Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Cinthia Fernández, palo verde por el orto

Cintia Fernandez

Cintia FernandezRomperle la cola a Cinthia Fernández acaba de ponerse mucho más caro, y no para los clientes sino para la compañía de seguros con la que según dice tiene una póliza anal. “Me dieron un palo verde por la cola” dice la nena ratonera. “El contrato es por 120 mil pesos y también incluye otras partes de mi cuerpo, pero poniendo en primer lugar mi cola con una cobertura de hasta $3.000.000.” Dale un palo por el orto pero gratis!

Cinthia Fernandez

Cinthia Fernández espera culo arriba que alguien se lo rompa y cobrar un palo verde.

Para una mina que sabe que en segundos la vas a despedazar como una fiera enardecida, Cinthia Fernández aparece muy tranquila. La guacha se apoya contra la pared y te mira provocativa, como diciendo “meteme el petardo de carne en el upite y haceme explotar la cola como una bola de mortadela Paladini”. Es que a Cinthia Fernández le encantaría que le hagas la demolición anal que venís soñando desde la viste en las fotos porno como Abbey, no solamente porque es una Cinthia Fernandezpendeja putona viciosa, sino porque armó un negocio que sólo cierra si le abren el ojete. “Me dieron un palo verde por la cola”, dice la nena con una sonrisa picarona, y no es que le hayan hecho el orto con el ancho de bastos, sino que aseguró las cachas. “Fue algo que se me ocurrió apenas firmé el contrato con Ideas del Sur”, explica la morocha, “nunca en mi vida me subí a unos patines y de sólo pensar en los golpes que voy a darme decidía asegurar mi cola, que es la parte que más va a sufrir.” Y claro que Cinthia “sufre” cada vez que las cuadrillas le repiquetean la colectora con el martillo neumático de carne hasta partirla al medio como como una fisura en en el asfalto. “El contrato tiene una cobertura de hasta tres millones de pesos en un paquete que también cintia fernandezincluye otras partes de mi cuerpo, pero poniendo en primer lugar mi cola”, explica Cinthia Fernández y automáticamente te dan ganas de haber sido el empleado de la compañía de seguros que le hizo la inspección y le tasó el ojete. Pero acá hay gato encerrado señores, porque ninguna compañía puede emitir una póliza de seguro para cubrir un ojete ya siniestrado. La nena debe haber coimeado al inspector haciéndole un terrible pete y además le debe haber entregado el rosquete porque de otra manera no le pueden cubrir por esa guita un orto con alto riesgo de destrucción parcial por partuza o total por lluvia de pijas e inundación de leche. Cobrale para romperle el orto!

Cinthia FernandezCinthia FernandezCinthia Fernandez

Cinthia Fernandez

A pesar de la terrible pinta de atorranta de barrio, Cinthia Fernández dice que no es fácil que se vaya de boca. “No soy una enana petera”, dice la morocha mientras se agarra las tetas y pone su mejor carita de entregada para ver si con suerte alguien le revienta la cola y cobra el seguro. La nena tiene hambre, dale de comer un puré caliente.

Cinthia FernandezCinthia Fernandez

Cinthia Fernández prepara la colita

Cintia Fernandez

Cinthia Fernández prepara la colita para Marcelo Tinelli. “Hace 15 días que arranqué entrenando para competir en Patinando por un Sueño, y ya tengo la cola por la garganta”, dice la pendeja de cómo le levantó la cola el patinaje. “No sabés cómo me quedó la cola” dice la pendeja ratoneando, “en el programa quiero patinar sin medias para que se vea el trabajo.” Dice que no tiene novio y que el candidato ideal es un pibe de ojos claros y ganso depilado. “No tengo novio pero estoy muy bien”, aclara Cinthia, “estoy tan contenta de cómo me está quedando la cola que a los hombres no les doy ni bola”. Y cómo te la vamos a dejar, Cinthia!

Cintia Fernandez

A Cinthia Fernández le gustan las bombachas chicas y las pijas grandes. “Me encanta que los chicos vengan por mi cola.”

