Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Evangelina Carrozzo, voyeur contra upskirt

Evangelina Carrozzo

Ser una voyeur confesa no le impidió a Evangelina Carrozzo enojarse por un video upskirt que le hicieron en un shopping donde apenas se le ve la bombacha, una paradoja de la entrerriana que repetidamente confesó disfrutar del porno casero no autorizado. “Los videos que ví de chicas conocidas están bárbaros!” admite la morocha, “porque si te gusta mirar como a mí, la verdad que los videos te incitan bastante!”. Pero no sólo disfruta de los videos de otros, también reconoció que le gustaría protagonizar alguno. “Nunca hice un video, pero la verdad que me encantaría hacerlo” dijo en su momento, pero ahora decidió mostrarse “indignada” por el video donde se ve mucho menos que lo que mostró en Playboy con con el Ruso. “Con Sofovich hice un desnudo total y fue increíble” recuerda Carrozzo, “estábamos todas en bolas y me encantó porque no fue un ‘desnudo cuidado’ sino que estábamos en pelotas cien por ciento! Fue una experiencia fantástica, lástima que duró poco.” Evangelina, la voyeur ofendida por un video upskirt.

Evangelina Carozzo

Evangelina Carrozzo dice que le gusta chupar el cucurucho, pero no tomar el helado. “No trago ni en pedo porque es muy salada” dice con dulzura.

La carnavalera Evangelina Carrozzo está indignada y no es para menos: alguien tuvo el atrevimiento de filmar un video donde se le ve un poco la bombacha! El incalificable hecho fue denunciado por Telefé (el heroico canal defensor de la moral propiedad de Telefónica, esa incorruptible empresa de bien público) no buscando rating por supuesto, sino para que todo el país pueda apreciar la video bajeza que destruye la reputa-ción de una inocente mujer que se venía ganando la vida mostrándose desnuda. “Ahora ando en bolas por ahí, es verdad” decía Carrozzo antes de conocerse el video que destruyó su buen nombre y honor. “Nunca me había desnudado para tanta gente” contaba exultante la morocha cuando debutó en “No Somos Santas”, la piadosa obra de corte religioso dirigida por el padre Sofovich. “Los desnudos que evangelina carrozzohabía hecho antes eran para uno sólo, nunca para muchos” dice contenta la morocha, “me gusta desnudarme, me llena de adrenalina”. Para evaluar el enorme daño que el perverso video causa a la inocencia de Evangelina Carrozzo, es necesario entender que la virginal inocencia de esta morocha surge por haber sido criada en Gualeguaychú, una devota ciudad de valores conservadores que todos los años muestra su recato organizando un piadoso Carnaval. “Yo soy de las que le gusta apretar el pomo” dice Carrozzo con la inocencia de una carmelita petera, “y como en Gualeguaychú todo el año es carnaval, la verdad que lo aprieto todo el tiempo.” Dulce inocencia la de la entrerrianita que aprieta los pomos de sus amiguitos en carnaval, escondiéndose con ellos para hacer travesuras en lugares públicos. “Me gusta hacerlo en lugares raros, porque esa evangelina carrozzoespontaneidad te da una adrenalina extra de no saber qué puede pasar, si alguien va a venir y descubrirte” dice con el candor de una monjita fiestera. “Gualeguaychú tiene muchas opciones al aire libre, y hacerlo cerca del río es una opción para recomendar” dice en una nueva demostración de ese amor ecológico que la llevó a exhibir su cuerpo en una cumbre presidencial. “Por suerte hasta ahora no me agarraron haciéndolo, aunque estuvieron cerca” explica la morocha de sus travesuras, “pero una disimula y cuando se alejan seguís dándole mejor evangelina carozoque nunca.” Es que la crianza de Carrozzo en Entre Ríos fue muy sana, totalmente alejada de ese vicio prevalente en las grandes ciudades, donde la gente es capaz de filmarse teniendo relaciones sexuales. “Nunca hice un video, pero la verdad me encantaría” dice Carrozzo pensando en filmarse jugando a las escondidas, “porque la verdad que los videos que ví de chicas conocidas están bárbaros… tuvieron la mala suerte de que los dieron a conocer, pero están geniales!” Qué tierna Evangelina, una niña que disfrutaría verse en video peteando en la calesita o entregando la colita en el tobogán del parque, qué lejos está el pudor la morocha de la pervertida mente del degenerado que ultrajó su inocencia para después calentarse viendo el video. “Si te gusta observar como a mí, la verdad que ver videos caseros te incita bastante”, dice la morocha de los dibujitos que Evangelina Carrozzove por Telefé, el canal sin fines de lucro que tuvo la valentía de denunciar el repugnante video antes que algún degenerado lo use para tocarse. “Cuando no tengo novio trato de pilotearla” dice Carrozzo de cuando en el parque no encuentra amiguitos para jugar a la piragua, “pero hay momentos en que me entra la desesperación y hago justicia por mano propia. Y la verdad que aún estando en pareja también lo hago, eh? Es que tiene su gustito, jaja!”. Y el gustito que debe tener el papo de Evangelina Carrozzo en la foto de abajo, ni hablar!

