Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Marcela Kloosterboer se anima a las fotos

Marcela Kloosterboer

Marcela Kloosterboer tiene un problema curioso para una famosa argentina: no le gusta que le saquen fotos. “Antes sentía fobia cuando me sacaban fotos, pero ahora estoy aprendiendo a superarlo” dice la pendeja (ojo que ya tiene 23 años). Qué posibilidad hay de que se desnude? La misma de que nieve en el infierno, pero no perdemos las esperanzas, porque alguien puede filmar un video y hacer la gran Chachi Telesco.

Marcela Kloosterboer

Marcela Kloosterboer sentada con las gambas abiertas sería una hermosa pose para verla desnuda. Te damos el gusto.

No hay duda de que Marcela Kloosterboer merece el título de Alta Pendeja, así en mayúsculas y con todas las letras, y sin embargo hasta hoy no figuraba en Notiblog. Y fue por un descuido, no el nuestro sino el que nunca tuvo Marcelita para regalarnos algún pezón, alguna transparencia paponera, alguna foto que justificara publicar una entrada tan impresionante como la que a vos te gustaría tener en esa figazzita deliciosa. Y tuvimos una paciencia tan grande como la dos terribles pochas que tiene, esperando las fotos de Marcela Kloosterboer desnuda y hasta llegamos a soñarla sentada en bolas como si nada, sonriendo con la cotorra abierta como ves acá. Pero fakes aparte, las fotos del desnudo de Kloosterboer nunca llegaron y si bien la esperanza es lo último que se pierde, la nena es bien clara. “No me gusta la mayoría Marcela Klosterboerde las cosas que rodean mi trabajo, por eso no voy a fiestas y no me siento cómoda con las notas ni con las fotos.” Con fotos y notas es obvio que no está cómoda, pero en las fiestas Kloosterboer se relaja como ves en esta foto. Por eso vamos con las fotos que hay, y lo que hay son dos terribles pochas que parecen anunciarse en la doble “o” de su apellido. Cómo serán de escasas las fotos de Kloosterboer que el haber hecho una producción para un catálogo de ropa interior mostrando menos que en la playa le bastó para ser nota, y que especularan que la pendeja se finalmente “se destapaba” ahora que parece finalmente espantó al gato Gaudio. “Rompí con mis prejuicios, hoy me animo a mostrarme más sexy” dice Marcela KlosterboerMarcelita como si hablara de fotos en bolas. “Para mi la verdad hacer estas fotos fue una osadía y es más, hay gente a la que todavía no le dije que me animé a hacerlas” sigue explicando Kloosterboer como si hubiera hecho fotos desnuda para Playboy. “Mi familia lo tomó bien, pero el más problemático es mi hermano”, dice Marcela del guardabosques familiar. Por eso tenemos que ir con lo que hay, y guarda que bien mirado, lo que hay no es poco porque los pechos de Kloosterboer tienen un encanto que trasciende la ropa que los cubre. Porque más allá de la belleza de su dueña, encontrar un par de tetas de ese tamaño y además naturales es como una planta que Marcela Klosterboercrece en medio del Valle del Silicón de las famosas argentinas, una verdadera rareza. Kloosterboer sabe que su frente es su fuerte, pero por las dudas también promociona la retaguardia. “En la adolescencia me explotó todo y un día tenía esta colita”, dice con pícara inocencia. Y no te sientas un degenerado pensando en hacerle la colita, porque Marcelita misma se encarga de aclarar que ya no es tan inocente. “Aprendí a explotar mi parte más angelical pero también la más perturbadora”, cuenta la “nena” de 23 años, “y hoy me siento preparada para interpretar tanto a una monja como a una prostituta”. Qué lindo sería Marcelita que nos interpretes la segunda en una función privada!

Marcela Kloosterboer

Las modelitos y vedettes se matan para ser actrices, pero Marcela Kloosterboer hizo el camino inverso — ahora es modelo de Pancho Dotto, lo cual aumenta la posibilidad de que muestre algo por una vez en la vida antes de perder la frescura de pendeja. Las gomas de Kloosterboer están entre las más lindas y naturales de todas las famosas, pero no se lo digas. “Los hombres que me piropean las lolas no tienen ninguna chance conmigo.”

Marcela KloosterboerMarcela KloosterboerMarcela Klosterboer