La cola de Cinthia Fernandez sirve de redonda bandeja para el papo que asoma entre los cantos como un mejillón en una red de pesca. Te toma una milésima de segundo ver la cara de atorranta de la pendeja que mira hacia atrás como diciendo “te gusta mi cola, no?” y tu ojo electrónico hace un zoom instantáneo a los dos agujeros más abiertos en la tela de la bombacha para ver si detectás los labios de la nena. Nop, no se ve un carajo — vas a tener que arrancarle la bombacha como si le arrebataras la bolsa de red a una vieja que sale de Coto, y partirla al medio de un pijazo en el medio de la vereda. Evaluar a la presa y ponerle un target locked a la almeja en su bolsita de red toma menos de un segundo, pero para una atorrantita divina como Cinthia Fernández, la mayoría de los pibes tardan demasiado. “Es que ustedes son más lentos…” se queja Cinthia, que cree que “tenemos que ser las mujeres las que vamos al frente, porque si esperamos que vengan ustedes nos morimos.” Es que con una pendeja Cintia Fernandezrapidísima como Cinthia Fernández es como un duelo de cowboys, el premio se lo lleva el que desenfunde primero. “Por eso sigo encarando yo a los hombres”, agrega imparable la pendeja, “soy open minded como dice Moria y por eso encaro yo.” A juzgar por las fotos y el video, lo que tiene “open” Cinthia Fernández es el orto. Y lógico, con una foto como la de la derecha vos querés abrirle la concha para masticarle adentro el clítoris como si comieras mejillones a la provenzal, pero Cinthia abre la pescadería según el color de ojos de los clientes. “Me fijo mucho en los chicos de ojos claros, pero la verdad es que nunca me dieron bola”, dice la pendeja con un dejo de frustración, y la voz en tu cabeza responde “ma qué ojos, mirá la troza que tengo latiendo por vos, dejame que te ensarte y vas a ver que te olvidás de todo”. Pero la pendex no puede oirte, e insiste con su lista de requisitos físicos como “que tengan la espalda cintia fernandezancha”. Dice que le gustan los pibes “que estén trabajados”, aunque se apura a aclarar “tampoco patovicas, porque esos son desagradables.” Si querés aumentar tu chance con esta pendeja viciosa pero no naciste con ojos claros, preparate para afeitar al flaco de polera: te va a picar literalmente hasta las bolas, pero es más fácil que ir al gimnasio a hacer dorsales. “Los chicos me gustan depilados”, advierte Cinthia, “fijate que soy re fanática de Moria Casán y a ella tampoco le gustan los peludos, no es casualidad.” Es que la nena debe haber practicado sus primeros petes con los Pico Dulce de las discos, esos chupetines que vienen en colores brillantes y por supuesto depilados. Por eso habría que pedirle a Lerithier que saque un Pico Salado® —un chupetín para adultos de color carne con venas en relieve y pelos en la base, como para que las nenas trolas como Cinthia hagan la transición a la poronga sin poner tantos requisitos.

Cintia FernandezCintia FernandezCintia Fernandez

Cintia Fernandez

Cinthia Fernández vió el taco y las pelotas y se puso en cuatro al toque. “Obvio que las minas histeriqueamos, pero es porque ustedes tienen un modelo teta-culo y nosotros nos damos cuenta a la distancia”, dice suficiente. “Verlos cómo se babean es divertido, porque al final a ustedes también les gusta que seamos así.” Cinthia, vamos a ver si seguís pensando igual cuando tengas el taco y pelotas de carne clavados en tu tronera. Y Cinthia, abrí bien los cantos, porque el taco tiene tiza y no resbala.

Cintia Fernandez

Cinthia Fernández dice que las tetas son lo mejor que tiene. “Me encantan desde que me crecieron”. También le va a encantar cuando vea que te crece la la pija.