evangelina carrozzo

Evangelina Carrozzo confiesa que en el sexo le fascina observar. “Soy mirona” admite la ex activista contra las papeleras, “por eso me encantan los espejos, el de atrás en la cama y el del techo son los que más me excitan, porque la verdad que está muy bueno verse.” En los medios la morocha apareció indignada por el upskirt con cámara oculta que le grabaron en un shopping, pero Notiblog tiene una teoría distinta: el video le calentó la pava llenándola de ganas de tomarse un mate de leche, pero se frustró al no encontrar una bombilla lo suficientemente grande. “Eso de que el tamaño no importa lo inventaron los que la tienen chiquita” dice pasando de víctima a victimaria, “para calificar conmigo tenés que tener uno estándar como mínimo.” A la reina del carnaval, le gustan los pomos grandes!

Bajate el video de Evangelina Carozzo o la música en mp3.

Evangelina Carrozzo desnuda en Playboy

Evangelina Carrozzo

Evangelina Carrozzo se desnuda para Playboy en cumplimiento de tus fantasías y las de ella misma. “Me gusta desnudarme, me llena de adrenalina” reconoce la entrerriana, “en la cama me gusta que me digan cosas y me descubran y me hagan de todo, pido más y más porque quiero todo junto!” Y la morocha quiere “que me den chirlos en la cola” y que la “sacudan fuerte” con un pomo digno de una reina del carnaval porque “el tamaño importa” y el lugar también. “Me gusta hacerlo en lugares raros, porque agrega esa excitación de no saber quién puede venir” explica la ahora playmate, “alguna vez estuvieron cerca de descubrirnos, pero una disimula y después seguís dándole como nunca.” Es tuya, dale como nunca!

Evangelina Carrozzo

Evangelina Carrozzo pela las pochas que supo conseguir. “Antes de operarme las lolas la gente no sabía si estaba de frente o de espalda”.

La foto de Evangelina Carrozzo desnuda con tacos y en cuclillas podría haber sido espectacular si no fuera por esa mano que hace sospechar que nuevamente los de Playboy reprimieron a una playmate local totalmente dispuesta a mostrar todo lo que tiene. “Es verdad, no soy de dar vueltas para sacarme la ropa”, reconoce la dos veces reina del Carnaval de Gualeguaychú, “no soy nada tímida frente a la cámara porque en ese momento me olvido de todo.” Y al margen del Evangelina Carrozzosabotaje del conejo, puede ser que Evangelina no esté tapándose el carrozzo sino bajándose una mano. “Cuando estoy sola tengo momentos de desesperación y entonces trato de pilotearla haciendo justicia por mano propia” explica la morocha sonríe picarona al agregar, “bueno, estando en pareja también lo hago, eh? Es que tiene su gustito, jaja.” Y sobre gustos no hay nada escrito, pero la entrerriana sabe exactamente qué tipo de verdura le gusta comerse. “Haciendo una comparación entre la anatomía del hombre y los vegetales”, le preguntó Pamela David en su programa, “preferís la zanahoria, el pepino o la evangelina carrozzoberenjena?”. Evangelina no dudó un segundo: “La berenjena!” gritó entusiasmada como si en el papo tuviera una juguera y estuvieran por llenárselo de verduras para hacer una demostración de producto. Y si pensás que la entrerriana no dejaría que la filmen mientras le enterrás la berenjena, le erraste feo. “Nunca hice un video, pero la verdad es que me encantaría” dice la morocha reconociéndose viciosa, “porque si sos como yo y te gustar mirar, verte en un video te incita bastante”. Y una mina que le divierte que la filmen no habría tenido problemas para mostrar la almeja de frente y sin borroneo fotoshópico, pero Evangelina Carozolamentablemente era Playboy Argentina la que sacó las fotos. “Con Sofovich hice un desnudo total en No Somos Santas y fue increíble” dice la morocha, “estábamos todas en bolas y me encantó porque no fue un ‘desnudo cuidado’ sino que estábamos en pelotas cien por ciento… fue una experiencia fantástica, lástima que duró poco.” Se moría por ponerse en bolas total, no le interesa el “desnudo cuidado”, es una atorranta divina! “Está bueno verse, soy mirona” explica Carrozzo, “por eso me encantan los espejos, el de atrás de la cama y el del techo son los que más me gustan”. Y por si no te quedó claro cuando gritó que prefería la Evangelina Carozoberenjena, la ex reina del carnaval aclara que le gustan los pomos grandes. “El tamaño importa, yo siempre digo que el que dice que no importa, que lo que importa es la actitud, es porque la tiene así de chiquita”, dice mostrando el dedo meñique. Por eso no hubo sorpresa tampoco cuando Pamela David le preguntó con qué superhéroe le gustaría revolcarse. “Con el Hombre Elástico!” dijo Evangelina Carrozzo entusiasmada, “porque tiene el poder de agrandar cualquier parte de su cuerpo.” Agrandale el orto!

