” le chistaba yo, y le ponía un dedo en sus labios haciéndome el galán de telenovela. La apoyé contra la mesada y la fondeé con fuerza mientras nos mirábamos por el espejo. Lentamente ví como un relajo de placer y gozo le devolvía la tranquilidad a su rostro. Gemía y se relamía como una leona. Yo me inclinaba para comerle esa lasciva lengua que sabía al rancio aroma María Fernanda Callejón desnudaMaría Fernanda Callejón desnudade mi pija. La cogí en todas las posiciones posibles que un ser humano puede hacerlo de parado, pero lo que más aceleró mi leche fue ver esas hermosas piernas torneadas y los flecos de esa frondosa mata de pelos empapados de su afrechito. Fue el polvo más apetitoso y veloz de toda mi vida, con ese sabor indescriptible de las frutas robadas. Me acomodé rápidamente la ropa y ella se secaba con abundante papel los restos de semen que le bajaban de la cuevita. Salimos del baño con cara de perro que volteó el florero y nos dirigimos cabizbajos a un patio interno para ventilar el rubor de la calentura. Al abogado Mariano Cúneo Libarona se le salían los ojos de la cara tratando de adivinar a trasluz donde se escondía la mayor parte del calzón de Fernanda y nos avisaron que había que esperar un par de horas hasta que se expidieran los jueces.

María Fernanda Callejón desnuda

María Fernanda Callejón se calza las botas, como preparándose para una sesión sado. Las cosas que habría hecho tanto con Guillote como con Aschucarro no tienen nombre, es para los anales del sexo contemporáneo y una conquista más del Perro Aschucarro. En Bolivia dicen que el Perro tuvo más hijos que Urquiza.

María Fernanda Callejón desnuda

Un muy lindo lomo, estilo natural como le gusta a muchos, inclusive con toda la mata de pelos. Muchos Notiblogueros se quejaron en comentarios de las depiladas, parece que la pelambre tiene todavía sus fanáticos.

María Fernanda me pidió que la llevara a algún lugar para tomar una ducha y volvíamos. En el camino, disimuladamente, me tome 25 miligramos de Viagra por las dudas, nos metimos en el primer hotelucho que encontramos y fuimos a la habitación. Mientras yo miraba la tele recostado en la cama ella abría la ducha.. “¡Dale perro, vení, sacame una foto”! “Estas loca!” le contesté, “Te estás bañando con la pollera?!”. “No Perro, es que estoy feliz, tenés una pija milagrosa, sabías?” dijo extasiada Fernanda y agregó “me cambiaste el humor, es increíble!”. Inmediatamente Fernanda me toma de la corbata y me trae hasta la ducha, y aproveché un largo beso de lengua para quitarme la ropa y que no se hiciera sopa. Ya bajo el agua ella fue directo a lamer mis bolas y mi peludo culo que lo morfaba como una sandía. Siempre supuse que Fernanda lo gorreaba al Guillote pero nunca imaginé que lo haría en una baldosa. “Te voy a pedir que esto quede entre nosotros, sabes Perrito?” dijo Fernanda como confesándose. “Guille es muy bueno conmigo y llevo una vida holgada, llena de lujos, fama y sin apuros económicos, pero él está muyMaría Fernanda Callejón desnudaMaría Fernanda Callejón desnuda estresado y una mujer necesita, a veces, una alegría, viste?”, explicó ella. “Contá conmigo Fer!” le dije de onda. Yo, que era un simple empleado, me sentía con más culpa que ésta que apuntaba para esposa y madre. Pensaba que estaba en un juego peligroso ya que si Guille era tan mafioso como muchos creían podíamos terminar tirados en una zanja. Pero ese culo, esas tetas y esa actitud de trola incansable hacían desestimar cualquier idea derrotista. Volvimos al tribunal y la justicia quiso que Guille fuera inocente de culpa y cargo, y entonces se fundieron en un emotivo abrazo y yo miraba desde cerca como sus labios también se unieron. Esos mismos labios que media hora antes me habían estado besando el culo en un baño de telo. Estaba en un Callejón sin salida.