Ahora que los pibes usan la camisa medio abierta en el pecho, una ya se da cuenta si viene con pulóver o es un baby divino como a una le gusta”, insiste Cinthia Fernández con su preferencia por la depilación masculina. La nena pone requisitos porque con 19 años todavía no la deben haber hecho acabar como corresponde, especialmente cuando ella misma admite que no sale con chicos mayores. “La verdad que siempre estuve con chicos de mi misma edad, debe ser que no me gustan los más grandes”, reflexiona la pendeja. A pesar de que está lejos de ser brillante (o quizás justamente por eso), Cinthia Fernández dice buscar hombres pensantes y que en su experiencia, la edad no garantiza inteligencia. “Tengo 19 años, pero tal vez un pibe de mi edad parece de 30 porque tiene cerebro, y otro de 25 parece un pibe porque es un tarado”, intenta explicar Cintia y concluye sin que el razonamiento cierre para nada que “por eso a los veteranos ni los miro, para el PAMI no cintia fernandezestoy, jaja.” La pendeja no es una intelectual, por eso no esperes encontrar pilas de libros en su cuarto, sino pilas de bombachas. “Se van a cagar de risa, pero tengo una caja llena de lenceria con miles de bombachas, a mi me gustan bien chiquitas”, dice la péndex revelando la primera gran coincidencia: ella también está obsesionada con la cola de Cinthia Fernández. “Voy camino de tener la cola del año” dice contenta, “hace 15 días que estoy entrenando para Patinando por un Sueño, patino siete horas por día cuatro veces por semana y les digo a todas las chicas que larguen el aerobics, vayan todas a practicar patinaje porque te deja la cola durísima!”. Y la pija ni te digo. La nena está agradecida al cabezón Tinelli por la oportunidad laboral y también por haberla obligado a ponerse las pilas. cintia fernandez“Soy re vaga para ir al gimnasio, no hago ejercicio ni loca”, reconoce Cinthia, “es la primera vez que estoy haciendo actividad en vez de estar tirada comiendo bombones”. Y para una mina que se gana la vida poniendo la cola, endurecer los glúteos es como para un tachero conseguir un taxi nuevo. “Estoy chocha”, cuenta entusiasmada Cinthia Fernández, “casi te diría que no me importaría irme de Patinando en la primera gala si tengo la cola dura, la quiero tener durísima”. Casi tan dura como la vas a tener vos cuando la pongas de los pelos contra la pared y le patees los tacos para separarle las piernas y liberar el mejillón de la red. Y la tercera coincidencia es la vencida, porque eso es exactamente lo que quiere la cintia fernandezpendeja: que le ablandes a pijazos la cola endurecida por el patinaje. “Si la cola dura trae cola de hombres, bienvenida sea”, dice muy viciosa la pendeja. “Es re lindo que se te tiren todos los hombres, y si te tiran por la cola, mejor”. Tirate ya, matala! Cinthia Fernández posó arriba con la lengua rolinga así que en el video la pintamos de negro, color que hace juego con su rosquete. Fijate bien, ese culo no miente!

Cynthia Fernández, atorrantita pelucardi

Cynthia Fernandez

Como demuestra en fotos y video, Cynthia Fernández es alta pendeja y por eso no necesita tener la cola más perfecta, para rankear entre las mujeres más deseadas de toda la Argentina. No tuvo que esforzarse mucho tampoco, lo consiguió con apenas 19 años y virtualmente sin ninguna ‘carrera’ en los medios. Entró a la fama por la ventana de Internet, y Notiblog jugó un papel importante en difundir las fotos y videos que hizo como Abbey Díaz cuando ni sus padres sabían que había salido desnuda en la red. Ahora vuelve a poner esa linda colita para vos. Turrita!

Cintia Fernandez

Cintia Fernández se calza la peluca colorada y sale a buscar carne fresca para rellenar su rica empanada. Alta pendeja.

