Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Julieta Gómez, orto de Soñando con Bailar 2

Julieta Gomez de Soñando por Bailar 2

Julieta Gomez en tetas Soñando por Bailar 2Julieta Gómez vuelve a poner su infernal ojete a disposición de la muchachada luego de una etapa donde los chorizos no fueron parte de su dieta. “Me enamoré tanto de hombres como de mujeres porque para mí el placer no es sólo con penetración y me encanta experimentar” dice la morocha de Soñando por Bailar 2, “pero después de varias experiencias con mujeres te puedo decir que hoy prefiero a los hombres porque para mí es muy importante la previa y comprobé que los hombres dan mejor sexo oral.”

julieta gomez en tetas

“Soy cambiante para el sexo” dice Julieta Gómez, “a veces soy romántica y otras quiero que me violen en el gimnasio.”

Como el escorpión que tiene tatuado camino a la ingle, Julieta Gómez se defiende con una cola mortal. Y si te preocupa la cara, ponele la funda de almohada de capucha y decile que es para explorar sensaciones. “Si no puedo ver, entonces va a jugar el tacto” dice la morocha, “para mí la verdadera estimulación de las zonas erógenas se logra con la alteración de los sentidos, que cuanto más excitados están, más placer dan.” El estudiado tono pseudo académico no es casual: Julieta dice que cuando hace fotos desnuda, shows en bolas o videos porno no es para recaudar plata sino material para su nuevo libro. “Para mí escribir es como hacer el amor” dice la morocha en plena apología de la putez, “quiero que mi libro sea bien original, así que julieta gomez en bolas soñando por bailar 2busco nuevas formas de llegar al placer y por eso no siempre hay penetración.” Puede haber paleteo de papo en boca de una nena por ejemplo. “Tuve la fantasía de estar con una chica y lo hice, me hago cargo” dice Julieta de su ‘romance’ con Ivana Brodowsky, “el capítulo del lesbianismo está cerrado porque eso de que las mujeres son mejores haciendo sexo oral en mi caso no es verdad, te puedo asegurar que a mí el mejor sexo oral me lo hizo un hombre.” Claro que si pinta la fiesta Julieta va a probar la torta, como hizo en una serie de videos para Playboy. “El sexo me gusta que sea en una linda escena, una vez lo hice en la playa y nos quedamos toda la noche porque la llave del hotel se la llevó el mar junto con la ropa, fue julieta gomez gateandomuy romántico” recuerda la morocha de Soñando con Bailar 2, “pero mi deseo sexual es cambiante, otras veces me dan ganas de que me agarren y me violen en un taller mecánico rodeada de herramientas.” Y a pesar del tamaño de esas cachas, Gómez dice no se necesita una gran herramienta para abrirle el baúl. “Un tamaño normal puede hacer un buen trabajo también” dice la morocha comprensiva, “lo importante es que me hagas sexo oral hasta dejarme a punto de caramelo antes de que me penetres.”

julieta gomez de soñando por bailar 2julieta gomez de culo en cuatro

julieta gomez en bolas spb2

el orto de julieta gomezJulieta Gómez posa en tetas apoyada sobre las llantas, y si dejás pasar la ironía de que todas las gomas de la foto son artificiales, la morocha te va a contar porqué sugirió ambientar así la producción. “Una de las mejores experiencias sexuales que tuve fue en el taller de un tipo que coleccionaba autos y motos” recuerda la morocha de Soñando por Bailar 2, “fue como una película porno porque estaba con un vestido de noche en medio de motores con olor a aceite, pero la pasé muy bien porque si bien estuve con mujeres, el mejor sexo lo tengo con hombres bien machos y dotados.” Pero si la tuya no está a la altura de ese ojete no te preocupes. “Si la cosa viene escasa entonces tenés que hacer una muy buena previa” explica la morocha de SPB2, “tenés que saber dar sexo oral o ser un muy bueno con las manos y me hagas acabar antes de meterla, cosa que cuando la pongas acabes tranquilo.” ¿Anotaste?

julieta gomezjulieta gomez e ivana brodowsky bailan cañojulieta gomez con ivana brodowsky julieta gomez de spb2 baila cañojulieta gomez en caño con ivana brodowskyjulieta gomez de soñando por bailar 2

*Video:julieta gómez desnuda

Bajate el video hot de Julieta Gómez
También disponible en 3gp para celular

Julieta Gómez lleva el orto al taller

Julieta Gomez

Julieta Gómez dice que el mejor service se lo hicieron en un taller y que para pulirle ese terrible culo que tiene no hace falta que tengas una gran herramienta. “Con un tamaño estándar está bien, porque te puede hacer acabar antes de meterla” dice la morocha sin pelos en la lengua ni en el orto, “o también puede hacer una previa con sexo oral hasta dejarme a punto de caramelo y que recién ahí me penetre para acabar los dos juntos.” Gómez había estado de novia con Ivana Brodowski pero dice ahora que “el tema de estar con una mujer ya está terminado, tuve la fantasía, quise hacerlo y me hago cargo, pero ya pasó.” Pero cómo, no era que las mujeres son mejores a la hora de chupar conchas? “Eso no es tan cierto” dice la ex lesbiana, “en mi caso puedo decir que el mejor sexo oral me lo hizo un hombre.” Y bajá a paletear contento que tenés suerte, imaginate si te pedía besos en la cara!

