Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Cecilia Oviedo y Natacha Jaitt a pura torta

Cecilia Oviedo y Natacha Jait en plena torta

Putez in fraganti y por partida doble: las viciosas Cecilia Oviedo y Natacha Jaitt se tocan como si hiciera falta convencerte que te prendas a una partuza con ambas. “A las mujeres nos gusta histeriquear entre nosotras para calentar a los hombres” reflexiona Oviedo mientras le da la teta a Jaitt, “los tipos mueren por la cola y se olvidan de las gomas, pero pezones no faltan.” Y putez sobra, aunque muchas no se hacen cargo. “Hay mucha prostitución vip en el ambiente” denuncia Natacha, “Leandro Rudd le dijo a una amiga que para estar en su agencia tenía que practicarle sexo oral y tragarse la chele.” Es que por un lado están las profesionales que cobran y otras lo hacen porque lo disfrutan. “Yo tengo sexo por amor… al arte” dice Jaitt, “aunque también tuve sexo por dinero, lo hice en España y me divirtió mucho eso de cobrar e irme.”

natacha jaitt se come la banana

Jaitt se come la banana y no sólo por la boca. “La sensación de tener dos penes adentro es descomunal” dice la morocha.

Momento mágico: volvés del laburo, abrís la puerta y te encontrás a la rubia y la morocha con las manos en la masa — lengua en teta, rodilla en concha, ambas rebozantes de putez y esperando que te prendas. Es que cuando dejás a Cecilia Oviedo y Natacha Jaitt solas en tu casa, la probabilidad de que abras la puerta y las encuentres trenzadas es bien alta, porque son dos viciosas profesionales. “No puedo vivir sin sexo” admite Natacha mientras le come el zompe a la rubia como si fuera un helado, “yo tengo sexo por amor… al arte, y no puedo dejar de hablar de sexo.” Y Cecilia Oviedo tampoco puede resistir el impulso por la partuza. “Muchos tipos se mueren por la cola y muchas veces se olvidan de chequear las gomas” dice Oviedo, “pero como ves, Natach Jaitt chupando conchapezones no faltan.” Y dale bola al consejo, porque un simple saludo a las gemelas puede ser la llave que abra esas cachas. “El sexo anal no lo probé muchas veces” dice Ceci como para no dar tan regalada, “pero si tengo piel con el pibe obviamente cedo.” Y Natacha obvio que también entrega la cola y explica cómo hace para no embarrarla. “El secreto del sexo anal es no comer nada demasiado sólido antes del coito” dice para alivio de todos los que alguna vez la sacaron tipo bananita Dolca, toda bañada en chocolate. “Muchos chicos toman para entonarse pro no es una buena idea” sigue aconsejando la morocha, “para las mujeres esfantástico, yo con cuatro o cinco copas garcho de lo lindo, pero el Cecilia Oviedo y Natacha Jaitt en la camaalcohol al hombre lo anestesia y no funciona.” Y sería una pena que con las dos nenas a punto de caramelo, el flaco de polera te deje mal parado. “Para tener sexo con dos mujeres es importante que mantengas la erección más de una hora” dice Jaitt abrevando en su experiencia de catadora de pijas. “Una vuelta tuve una orgía con tres personas” confiesa Natachita, “y me pareció fantástica la sensación de tener dos penes adentro, es algo descomunal.”

cecilia oviedo y natacha jaitt en bolasnatacha jaitt en tetas

cecilia oviedo y natacha jaitt torteando

“A mí no me importa lo que diga la gente, yo digo y hago lo que siento y quiero” dice Oviedo, “con los días de calor no me da para taparme los pechos, las miradas incomodan un poco pero es lindo sentir que atraés a los hombres.” Y con esa cola también atrae a algunas mujeres como Jaitt, que no esperan a que llegue su cumpleaños para comerse una torta. “Llegué a estar con dos mujeres” confiesa la morocha, “son cosas que deseaba y se me fueron dando.” Y también le fueron dando por el orto, aunque no siempre tanto como quiso. “Tuve una sesión sado y me gustó” recuerda Jaitt, “yo quería sexo anal pero quedé agotada sin penetración y me quedé con las ganas.”

