Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Jésica Cirio y el baile del caño

Jesica Cirio

De todos los culos que pueden agraciar el baile del caño, ninguno es más alucinante que el de Jésica Cirio. Es que no es fácil saber cuál es más duro, el metal cromado o los cantos de acero de Jésica Cirio. Mirá esas cachas, parece que en cualquier momento puede apretarlas y doblar el caño. Para darle con un fierro.

Jesica Cirio

Jésica Cirio se agarra del palo y a vos te gustaría que fuera el tuyo, que al ver ese orto está como mínimo igual de duro.

Teníamos pensado dejarla tranquila, dejar reposar esa bendita cola por un rato como para disfrutarla todavía más en el regreso, pero vimos a Jésica Cirio refregar los cantos en un baile del caño y así se nos puso, dura como el metal. Las cachas del legendario culo de Jésica Cirio besan el metal y el caño parece ponerse blandengue como si hubiera acabado. Es que el pavo de Jesica enloqueció la estructura molecular al entrar en contacto con el metal, elevando su temperatura hasta finalmente ablandarlo. Suena loco pero si miran bien, en alguna de las dos puntas del caño van a encontrar un charquito de metal líquido, como el mercurio pero más lechoso: es el caño que se echó un fierro con Jesi. Y no debe sorprender, porque si la física cuántica admite que la mente afecta las partículas subatómicas, la sabiduría de barrio sabe que el pavo de Cirio es capaz de derretir un caño. Es que el ojete de Jesica Cirio desafía las leyes de la física y ni siquiera un objeto inanimado puede permanecer indiferente al Jesica Ciriocontacto con esas cachas supremas. Jesica Cirio ensayando el baile del caño es un experimento casero donde se hace difícil saber cuál de los tres elementos de la ecuación es el más duro: el metal del caño, los glúteos de Jésica o cómo te queda la garcha después de ver las fotos. Y si no acabaste viendo esa deliciosa cola contra el metal, no te vas a poder contener con las cosas que dice la turra. “Me encanta hacerlo y que me lo hagan”, dice Jésica y todos, pero todos, tuvimos la imagen de esa cola taladrada por una barra de carne rígida como el acero. Pero no, la rubia está hablando del sexo oral. Jésica dice que para hacer un pete se toma su tiempo, porque “depende del día, porque el cansancio te mata”, pero ella misma te cuenta lo que tenés que hacer para que se coma la salchicha. “Vos poneme mucho chill out, velas, apagá las luces y decime cosas al oído que yo hago el resto”, recomienda Cirio. “Ahh, y también está bueno mirarse a los ojos, en tooodo momento.” No Jesica Ciriodebe ser tan fácil cumplir con este último pedido, porque quién va a perder tiempo mirandole los ojos cuando tiene ese culo, esas tetas, y lo que debe ser el papo mejor ni pensar porque nos vamos en seco ahora mismo. Pero como el premio es nada menos que un pete de Jésica Cirio ponele que te concentrás y después de mirarle a los ojos un rato te tirás para atrás y pelás la garcha pensando “a lo tuyo bebé, a ver esa lengüita”. No tan rápido, porque la diosa de Lanús (curiosamente L’anus, el ano) tiene un requisito todavía más raro antes de petearte: quiere que te afeites la garcha. Pero toda, sin que quede un pelo, y las piernas y el pecho también. “Los prefiero afeitados de pies a cabeza”, explica Cirio, “porque si bien no me asusta atragantarme, si lo puedo evitar, mejor”. O sea, no tiene problemas en chupar pijas y tragarse la leche, pero los pelos en la boca le molestan muchísimo.

jesica cirio

Quedamos shockeados: Jésica Cirio asegura que esa cola que ves no está hecha. La rubia del orto de oro (apropiadamente nacida en L’anus) dice que tiene invicto el rosquete porque lo tiene “en reserva”. Más raro todavía, dice que “es un placer ponérsela a mi novio”, dando lugar a interpretaciones raras. Igual, no le creemos nada.

jesica cirio

Jésica Cirio confiesa que es re petera, pero aclara que prefiere chupar pijas afeitadas. El pibe tiene que estar “depilado de pies a cabeza” y encremado.

