Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Chechu Bonelli acabó con la cola embarrada

Chechu Bonelli

La Chechu Bonelli sale a la cancha para poner la cuota de culo necesaria para romper el empate, y aclara que su apoyo a la selección es mucho más que una oportunidad de ser tapa de revista y salir con un jugador. “Nunca fui botinera” aclara la modelo y conductora, “a mí el fútbol me gusta en serio porque lo juego desde chiquita, en San Nicolás me anotaba en todos los campeonatos.” Y tras hacerse conocida con Súper M en 2003, consiguió trabajar en Fox Sports. “Guarda que no soy la clásica Cachito que habla al divino botón o la modelito que no entiende nada” se ataja la experta en fútbol, “no soy una improvisada, yo estudié periodismo con Niembro.” Y a juzgar por esa boquita, la nena practicó pete a varios miembros. Chechu, tocala y abrite!

Chechu Bonelli

Para la Chechu, el domingo ideal es “tirada en la cama con pizza, cerveza y fútbol”. Y un un rico pete con esa boquita!

La Chechu Bonelli hizo hace meses lo que la Selección Argentina más necesita: reforzar su delantera y salir a la cancha dispuesta a romperse el culo para lograr la victoria, frente a un rival que no se para bien. “En la cama a veces pasa que empezás muy bien pero después al pibe no le funciona” reflexiona la chica de San Nicolás, “y ahí tenés que agachar la cabeza y ponerte a trabajar.” Y con esa boquita la Chechu tiene resto para dar vuelta el partido, pero ella está convencida que gana de culo sino por su personalidad. “No soy de encarar de frente” dice la Chechu como Chechu Bonellidisculpándose por no mostrar las nuevas tetas en las fotos, “para ganar uso mi simpatía y todo mi intelectualismo, gano como la chica que le gusta el fútbol.” Y más allá del “intelectualismo”, la Chechu tiene la receta para un fin de semana perfecto. “Para mí el domingo ideal es tirarnos en la cama con pizza, cerveza y fútbol por TV, de ahí no me saca nadie.” Y todos se la pondrían hasta dejarle el ojete tan embarradito como lo tiene en las fotos, pero por favor cuidá el lenguaje durante el festejo porque sino la Chechu te saca la roja. “En la cama no me gustan los comentarios groseros” dice en agudo contraste con su habitual personalidad machona, “me gusta que seas dulce y te portes chechu bonellicomo un caballero.” Y tampoco esperes que ella festeje los goles del flaco de polera, porque la Chechu es un barrabrava en la cancha pero una damisela en la cama. “En el sexo soy tranquila” dice con inusual calma, “lo único que yo grito a lo loco son los goles en la cancha.” Y bueno, tenés que desafiarla a un amistoso y en medio del partido gritarle “Chechu, tocala y abrite!” y clavarla en el césped. Y armate un equipito con unos amigos, porque la Chechu BonelliChechu tiene un equipo modelo. “Con Zaira Nara, Florencia Salvioni, Tanya Hartfield y otras modelos jugamos en La Rana, un torneo de fútbol de Pilar” explica Bonelli, “y ojo que jugamos bien, la movemos.” No tanto como vos y tus amigos se moverían a todo el equipo de modelitos, que con gusto se dejarían llenar la canasta. “En la cancha soy recalentona, ahí entrego todo” dice la Chechu alimentando tu fantasía de embarrar su colita bostera, “me la banco en la cancha aunque termine con moretones y tenga un desfile más tarde. Para mí un fin de semana sin fútbol es como comer fideos sin salsa.” Que se coma el fideo con salsa blanca!

chechu bonelli

Cecilia Bonelli pone el orto en el medio de la cancha, un lugar donde reconoce que se descontrola. “A la Bombonera voy camuflada para poder gritar a gusto porque me enloquezco” dice la bostera mientras muestra la cola embarrada en la mitad de cancha, “pero igual no me gustan para nada el típico Cacho que me reconoce y grita ‘vení Chechu que te parto al medio!’, eso no me cabe ni ahí.” Como es modelo (y no vedette), Bonelli siempre negó ser botinera alegando que los jugadores de fútbol no eran de su estilo, pero con el académico Claudio Yacob la pasión por el fútbol pasó de la cancha a la cama. “No me considero botinera porque hasta conocerlo a Claudio no había salido con ningún jugador” se justifica la chica de San Nicolás, “pero como dicen, nunca digas nunca.”

chechu bonelli
chechu bonellichechu bonellichechu bonelli

Bajate el video de Chechu Bonelli
También disponible en 3gp para verlo en tu celular

Chechu Bonelli, morocha mortal

Cecilia Bonelli

Cecilia Bonelli te mata con esa onda de morocha bien argentina, con unos labios de petera profesional y ese estómago bien chato que lleva directo a un papo que nos imaginamos bastante grandecito y muy jugoso. Chechu nos hace soñar.

Cecilia Chechu Bonelli

La Chechu Bonelli muestra la colita como diciendo “Si te gusta lo que ves, vení a agarrarlo nene”. Para matarla.

