Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Belén Francese, ese culo no es de monja

Belen Francese

Belén Francese tiene claro cómo gana. “Primero mato con mi personalidad”, y decile que sí, que a vos te mata su inteligencia, “y después cuando me ven las lolas y la cola me siento un huracán”. Belén se considera una de las mujeres más talentosas del ambiente artístico. “Hice shows lésbicos, estudié teología y ahora escribo libros… qué tiene de malo?”. Tu culo Belén? No nada, es perfecto!

Belen Francese

Si Belén Francese pensara con el culo, sería una de las escritoras más importantes de la Argentina. Pavo de aquellos.

Darle con la manguera del camión de bomberos parece mucho, hasta que te das cuenta que el incendio a apagar es en el orto de Belén Francese. “Popotera es una chica que tiene la cola grande” dice Francese citando una definición del “Pequeño Belén No Ilustrado“, un “diccionario” de su autoría que no fue suficiente para impedir que sus compañeras de Bailando por un Sueño la pusieran en el grupo de “las huecas”. “Me habría gustado estar entre las Finas, porque yo en realiad soy una intelectual”, dice Belén y a vos te dan ganas de pincharle el globo, no el del mundo de fantasía en que vive sino el infernal globo de carne que tiene como culo. Darle en cuatro hasta que tenga una “explosión de mariposas” de las que habla pero de leche en el orto por perra. “Me gusta perrunear”, sigue Francese citando de su diccionario apócrifo, “me encanta el sexo perruno”. Y dale, dale con todo Belen Francesehasta vacunarla contra la enfermedad que ella misma diagnostica. “Gatos cascoteados, serán así porque no son amados”, dice Francese en un ataque de sinceridad y agrega que “las peteras usan rodilleras.” Y si lo sabrá ella, con esa boca carnosa de catadora de carne en barra. “El pete loco es cuando te tocás con la nariz” dice riendo y se tapa la cara al recordar cómo la napia le impidió en ocasiones tragarse la salchicha completa. El terrible pavo de Belén Francese es muy comilón y necesita ser alimentado varias veces por día, algo que le impidió seguir su verdadera vocación. “Desde chica quería ser monja” asegura Francese y agrega que “por eso fui a colegio belen francesede monjas”. Con ese pavo tragador de pijas, el colegio de monjas debe haber sido como ponerle la tapa a una olla en ebullición. No es casual que el “diccionario” de Belén tenga varias palabras para indicar calentura. “Ebullida por ejemplo quiere decir que estás siempre en ebullición, como yo”, dice la monja culona y agrega que “también podés decir que estás sudadísima”, en referencia a la mojadura de papo, una zona que llama “pipita”. Es porque le “picaba la pipita” que tuvo que abandonar su vocación religiosa y sumarse en cambio a las adoratrices del divino bulto. “Quise ser monja y empecé los movimientos para ponerme los hábitos”, dice Belén desafiando la incredulidad general, “pero después se me disparó el costado artístico y terminé haciendo revistas, desfiles y otras cosas”. Son ‘cosas’ como los Belen Franceselos shows lésbicos que hacía en boliches esponsoreada por Speed. “No reniego de esos shows porque todo lo hago desde un lugar saludable y sano”, dice Belén convencida que la pija es salud. “Es más, me parece mucho más dulce un beso con otra mujer que con un hombre”. Ahora se entiende porqué quería ser monja, a Belén le hubiera gustado comer almejas en el convento. Pero la misma vedetonga que dijo ser “ebullida” y estar “sudadísima” de a ratos, nos quiere hacer creer que es “muy tímida en el sexo” al punto de que “hago el amor con la luz apagada”. Llevá una linterna vieja porque en esa caverna culosa corrés el riesgo de perderte.

Belen FranceseBelen FranceseBelen Francese Belen FranceseBelen FranceseBelen Francese

Belen Francese

Belén Francese “perrunea” al delfín de plástico para aliviar la “sudadísima pipita” mientras las cachas de su enorme “potote” brillan al sol. Belén Francese dice cosas más increíbles que su cola, como que esas carnes se mantuvieron vírgenes hasta los 19 años y que su primera vocación fue de monja, “pero después se me disparó el costado artístico y terminé haciendo revistas y desfiles.” Muy putona.

Belen FranceseBelen Francese

Belén Francese y sus cantos bíblicos

Belen Francese

Belén Francese se pone en cuatro sobre el sillón y deja que una pícara cadenita se le cuele entre los cantos. “Yo sé que cuando hago fotos soy una perra” admite la más culona de la Argentina pero aclara que “en realidad en mi vida soy muy espiritual”. Y lo increíble es que la biblia parece darle la razón: en una sección dedicada a los mejores cantos, habla de una morocha calentona como Francese.