Claro que estamos hablando de un pete de Cirio, pero igual puede ser complicado cuando la próxima mina te vea aparecer depilado. “Ah bueno!” podría decir la minita, “no me digas, vas a salir en Playboy?”. Vas a tener que dar explicaciones cuando vea que el peludo te quedó como Condorito, pero cuando el turraje del barrio se entere que estuviste con Cirio van a hacer cola para que le hagas la cola, son cholulas y ahí compensás. Pero en las duchas luego del fulbito con los amigos, más vale que tengas el video con el pete que te hizo la Cirio listo para mostrar en el celular, porque sino el gaste puede ser mortal. Igual, algunas cosas que dice Cirio suenan como si estuviera hablando de otra cosa. “Es un placer ponersela a la noche a mi novio”, cuenta la rubia suelta de cuerpo. “Es que me encanta Jesica Ciriopasarle crema por el cuerpo para que quede suavecito”, explica Jesica, y esperemos que no entre nadie a interrumpir esa escena porque el novio va a tener que dar muchas explicaciones: imaginate el pibe todo afeitado y encima “encremadito” por la rubia que dice “es un placer ponérsela a la noche a mi novio”. Suena raro, y los detalles siguen. “Cuando llegamos a casa disfrutamos de masajearnos, en Amsterdam compramos como una gelatina que genera calor al frotarla”. Y si pensás que esa es la crema lubricante / anestesiante que usa el novio para hacerle la cola a Cirio, te equivocás. Jésica insiste que no entregó la cola todavía, jesica cirioy habla en serio. “Es que no puedo relajarme”, dice Jésica, “ya lo dije: es mi reserva por ahora… si mi novio se porta muy bien, llegará.” Es que el novio a pesar de la guita ya quedó demasiado aputosado entre tanta depileta y cremita, y sin autoridad de macho para hacerle la cola. Se equivocó, porque a la hora de los bifes, no hay “Jésica Cirio” que valga, es una turra de Lanús, una mina más. La tenés que agarrar de la cabeza con las dos manos y hacerle comer la peluda hasta que le toque el fondo de la garganta y si se ahoga entre tus pelos mejor. Así va a estar demasiado ocupada recuperando el aire como para quejarse de que “no se relaja” cuando le desvirgues bien la cola. De vos y tus pelos no se va a olvidar nunca. Y vos de ella tampoco.

Jésica Cirio, un orto para la unidad nacional

Jesica Cirio

Jésica Cirio encabeza las preferencias por el mejor culo argentino, y en estas fotos revalida sus títulos. Exploramos los distintos servicios que el indiscutido culo de Jésica Cirio brinda al país, facilitando el consenso y acabando disputas.

Jesica Cirio

El upite de Jésica Cirio parece dibujado pero es real. Las cachas de la blonda son más rendondas que los globos.

E l apoyo al culo de Jésica Cirio es tan universal que constituye un verdadero ejemplo de “unidad nacional” en una Argentina que tiene una historia muy facciosa. Peleamos por todo, no coincidimos en nada, pero a Jésica Cirio, todos le llenaríamos la urna de votos. Y no es para menos con la urna deluxe que tiene, toda forrada de cuero y con una ranura que apenas puede contener la exuberancia de la carne que la infla desde adentro. Pero hay más razones para reventarle la urna a boletazos, porque además de erótica, la cola de Jésica también es curativa de la ansiedad, otro de los defectos nacionales. Como una verdadera estadista, Cirio cura la impaciencia argentina, eso de querer todo ya mismo y sin esperar, pero por la blonda de Avellaneda todos hacen la cola con gran paciencia. El consenso es tan amplio como las cachas que lo inspiran, pero no está exento de coletazos. “Esta mina es re fea, la cara es horrible y tiene la cola re operada, esa cola no tiene nada de natural”, espetaba un tal Fede en su comentario, casi convertido en un proctólogo (mirá las fotos de Jésica Cirio sin retoques y sacá tus jesica cirioconclusiones). Pero a pesar de algún disidente, el apoyo a su ojete es tan fuerte que, como revelan los comentarios, hasta las mujeres se la quieren sufragar. “Es increíble pero se me acercan más mujeres que hombres” dice Cirio cada vez que le preguntan, y esto es algo que como hombres nos deja mal parados. Cuidado señores, porque el deseo de cenar la figazza y el pavito de Cirio es universal y no podemos permitir que nos gane de mano una mina. Algunos relajadamente comentan que las mujeres no tienen cabida en la cola de Cirio porque anatómicamente no tienen con qué darle. Como dijo Freud, la mujer envidia el pene, y por eso en teoría una mujer no puede hacernos competencia. Pero cuidado, porque en teoría no hay diferencia entre la teoría y la práctica, pero en la práctica sí. Y las chicas vienen degollando. “Con esta mina y alguno de ustedes, que están más calientes que chapa al sol, me haría una linda partuza”, decía Lesbi Sol y Jesica Cirioagregaba en su comentario que la fiestita incluiría “merca, alcohol, juguetes, cámaras y mucho sexo… estoy calienteee!”. Están terribles las chicas y van al frente mal. “Me voy a hacer una paja ahora que me acuerdo muy bien de su conchita, tetas y culo —ay por dios, le pongo mantequita y me lo trago entero!”, decía la desfachatada de Sofi y luego se justificaba. “Bueno, les parecerá raro que diga esto siendo una chica, pero mi novia me lo permite, jajajaja.” Mirá lo que es ese pavo abajo (parece dibujado pero es una foto digital directa en crudo, sin retoques) te lo comés o lo hacés asco?

