Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Florencia Maggi, colegiala entrega la cola

Florencia Maggi de colegiala

El papo de Florencia MaggiComo ex del Ogro Fabbiani, Florencia Maggi integra un grupo que incluye a Amalia Granata, Cinthia Fernández, Victoria Vanucci y las Hermanas Pombo, pero con su pasado cabaretero, la rubia podría ser la más trola de todas. “Los hombres se impactan con mi físico pero lo que más me elogian es lo bien que hago el amor porque no tengo tabúes en el sexo, ” dice la ex bailarina de sábado, “soy muy intensa y en la cama nunca dije que no a nada de lo que me propusieron.” Salvo que tu propuesta sea como la de Fabbiani, que le pidió que sea menos trola. “El Ogro no quería que saliera desnuda, si fuera por él me tendría que haber quedado dentro de la casa” explica la rubia, “necesito un hombre que respete mi trabajo, porque si son inseguros les cuesta mucho.” Lo que no cuesta mucho es lograr que habilite la colectora o una turca. “Amo mis tetas, me encanta mirarlas en el espejo y que me las mimen” reconoce Flor, “también me elogian la cola y entrego para darle el gusto a los hombres.”

Flor Maggi en tetas

“Me llevo muy bien con mis tetas” dice Maggi, “les hablo y ellas me dicen lo que quieren.” ¡Las gemelas reclaman turcas!

L a colegiala acaba de librarse de un Ogro y festeja a su manera: tirada en el sillón, Flor Maggi se masajea una teta y con la otra se corre la tanga para indicar que ese papo está nuevamente en el mercado. “Ahora cualquiera puede venir a visitar al Sapo Pepe” dice levantando la pollerita tableada, “el Ogro me vendió un buzón y yo me lo comí.” Y ahora también se puede comer la tuya, porque a Flor en la cama le caben todas. “Conmigo en el sexo valen todos los juegos que quieras, me excita mucho seducir” reconoce la rubia, “me encanta provocar con todo lo que tengo.” Y lo que tiene es un montón: imaginate hacerte una turca con esos dos terribles airbags. “Me encanta tener sexo en el auto” confiesa Flor, “podemos estacionar y no importa si es una calle muy transitada, podemos florencia maggi se agarra el ortoir atrás y hacerlo igual.” Así que recliná las butacas, abrila de gambas, comele la almeja y cuando el caldo Maggi rebalse el papo en dirección al ojete, entrale al pavo como segundo plato. “La cola no la tengo virgen” admite Flor para sorpresa de nadie, “lo que pasa es que me gusta darle el gusto a los hombres.” Así que date el gusto y dale con todo porque a esta colegiala le encanta que la castiguen. “En la cama me gusta portarme mal a propósito para que me den unos buenos chirlos en la cola” explica la ex bailarina de Pasión de Sábado, “soy muy abierta y no tengo prejuicios en el sexo, algunos chicos son tímidos para hablar pero me fascinan los jueguitos y que me pidan cosas zarpadas.” Así que Florencia Maggipedí lo que se te ocurra porque a Maggi no le caben los delanteros que se van en jueguito y no la meten. “Al Ogro lo tuve que encarar yo” recuerda la rubia, “él me llamó para salir pero yo tuve que darle el primer beso, habíamos pasado toda la tarde en el Cerro de la Gloria en Mendoza y no hacía nada.” Por eso vos hacele de todo que Flor viene de laburar en cabarulos nacionales y extranjeros como el Passapoga de Chile. “No me arrepiento de haber hecho shows eróticos” dice desafiante, “me excita mucho provocar, todos me dicen que lo mejor de mí no es la cola o las lolas sino la forma salvaje que tengo de hacer el amor, soy muy pasional y me gustan los hombres bien calientes.”

Flor MaggiFlorencia Maggi, bailarina de Pasion de Sabado

Flor Maggi entrega la cola

Florencia Maggi se pone el cuatro y espera que le des el castigo que una colegiala trola merece: un buen bombeo en el ojete. “Me gustan los besos en la espalda y los chirlos en la cola, eso me me mata” reconoce la ex del Ogro, “soy muy pasional y no tengo limitaciones en el sexo, la cola la entrego para darle el gusto a los hombres, me gusta que me pidan cosas zarpadas y cumplir fantasías.” Pero a pesar del millaje acumulado en cabarulos del Cono Sur, todavía no cumplió una fantasía propia. “Lo hice frente al mar en un auto, pero me falta hacerlo en la playa porque dicen que es medio complicado” dice Maggi con miedo a que la arena le termine de pulir el rosquete, “soy muy pasional, en el sexo nunca rechacé propuestas.”

