Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Evangelina Carrozzo se come la anaconda

Evangelina Carrozzo se come la anaconda

Está soltera y se le nota: Evangelina Carrozzo se sienta sobre el tronco, abre las gambas dispuesta a comerse tremenda anaconda y te mira impaciente. “En la cama no soy de dar vueltas, cuando tengo tanas soy de pedir todo junto” dice la entrerriana, “y no me pidas de apagar la luz porque soy de mirar.” Y no sólo te va a mirar la anaconda para ver si califica, también es de mirar videos hot. “Los videos que vi de famosas están bárbaros, tuvieron la mala suerte de que los dieran a conocer pero estan geniales” reconoce la ex Greenpeace, “si te gusta observar como a mí, entonces ver videos te incita bastante.” Y también le gusta ver las escenas que protagoniza ella misma. “Soy muy mirona y por eso me encantan los espejos en el dormitorio” reconoce la morocha, “me gusta que haya un espejo atrás de la cama y otro en el techo, está muy bueno verse.”

cola de evangelina carrozzo

“En la cama me gusta que me traten fuerte” admite Carrozzo, “me encanta que me den el clásico chirlo en la cola.”

Como bailarina de carnaval, Evangelina Carrozzo está acostumbrada a ponerse en bolas y apretar el pomo. Por eso, cuando le propusieron posar como Eva en el Paraíso la entrerriana no dudó, y eso que para serpiente le pusieron una tremenda anaconda. “Los desafíos me tientan bastante” dice disfrutando de la anaconda entre las cachas, “lo prohibido me tienta tanto como los postres, jaja.” Y ahora que perdió la marca personal, Carrozzo está disfrutando a pleno. “Siempre estuve de novia pero ahora estoy sola y lo disfruto mucho” explica la morocha, “la paso bien con mi soltería, me divierte tener algo sin compromiso.” Es que al no tener nadie fijo, la chica de Greenpeace se puede aventurar a cosas más zarpadas. “Nunca hice un trío pero es una de mis cosas pendientes y creo que ahora se puede dar” se evangelina carrozzo hotentusiasma Evangelina, “depende de la situación, pero un trío no es algo que haría con alguien con quien tenga sentimientos de por medio, pero ahora que estoy soltera quizás sea el momento para probar.” Y si vos querés ser parte de esa partuza, lo primero es no demostrar interés. “No me gustan los hombres que son evidentes o vienen regalados” advierte la entrerriana, “me gusta los chicos divertidos, que tengan personalidad.” Y un buen par de cachas, porque Carrozzo es de las que te chequean la retaguardia. “Sí, soy de mirar el traste!” reconoce sin problemas, “en cuanto a lo físico de los chicos miro la cola, las manos y la sonrisa.” Y obvio que también mira el bulto, pero prefiere chequearlo enfundado. “Me excita mucho más mirar en un chico en boxer que uno que está ya en bolas” explica con tono de catadora evangelina carrozzo, entrerriana hotde chorizos, “me provoca más así.” Y no sólo le provocan los chorizos, de repente también se puede comer una tortilla, siempre que venga con huevos. “Podría estar con una mujer en un trío” dice testeando en voz alta los límites de su putez, “pero sola con una chica no, y eso que tuve propuestas… pero por ahora me quedo con los chicos.” Y si no querés que Eva te expulse del paraíso, más vale que sepas mover la lengua. “Para mí en la cama el peor pecado es el sexo oral mal hecho” dice la entrerriana del paleteo, “es algo tan simple pero hay chicos que la complican… es más, si lo vas a hacer mal prefiero que no lo hagas.” Lo que sería una pena, porque con paleteo podés ganarte esa manzanita que tiene por ojete. “No invito a todos porque es algo muy especial, no es para cualquiera” se ataja la morocha, “es como entrar en el cielo o el paraíso, hay que ganárselo.”

papo evangelina carrozzocola evangelina carrozzo

eva carrozzo culeando anaconda

Puede que no sea sutil, pero el mensaje de Evangelina Carrozzo es efectivo: a la hora del sexo, la morocha prefiere una anaconda entre las cachas. “El tamaño obvio que importa” confiesa mientras vos pensás los pomos que habrá apretado la reina del carnaval, “los chicos que te dicen que el tamaño no importa, que lo que vale es la actitud, seguro que la tienen chiquita como mi dedo meñique.” Pero lo bueno es que si calzás algo que la tiente, la entrerriana no pierde tiempo. “No soy de dar vueltas para sacarme la ropa” dice la ex activista de Greenpeace, “tampoco importa dónde estemos, me gusta espontáneo y si es en un lugar raro mejor, eso da una adrenalina especial.”

evangelina carrozzo agarra la anacondaeva carrozzo, morocha entrerriana

eva carrozzo de culoconcha evangelina carrozzo

Bajate el video hot de Evangelina Carrozzo
También disponible en 3gp para celular

Evangelina Carrozzo se cuelga del caño

Evangelina Carrozzo

Evangelina Carrozzo volvió con peluca platinada, caño de stripper y un desafío en la mirada. “Quiero un hombre que me caliente tanto que me lleve a decir ¡arrancame la ropa ya!” dice la entrerriana con la intensidad que antes dirigía contra las papeleras, “en el sexo quiero todo bien al límite, que se te queme la cabeza.” La ex activista ya no quiere voltear a las pasteras sino a vos, y tiene la técnica para prenderte fuego como a un papel. “Como bailarina tengo ventaja porque me muevo bien” dice la carnavalera, “voy investigando para superar los límites hasta que ninguno de los dos pueda más porque no tengo nada prohibido, doy todo.”