Así que te gustaría entrar en la chocha de la Chechu? Bueno, entonces vas a tener que bajarte los lienzos. En serio, si querés tener una chance de bajarle la caña a Cecilia Bonelli vas a tener que bajarte los pantalones, porque a la ex Súper M le desagradan muchísimo los pibes que usan los pantalones altos. “No salgo con ningún tipo que lleve los pantalones a la cintura”, sentenció la nicoleña cuando le preguntaron cómo hace para elegir hombres, “me encantan los pantalones de tiro bajo, es un fetiche que tengo”. Y son muchos los que tienen un fetiche con ella, porque tiene ese no se qué de argentinita para darle masa, esa mezcla de nena fuerte pero no totalmente inalcanzable. “Mi novia trabaja en un negocio de ropa interior de Sweet Victorian”, cuenta Marcelo Magas en su comentario, “pero me excitan más las fotos de Chechu Bonelli que las de mi novia”. Y si Marce, la verdad que está para matarla y quién te dice que tu novia no le chechu bonellitiene ganas también a la Chechu, que es popular también con las mujeres. “La Chechu es una ídola” dice Rosana en su comentario, “lo único malo es que es hincha de Boca pero como es tan linda se lo perdono”. Pero justo cuando ya estábamos imaginando una historia lésbica, Rosana explica que “me encanta la Chechu y la seguí siempre, me gusta mucho porque yo también soy como ella en todo hasta en la familia que se crió entre varones”. Están también los que directamente se enamoran y la ponen en un pedestal de honor como Juan Pablo, para quien Bonelli es “la diosa de todas las modelos, te amo”.

Chechu Bonelli

La Chechu Bonelli no para de crecer desde que arrancó en el Súper M. Tuvo un tropiezo cuando la dejaron Fuera de Foco, pero ahora está totalmente recuperada. Una de las morochas más lindas y sugerentes de la Argentina, con carne fresca.

Cecilia Bonelli

La Chechu Bonelli muestra la colita con un look sofisticado.

Pero no todos son elogios naturalmente, y menos cuando las que opinan son otras mujeres. “Pendeja, dejá al Pocho Insúa, sos una hueca!” le gritaba desde un comentario Nadia, que se dió una vuelta por Notiblog especialmente para putearla. “Se dice que entregaste el primer día que lo conociste, por eso te da bola el Pocho, interesada de mierda, vos sólo lo querés porque usó la diez de Boca, trola puta”. Parece que entre mujeres botineras como Nadia y la Chechu la cosa se puede poner bastante jodida y terminar Fuera de Foco. Claro que nosotros, tipos pacíficos si los hay, preferiríamos que las nenas resolvieran sus diferencias como corresponde, con una buena pelea en el barro. Sería fantástico ver a Cecilia Bonelli en bolas, refregando esa maravillosa anatomía contra su contrincante Nadia, puteándose mientras en vez de llenarse la cara de dedos, se llenan las figazas y los ortos de manotazos embarrados. No te anotás para el piletazo?

Alejandra Martinez + Chechu Bonelli

Cecilia Bonelli y Alejandra Martinez

La matemática del placer es simple: dos dan más placer que una. Por eso estás viendo no solamente a Alejandra Martínez, sino también a la Chechu Bonelli, ambas totalmente listas y entregadas para cumplir con todos tus deseos. Te vas a animar a corromperlas a fondo, como siempre soñaste? Date el gusto, matalas.

Cecilia Bonelli

Cecilia Bonelli demuestra en esta foto sus habilidades para hacer un “deep throat”. Esta nena no escupe nada, se traga todo.

Ay nene, para que querés estar con dos a la vez, no te alcanza con una? Es la clásica pregunta que hacen todas y te hizo tu mina cuando por accidente o por una confesión espontánea tuya, se enteró que para vos estar con dos minas vez “naturalmente” es mejor que estar con una sola. Porque estar con Cecilia Bonelli seria espectacular, impresionante, pero no tanto como estar con la Chechu y Alejandra Martínez. Mirá qué dúo, dos estilos distintos pero complementarios, dos bellezas para amar una noche y después morir tranquilo, después de eso para que seguir. “Vos te hacés el bueno pero al final me parece que sos un degenerado”, dice la pelotuda que tenés al lado, y es boluda no solamente porque no entiende esa verdad matemática básica de que dos son más que Cecilia Bonelli y Alejandra Martinezuna, sino porque la cerrazón mental (y de agujeros) la lleva a perderse de algunas cositas que si tuviera el bocho (y la concha) más abierta, la harían gozar mucho. Como por ejemplo, que la Chechu o Ale le chupen la concha, para tu mina sería un honor que la chupen toda, y para la nicoleña y la cordobesa sería un honor que vos les agradecieras haciéndoles bien el orto. “Estás loco? Ni en pedo dejo que esas dos Alejandra Martinezatorrantas me toquen un pelo”, dice tu mina y vos le respondes por lo bajo “no te tocarían un pelo bebe porque yo me aseguraría personalmente que vos llegues al encuentro bien depiladita… a ver si todavía las vemos después en Fox Sports con un pelo de tu concha todavía atravesado en los dientes”. Y si, no quedaría bien. O si. Depende, si llegan al estudio de Fox con aliento a leche es mala onda, pero un pelito de concha entre los dientes sería sexy y además las ayudaría a prevenir la paradentosis con un efecto tipo hilo dental. Fundamental cuando son peteras que respeten todos los lineamientos para la higiene bucal del Dr. Socolinsky (que de eso sabe, no de medicina, sino de hacer petes). Chicas, háganse gárgaras de leche como recomienda el pediatra.

