Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Evangelina Carrozzo en carnaval privado

Evangelina Carrozzo

La Reina del Carnaval de Gualeguaychú es una nena divina comprometida con la ecología, y no duda en poner toda la carne en el asador para defender el medio ambiente. Un verdadero bombón para apoyar a fondo en todo.

Evangelina Carrozzo

Evangelina realmente hermosa de negro con botas con cierta onda sado. Realmente es para darle una mano en defensa del medio ambiente.

Evangelina Carrozzo es la reina del carnaval de Gualeguaychú 2006, y la manera en que mueve las caderas por horas, celebrando la llegada del Rey Momo seguramente es mérito suficiente para dedicarle esta sesión de fotos y unas cuantas. Ser elegida reina de algo en Entre Ríos, una provincia que produce minones, ya está indicando que la nena se las trae, porque para desfilar en comparsas hace falta bastante más que estar fuerte, hay que tener onda, ritmo, sex appeal y mucho desparpajo. Pero salvo que seas de Gualeguaychú, vos seguramente escuchaste por primera vez de ella cuando desfiló en Viena, en la reunión de la cacofónica EULAK (EU Lateinamerika Karibik Gipfel) donde estaban reunidos un grupo de presidentes internacionales. Ya sabés que había llegado a la reunión cumbre con una credencial de periodista y que de repente peló el sobretodo que tenía para quedar en una bikini carnavalesca que dejó a todos los jerarcas (rima con garca, viste?) con la boca abierta y se paseó con un cartel protestando la contaminación de las “pasteras”. Puede que el impresionante recibimiento que tuvo de vuelta en su pueblo natal, te Evangelina Carrozzoparezca exagerado respecto de lo que hizo, pero pensá los huevos que tuvo que poner para pelar delante de todos en una conferencia altamente custodiada. El propio ministro uruguayo de Medio Ambiente (un tal Mariano Arana) reconoció que “hay que aplaudir el ingenio y la audacia de esta chica”, a pesar de que le jugaba en contra. Nosotros hoy aplaudimos su decisión de jugarse para esta producción de fotos, y nos gustaría que se repitiera con un desnudo bien ecológico en la revista del conejo.

Evangelina Carrozzo

Una de las fantasías que Evangelina Carrozzo puede cumplirte es la de tener en tu propia casa un carnaval privado, ponés el sambódromo para que la nena desfile con todos sus atributos mientras vos le arrancás la escasa tela de la bikini. Y ahí es obligatorio que uses la frase “cuando yo digo carnaval bebé, vos apretá el pomo.”

Evangelina Carrozzo

Tiene que ser una de las activistas más lindas de Greenpeace (el resto son lesbianas resentidas). Sumate a la protesta y piqueteale la boca, tomale las tetas y copale la cola en reclamo de orgamos.

La reina del carnaval ya no estaba en Entre Ríos, sino en Austria, y Viena no es Gualeguaychú. Alguno de los policías, guardaespaldas, patovicas y otros “security” que había en la reunión, podría haber reaccionado mal, metiéndola en cana meses (como el extranjero que aterrizó ‘per codere’ con una avioneta en plena Plaza Roja de Moscú) o inclusive hasta con un tiro (son épocas de terrorismo, viste). “El único que reaccionó fue Chávez que me tiró un beso” dijo después Evangelina, confirmando que Huguito, como todo déspota, es un seductor. Por supuesto que los de la cumbre no pudieron tragar ese Carrozzo y la sacaron de cámara inmediatamente, pero ya era demasiado tarde. En una época donde parece que cuanto más fuerte está una mina más idiota es, lo de Evangelina no será para el Premio Nobel, pero es meritorio. “Ver la construcción de las papeleras me produce angustia y un dolor en el pecho”, dice ella siempre que le preguntan “por eso volvería a interrumpir la reunión de presidentes en Viena”, dice desafiante la nena. De todas maneras, en la óptica de Notiblog, Evangelina se quedó corta, porque ya que estaba en plena trasgresión, tendría que haberla hecho completa: pelá todo, ma qué bikini ni lentejuelas ni un carajo. “Ya que estamo, l’agamo” decía Mingo y tenía razón. Tendría que haberse puesto en pelotas y el cartel tendría que haber dicho algo más contundente, tipo “las papeleras nos van a dejar a todos en pelotas” (y abajo en vez de Greenpeace de onda podría decir “Notiblog”). Y no estamos sugiriendo nada poco razonable, el desnudo público como forma de protesta no es algo nuevo, de Evangelina Carrozzohecho tiene un nombre: streaking. En una época donde las vedettes parecen confirmar que la belleza viene de la mano de la estupidez, lo de Carrozzo nos encanta. “Ser Reina del Carnaval es mucho más que un concurso de baile y belleza”, dice este Carrozzo difícil de romper. “Ser Reina del Carnaval en Gualeguaychú quiere decir que represento al Río Uruguay y su gente y la naturaleza que nos rodea, y estoy totalmente habilitada para pedirle a cualquier jefe de estado que proteja nuestro ambiente”. Te apoyamos Evangelina, te apoyamos a fondo.