Evangelina CarozoEvangelina CarozoEvangelina Carozo

Evangelina Carrozzo

A Evangelina Carrozzo le encanta pelar y fiel a su estilo intentó mostrar el papo como ves en la foto, pero Playboy no se lo perdonó: le dibujaron el pubis, le sopletearon las areolas y le cortaron la cabeza para que aprenda que el conejo argentino no acepta mujeres en bolas. Pero a no desesperar, que la carnavalera tiene muchas ganas de hacer un video porno casero. “Los videos que ví de chicas famosas argentinas están bárbaros!” se entusiasma refiriéndose al pete de Wanda y el video amateur de Chachi. “Fue una mala suerte para ellas que se dieran a conocer, pero yo los ví y están geniales!”

Bajate el video de Evangelina Carrozzo o la música en MP3

Evangelina Carrozzo, activista del sexo

Evangelina Carrozzo

Evangelina Carrozzo ahora presta su considerable ojete para otra causa verde, la búsqueda de dólares del Ruso Sofovich que la contrató para aparecer desnuda en No Somos Santas. Y de santa no tiene nada, la entrerriana se convirtió en una verdadera activista del sexo — le cabe coger en público, ver videos porno de otras famosas, mirar cómo se la cogen en espejos estratégicamente ubicados y colarse dedos (lamentablemente no los tuyos) por esa cotorra enjaulada. Para desarmarla.

Evangelina Carozo

Evangelina Carrozzo dice que no tiene paciencia para esperar el pijazo. “Pido todo junto, porque yo tengo ganas ahora.” ¿Qué esperás? Dale ahora!

