Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Magali Montoro desnuda en Playboy

Magali Montoro

Magalí Montoro se desnuda (es un decir) para Playboy, en lo que es el punto más alto en la carrera de esta alta modelo (mide 1.80) desde que vino de su Río Tercero natal. “Vine desde Córdoba para probar suerte en Buenos Aires” explica la morocha, “y en seguida tuve que aprender a esquivar los avances de tipos con plata”. Dramático, pobrecita. El avance que se ve no pudo evitar es el de Playboy cuando le pusieron la tarasca para que se ponga en bolas.

Magali Montoro

Si las tetas de Magalí Montoro no te alcanzan para turca, fijate esa boquita petera.

La a morocha pintaba muy bien para pelar en Playboy: la teoría indica que la desnudez de una modelo en fotos es inversamente proporcional a su fama, y Magalí Montoro no es muy conocida. Hizo algunas apariciones secundarias con Tinelli —como el desfile de la presentación del clon de Roberto Giordano a cargo de Campi— pero no alcanza para ser una morocha de consumo masivo. Salir desnuda en Playboy presentaba una oportunidad para que Magalí Montoro, quizás inspirada por las dos iniciales de su nombre diera un golpe a lo Emme, pero el conejo no quiso que pelara la gallina y la morocha mostró la labia equivocada. “Quiero que se marque la diferencia entre una modelo y una vedette” dijo magali montorola morocha cuando toda la afición quería que se marcaran los labios de la cotorra en vez de ponerse a hablar como una. Y quizás por eso de que el que avisa no es traidor, Playboy advirtió desde el título de tapa que el de Magalí Montoro es “un desnudo de alta costura”. Alta costura en la escarapela de cuero le van a tener que hacer si la muchachada exasperada por la falta de figazza la llega a agarrar, y la morocha lo sabe. “Vine a probar suerte en Buenos Aires pero sin que nadie trate de meterme en su cama” dice Magalí fijándo una meta de cumplimiento imposible que la dejó tan mal parada como la de los chicos que hacen cola para entrarle por la ídem. Con esa actitud estrecha, la cordobesa admite que tiene Magali Montoro“miedo a la soledad”, pero tampoco hace nada para ganar amigos en el ambiente. “Vos sos demasiado petisa y rellenita, no das para modelo”, le espetó Montoro a la rubia Alejandra Maglietti, que más tarde se vengó aunando fuerzas con Karina Jelinek. “Jelinek y Maglietti se deliraron conmigo en una sesión de fotos diciendo que yo no era modelo” dice la ahora playmate y agrega que “encima también me insultaron con el apellido”. Pero las rivales de Magalí no fueron as primeras en cagarla. El primero que me llamó ‘Magalí Montoto’ fue Roberto Giordano” recuerda la morocha, “si quieren insultarme que lo hagan de otra forma.” Perfecto acá va entonces: Magalí cuidate, porque si te agarra la muchachada por la calle, del pijazo no te salva ni Montoro.”

magali montoromagali montoromagali montoro

magali montoro

Magalí Montoro se agarra la cotorra y te mira sabiendo que esa mano no tendría que estar ahí. “En este ambiente hay muchas que por un poco de promoción hacen cualquier cosa” explica como si no fuera ella la que está en la tapa e Playboy. “Desde que vine para Buenos Aires se me acercan hombres maduros que me ofrecen dinero y ponerme a todo confort” dice con onda víctima, “es que en este ambiente hay muchas chicas dispuestas a degradar su condición de mujer.”