cecilia oviedo se traga la lechececilia oviedo de culo

*Video:natacha jaitt y cecilia oviedo

Bajate el video hot de Natacha Jaitt y Cecilia Oviedo
También disponible en 3gp para celular

Cecilia Oviedo en bolas contra las rejas

Cecilia Oviedo

Cecilia OviedoCuando Cecilia Oviedo queda contra las rejas, se defiende con la cola como el escorpión. Y guarda porque con ese temible orto, la veterana de la noche es capaz de tirotearse hasta con un boxeador profesional. “Con la Hiena Barrios salí un par de meses, al principio estábamos bien pero después nos empezamos a pelear” recuerda la rubia, “tiene personalidad fuerte pero yo lo retaba un montón porque es un poco aniñado.” Es que el nene era insaciable. “A la Hiena le gustaba el anal y todo lo que te imagines” recuerda la rubia, “pero a mí las fiestas no me gustan, prefiero el uno contra uno.” La Ceci es una mina a la que le encanta su trabajo, aunque no sea el mejor visto. “No me importa lo que diga la gente y no me ofende que me digan gato” dice desafiante, “no soy como otras que lo hacen y lo niegan, yo lo admito.” Pero lo que Oviedo no admite son clientes desagradables. “Lo de la Tota Santillán fue todo prensa, nunca estuve con el gordo” aclara para alivio de futura clientela, “le di un beso en cámara porque me obligaron.”

Cecilia Oviedo

Para Oviedo los políticos tienen que romperse el culo como ella. “Estoy con el pueblo” dice la rubia servicial, “por la cola no me gusta tanto pero accedo.”

Si venías con ganas de comer carne “de marca” pero no pudiste conseguir el teléfono de ninguna famosa o el precio que te pasaron está fuera de tu presupuesto, tenela en cuenta a Cecilia Oviedo, un felino profesional que no la caretea. “Mirá, si me enojara que me digan gato no trabajaría de esto” dice la rubia con una sinceridad sólo igualada por su putez, “la mayoría de las famosas laburan pero no lo dicen, pero yo no solamente no digo y lo admito sino que levanto mi bandera y voy por más!”. Y si tu problema es que no querés ponerla en el mismo lugar que algún desagradable gordo Cecilia Oviedobailantero, Ceci tiene buenas noticias. “Lo de la Tota Santilán fue todo prensa, nunca estuve con el gordo” dice al revelar que Ricky Fort no es el único que contrata novias pagas. “Y el beso que le dí aquella vez en cámara fue porque me obligaron” dice con cara de asco, “es más, después me cargaban por la cara que le puse cuando me dió un beso en el programa.” La anécdota prueba que la enorme vocación de servicio de Oviedo, algo que Ceci dice los políticos tendrían que imitar. “No entiendo nada del tema del 82% móvil” reconoce la rubia, “está jodido el país pero no estoy con el Gobierno y por eso nunca estuve con políticos, sino siempre con el pueblo.” Puede que la declaración sea demagógica, pero nadie puede negar que aunque no le guste, Cecilia Oviedola rubia está dispuesta a romperse el culo por la gente. “El anal no es lo que más me entusiasma” explica Cecilia, “pero a los hombres como la Hiena Barrios les encanta por la cola así que obviamente accedo.” La Ceci está dispuesta a hacer su aporte al país y por eso no pregunta cuántos son sino que vayan entrando, pero de a uno. “Prefiero la cosa cuando es uno contra uno” dice recordando mil y una noches, “no me gustan la fiestas, por eso en general no hago sexo grupal.” Y tiene razón, no podés compartir a la rubia como si fuera un taxi — si pagás la tarifa es para entrarle cómodo disfrutando el servicio a full, turca incluida. “Para que haya piel necesitás tiempo” recomienda Oviedo, “los hombres se desesperan por la cola y se olvidan de disfrutar las gomas. Fijate que patys no faltan.” Y a juzgar por las fotos de abajo, tortillas tampoco!