Cecilia Bonelli

El flequillo de Alejandra Martínez en esta foto tiene una onda Betty Page que sugiere sado masoquismo. Y claro, los ojos se te van directo al orto, porque todos sabemos que era ahí donde la legendaria Betty Page recibía el castigo que le correspondía por hija de puta masoquista. Pegale duro en los cachetes mientras le das bomba, que a Ale también le encanta. Una provocadora.

Alejandra Martinez

Alejandra Martínez te invita a que veas el perfil de su lola con una onda black con mitones, una onda bien de turrita.

Uy nene, mirá las cosas que pensás!” dice ella acercándose y te manotea el bulto. “Vos en el fondo sos un turro, no se porqué todavía estoy con vos”. Claro que sabe, como lo sabe la vieja del depto de al lado, que ya fue dos veces a quejarse al consorcio de los gritos que pega cuando ponés tu mina en cuatro sobre la ventana que da al aire y luz para darle masa, especialmente cuando está picadita de vodka y entrega la cola. Porque la vieja de al lado en realidad debe disfrutar viéndolos, porque de otra manera no se quedaría toda la noche espiando para ver si le das en la ventana. “Y ahora de que te reís? Te burlás de mi, no?” dice tu mina, pero la sonrisa es porque estás pensando lo que sería tener a las tres gritando en la ventana que da al aire y luz a la “hora pico” del reviente, a la vuelta de Mint, a eso de las 6:30 AM del domingo. “Chicas, en Alejandra Martinezserio, apoyen las manos en el marco de la ventana y abran las piernas que saco la fotito para el recuerdo” dirías vos en esa madrugada de gloria apuntando con el celular. “A ver, dénse un besito y tóquense un poco, no se hagan las tímidas” Imaginate el kiosquero de la esquina, que a esa hora de la madrugada arma los diarios medio dormido y se despierta de golpe cuando te ve llegar abrazado no solo a tu mina, sino con Ale y la Chechu, y te regala de onda un diario como excusa para arrimarse y verlas mas de cerca. “Todo bien maestro? Acá tenés el Clarín… como se calienta el Clausura, eh?”, dice con esa torpeza que tiene la gente grande cuando ve a “la juventud” hacer lo que en su época era imposible. La famosa trifecta.

Cecilia Chechu Bonelli

Cecilia Bonelli lista para echarse un garco en el pecho de sus admiradores. Imaginate ver como se le abre el orto para dejar salir la cacota, realmente no somos coprófagos para nada, pero como se dice ‘posición obliga’. Una bebota lista para pervertir a fondo, está pidiendo a gritos que le des con un caño.

Cecilia Bonelli

Chechu Bonelli con onda romántica, viéndola en esta foto no te imaginás que la nena es una reputada botinera y juega al fulbito como si fuera un muchacho más. Claro, la diferencia se nota cuando va con todos los jugadores al vestuario.

Vos tenés que aprender matemática”, le decís vos a tu mina volviendo a la realidad. “Para qué matemática? De qué hablas?”, se altera la flaca. “Tenés que rendirte ante la evidencia, tres es mucho mejor que uno… a ver, poné Fox Sports y decime con una mano en la concha, que no te la dejarías chupar por estas dos.” Y tu nena que duda, “y, habría que ver como se da la situación, vos que querés un contrato firmado de que voy a dejar que me besen ahí?”. La única contra de llegar a concretar una fantasía tripartita de ese calibre, sería el peligro real de Cecilia Bonelliquedar poseído por el demonio. Porque hay escenas de la vida real que desatan el poder mágico de los arquetipos jungianos, como sería el de estas perras apocalípticas chapándose entre ellas en un paroxismo de sexo y lujuria. No sería raro que saliera humo rojo y oliera a azufre, que te sintieras como Al Pacino en El Abogado del Diablo, tentado por nenas divinas y literalmente infernales. Quién hubiera dicho que Chechu Bonelli, con esa cara de dulce bebota, y Ale Martínez, con tranquilidad casi bovina, eran en realidad las emisarias del demonio, que te las mando en canje por tu alma. Y vos al ver estas fotos imaginás sus conchitas depiladas, pezones respingados y colitas complacientes, y firmás el boleto de compraventa tranquilo. Ponele la firma y son las dos tuyas.

   
12