Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Dallys Ferreira, vuelve la paraguaya hot

Dallys Ferreira abierta de gambas

Cola de Dallys FerreiraDallys Dallys Ferreira vuelve al ruedo mordiéndose el labio y las gambas abiertas como para que adivines la riquísima chipá paraguaya que transparenta en el encaje. Y si alguna vez pensaste que a ese temible orto sólo le faltaba hablar, agarrate porque la paraguaya dice que ya puede. “Mi culo se prepara, piensa y opina” asegura Dallys como para que el flaco de polera se le acerque a charlar, aunque guarda que entrarle ya no es tan fácil como antes. “Antes era más ingenua, me costaba marcar límites y abusaban de mí” explica la dueña del mejor upite paraguayo. “En la cama me gusta experimentar para que no sea una rutina” explica Dallys, “con el paso del tiempo me van gustando cosas distintas.” Y a vos te gusta siempre lo mismo: darle bomba a ese mortal orto guaraní!

cola de dallys ferreira

“Demostré que soy más que un culo” dice la paraguaya, “mi culo ya piensa y opina.” A ver qué opina ese orto de esta!

Por fuera tiene el mismo ojete carnoso, boquita petera y jugosa chipá de antes, pero por dentro Dallys Ferreira se siente diferente. “Antes era más ingenua y pura pero ahora con la experiencia de vida pude crecer mucho en lo personal” dice la paraguaya, “hoy sé quién soy y puedo marcar los límites, antes abusaban de mí y yo la pasaba muy mal.” Y sin saber que la vida le iba a pegar durísimo justo después de la sesión de fotos, Dallys presentía que sus días como chica hot estaban contados. “Tengan cuidado que esta puede ser la última producción que haga” advertía la rubia, “así que disfruten esto y veremos qué pasa.” Es Dallys Ferreira pone la carne a la parrillafácil disfrutar mirando ese lomo de carnes firmes que la paraguaya muestra confiada en su transición de vedetonga hot a actriz de comedia. “Me gusta hacer producciones y más ahora que demostré que soy más que un culo” explica Dallys, “soy un culo pensante, que se prepara y opina.” Y qué bueno sería debatir cara a cara con ese culo pensante y hablar a calzón quitado para comprobar si esa chipá paraguaya es más rica que las empanadas argentinas como dijo hace un tiempo. “Las paraguayas somos más laburadoras en la cama, los hacemos sentir más hombres” lanzó Dallys una vuelta, “y por eso somos la fantasía de muchos y no tenemos que matarnos para levantar.” Y si sos vos el que se quiere matar porque ya en Dallys Ferreira pileterala cama paraguaya los nervios te traicionan y no la podés levantar, no te hagás problema porque Dallys a pesar de no ser argentina es bien gauchita. “En la cama soy de improvisar, cambio en el minuto a minuto para que haya sorpresa y evitar la rutina” explica la guaraní, “busco que no sea siempre lo mismo y por suerte siempre descubro que me gustan cosas distintas y así mantengo la relación.” Y si no pedile que te haga una función privada con el personaje que hizo en el verano. “En teatro hice de Erika, una mucama alemana que tiene un romance oculto con su jefe” explica Dallys, “Sé Infiel y No Mires con Quién es una comedia de enredos, yo alguna vez fui infiel pero era muy chica, lo confesé y después descubrí que yo era la más cornuda, ahora tengo más experiencia con los hombres. No queda bien que yo lo diga, pero es verdad lo que se dice: si te agarro te hago de goma.”

Dallys Ferreira, paraguaya hotDallys Ferreira

Dallys Ferreira

Cualquier excusa es buena para mostrar ese impresionante culo, pero como buena paraguaya, a Dallys le gusta hacer de mucama y sacarte bien el polvo. “Las paraguayas somos la fantasía de muchos” dice orgullosa la rubia guaraní, “y como somos muy trabajadoras en la cama, te hacemos sentir más hombre.” Y con esas poses Dallys te ayuda a que la hagas sentir más mujer: fijate cómo arregla en cuatro las plantas del jardín, si no es para enterrarle la batata en ese orto guaraní. “Los argentinos tienen las chicas y los chicos mas lindos” reflexiona la rubia, “dejen que una paraguaya tenga la mejor cola!”

dallys ferreira andrea rincon y dallys ferreira en tetasdallys ferreira mojadita dallys ferreiradallys ferreira

