Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Fernanda Neil, chiquitita de doble vida

Fernanda Neil

Fernanda Neil hace una pausa en la escalera para pelar una cola digna del terrible barrote del que se aferra. Desde que probó la “anaconda” de Carlitos Nair en Gran Hermano Famosos, a la flaca le gustan todas las porongas menos las chiquititas.

Fernanda Neil

Fernanda Neil tiene pinta de mina fina pero gustos de atorranta de barrio. Combinetta mortal, para pelar la anaconda.

Guarda con María Fernanda Neil porque de chiquitita ya no tiene nada de nada. Mirala como pone la cola y se abraza al palo mirando hacia atrás como preguntando “El tuyo es así de grande?”. Y ojo que a diferencia de otras que son pura pose, Fernanda Neil no necesita fingir, se le nota que el vicio le sale de adentro en serio. “A mi me da lo mismo besar una mujer o a un hombre”, dice cuando le preguntan qué le gusta más. Y más vale que le creas, Fernanda es tan capaz de comerle la boca a Juanita Viale en Doble Vida como de frotarse la ‘anaconda’ de Carlitos Nair en Gran Hermano Famosos. “Soy una mina muy sexual” le gusta decir a modo de confesión. Es justamente este vicio, esa profunda picazón de papo la que hizo que la carrera de Fernanda Neil siga un camino tan diferente al de Luisana Fernanda NeilLopilato, cuando las dos arrancaron como protegidas de Cris Morena. La morocha Fernanda Neil realmente tuvo una doble vida: pasó de ser la Martina, una huerfanita revoltosa pero entradora del orfanato de Chiquititas, a ser una puta reventada en la serie de América. Y no hace falta que te preguntes cuál de los dos papeles está más cerca de su personalidad. “Yo tenía mucho del personaje que hacía en Doble Vida”, confiesa de repente pero se apura para aclarar “bueno, sacando lo de fernanda neilprostituta”. Pero oscurece la aclaración al reírse, Fernanda se sabe turrita y a pesar de ser actriz le cuesta ocultarlo. “Es que como actriz hago de todo, hoy de prosti, mañana de otra cosa”. Y una de las otras “cosas” que le “tocaron” en su carrera fue la “anaconda” de Carlos Nair, esa terrible poronga que la llevó a un improbable romance con el bastardo de un ex presidente. Puede que “Carlitos” no tenga el perfil que normalmente ella busca (su novio es rugbier y director en la empresa de Cris Morena) Fernanda Neilpero cuando el formoseño puso su el argumento sobre la mesa, Fernanda escuchó un ruido y se le aflojaron las cachas. “Un miembro de la dimensión de Carlos Nair tien que producir necesariamente un ruido cuando es apoyado contra un objeto”, explica Fernanda. Y ella debe saber, porque Carlos le apoyó el objeto a fondo y en distintas posiciones mientras practicaban el Kamasutra bajo la mirada infrarroja de las cámaras del Gran Hermano. Fernandita es muy viciosa.

Fernanda Neil

Fernanda Neil divina en la cama, lista para vivir con vos su doble vida. En el grupo de las actrices descubiertas por Cris Morena, Luisana Lopilato ocupa el lugar de angelito y Fernanda el del demonio. Una morocha que ratonea con papeles fuertes.

Fernanda Neil

La muy comestible Fernanda Neil va a partidos de rugby para marcarle la cola a los jugadores. Los guindazos que debe haber morfado ese papo!

Después de esto no vuelvo a casa”, se le escuchó decir a Fernandita cuando se dió cuenta que su novio iba a ver el ataque de la anaconda por tevé. Cuando Mauro Scandolari se puso de novio con Fernanda Neil, ella era una “chiquitita” de 17 años y él un rugbier de 22. Nunca se imaginó que cuando Neil cumpliera 24 años iba a ver a su novia haciendo el Kamasutra con otro. Fernandita pensó que su novio se iba a poner loco, pero cuando Mauro vió el video no hizo ningún scandolari, sino que directamente se puso a llorar. Parece un libreto de los que juega Fernanda en las series: el rugbier acostumbrado a los golpes en la cancha, no pudo con los de concha. “Quieren que les cuente un secreto?” pregunta Fernanda de repente como para cambiar el clima. “Una buena colita masculina me puede. Es más, voy a ver partidos de rugby porque los rugbiers tienen una colita casi perfecta”. Y ni hablar de la tuya, Fernanda, con la doble vida que llevás la entrada de esa cola no debe ser ‘chiquitita’.

fernanda neilfernanda neilfernanda neilfernanda neil