Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Mariana de Melo y Jaqueline Dutrá, piletazo

Mariana de Melo

Mariana de Melo, auténtico gato botinero, muestra sus alfajores de chocolate mientras escapa del calor con unas zambullidas en la pileta. Una misionera divina.

Mariana de Melo y Jaqueline Dutra

De Melo y Dutra se tiran a la pileta y demuestran que no es verdad que los gatos escapen del agua.

Q uién dijo que a los gatos no les gusta el agua? Cuando el calor era insportable, la peterísima Mariana de Melo y la turrísima Jaqueline Dutrá decidieron ponerse en bolas para bajar la temperatura propia y subir la de todos los demás. Sus cuerpos curtidos por el sol y tanta japi buscaron refrescarse zambulléndose a la pileta y con eso derribaron el mito de la hidrofobia felina. Es que el gato sudamericano es superior al internacional: se tragan la leche como corresponde, pero a diferencia de sus pares de afuera que tienen aversión al agua, el gato de las pampas no tiene miedo a dar un piletazo. Jaqueline Dutra y Mariana de MeloClaro que como felinos que son, no saben nadar muy bien pero la naturaleza es sabia y como ves en las fotos, le proveyó a ambas terribles pares de flotadores. Una es originaria de Misiones, la otra es del otro lado de la frontera, pero ambas saben que si quieren publicidad para sus curritos veraniegos tienen que ponerse en pelotas, cosa que hicieron sin ningún problema. La brasuca es un ejemplo de cómo gatos de diferentes especies pueden llegar a migrar y adaptarse al nuevo hábitat. “Soy fánatica de mariana de meloEstudiantes”, dice Jaqueline Dutra, “y grité como loca cuando terminó el partido”. Es que la brasileña no es cualquier gato, es un gato botinero, una variedad criada especialmente para circular entre futbolistas como su ex esposo Martín Palermo. “Te juro que festejé este campeonato de Estudiantes más que el tetra de Brasil”, dice con ese acento carioca aporteñado. Zoólogos de muchas partes del mundo vinieron especialmente a estudiar el Mariana de Melo y Jaqueline Dutracomportamiento del gato botinero, que tiene la habilidad de cooperar con gatos de su especie a pesar de ser de equipos contrarios. “Estábamos viendo el partido con Mariana de Melo, que si bien es de River, por supuesto que hinchaba por nosotros”. Qué lindo que se apoyen mutuamente, uno se pregunta si no habrán “cooperado” en alguna aventura botinera, haciéndole “partido” a uno o dos jugadores, las dos juntitas.

Jaqueline Dutra

Jaqueline Dutrá es un gato botinero brasuka que se adaptó al ambiente local al punto de festejar el campeonato de Estudiantes más que el tetra de su Brasil natal.

Jaqueline Dutra y Mariana de Melo

Jaqueline Dutrá y Mariana de Melo esperan culo al norte la llegada de un comando ninja de entre los arbustos. Se defenderán peteando.

Los estudiosos de esta especie dicen que la variedad botinera es muy apreciada por turistas extranjeros porque la propensión a cooperar entre ellas permite que sean usados en partidos triangulares donde las dos se reparten los pelotazos y se van turnando en el peteo y otras tareas. Conocedora de la pelota, Jaqueline Dutrá elogia la actuación de “Marcos Angelleri, que bloqueo muy bien al senor Martín Palermo”. Mariana de Melo no se queda atrás, y como buen gato botinero también estuvo casada con un futbolista. “Para que yo me derrita frente a un mariana de melo y jaqueline dutrahombre, tiene que ser muy caballero y muy inteligente”, explica Mariana antes de agregar el dato clave, “claro que si viene con una billetera bien llena, mucho mejor”. Por eso los zóologos explican que en latín, el nombre de la especie gato botinero es gatus billeterus, porque no apunta al botín en sí, sino al dinero. “Yo salgo a ganar en cualquier cancha, siempre voy al frente”, dice Mariana como veterana de muchos partidos y hay Jaqueline Dutra y Mariana de Meloque creerle — esos terribles alfajores de chocolate que muestra en las fotos no son joda. Un reclamo común del gato botinero es contra los técnicos que no permiten el sexo antes de partidos importantes. “Los jugadores deberían poder tener sexo durante la concentración”, dice De Melo con toda la autoridad que le confieren su larga trayectoria botinera recibiendo pelotazos de jugadores, “no se si todos los dias, pero tanto tiempo sin sexo no tiene nada que ver.”