Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Claudia Albertario desnuda en Playboy

Claudia Albertario desnuda en Playboy

Claudia Albertario desnuda en PlayboyClaudia Albertario se desnuda para Playboy y asegura que más allá del dinero, lo hizo para cumplir una fantasía personal. “Me tiro una tapita de Playboy, una Conejardi!” confiesa con ese tono de putez entusiasmada del “Uy, cómo estoy!” que la hizo famosa, “el desnudo es algo que me lo regalé a mí, quise ser parte de esta súper revista que viene haciendo unas producciones increíbles.” Tan increíbles como la sobra tipo barba de dos días que le hicieron en la cajeta, así que no te gastes en darle más brillo al monitor para ver si se ve la ranura. “En el contrato dice que el desnudo es ‘con exclusión del Monte de Venus’ y me dió gracia porque Venus es otro canal” dice la petisa, “pero la pasé bien, estuvo muy bueno!”

Claudia Albertario

Albertario entrega patys por guita, algo que ya hizo antes. “Trabajé en McDonald’s” dice jocosa, “y me compré un auto.”

Como si la intensidad de su propio deseo le diera más pudor que su cuerpo desnudo, Claudia Albertario mira a un costado para evitar que sus ojos delaten cuánto disfruta de calentar pelando. “El desnudo de Playboy fue un regalo para mí” dice con la entusiasmada putez del clásico ‘Uy, cómo estoy!’ que la hizo famosa, “me dije, ‘me tiro una tapita de Playboy, una conejardi’, quiero salir desnuda en esta súper revista.” Y si estabas pensando en cepillarle la concha, lamentablemente los photoshopistas del Claudia Albertarioconejo te ganaron de mano, pero no por putos sino por contrato. “Acordamos un desnudo completo a excepción del Monte de Venus que es como le llaman ellos técnicamente a la chochona” dice la petisa, “pero disfruté mucho la producción, me sentí muy cómoda en mi primer desnudo en el país a pesar de que el fotógrafo y el asistente no eran gays… traté de no pensar en eso porque sino se nota en las fotos, pero estuvo muy bueno.” Y si bien no peló figazza, Albertario cobró guita a cambio de esos patys, algo que justamente había hecho en su primer trabajo. “Yo empecé trabajando en McDonald’s” dice Claudita, “me anoté con una amiga medio en joda claudia albertario desnuda en playboyporque me quería comprar un auto.” La única manera de comprar un auto laburando en McDonalds es vendiendo carne propia después de hora, pero Albertario niega los cargos. “Propuestas de gente importante siempre tuve” reconoce Albertario, “pero siempre las rechacé, nunca necesité hacer algo con alguien para tener plata, aunque hice de todo para ganar dinero… los perversos y mal pensados se van a reír cuando les diga que empecé animando fiestitas infantiles!” Y si querés que te anime tu fiestita adulta, la billetera es lo de menos. “Los hombres me atraen por actitud o personalidad, me mata una buena conversación” asegura la petisa, “pero nunca me fijo en el claudia albertario en playboydinero o en lo exterior.” Y tampoco botinea, como descubrió Forlán antes de anotar con Zaira Nara. “Con Diego tomamos unas copas y al final me invitó a subir a su casa” recuerda Claudia, “pero no acepté porque no soy una botinera de esas se cuelgan del primer jugador que le presentan.” Y si bien la cola de Claudita no tiene precio, claramente tiene un valor. “Todo pasa por hacerse valer” insiste la petisa mientras pone el orto a cambio de los dólares del conejo, “si entrego todo lo tenés que valorar, yo se lo soy capaz de dar.”

claudia albertario desnuda en playboyclaudia albertario en playboyclaudia albertario desnuda

claudia albertario

Claudia Albertario pela tetasClaudia Albertario se desnudó para Playboy y dice que es la primera vez que tiene que ponerse en bolas por plata. “Nunca lo necesité para conseguir trabajo” asegura la petisa, que cree haberse ganado lo que le garparon porque sacarse la ropa no es tan fácil. “El fotógrafo de Playboy no es gay y su asistente tampoco” dice a pesar de lo que trasuntan las producciones, “así que traté de no preocuparme por eso porque si no se nota en la cara.” Viste, vos que no tenías planeado mirarle la cara a menos que te haga un petardo. “Por suerte hacer de geisha en ‘Shanghai’ me preparó para pelar” dice como para que a pesar de la falta de papo valores el esfuerzo de putez que hizo, “para estar desnuda en frente de cinco o seis personas todo el día tenés que sentirte muy segura.”