Las tetas de Florencia MaggiEl culo de Flor Maggi

Bajate el video de Florencia Maggi
También disponible en 3gp para celular

Florencia Maggi quiere chirlos en la cola

Florencia Maggi en tetas

Florencia Maggi tiene algo en común con vos: a ella también le gustan esas terribles tetas. “Amo mis tetas, me la paso mirándolas en el espejo” dice la bailarina de cumbia y vedette de la televisión chilena, “me gusta mimarlas y hablarles, estoy segura que ellas entienden.” La rubia bailantera tiene unos patys impresionantes y un orto espectacular, pero dice que no son lo mejor que tiene. “Lo que más me elogian en la cama no es la cola ni las tetas, sino la forma en que hago el amor” dice con orgullo profesional, “todos quedan conformes porque soy muy pasional y en el sexo soy muy abierta.”

Florencia Maggi muestra la ventanita del amor

El papo de Florencia Maggi flashea sonrisa vertical a través del velo azul como anticipando la llegada de visitas. Adelante!

Florencia Maggi no solamente tiene un culo que es un camión, sino que además sabe manejarlo, como cualquiera de los que la vieron bailando cumbia en Pasión de Sábado puede atestiguar. Con ese estudiado bamboleo de ojete la rubia comanda un ejército de garompas que la siguen hipnotizada, justo como siempre quiso. “Desde chiquita ya soñaba con ser admirada como una reina” recuerda la bailantera, “caminar con la cabeza en alto y que a mi paso los hombres me miren llenos de deseo.” Pero a diferencia de esas reinas altaneras que tratan con desdén a sus súbditos, Florencia Maggi, bailarina de sabadoFlor Maggi está al servicio del pueblo. “Es que me gusta darle el gusto a los hombres en la cama” explica con una sonrisa, “en el sexo soy muy abierta.” Cómo está de abierta preguntás? A full, pedí lo que quieras que la rubia entrega. “Es que para mí en la cama no hay límites” dice Flor, “con el sexo valen todos los juegos que quieras.” La rubia se declara totalmente abierta a todo tipo de propuestas. “Yo disfruto mucho provocando y seduciendo” dice con una vocesita de nena que contrasta con ese lomo infernal, “ya te dije que quiero dar el gusto a los hombres, la cama tiene que ser una fiesta.” Y a diferencia de otras improvisadas, Flor Maggi es una profesional de la fiesta. “Yo fui maestra jardinera y animadora de fiestas florencia maggiinfantiles” dice la rubia, que luego hizo la transición a la bailanta y las fiestitas adultas. “Me encanta cuando me piden cosas raras en la cama” dice Florencia, “quiero probar cosas nuevas, pero los hombres están como muy mansitos.” La bailarina de sábado sospecha que algunos pibes se intimidan cuando la tienen en la cama. “Lo que más me elogian no es la cola ni las tetas” dice la rubia perpleja, “me elogian la manera de ser y como hago el amor.” Pero demasiada galantería deja fría a la rubia, que quiere que le den para que tenga y guarde. “Me gusta que me dominen en la cama” confiesa Maggi, “por eso me gusta portarme mal a propósito para que se enojen y me den unos buenos chirlos en la cola.” Pero chirlos no es único que quiere que le den por la cola. “Mi cola no es virgen” aclara con voz vergonzosa, “ya te dije que me gusta complacer a los hombres.”

florencia maggiflorencia maggi en tetasflorencia maggi

florencia maggi

Florencia Maggi se pone en cuatro sobre la cama y te mira dispuesta a cumplir todos tus deseos con ese papo jugoso que se adivina a través de la bombacha. “Me encanta darle el gusto a los hombres en la cama” dice la bailarina de cumbia, “en el sexo soy muy abierta, para mí no hay límites.” Y tampoco hay fronteras para la putez de la rubia, que viene laburando fuerte en Chile desde que ganó el casting sábana de Roberto Dueñas para la revista Che Copete. “Hice una prueba y quedé como la musa de Roberto”, dice la rubia, “quiero hacerme un nombre en Chile pero sin escándalos haciendo lo que sé hacer.”

florencia maggiflor maggi, bailarina de pasion de sabado

Bajate el Video de Florencia Maggi

Florencia Maggi tiene tetas antisísmicas

Florencia Maggi

Florencia Maggi agarra el tubo y a vos se te prende la lamparita: qué bueno sería llenarle de queso esos patys! Pero para conseguirlo vas a tener que negociar con las gemelas directamente. “Mis tetas hablan” dice Florencia y los timbres te miran fijo como para que lo creas, “aunque no sé qué es lo que dicen, porque hablan su propio idioma.” Algunos se sorprenden al saber que la la docencia fue la primera vocación de la hoy vedette.“Soy maestra jardinera” revela la rubia, “pero como no encontraba trabajo empecé a animar fiestas para chicos”. La rubia primero abandonó la docencia y después la decencia para animar partuzas adultas, pero algo le quedó de las fiestas infantiles: la costumbre de mostrar los globos!

