Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

María del Cerro, una inocente bebota

Maria del Cerro

María Del Cerro es una bebota que trata de mantener un perfil bajo, pero cada tanto dice “acá estoy” con producciones como ésta. Le molesta que la llamen “bebota”, pero realmente lo es. Carita aniñada y un lomazo que pide ser adorado.

Maria del Cerro

Se abre de gambas y mira para atrás como para chequear si te conmueve verla así de fuerte. La respuesta es un rotundo sí!

M aría del Cerro es el nombre de este bombón que se incorpora hoy a las chicas de Notiblog para aportar un poco de frescura y dar un respiro, porque cada tanto viene bien algo más livianito. María no tiene la exposición de otras integrantes del selecto círculo de las bellezas nacionales porque no es una tipa lanzada. Con sus recién cumplidos 21 años todavía se siente “muy chiquita”. “Soy una nena todavía, me siento distinta de otras chicas del ambiente”, dice con inocencia. No se siente adulta aún, pero cuidado, no se te ocurra decirle “bebota”, que es un apelativo que odia. “No me gusta que me digan bebota, mejor diganme bebita o gordita”, dice la bebota (insistimos en llamarla así porque lo es) con esa carita de inocencia total. Del Cerro es una pausa en medio de tanta baqueta: la nena se opone completamente a hablar de sexo y rechaza cualquier pregunta que apunte en esa dirección. “Soy una chica tranquila, no soy de andar levantando chicos, me puse de novia a los maria del cerro15 y estuve cuatro años”, dice convencida. Y podemos agregar que desde que cortó con ese primer novio hace unos dos años, que se puso de novia con el galancito Benjamín Rojas, compañero de andanzas televisivas de Luisana Lopilato, que saltó a la fama en el éxito internacional R-Way y más recientemente Alma Pirata . Comparen la cantidad de novios (o clientes) de otras chicas (no hagamos nombres que no hace falta) con los modestos dos novios en seis años de María, y quizás tenga razón que mas que bebota es una bebita. Pero la experiencia que le falta en materia de hombres la tiene en materia profesional, ya que tiene casi cinco años de trabajo como modelo de gráfica y pasarela. “No me gusta tanto la pasarela”, cuenta incómoda, “lo que más me gusta hacer es gráfica, de hecho es lo que más hago. Desfiles es lo que menos hago y lo que más timidez de da. Así que estoy contenta porque hago lo que más me gusta”.

Maria del Cerro

La nena dice que para ir a la cama en plan de sexo simplemente se viste con “una bombacha y una remerita”. Ella trata de no cebar a las fieras hablando de sexo, pero consigue el efecto opuesto. Otra egresada del famoso Súper M de 2002.

Maria del Cerro

Que María Del Cerro no se vea como la bebota que es llama la atención, pero no tanto como ese lomazo de lolita infernal.

Su carita aniñada ayudó a que tenga su primera oportunidad de ser conocida. La bebita bonaerense fue una de las que impactó en 2002 en la primera edición del programa Súper M, un concurso en el que llegó a ser finalista. “Ese fue un buen trampolín, pero me gusta que pude hacer un nombre entre las modelos como María del Cerro, aunque con las chicas del Súper M nos vemos y está todo bien”, dice agradecida. Su crecimiento profesional se refleja en su actual condición de modelo de RPM, la agencia de Ricardo Piñeyro, y attenti que también conduce en cable para la siempre interesante señal FTV, Fashion TV. “Me gusta hacer televisión, aunque por supuesto me falta mucho”, cuenta con una humildad que contrasta con la mayoría de sus colegas. De su cuerpo lo que más le gustan son las lolas, de las que asegura “son mías, totalmente mías. Nunca me puse, porque como ves no necesito”, dice al estupefacto periodista mientras se las agarra a dos manos. Coincidentemente, tambien dice que lo que primero mira de un hombre “es el pecho, pero no me gustan cuando tienen pelo” comenta la nena. “Tampoco me gustan los hombres grandes, me gustan más o menos de mi edad y que sean sinceros, con buen físico, cariñosos y demostrativos”. Aparentemente, esos atributos los encontró en “Benja”, como le llama a su novio Benjamín Rojas, el Maria del Cerrogalancito de Cris Morena oriundo de La Plata. “Benja tiene un sentido del humor excelente, es un tipo perfecto a su manera” cuenta entusiasmada mientras presta su importante 1, 73 de altura y sus proporcionadas curvas de 89-62-89 para la sesión de fotos que parece contradecir su estatus de nena inocente. Dentro de su actitud recatada, lo máximo que se animó a decir en temas “de cama” es que en la intimidad prefiere los boxers en los hombres, y que ella a su vez se entrega al amor vestida “con una bombacha y una remerita”. A pesar de ser la terrible mujer que ves en las fotos, no está totalmente convencida de que la transición de nena a mujer haya valido la pena. Dice que se convirtió en una señorita a los 14 años pero que no estaba esperando que le viniera. “No quería saber nada, en realidad antes estaba mejor”, dice como arrepentida. “Así es un bajón”. Te equivocás María: así estás bárbara, bebota!