claudia albertario desnuda en playboy

claudia albertarioclaudia albertarioclaudia albertario

Bajate el video de Claudia Albertario

Claudia Albertario topless en Interviú

Claudia Albertario

Claudia Albertario muestra las tetas en las fotos de la revista española Interviú mientras se cuela unos dedos por debajo de la bombacha como pista para que sepas qué está pensando con esa cabecita viciosa. La petera telefónica dice que a pesar de las apariencias y rumores, nunca necesitó “hacer algo con alguien para conseguir trabajo” y que siempre rechazó las “propuestas de mucha gente importante” porque tiene mucho carácter y “todo pasa por si uno se hacer valer, yo sé lo que puedo dar.” El orto Claudita?

Claudia Albertario

Claudia Albertario no hace dieta porque tiene “buena genética y como todo lo que tengo ganas. Comete esta!

Dicen que los hechos son mejores que las palabras, y esta vez Claudia Albertario decidió callar y dejar que sean sus tetas al viento las que expresen su legendario “Uy cómo estoy!”. Y a pesar del silencio, el mensaje te llega como por correo privado: la petisa tiene dos alfajores para regalar al primero que la invite a su casa a tomar la leche. Y eso fue justamente lo que hizo el uruguayo Diego Forlán, jugador del Atlético Madrid. “Un amigo común nos citó en un restaurante” explica Claudita, “tomamos unas copas y al final Diego quiso algo más conmigo, así que me invitó a subir a su casa, pero no acepté.” La historia parece tan artificial como la silicona que sirve de almohadón a esos dos tremendos patys que Albertario puso a la parrilla para deleite de todos los que gustan de la carne argentina, como los lectores de la revista Claudia Albertarioespañola Interviú que publicó las fotos y como vos, dudó que haya sido la botinera que le cortó el rostro al futbolista. “No soy de las que quedan colgadas de las botas del primer jugador que le presentan” insiste Claudia con una firmeza sólo igualada por sus implantes de silicona, “sé que Forlán y yo podríamos forjar una gran amistad porque es un tipo con muy buen fondo”. Fondo de inversiones, pensás vos que le debe ver al uruguayo, pero la petisa no cede. “A mí los hombres me atraen por la actitud y la personalidad, no por el dinero o lo exterior.” Justo lo contrario de lo que a vos te pasa con Albertario, que te atrae con cosas exteriores como esa pochas, ese ojete tremendo y esa cara de viciosa del sexo que te llevan a ofrecerle el dinero que ellaClaudia Albertariodice no le atrae. “Mirá, tuve propuestas de gente importante, pero siempre las rechacé” dice nuevamente Claudia Albertario y puede que alguna haya rechazado porque tiene fama de ser una mina difícil. “Siempre fui una mina de mucho carácter desde chiquita pero a medida que voy creciendo me voy ablandando” dice la petisa y te parece raro, porque la tuya cuando crece no se ablanda. “Nunca necesité hacer algo con alguien para conseguir trabajo” alega la petisa en su defensa, “yo me hago respetar porque sé lo que soy capaz de dar.” Y Claudia Albertario no se imagina lo que vos sos capaz de darle a ella, a fondo y sin piedad hasta que grite el famoso “Uy, cómo estoy!”.

Claudia AlbertarioClaudia AlbertarioClaudia Albertario

Claudia Albertario

Claudia Albertario dice que uno de los errores que cometió fué haber debutado muy chica. No habla de coger, sino de laburo. “Me expuse demasiado de entrada” dice lamentándose “y eso afectó mi carrera”. Por eso rumbeó para España, donde trató de convertirse en “chica Almodóvar” pero pasó nada y terminó alquilando sus servicios en dupla con su hermanita. “Junto a mi hermana vamos a eventos y todos los lugares donde nos contraten” explica sin aclarar cuánto cobran y qué incluye el servicio.

Claudia AlbertarioClaudia Albertario

Bajate el video de Claudia Albertario o la música en mp3.

Claudia Albertario patina pero no resbala

Claudia Albertario

Piedra libre para el goloso ojete de Claudia Albertario detras de la pollera tableada! Aún si no tuviera esa colita apetecible, solamente con la cara de petera ya se ganaría nuestro apoyo a fondo. Sus ojos hablan de interminables noches de vicio.

Claudia Albertario

Claudia Albertario con su ojete vicioso y su carita petera está lista para derretir el hielo.