Bajate el video de Dallys Ferreira
También disponible en 3gp para celular

Dallys Ferreira, lengua más larga del mundo

Dallys Ferreira

Dallys Ferreira te espera bien mojadita y con el orto en posición como para cumplir la promesa de putez que lanzara para no ser menos que su compatriotra Larissa Riquelme. “Prometí festejar la actuación de Paraguay teniendo sexo todo el tiempo y estoy cumpliendo” espeta Dallys, que marca con traste con su compatriota Larissa Riquelme: ella es rubia de pezones pequeños y su rival morocha de patys quemados. “Un buen cuerpo no sirve de mucho si no viene con una personalidad que genere deseo” dice en plena dis puta, “yo para alimentar la fantasía uso películas, fotos, de todo, porque la clave está en generar ganas.” Y ganas le tenés!

Dallys Ferreira en tetas

Los pechos de miel de Dallys, que marca contraste con los negros patys de Larissa.

Para el próximo Mundial de fútbol faltan cuatro años, pero el campeonato de la putez paraguaya está que arde y se dis puta en Argentina: Larissa Riquelme cumplió su promesa y ahora Dallys Ferreira también hace honor a la suya de convertirse en una máquina sexual. “Dije que si ganaba la albirroja iba a tener sexo fuerte todo el tiempo” dice la rubia , “y a pesar de que no salimos campeones, como hubo gente que puso en duda mi palabra, estoy cumpliendo todas las noches porque las dallys ferreiramujeres de mi tierra somos muy fogosas.” Claro, como “la otra” paraguaya que también dice ser caliente como verano en Asunción. “Un buen cuerpo no sirve de mucho si no viene con la personalidad para generar deseo” replica Dallys como contestando a su rival, “por eso en mis citas me gusta sorprender yendo mucho más allá de lo que teníamos preestablecido, soy muy laburadora y tengo muy claro lo que debo hacer.” O sea, Dallys en la cama te da un bonus para que vos puedas embocar una extra ball, todo parte del impecable servicio que presta la profesional guaraní. “Yo presto mi cuerpo para el sexo” confiesa la rubia, “es que soy ambiciosa, me fui de Paraguay ya había tocado un techo y me interesaba abrir el mercado argentino.” Y a los argentinos les interesa abrir ese impresionante orto guaraní, pero parece que hay que esperar. Dallys Ferreira“La cola todavía es mía” dice Dallys aprovechando que no podemos examinarle el nudo del globo que tiene por poporembó, “creo tener una cola muy linda, pero seguro será de alguien pronto.” Y aparentemente sólo sería cuestión de forzarla a entregar, porque Ferreira está en plena ninfomanía lista para cumplir órdenes. “Mi fantasía permanente es que me sometan por completo” dice mientras pone por enésima vez el ojete, “estoy entrenada así porque vengo de una cultura muy machista y exijo un macho Dallys Ferreiraque no dude y me domine, algunos usaron hasta un látigo.” Pero no hace falta, podés empezar pidiéndole a Dallys que haga para vos las poses que siempre soñaste. “En la cama empiezo mostrando lo que tengo porque la mujer es de tocar pero el hombre es muy visual” explica la experta guaraní, “por eso muestro de cerca lo que sé que gusta para que disfruten y después les saco todo el jugo pero sin dejar marcas jeje, es mi profesión.” La paraguaya te va a a exprimir como una naranja de su tierra, pero si tenés vecinos ortivas cuidado porque la juguera hace mucho ruido cuando está encendida. “Grito muchísimo cuando acabo” reconoce la paraguaya, “especialmente cuando tengo sed de sexo.” Dale de tomar tereré de leche en bombilla de carne!

Dallys FerreiraDallys FerreiraDallys FerreiraDallys Ferreira

Dallys Ferreira

Dallys FerreiraA Dallys Ferreira la cercanía del agua le ayuda a mantenerse mojadita para vos. “Me erotizan mucho los lugares con agua, me ponen bien caliente” confiesa la bomba guaraní, “me gusta el sexo cerca de un arroyo y en plena luz de día, está bueno para evitar la rutina.” Y para evitar la rutina, Dallys aprovecha para usar su inmensa lengua, que sin frenillo hace maravillas. “Nunca un hombre se quejó del sexo conmigo, ya en la primera cita voy a más” dice orgullosa, “yo trabajo para que tengas un buen momento.” Y si vos no estás en tu mejor momento, Dallys saca el oficio de adentro para que vos no te des cuenta. “Si venís mal voy a hacer lo posible para remontarla” explica la rubia, “y aunque no hagas mérito monto una actuación muy convincente para que te vayas conforme. Tendría que ganar premio como actriz, jaja.” Como actriz quizás no, pero merece la Lengua de Oro, mirá el video.