Las No dejes que la carita de pendex te engañe, esta nena tiene pinta de boluda algo inocente pero cuando a Cinthia Fernandez le pica la chichi, va al frente que da miedo. “Encaro yo”, cuenta la bebota, “me le acerco y le digo “me gustás”, me hago la linda, y soy re obvia, jeje.” Y dice la verdad, cuando busca rellenar su empanadita de carne fresca, la nena es re obvia, se viste para que nadie la pueda confundir con una chica tranquila. Nada de sutilezas, la nena se calza una peluca tan roja como todos quisiéramos dejarle la deliciosa empanadita que esperamos que muestre algún día. Si los suculentos pezones que tiene sirven como indicación, la empanadita de Cinthia Fernández debe tener un repulgue sofisticado, con el sobrante de sus rosados labios decorándole la entradita como un volado de carne. “Tengo nada más que 19 años”, anuncia Cynthia como para que Cintia Fernandezse te haga agua la boca, “y todos me dicen que soy como una bebota, debe ser por eso que a los chicos se hacen un poco la cabeza.” Y no es para menos, porque la pertenencia al equipo sub-20 garantiza una empanada bien jugosa, algo importante porque no hay nada más deprimente que una empanada seca. La de esta bebota debe ser como esas empanadas meonas que cuando le tirás el tarascón largan juguito — y quién te dice, en una de esas la pendeja es eyaculadora. “Me dicen muchas cosas lindas en la calle, la mayoría es público masculino y de todas las edades!”, dice Cynthia sin darse cuenta que al sorprenderse de lo obvio confirma que es perfecta: recogible y pelotuda. Y qué colita por favor, nada sobrenatural, pero justamente para darle y darle en nombre de todas las anónimas pendejas que nos calientan por la Cynthia Fernandezcalle los días de semana cuando no hay tiempo para hacer ninguna. “Sigo siendo una nenita” insiste Cinthia Fernández con esos ojos y pezones picarones, “nunca dejo de ser una nenita que juega todo el tiempo”. Qué atorrantita divina esta Cinthia, se viste como para que te rellenen la empanadita de carne y queso y encima provoca diciendo que quiere jugar, justo cuando vos ya no sabés qué hacer para contener el muñeco que te late mal. Pero si querés que Cynthia Fernández juegue con tu muñeco, te lo vas a tener que afeitar, porque la nena no tiene ni quiere pelos en la lengua. “No me gusta que los hombres tengan ni un pelo porque depilados es mucho más higiénico”, dice la péndex exigente y agrega “además es la onda que se viene… hasta Gerardo Cynthia FernandezSofovich se depila, jajaja!”. No le vamos a preguntar si le consta que el Ruso no se depila, porque preferimos concentrar la imaginería en Cinthia misma, que confiesa tiene la manía de mantener la gallina totalmente desplumada. “Me depilo totalmente porque soy una loca obsesiva con el tema de los pelos”, reconoce la bebota “ni bien me veo un pelito voy y me lo saco porque no aguanto, y no me importa si hace un día que me depilé”. Y cuando estabas por ofrecerte desinterasadamente a ayudarla a mantener el bosque deforestado saliendo a patrullar la zona con los dientes, la nena te para en seco. “La chuchi me la depilo yo”, dice Cinthia como si te leyera el pensamiento. Pensar en el papo todo depilado y brillante como el hule de la bebota nos hace mal, pero por suerte tenemos un video abajo para distraernos con sus tetas.

Claudia Fernandez

No sabemos quién le hizo la cola a Cintia Fernández, pero no podemos dejar de felicitarlo(s). Como se deduce por la zona oscurita de su cola en el video que podés ver abajo, la nena en la cama no se priva de nada. “La cola no es de gimnasio, es genética”, explica la pendeja. “Me había anotado en el gym, fui tres veces y después no fui más, soy un desastre! Me tengo que poner las pilas para el verano.” Cynthia divina, si no te ponés las pilas ponete ésta, porque como asegura la Negra Capristo, el sexo anal también ayuda a modelar la cola.

Cyntia Fernández te provoca en bombacha y corpiño muy de perrita en celo. “Para mí vale todo a la hora de la pasión” dice la bebota. Bajate el video de alta calidad, cliqueá acá.

La divina Cinthia Fernández en el video pela ese lomito natural y tentador de atorrantita de barrio, que según ella “es genético, mi vieja tiene un lomazo y de más joven era terrible, hasta tenía más lolas que yo!”, dice la pendeja como si el video necesitara una explicación. “Mi abuela era vedette y tenía un cuerpazo”, agrega quizás para justificar porqué inclusive antes de alcanzar la mayoría de edad (cana Cyntia Fernandezal fotógrafo!) ya era conocida como Abbey Díaz en fotos y videos de Internet, donde nos regala una “perla negra”: si mirás bien el video de Cintia Fernández (o la tercera foto de captura acá a la izquierda) cuando saca culo asoma una zonita sombreada que indica que esa escarapela de cuero recibió visitas en fechas no patrias. Divina!