Jesica Cirio

Jésica Cirio en todo su esplendor durante la producción de fotos para Maxim en verano. Atención todos los que se preguntan cuánto photoshop le ponen a las fotos de Jésica Cirio, porque estas son fotos directas sin arreglo alguno.

Jesica Cirio

Jésica Cirio entrega su pavo a la cámara en el verano. Apagá la calefa que con esta auténtica foto de es orto no la vas a necesitar.

Hay que tomarse en serio la competencia femenina porque las nenas tienen lengua, y la usan con versatilidad: tanto pueden petearte a vos como comerle la almeja o el culo a Jésica Cirio. Y ahí es donde sacan ventaja porque al ser mujeres, saben exactamente cómo se come una figazza. Muchos flacos tienen reparos a la hora de bajar al pesebre, y muchos más se van al mazo a la hora del beso negro. Porque si bien todos dicen que con Cirio entrarían por el aro, muchos —quizás la mayoría— no lo besarían ni en pedo. Se hacen los duros escribiendo cosas como “a esta le como la caca” y después arrugan. ¿Tendrán miedo de que después de toda una noche de convencimiento ya de mañana con la nariz finalmente en la puerta del rosquete, aparezca el Negro Oro gritando “Dale Gas!” desde la radio de un taxi a todo volumen? Y aún si a Jésica se le escapara un pedito (seguramente de emoción) en ese momento, tenés que tener un encendedor a mano, porque cuántos pueden jactarse de haberle Jesica Cirioprendido fuego al orto a Cirio? Es que el verdadero patriota se ve cuando está parado frente a la escarapela, no podés tener la pólvora mojada a la hora de presentar armas. Tampoco es cuestión de rellenar pavos por la fuerza y a lo bruto, mas bien es como hacer pizza, hay que poner manos en la masa para ensancharla pero cuidando de no provocar fisuras. Si querés un tutorial en vivo andá al obrador de cualquier pizzería amiga (la vidriera de Ugi’s es ideal) y fijate cómo lubrican el bollo de pizza y van amasando para ir estirándolo de apoco. La reticencia quizás se origine en la necesidad de evitar “ser un chupaculos” con la consiguiente connotación negativa, como en el clásico reproche “pará de lamerle el orto a Fulano, no podés!”. Pero a ver si despertamos señores! Ser Jesica Cirioun chupaculos es un gran honor si el upite lo vale, y ni hablar si es el de Jésica Cirio. Pilas señores! No podemos permitir que una bomberita cualquiera le haga mejor la cola a Jésica Cirio que nosotros, al no hacerle asco al marrón y despejar a lengüetazos el camino del consolador Made in Taiwán. Conclusión: si te acostás con una mina del calibre de Cirio, no duermas. Y recordá que a veces la única manera de ganar el partido es embarrando la cancha.

Jésica Cirio, un orto que derrite el hielo

Jesica Cirio

Jésica Cirio pondrá la cola Patinando por un Sueño, desencadenando una batalla térmica como nunca se vió antes entre su cola súper hot y la gélida pista de patinaje. En el estudio va a ver bastante frío, pero en casa van a arder las garchas no sólo por Jésica, sino por otras 11 patinadoras especialmente seleccionadas.

Jesica Cirio

Jésica muestra su culo infernal, que luego del ejercicio del patinaje va a quedar todavía más duro y apetecible. Infernal.