Dallys Ferreira
Dallys FerreiraDallys Ferreira

Bajate el Video de Dallys Ferreira

Dallys Ferreira, un orto para cuatro manos

Dallys Ferreira

Dallys Ferreira se agarra las cachas, apunta el poporembó hacia la cámara y espera reacciones. “Creo que tengo una cola muy linda, no?” pregunta y descontando tu respuesta explica porqué te la está mostrando. “Me gusta posar, todo lo que hago es para provocar” explica la paraguaya, “el hombre es visual y por eso yo dejo ver lo que a ellos les gusta ver y disfrutar”. La rubia sabe que con mostrar solamente no alcanza, también es necesario sacar esa putez guaraní. “Un cuerpo no sirve de mucho si no se tiene la actitud suficiente para que te lo deseen” explica mientras sigue explorando nuevas maneras de mostrar el orto, “yo a mi lado quiero un macho que no dude y al que no le falten ganas de manejar la situación.”

Dallys Ferreira

Dallys Ferreira insiste que tiene el arco invicto, pero la posición indica lo contrario.

La paraguaya Dallys Ferreira trae entre manos un mortal poporembó y también una propuesta interesante: si querés montar esta yegua guaraní primero vas a tener que domarla a latigazos. “Me encanta jugar a la dominación, yo vengo de una sociedad muy machisto y por eso exijo que el hombre sea bien macho, que me someta y domine” dice Dallys explicando su onda masoquista, “y me gusta el látigo real, total si quedan marcas después digo que me caí.” Pero no vayas demasiado confiado, porque la guaraní cada tanto pasa al ataque. “De noche muchas veces soy yo la que lleva la iniciativa y con dallys ferreiralas ganas que le pongo hasta parezco que soy el hombre” explica Dallys, “pero si domino yo no te preocupes que no dejo marcas porque conozco la profesión.” Esa profesión que algunos dicen es la más vieja del mundo lleva a la paraguaya a dar todo sin importar si tiene ganas o no. “Yo trabajo para que todos los momentos siempre estén buenos” explica la guaraní con vocación de putanezco sacrificio, “hay días que llego reventada de otro laburo pero pienso que siempre hay que estar, así que presto mi cuerpo y me entrego por completo.” Y como buena profesional, Dallys garantiza la satisfacción del cliente. “Ninguno de los hombres que estuvo conmigo me dejó, así que debo andar bastante bien en la cama” dice la guaraní Dallys Ferreiraorgullosa de sus habilidades, “soy muy pasional y me gusta dar placer, por eso en las primeras citas siempre voy a más.” Y a vos te conviene ir a menos, especialmente con la parla. “No me gusta que se la pasen hablando porque matan la pasión” explica Dallys, “me gusta que me guíen silenciosamente para llevarme al lugar donde quieren que esté.” Pero hay un lugar donde la paraguaya no quiere que vos estés, y lamentablemente es donde vos más querías entrar. “La cola es mía, todavía no la entregué” dice Dallys como sumándose a una moda preocupante, “seguro será de alguien algún día pero no aún.” Quizás la paraguaya esté guardando el arco invicto como cábala para ganar el mundial. “Si ganamos me pinto el cuerpo con la bandera de Paraguay” promete la rubia, “y salgo a tener sexo toda la noche”.

Dallys FerreiraDallys Ferreira

Dallys Ferreira

Dallys Ferreira levanta la pierna y te mira como invitándote a llenarle de queso esa chipá paraguaya que despunta entre los muslos. “Tengo muy claro que me gusta posar porque me gusta que me miren” explica la paraguaya como si hiciera falta, “y necesito un hombre bien macho, que me someta y me domine.” Pero si estabas pensando postularte, llegaste tarde. “Me caso en noviembre” dice la paraguaya, “me pone muy feliz la idea de tener sexo con la persona a la que pertenezco.” Pero vos podés hacerle la despedida de soltera montando la yegua paraguaya entre los pastizales. “Me parece bien salvaje, me encanta” dice entusiasmada, “pero lo que más me erotiza de la naturaleza es estar bajo la lluvia, me pone bien caliente, adoro la lluvia.” Acordate entonces: si querés mojar con la paragua, no lleves el ídem!