Florencia Maggi en tetas

Florencia Maggi logró superar el terremoto en Chile gracias a sus gemelas antisísmicas.

Si es verdad que los gatos tienen siete vidas, a Florencia Maggi después de sobrevivir el terremoto en Chile le quedan seis. “Nunca me había pasado algo así” dice la rubia todavía conmocionada, “estaba chateando en la cama cuando todo empezó a temblar”. Más allá de la escala de Richter, la magnitud del terremoto debe haber sido descomunal para asustar a una profesional acostumbrada a aguantar los más violentos sacudones en la cama. “El colchón temblaba muy fuerte y al escuchar cosas que se caían y rompían pensé que habían entrado a robar” dice la bailantera con extraña lógica, “pero después se me cayó encima la biblioteca de la habitación y ahí me florencia maggiagarró pánico.” Y no era para menos, imaginate una vedette que no sabe quién se la está moviendo y encima le tiran con libros, era una advertencia divina, como si El Barba cansado de verla menear el orto hubiera decidido poner fin a su putez. “Me puse a rezar porque pensé que me moría” dice el gatito asustado como si el indicador de vidas hubieran bajado de golpe de siete a cero y venía el cartel de Game Over. “Pensé que era el Fin del Mundo” dice Maggi, “así que me fui a acostar con el peluquero a una plaza, nos tapamos con frazadas porque hacía mucho frío.” Pero no fue una clásico “a coger que se acaba el mundo” porque el peluquero era gay y el cagazo le hizo apretar las cachas. “No tuve sexo durante el florencia maggiterremoto” dice Flor como lamentando una oportunidad perdida, “ni se me pasó por la cabeza porque con el susto que tenía pensé que iba a morir.” Pero la rubia sobrevivió y los expertos creen que salió ilesa no solamente porque su cuerpo está acostumbrado al traqueteo, sino porque las terribles tetas actuaron como sistema de absorción de impactos. “Me llevo bárbaro con mis tetas, las amo y me encanta mimarlas” dice la rubia agradecida con sus paragolpes, “me las miro en el espejo y les hablo para preguntarles cómo están y ellas me contestan.” Bueno, quizás no salió totalmente ilesa de los sacudones, pero qué importa si Flor tiene una excelente relación con sus amigas gemelas. “Yo les hablo a mis tetas pero no siempre, porque en realidad son ellas las que me hablan a mí” dice Flor confirmando el diagnóstico, “pero no sé qué me dicen, porque hablan en su idioma.” Por Flor Maggi en tetassuerte como la lesión fue en el cerebro, no le afecta nada su trabajo. “En Chile estaba haciendo Teatro de Revistas” dice Maggi, “y ahora voy a estar en Botineras, que si bien es un papel chico, para empezar es una punta.” Y ya que estás, para empezar ponele la puntita que la rubia dice que anda necesitada. “Estoy sola y es raro porque en el sexo soy muy abierta” se queja Maggi mientras vos pensás lo abierta que debe estar esa cola hermosa. “Me encanta que me pidan cosas raras, pero los tipos están todos muy mansitos” dice Maggi perpleja, “inclusive me porto mal a propósito para ver si alguien me da unos buenos chirlos en la cola.”

Flor MaggiFlorencia MaggiFlorencia Maggi

Flor Maggi en tetas

Florencia MaggiComo si gatear desnuda no enviara un mensaje suficientemente claro, Florencia Maggi quiere decirte algo. “La cola no la tengo virgen” dice la rubia mirándote fijo, “la verdad que me gusta darle el gusto a los hombres.” Y si el tamaño del clítoris que asoma en la PapoCam de la izquierda es una indicación, este gato con botas va maullar y arañar hasta tomarse toda la leche hasta dejarte seco usando métodos no convencionales. “Me encanta que me pidan cosas raras” dice la ex bailantera, “pero los tipos están todos muy mansitos, y yo soy demasiado pasional. El hombre que esté conmigo tiene que ser muy fuerte, muy caliente, pero todo desde el sentimiento.”

florencia maggi topless

Bajate el video de Florencia Maggi

   
12