Es una de las pocas minas cuya carita viciosa compite palmo a palmo con un terrible orto por la atención de tus ojos. Es la clásica mina fatal de barrio, esas bombas argentinas que te encontrás en la calle o el laburo y realmente te arruinan el desempeño. “Mirá cómo se vino hoy la Claudia!” dice el ordenanza, “Albertario nos quiere matar a todos”, retruca el gerente. Es que no hay diosa más alucinante que la que tenés cerca, y Claudia Albertario tiene esa cosa de bomba cotidiana matadora. Le chequeás el culo y se lo querés hacer urgente ahí mismo, le mirás la cara y querés que te haga un pete en el medio de la oficina, al carajo con todo. Quizás para sacudirse ese aire de cabotaje y abrirse para cosas más grandes (no sean mal pensados) Claudia Albertario estuvo casi dos años en España. “Nunca necesité hacer algo con claudia albertarioalguien para conseguir trabajo”, dice la rubia como si te leyera la mente. O sea, estuvo en Europa rompiéndose el orto por un puñado de euros y ahora la llamaron para patinar en Argentina, pero por favor dejá de pensar mal porque la chica trabaja por plata pero no en ese sentido. Es que Albertario patina, pero no resbala. “Tuve propuestas de mucha gente importante, pero siempre las rechacé”, dice Claudita defendiendo su inocencia. Parece redundante que alguien le quiera enseñar a patinar a Albertario, pero guarda que es sobre hielo y no en las calles de Recoleta. Y como tiene que ir preparada, Marcelo Tinelli se la Claudia Albertariopuso, una profesora de patín llamada Mariela Pérez que tiene la responsabilidad de romper el hielo entre la rubia y su compañero Fabio Gigli para que hagan un buen papel. Ahora ojo con Claudia Albertario porque es bien brava y tiene una reputación de mina difícil en un ambiente donde nadie es muy normal. “Soy una mina de mucho carácter desde chiquita, pero creo que a medida que voy creciendo me voy ablandando”, dice Albertario y es raro porque a vos también te va creciendo pero se te endurece.

Claudia Albertario

Claudia Albertario viene de dos años de romperse bien el orto laburando en España y ahora la llamaron para patinar en Argentina, pero cuidado con lo que pensás porque la rubia es conocida en el ambiente por su pésimo carácter.

Claudia Albertario

Una onda heroína, justo le brilla la piedra que está exactamente sobre el clítoris. No es casual: funciona como faro para tu falo.

Siempre fui bastante cabeza dura”, dice ella y a vos te entusiasma comprobar que coincidís con Claudia, ya que ahora mismo vos también la tenés dura, cabeza y todo. La diosa barrial confiesa que debutó muy chica. “Me expuse demasiado, aunque en esa época ya tenía mi caractercito y no era tan manejable”, dice de sus comienzos publicitarios. Y la verdad que a pesar del compacto tamaño de su cuerpo, la nena no debe ser nada fácil de manejar a juzgar por lo que dice. “Todo pasa por si uno se hace valer o no — hay que hacerse respetar, porque yo se lo que soy capaz de dar”, espeta la ahora patinadora que dice alguna vez la subestimaron en su talento laboral “si yo pongo toda mi sabiduría, experiencia, amor y te doy todo de mi, se tiene que valorar”. Pero no te preocupes Clau, si das todo lo que tenés (digamos un completo) claudia albertarioseguramente te lo van a valorar en un trescientos limpios con globito, más también puede que garpe si el pibe está muy caliente. Pero vos notibloguero no te preocupes si no tenés para gatillar o no sos el más galán, Albertario asegura que para ella la plata es lo de menos. “Los hombres me atraen por actitud y personalidad, no me fijo en el dinero o en lo exterior”, dice la patinadora sin que nadie se la crea. No solamente es una chica desinteresada, sino que además es muy fiel. “Si estoy enamorada no ando mirando para los costados, el engaño ocurre cuando faltan cosas”. La chica dueña de uno de claudia albertariolos mejores upites de la Argentina afirma que “cuando me enamoro me entrego toda”, algo que quizás haya inspirado el clásico “Uy cómo estoy!” que la puso en el mapa de las más deseadas. Si no le importa la billetera ni la apariencia, cómo se hace para ganar a Albertario preguntás vos, y Claudita responde: “con inteligencia, me mata una buena conversación”. Y a nosotros nos mata tu cara de viciosa y tu colita complaciente. Y ya que no te importa la guita Clau, te vamos a cobrar: la cola te la hacemos por doscientos, dejarla afuera a tu disposición para que juegues y le hagas un pete te sale cien. Recargo con leche: $25.

   
12