Julieta Gomez

El culo de Julieta Gómez parece la punta de un hueso para perros como el que te viene al ver a esta perra.

Sí vieja, esta es para palo y a la bolsa. Mejor dicho, para bolsa en la cara y palo por el orto. Nah, ni te calentés en hacerle los agujeritos a la bolsa para que respire, porque si le falta un poco el oxígeno al acabar la sensación del polvo le va durar más, como aquella vez que vino a dejar el auto para arreglar y la pistoneaste a fondo. “El mejor sexo lo tuve en un taller” dice Julieta Gómez y pedile que cuando hable te de la espalda, porque como moneda la mina más que cara es seca. “Era una casa muy grande y el dueño tenía un lugar donde julieta gomezcoleccionaba autos y motos” recuerda la olvidable morocha del culo memorable, “fue ahí, entre medio de radiadores, bujías y aceites.” No fue aceite hija de puta, era grasa de litio Grafitoil que como dice la descripción es para trabajos de “extrema presión, con eficiencia de esfuerzos y en altas temperaturas”. Y sí, porque ya estaba recaliente la hija de puta cuando le ordenaste que ponga las manos contra la pared para un cateo tipo policial. “Era un taller pero yo estaba vestida de noche como para ir a una gala” recuerda Gómez, “la verdad fue como una mini película erótica.” Y la guacha obedeció como si conociera el libreto, al toque apoyó las manos contra la Julieta Gomezpared y separó las piernas mientras vos le levantabas despacito el vestido como izando la bandera para dar comienzo a la ceremonia de ruptura de orto. Con la excusa de taparle los ojos, le subiste el vestido como para sacárselo por arriba pero cuando el ruedo llegó a la cabeza le hiciste una doble Nelson con la tela para taparle la trucha y quedó perfecta: indefensa, a cara tapada y cola expuesta, parecía como si la mina del clásico almanaque de taller se hubiera materializado sobre la misma pared donde estaba colgado. “En el sexo no me gusta hablar, la charla por favor no” dice Julieta y no miente, porque aquella noche en el taller no dijo palabra alguna, ni siquiera cuando le frotaste la pico de loro por la concha para recordarle que estaba en un taller julieta gomezy le ibas a pulir bien la rosca. “Hay que estimular las zonas erógenas porque todo lo que causa placer surge de la alteración de los sentidos” teoriza Julieta Gómez luego de la práctica en el taller, “cuanto más excitados están los cinco sentidos, más placer causan.” Será por eso que la turra dejó escapar un quejido de puta a la que se le cae la máscara profesional cuando sintió que tus garfios le llenaban el rosquete de grasa de litio. “Yo a veces voy por lo romántico, con música clásica y todo lleno de olor a vainilla” reconoce Julieta, “pero hay otros días que quiero que me agarren y me violen.” Como en el taller esa noche. Dale, pulile la rosca con la fresadora de carne!

Julieta GomezJulieta GomezJulieta Gomez

Julieta Gomez

Algo pasa con las mujeres culonas: primero Belén Francese lanza sus rimas, ahora Julieta Gómez quiere ser escritora. “Estoy escribiendo un libro” dice la morocha como si alguien pudiera tomarla en serio, “va a ser una mezcla de historia contemporánea y moderna con algo de arte y literatura.” La morocha justamente nos escribió al consultorio sentimental de Notiblog con un trauma personal. “Mi actividad sexual no es constante”, se quejaba la señorita Gómez frustrada y perpleja, “me pasa de estar meses sin ningún hombre y después tengo semanas en las que lo hago cinco o seis veces por día.” Querida Julieta, la irregularidad en tus coitos no es un misterio — depende de si los pibes te miran la cara o el culo. La sociedad espera que las mujeres vayan por la calle con la cola tapada y la cara al descubierto, pero a vos Julieta te recomendamos que hagas al revés. No, de nada!

Julieta GomezJulieta Gomez Julieta GomezJulieta GomezJulieta GomezJulieta Gomez

Bajate el video de Julieta Gómez desnuda.