Cuando te despertaste de la hipnosis erótica que te provocó mirar las fotos del sobrenatural culo de Jesica Cirio, todavía mareado escuchaste a alguien comentar “viste que ya arranca Jésica Cirio Patinando por un Sueño?”. Y lo primero que pensaste fue “pero si Jesica Cirio hace rato que patina, y no por un sueño sino por cualquiera que tenga un billete”. Es verdad que invitar a patinar a la dueña de lo que tranquilamente puede ser el mejor culo argentino de los últimos tiempos resulta redundante, es algo así como venderle naranjas al Paraguay. “Sobre los patines me siento mágica”, dice con cara angelada la dueña de ese objeto de culto conocido como El Ciriorto. La rubia se siente mágica y nosotros ya estamos levitando nada más pensar en la infinidad de oportunidades que vamos a tener de ver esos cantos privilegiados desplazarse por las pistas. El programa promete ser una lucha épica entre el upite hot de Jésica y el gélido escenario que Marcelo Tinelli montó para calentar a la audiencia y el rating, una impresionante pista de 20 metros por 15. Una planta de 12 motores frigoríficos Jesica Cirioalimentarán siete kilómetros de cañerías hidráulicas subyacentes para intentar evitar que el temible culo de Jésica Cirio derrita el hielo. Pero el pan dulce de carne de la blonda vedette de Avellaneda no combatirá la frigidez del estudio sola, sino que contará con los calentitos pavos de Claudia Fernández, Ximena Capristo, Claudia Albertario, Evangelina Anderson, Luli Fernández, Evangelina Carrozzo, Marixa Balli, Marina Calabró, Natalia Fava y Victoria Vanucci. También va a poner la cola Wanda Nara, que ya empezó a calentar el ambiente acusando que “Cirio y Luli Fernández me critican por envidia”. El calor que genera esa docena de culos es suficiente para hacer Jesica Cirioexplotar la cabeza al más asexuado, pero la preocupación de Ideas del Sur es el vapor que va a generarse por contraste con el frío de la pista, que podría interferir con el trabajo de las cámaras. Por suerte Tinelli, que sabe que todo el despliegue en el fondo es una mera excusa para tomar primeros planos de esos ojetes infernales, instaló un sistema de deshumidificación impresionante para extraer la neblina del estudio. Para que no haya sombras en la pista de patinaje se instalaron 115 luminarias móviles, lo que garantizaría la nitidez de la imagen de los culos. Ellas patinan por un sueño, pero vos hacés realidad el tuyo.

Jesica Cirio

Ella entrena para patinar, y a vos más te vale empezar a entrenar la lengua si es que querés chupar la impresionante teta de Jésica Cirio en esta foto de tonalidad surrealista. La dorada piel de sus cachas de acero tiene una deliciosa cobertura de rubios vellos que te tientan para que le comas la escarapela de cuero y le descorches mal el ojete en tu propio reality, Garchando por tu Sueño.

Jesica Cirio

Otra toma interesante del culo de Jésica, que mira como si te hubiera sorprendido con la garcha en la mano. Dice que patinar la relaja, mejor así no le duele tanto. Posición obliga!

Atención los camarógrafos, pónganse las pilas y no pierdan el tiempo con panorámicas o jugando con distintos ángulos, queremos ver todas las cámaras clavadas en un primer plano permanente de las cachas de acero de Jésica Cirio. Sólo resta esperar que Cirio tenga un descuido y las cámaras muestren un pedazo de papo (como sucedió con Luciana Salazar, que expuso su vulva depilada por Telefé, bailando en el programa de Marley hace unos años). Quizás sea por eso que Jesi está intranquila con el debut. “Tengo muchas ganas de que arranque, porque venimos ensayando desde hace tanto”, confiesa la rubia de Avellaneda, que no tiene empacho en confesar que viene patinando desde hace rato. “Estoy segura que en Patinando voy a llegar lejos”, dice con picardía como si no lo hubiera hecho nunca. “También estoy nerviosa pero ansiosa por debutar patinando”, dice Cirio refiriéndose al programa Jesica Cirioaunque uno, embriagado por esa terrible cola, la escuche decir que si bien tiene un poco de nervios está ansiosa de que la hagas debutar por el orto, porque ya está cansada de practicar sola metiéndose consoladores, pepinos, zanahorias y frascos de Impulse en la colita. “Cuando entro a la pista todo lo demás queda afuera” dice Jesi y nos confunde, porque afuera sólo deberían quedar colgando los huevos. “Es que ocurre algo muy mágico con mi compañero, muy lindo, cuando patino me siento mágica.” Y las buenas noticias no paran de llegar, porque más allá de quién resulte ganador de la competencia, todos vamos a tener una razón para festejar, ya que el patinaje le va a endurecer la cola a Cirio y por ende las garchas a todos. “No, no sé si es jesica cirioverdad lo que dice Vanucci de que patinar te endurece la cola, no me doy cuenta si la tengo más voluptuosa”, dice Jésica Cirio con la humildad que le da saber que sí tiene un culo tremendo. “Yo estoy re contenta porque lo único que sé es que patinando aprendí una nueva disciplina que me ayuda a relajarme.” Se dan cuenta la buena noticia? El patinaje no solamente le endurece la cola, se la moldea todavía más si esto fuera carnalmente posible, sino que también la relaja — y vos ya sabés cuán necesario es que la nena esté relajada como para que su impresionante Ciriorto pueda recibir su merecido bien a fondo. Desde siempre se supo que el patín era la actividad predilecta de las turras nacionales cuando querían facturar, pero ahora comprobamos sus importantes beneficios cola-terales: dan firmeza y moldean los glúteos al tiempo que le relajan la escarapela de cuero para que vos hagas tu entrada triunfal, patinando por tu sueño.