Evangelina Carrozzo

Como ardiente defensora de la ecología, Evangelina está en contra de químicos y otros contaminantes artificiales, pero parece que hizo dos grandes y redondas excepciones al ponerse siliconas fabricadas por la Dow Chemical. Vos de todas maneras apoyala a fondo y disfrutá de esas dos terribles contradicciones.

Evangelina Carrozzo

Cuánto más interesante sería esta foto si hubiera hecho “la ecológica” posando sin bombacha. Evangelina, si sos amante de lo natural tenés que hacer fotos desnuda, plis.

Hay que apoyar a Evangelina con todo, porque realmente lo merece. Cuántas veces tenés la oportunidad de apoyar al mismo tiempo una causa ecológica y un culo divino? La onda sería que la invites un día para que te cuente todas las causas que defiende mientras vos la hacés poner cómoda y le ofrecés unos vinos haciéndole el verso que son ecológicos (en realidad es un tetra ‘El Riojano’, que pusiste en una botella con tapa de cristal que le mangaste a tu vieja). Mientras saborean el tinto, te hacés el interesado en todas las barbaridades que te cuenta de la polución industrial, la onda es que cada tanto la toques y le digas “yo te voy a dar una mano”. Y no mentís, le vas a dar una mano y varios dedos —eso es sólo el comienzo— todo mientras la mirás como si estuvieras escuchando atentamente, pero dentro de tu cabeza pensás “cómo te voy a coger, no sabés lo que va a ser este carnaval privado.” Como es ya una activista famosa, es probable que en algún momento le suene el celular y sean los de Greenpeace, pero no te preocupes. Vos dejá que atienda y hable todas las cagadas ecológicas que quiera, porque es una oportunidad excelente para que le labures un poco esas terribles tetas (obviamente Evangelina Carrozzocompradas, pero tetas naturales ya prácticamente es imposible encontrar) y vas a ver que ella se hace la boluda mientras habla (a las minas por alguna razón misteriosa les calienta que se la traten de coger mientras ella habla cosas serias por teléfono, es el espíritu de trampa que todas tienen). Mientras la reina sigue en el fono con Greenpeace planeando su próxima protesta, vos demostrale que también sos un activista de la gran puta piqueteándole la pancita a besos y luego proseguí tu marcha imparable hacia el sur. Cuando llegués a las zonas boscosas, rápidamente cumplí tu promesa de darle una mano y tomale las dos entradas del subte, tanto la puerta rosa como la marrón. Ahí es probable que se le escape algún pequeño gemido en su insufrible conversación con Greenpeace, pero vos susurrale al oído “seguí hablando divina, seguí sin miedo que yo te apoyo a fondo”. Sumate a la protesta y piqueteale la boca, tomale las tetas y copale la cola en reclamo de orgamos. Y si ella se queja cuando todo acabe, poné tu mejor cara de gil y decile “pero mi amor, si te hice la ecológica”.

   
123