Ivana Brodowski y Julieta Gómez, mimosas

Ivana Brodowski y Julieta Gomez

Ivana Brodowski se tentó una noche con Julieta Gómez, y viendo el terrible orto que tiene la morocha no la podés culpar. Y parece que no es la única nena que al ver el ojete de Julieta se tira de cabeza. “¿Sabés cuántas famosas hay? ¿Y cuántas me avanzaron en un vip?” pregunta la morocha, que dice la encaran tipo “Loca, vamos para el baño” y van directo a comerle la almeja. Dicen que “si tuvieran que invitar a alguien” a la cama, elegirían “a Pampita porque es muy dulce”. Estate cerca porque la torta lleva huevos!

ivana brodowsky y julieta gomez

Brodowski y Gómez estaban en una posición parecida cuando se les ocurrió comer mariscos. Gatos mimosos.

Recién cuando te pararon los de la Prefectura te diste cuenta que se te había ido un poco la mano con el castigo a los gatos, pero por suerte el suboficial estuvo comprensivo y hasta filosófico. “Sabe qué pasa jefe” te dijo el zumbo mientras hacía desaparecer los dos billetes de cien que le ofreciste de cometa, “el problema es que a los gatos no les gusta el agua, se ponen nerviosos y hacen cosas raras”. Ya supiste que algo raro había entre Ivanna Brodowski y Julieta Gómez cuando viste que se mandaban textos y ivana brodowski y julieta gomezfestejaban la gracia dándose picos, pero cuando empezaron a frotarse los pechos y comerse la boca tiradas como gatos en celo en la proa del barco supiste que no podías tolerar un motín a bordo y menos de lesbianas. “Entre nosotras siempre hubo atracción, nos gustaba histeriquear”, explica Julieta, “y nunca pasó de ahí hasta que Ivana tuvo una crisis con su novio y empezó a quedarse a dormir en mi casa.” Y claro, en la casa de Julieta había una sola cama y “una noche casi jugando casi desnudas, nos empezamos a rozar las piernas y sucedió” dicen las dos ex chicas Playboy. Y si bien la historia suena a truco para tener prensa, viendo el orto de Julieta Gómez es tan infernal que es como para entender que Ivana Brodowsky se haya tentado. “Le julieta gomez e ivana brodowskypuede pasar a cualquiera” se justifica la rubia, “después de esa noche pensamos que todo iba a quedar ahí, pero acá estamos, llevamos tres meses y medio juntas.” Pero el lesbianismo que vos viste ese día arriba del barco no parecía verso, y por eso mismo decidiste poner orden y ponerle un par bengalas de emergencia en el orto, a ver si con eso se calmaban. Por suerte entre el equipamiento fiestero del barco había vaselina y unos guantes quirúrgicos de látex, te vinieron al pelo para hacer que las bengalas entren en esos ojetes con el menor daño posible. “En nuestro ambiente de laburo a muchas chicas le gustan las mujeres pero no lo dicen”, te explicaba la morocha mientras separaba las piernas para que le apliques el castigo, “Sabés cuántas famosas hay que me avanzaron ivana brodowsky y julieta gomezen un VIP?”. Y más allá que la historia de lesbianismo puede ser verso, que otras minas se tienten con la terrible cola de la morocha es casi seguro. “Me avanzaron solteras, casadas, y de una manera muy zarpada”, dice la dueña de un pavo que parece artificial, “me decían ‘Loca, vamos para el baño’, pero ellas no lo admiten porque es heavy hacerse cargo.” Pero hacerse cargo no es problema para Ivana Brodowsky y Julieta Gómez, que confiesan que ahora que le tomaron el gusto a la almeja, le gustaría comerse una muy especial. “Si tuviéramos que sumar a alguien sería Pampita”, dice la rubia con ganas. “La verdad que Pampita es muy linda, y dulce también, nos ratonea…” agregó la morocha pero no pudo terminar la frase porque el fuego de la bengala ya le estaba quemando el orto.

julieta gomez e ivana brodowski

julieta gomezIvana Brodowski le abre las piernas a Julieta Gómez, que pone el orto de punta y las dos te miran como preguntándote si les creés que son lesbianas. “Yo ya estuve en un acto sexual con un hombre y otra mujer” confiesa la rubia fiestera, “pero esta es la primera vez que estoy así, sólo con una mujer”. A las nenas les gusta frotarse las almejas y comerse los patys porque según dicen, “no tiene nada de malo ni es una enfermedad, le puede pasar a cualquiera.” Los gatitos superan su fobia al agua y te hacen el pete náutico. Y guarda con los labios – clítoris de Julieta Gómez que empujan la bombacha en punta en la PapoCam® de la izquierda, peligroso!

julieta gomezjulieta gomezjulieta gomez