Evangelina Carrozzo

Carrozzo es cómplice: “si no querés pagar peaje no hay problema, vamos por la colectora.” Tramposo ese ojete!

Hace tiempo que Evangelina Carrozzo cambió la protesta contra Botnia por otro papel que le gusta más: el de la profesional del sexo que se calza una peluca rubia y sale a laburar en el caño. “Me encantaría aprender bien el caño, pero no tengo donde practicar” dice la entrerriana como esperando que vos le digas vení loca, practicá con éste. “Me encanta el caño porque es muy sexy y provocador, quiero tomar clases y hacerlo como corresponde” sigue diciendo la ex Reina del Carnaval, que quiere apretar el pomo todo el Evangelina Carrozzoaño. “Reconozco que me gusta estar de fiesta pero no sólo cuando estoy de carnavalera sino en todo momento” confiesa Evangelina y la peluca platinada lo confirma, “por eso ando con ganas de hacer algo bien producido en la cama, con un baile sensual y buena coreo tipo Moulin Rouge. Sería buenísimo para entrar en clima.” Y si querés que Carrozzo te invite a su carnaval privado, no vayas vestido como para una comparsa. “El hombre disfrazado no me va” dice la carnavalera, “no hay nada más sexy que un hombre que te gusta con solamente boxers, y ojo que no tiene que ser un modelito, puede tener pancita de cerveza, porque no me gustan los musculosos que tienen evangelina carrozzomás tetas que yo.” Es lógico, la morocha compró terrible par de globos turqueros y no quiere competencia. “Me puse gomas porque me faltaban para tener armonía, ahora los trajes de carnaval se lucen más y en la cama también, digamos que ahora soy una chica completa.” Y ahora que tiene bochas turqueras, la entrerriana te hace la completa. “En la cama no le digo que no a nada” reconoce sin problemas, “me gusta apretar el pomo y no sólo en carnaval, doy buenos besos porque cuando entro en confianza soy muy suelta. Lo único que no hago es tragar, pero para todo lo demás estoy abierta, te doy todo.” Y no preguntes si Evangelina Carrozzotambién está abierta ahí, porque se enoja. “No seas lento, si te digo que ‘doy todo’ no tenés que preguntar nada más!” explica con razón, “en general voy tranquila por la autopista, pero ninguna chica zafa de ir por un nuevo camino porque el hombre siempre lo pide, voy por la colectora.” Carrozzo está abierta a todo pero no a todos: cuando llega la hora de la partuza, su novio se queda afuera de la comparsa. “Soy celosa, así que no me gusta la superpoblación en la cama si está mi novio” dice la entrerriana sin conciencia del nivel de putez de la confesión, “ahora si estoy sola es otra cosa, si me llama una amiga digo ¿Por qué no? Pero en pareja no.”

Evangelina CarrozzoEvangelina CarrozzoEvangelina Carrozzo

Evangelina Carrozzo gateando

Evangelina Carrozzo no tiene problemas en reconocer que le fascina gatear. “Me gusta estar en cuatro” reconoce la entrerriana, “soy una chica sexualmente muy activa y encaro directo, por eso cuando engancho con alguien no tardo, voy al frente sin vueltas.” A la ex activista le gusta explorar cosas nuevas para romper la rutina en la cama y no teme agarrar por el camino de barro. “Por la autopista voy tranquila, pago el peaje y listo” dice con sentido vial, “pero como ninguna zafa de ir por otro camino, cuando me lo piden voy por la colectora.”

Evangelina CarrozzoEvangelina CarrozzoEvangelina Carrozzo

Bajate el Video de Evangelina Carrozzo

Evangelina Carrozzo, voyeur contra upskirt

Evangelina Carrozzo

Ser una voyeur confesa no le impidió a Evangelina Carrozzo enojarse por un video upskirt que le hicieron en un shopping donde apenas se le ve la bombacha, una paradoja de la entrerriana que repetidamente confesó disfrutar del porno casero no autorizado. “Los videos que ví de chicas conocidas están bárbaros!” admite la morocha, “porque si te gusta mirar como a mí, la verdad que los videos te incitan bastante!”. Pero no sólo disfruta de los videos de otros, también reconoció que le gustaría protagonizar alguno. “Nunca hice un video, pero la verdad que me encantaría hacerlo” dijo en su momento, pero ahora decidió mostrarse “indignada” por el video donde se ve mucho menos que lo que mostró en Playboy con con el Ruso. “Con Sofovich hice un desnudo total y fue increíble” recuerda Carrozzo, “estábamos todas en bolas y me encantó porque no fue un ‘desnudo cuidado’ sino que estábamos en pelotas cien por ciento! Fue una experiencia fantástica, lástima que duró poco.” Evangelina, la voyeur ofendida por un video upskirt.