Cecilia OviedoCecilia OviedoCecilia OviedoCecilia Oviedo

Cecilia Oviedo

No es la primera vez que a Cecilia Oviedo la ponen contra las rejas: la rubia separa las piernas y se agarra de donde puede para bancar la embestida como una auténtica profesional. “Si no me gustara no trabajaría en esto, arranqué de adolescente bailando en el caño y ahora hago de todo” reconoce la rubia, “a mi me siguen llamando justamente porque no niego nada, yo sigo levantando mi bandera sin importar lo que diga la gente.” Y a diferencia de otras que quieren cantar o conducir programas, Cecilia prefiere agarrar garchas en vez de micrófonos. “Me ofrecieron hacer un programa para chicos, pero ya tenía un montón de shows eróticos vendidos” recuerda la rubia, que tampoco quiere ser una simple botinera. “Hay un jugador que me ofreció vivir con él en Europa, pero yo tengo mi trabajo y prefiero vivir de lo mío.”

Bajate el video de Cecilia Oviedo

Cecilia Oviedo, un gato que ratonea

Cecilia Oviedo

Cecilia Oviedo se agarra la concha y vos más vale que te agarres las bolas porque esta perra no tiene miedo a que la llamen gato. “No me ofende porque lo admito y además si me enojara por todo lo que me dicen no podría trabajar de esto” dice con una lógica de la gran puta. “Hay muchas que también lo hacen pero no lo dicen, pero yo además de hacerlo y admitirlo voy por más!”. Entrale, porque el que le saca un polvo a un gato no le hace ningún maltrato.

Cecilia Oviedo

Los patys de Cecilia Oviedo quieren abrazarte en una turca de gol. Llenale la canasta!

En serio querés que me la tape?” parece preguntar Cecilia Oviedo al fotógrafo como si no pudiera creer que el pibe teniéndola en bolas quisiera sacar fotos y no la pija como le pasa noche tras noche. “Mirá, yo trabajo desde hace años y no me ofende que me llamen gato” reconoce Cecilia con una franqueza sólo superada por su putez, “empecé de adolescente bailando en el caño, después seguí con strip tease ya ahora hago de todo!” Todo por un precio claro, que ya no es tan accesible como le gustaría poder cobrar. “El problema es que sube el dólar y sube la Cecilia Oviedocarne” dice la rubia sin ver el paralelo, “yo estoy con el pueblo, pero no vamos a poder comer.” Pero por suerte para Oviedo, la demanda de bola de nalga sigue siendo alta. “Los pibes mueren por la cola, pero se olvidan de chequear muchas veces se olvidan de chequear las gomas” explica Cecilia como si fuera un curso de Orientación al Consumidor gatero, “y es una pena porque la verdad que pezones no faltan, fijate si no parecen patys humanos!” Así que ya sabés, cuando la contrates a Oviedo arrancá con unos patys tranquilo que el pavito te espera, porque a la rubia como buena profesional le caben todas. “Los chicos confían en mí porque saben que nunca me niego a nada” dice Cecilia Oviedo orgullosa de su clientela, “me llaman gato pero sigo levantando mi bandera.” Y las cecilia oviedogarchas de sus admiradores, que todavía encuentran propuestas originales, como pedirle que en vez de usar la boca para hacer llorar al nene, cante para divertirlo. “Me ofrecieron hacer teatro infantil” comenta divertida, “pero me tuve que bajar porque ya tenía un montón de shows eróticos vendidos.” Y lo bueno es que en los shows de Cecilia Oviedo, se mira y además se toca. “Hay muchas en el ambiente que también laburan y no lo dicen” acusa Oviedo, “yo aparte de hacerlo y admitirlo, voy por más!”

cecilia oviedocecilia oviedocecilia oviedo

cecilia oviedo

A Cecilia Oviedo le da igual si tomás carrera y la engrampás de dorapa o si hacés el salto del tigre para sacudirle la persiana en la cama: cualquiera sea la posición la rubia te va a dejar seco de pija y billetera. “No conocí hombres que se me resistan” asegura con la confianza que le dan años de experiencia, “y de todos modos si me llegara a pasar, tengo armas para convencerlos.” Y las armas de la rubia están a la vista de todos los que la ven enroscada al caño de noche o se la cruzan de día. “Me excita ver a los hombres mirándome por la calle” confiesa Oviedo, “por suerte me miran todo el cuerpo, creo que gusto cuando voy y cuando vengo también.”

cecilia oviedo

   
12