La entrerriana pasó de ecologista de GreenPeace a eculogista de Sofovich, y lo peor es que parece que tomó la decisión correcta: ¿Qué te importa si desaparece el mundo bajo una nube de contaminación si lográs tener el terrible orto de Evangelina Carrozzo a tu disposición? Y no te hagás el correcto, el pibe con conciencia social, porque el momento que tengas delante ese tajito delicioso que asoma detrás del tul blanco de la bombachita, vas a decir “me cago en el medio ambiente, a ésta le lleno la concha de pasta lechósica y le doy hasta que le salga papel ilustración por el orto.” Y no es que no te importe el futuro de la humanidad, es una cuestión de división racional del trabajo: mientras las gordas feas y viejas defienden la ecología, vos te encargás de reproducir la especie como Adán con Eva Carrozzo, una morocha que disfruta de andar en bolas como la primera mujer en el Paraíso. “Ahora ando en bolas por ahí, es verdad”, dice Evangelina del desnudo que hace para el Ruso en la obra No somos Santas, “nunca me había desnudado para tanta gente, los que había echo antes eran para uno evangelina carozosolo, de a muchos nunca.” Y no es que a la flaca le cueste pelar, para nada. “No soy de dar vueltas para sacarme la ropa”, dice Evangelina, “no soy para nada tímida porque en ese momento me olvido de todo.” Y ojo que no sólo en el escenario le gusta exhibirse, la nena es picarona. “Me gusta hacerlo en lugares raros, porque lo espontáneo te da la adrenalina de no saber lo que va a pasar, quién va a venir”, dice Evangelina revelando una turrez exhibicionista. “Hasta ahora no me agarraron aunque estuvieron cerca, pero una disimula y después seguís dándole mejor que nunca”. Tener a Evangelina entregada, poder correrle a un costado la bombachita blanca como para besarle los labios es el sueño de todos, excepto algunos giles que increíblemente no quisieron verle el papo. “Me pasó que el otro me pida ‘¿Che, porqué no apagamos la luz?”, cuenta la ex carnavalera, “parecía como que lo intimidaba verme, pero yo igual la luz la dejaba prendida evangelina carrozzoporque soy de mirar.” Ah bueh, qué putita divina resultó ser, se calienta mirando. “Si vos no querés ver, bueno cerrá los ojos, pero tiene que haber luz”, insiste Carrozzo y es para preguntarse quién puede ser el siome que no quiere ver esa ProctoCam en vivo. “Nunca hice un video, pero la verdad es que me encantaría”, agrega la enterriana ya como empastando la bombachita, “porque si te gusta observar como a mi, el video incita bastante”. Qué documental de Greenpeace ni un carajo, a Evangelina Carrozzo le encantan los videos porno caseros! “Los videos que vi de chicas conocidas están bárbaros”, dice la morocha desvergonzada, “tuvieron la mala suerte de que los dieron a conocer, pero están geniales!”. Por favor rebobiná y tomá conciencia: la dueña de ese terrible orto es una voyeur viciosa que se calienta viendo cómo se la cogen. “Soy mirona y por eso me encantan los espejos, el de atrás de la cama y el del techo son los que más me evangelina carozogustan” dice la morocha y agrega por si no entendiste “está muy bueno verse”. Y ojo porque a Evangelina Carrozzo le gusta ver pomos grandes, porque “eso de que el tamaño no importa lo inventaron los que la tienen chiquita”, acusa y agrega con exigencia, “tenés que tener uno estándar como mínimo.” Ahora, si cumplís con el mínimo requerido, no dejes que los tornillos de la metálica ortodoncia de la entrerriana te intimiden, pensá en la película Crash. “Tengo aparatos en la boca, sí, pero no me impiden hacer nada… hay que tener un poquito más de cuidado, pero no pasa nada”. Carrozzo dice que no hace falta que seas fachero o metrosexual para hacerte acreedor a un buen pete. “Muchos tipos son estéticamente muy lindos y después en la cama no pasa nada, no me sirve”, dice la ex ecologista. “Eso sí, no me gusta el tipo depilado ni tampoco el que viene con un matorral… mejor que esté prolijo e insinuante.” Al final Evangelina Carrozzo resultó ser una auténtica activista, pero del sexo ratonero: exhibicionista pública, mirona de video, petera ortodóntica y evangelina carozotambién auto-toquetona. “Cuando no tengo novio trato de pilotearla”, confiesa la morocha carnavalera, “pero hay momentos que me entra la desesperación y hago justicia por mano propia”. Y ojo que lo de estar exigida es una mera excusa, porque en realidad a la guachita le gusta colarse unos dedos aún cuando está bien atendida. “En realidad estando en pareja también lo hago, eh? Es que tiene su gustito, jaja”. Y lo que tenés que hacer está cantado: convencé a Evangelina Carrozzo de que se toque para un video casero (una trifecta con vicios de la nena, exhibicionismo, toqueteada y video) y entrá en escena cuando menos se lo espere, que le encantan las sorpresas. “Siempre busco mejorar y probar cosas nuevas, porque cuando menos lo esperás, te sale lo mejor”, dice contenta. ¡Abrí la ProctoCam® y comele el durazno a la Carrozzo!

Evangelina CarozoEvangelina Carrozzo

Evangelina Carrozzo

Fijate cómo te mira Evangelina Carrozzo en esta foto — esa cara no es de activista de Greenpeace sino de viciosa del sexo. La morocha dice que en la cama le gusta “que me digan cosas, y pido que me descubran”, y que en el momento clave “pido más y más, quiero que me hagan todo junto”.