Evangelina Carozzo

Evangelina Carrozzo dice que le gusta chupar el cucurucho, pero no tomar el helado. “No trago ni en pedo porque es muy salada” dice con dulzura.

La carnavalera Evangelina Carrozzo está indignada y no es para menos: alguien tuvo el atrevimiento de filmar un video donde se le ve un poco la bombacha! El incalificable hecho fue denunciado por Telefé (el heroico canal defensor de la moral propiedad de Telefónica, esa incorruptible empresa de bien público) no buscando rating por supuesto, sino para que todo el país pueda apreciar la video bajeza que destruye la reputa-ción de una inocente mujer que se venía ganando la vida mostrándose desnuda. “Ahora ando en bolas por ahí, es verdad” decía Carrozzo antes de conocerse el video que destruyó su buen nombre y honor. “Nunca me había desnudado para tanta gente” contaba exultante la morocha cuando debutó en “No Somos Santas”, la piadosa obra de corte religioso dirigida por el padre Sofovich. “Los desnudos que evangelina carrozzohabía hecho antes eran para uno sólo, nunca para muchos” dice contenta la morocha, “me gusta desnudarme, me llena de adrenalina”. Para evaluar el enorme daño que el perverso video causa a la inocencia de Evangelina Carrozzo, es necesario entender que la virginal inocencia de esta morocha surge por haber sido criada en Gualeguaychú, una devota ciudad de valores conservadores que todos los años muestra su recato organizando un piadoso Carnaval. “Yo soy de las que le gusta apretar el pomo” dice Carrozzo con la inocencia de una carmelita petera, “y como en Gualeguaychú todo el año es carnaval, la verdad que lo aprieto todo el tiempo.” Dulce inocencia la de la entrerrianita que aprieta los pomos de sus amiguitos en carnaval, escondiéndose con ellos para hacer travesuras en lugares públicos. “Me gusta hacerlo en lugares raros, porque esa evangelina carrozzoespontaneidad te da una adrenalina extra de no saber qué puede pasar, si alguien va a venir y descubrirte” dice con el candor de una monjita fiestera. “Gualeguaychú tiene muchas opciones al aire libre, y hacerlo cerca del río es una opción para recomendar” dice en una nueva demostración de ese amor ecológico que la llevó a exhibir su cuerpo en una cumbre presidencial. “Por suerte hasta ahora no me agarraron haciéndolo, aunque estuvieron cerca” explica la morocha de sus travesuras, “pero una disimula y cuando se alejan seguís dándole mejor evangelina carozoque nunca.” Es que la crianza de Carrozzo en Entre Ríos fue muy sana, totalmente alejada de ese vicio prevalente en las grandes ciudades, donde la gente es capaz de filmarse teniendo relaciones sexuales. “Nunca hice un video, pero la verdad me encantaría” dice Carrozzo pensando en filmarse jugando a las escondidas, “porque la verdad que los videos que ví de chicas conocidas están bárbaros… tuvieron la mala suerte de que los dieron a conocer, pero están geniales!” Qué tierna Evangelina, una niña que disfrutaría verse en video peteando en la calesita o entregando la colita en el tobogán del parque, qué lejos está el pudor la morocha de la pervertida mente del degenerado que ultrajó su inocencia para después calentarse viendo el video. “Si te gusta observar como a mí, la verdad que ver videos caseros te incita bastante”, dice la morocha de los dibujitos que Evangelina Carrozzove por Telefé, el canal sin fines de lucro que tuvo la valentía de denunciar el repugnante video antes que algún degenerado lo use para tocarse. “Cuando no tengo novio trato de pilotearla” dice Carrozzo de cuando en el parque no encuentra amiguitos para jugar a la piragua, “pero hay momentos en que me entra la desesperación y hago justicia por mano propia. Y la verdad que aún estando en pareja también lo hago, eh? Es que tiene su gustito, jaja!”. Y el gustito que debe tener el papo de Evangelina Carrozzo en la foto de abajo, ni hablar!

evangelina carrozzo

Evangelina Carrozzo confiesa que en el sexo le fascina observar. “Soy mirona” admite la ex activista contra las papeleras, “por eso me encantan los espejos, el de atrás en la cama y el del techo son los que más me excitan, porque la verdad que está muy bueno verse.” En los medios la morocha apareció indignada por el upskirt con cámara oculta que le grabaron en un shopping, pero Notiblog tiene una teoría distinta: el video le calentó la pava llenándola de ganas de tomarse un mate de leche, pero se frustró al no encontrar una bombilla lo suficientemente grande. “Eso de que el tamaño no importa lo inventaron los que la tienen chiquita” dice pasando de víctima a victimaria, “para calificar conmigo tenés que tener uno estándar como mínimo.” A la reina del carnaval, le gustan los pomos grandes!

Bajate el video de Evangelina Carozzo o la música en mp3.

   
123