Belen Francese

Belén Francese dice que no le gusta hacer justicia por mano propia. “Si veo que me agarran ganas, me pongo a rezar” dice.

No puede ser tan perra de posar con una cadenita entre los cantos, es una provocación innecesaria. La foto de Belén Francese es humillante, porque al ver ese ojete sobrenatural a vos te gustaría ser muchas cosas (millonario para comprarle una noche al precio que pida, psicópata como para violarla sin que te importe ella ni las consecuencias, o inclusive su ginecólogo) pero nunca cadenita. Y sin embargo, ahí estás, pensando qué copado sería estar en lugar del collar, o usarlo como las vías del tren de tu poronga que hace una gran parada y acaba en la terminal paponera. Antes que cadenita podrías al menos ser periodista y entrevistar en exclusiva a las cuentas del Belen Francesecollar que le cayeron justo en el orto y preguntarles qué olor tiene, si está muy abierto, o si el clítoris de Belén tiene el tamaño de un puntero láser como te lo imaginás. Pero el culo de Francese no sólo inspira raras vocaciones en vos, sino también en la propia dueña. “Ahora voy a convertirme en escritora”, dice Belén Francese y hace una pausa como para chequear tu reacción. “Dentro de poco sale a la venta, es un libro para chicos”, dice Belén. No te rías que viene en serio, porque con el culo que tiene Belén Francese el libro ya encontró editorial. “Ojo que sé escribir”, se ataja Belén, “aprendí en el secundario, que lo hice acelerado porque tenía que trabajar”. Belén cuenta que la inspiración para el libro infantil la sacó Belen Francesenada menos que de la Biblia. “Va a estar el malo, el bueno y un hada madrina”, exlica Belén como si alguien pudiera estar interesado en algo que no sea su cola. “Leyendo la Biblia aprendí de memoria el Cantar de los Cantares”, explica la dueña del culo más pulposo sin conciencia de la ironía: según la Enciclopedia Católica, “Cantar de los Cantares” viene del latín Canticum Canticorum y quiere decir “los mejores cantos”, que muchos dicen Belen Francesetiene precisamente Belén Francese. Divina la puntería de la morocha, que de toda la biblia eligió justamente la parte de relato erótico que le calza perfecto. “Soy morena, pero hermosa hija de Jerusalén” dice el Cántico 1, 5 de esta turrita bíblica que buscaba pija de noche. “En mi lecho por la noche busqué al amado de mi alma” sigue el cántico 3, 1. Y tal cual como a vos te gustarí hacer, la morocha bíblica muy picarona confiesa en el Cántico 5, 4 que “mi amado metió la mano por el hueco de la cerradura y mis entrañas se estremecieron”. Cumplí con la profecía y sacudile esos cantos!

Belen Francese

Belén Francese te espera tirada en el sillón boca abajo como a vos te gusta. Y guarda porque la morocha tiró de la cadenita y la tiene ahora clavada en el medio del ojete, como para que te quede claro que no espera menos de vos. Asesinala.

Belén Francese, un culo animal

Belen Francese

La cola de Belén Francese opaca por completo la enorme pelota sobre la cual apoya sus considerables tetas. La dueña de uno de los ortos más espectaculares de la Argentina es capaza de generar reacciones animales irracionales que desembocan en ataques sexuales espontáneos. No es para pensar, atacá directo.

Belen Francese

Si todavía dudás de que somos simples animales, esta foto de Belén Francese en cuatro te saca la duda. Una perra en celo.

Te deja sin aliento la turra, es como si te hubieran pegado un pelotazo en la boca del estómago, es como que se te tensan todos los músculos como una fiera lista para el momento del ataque. Porque no queda otra que atacar, pero no en sentido metafórico, arrimar con un chamuyo, no. Acá es para dejar la civilización de lado, porque el culo de Belén Francese no es humano, sino que pertenece al mundo animal. Belén es una bestia que te retrotrae al mundo primitivo y despierta en vos instintos que hacía eones permanecían dormidos, ves ese culo, esa boca híper petera y le querés desgarrar las entrañas con el garrote de carne. Fijate cómo estás, tus músculos tensos, las pupilas dilatadas por la excitación, el corazón que late fuerte, los ojos fijos en la presa. Esto no es “amor”, esto ni siquiera es sexo, es una puro instinto de supervivencia — de perpetuación de tus genes. Vos viste ese culo primero y es tu leche la que lo va a llenar, le guste a ella o no. Y a la mierda con código penal, esas son normas para el neocortex, pero ahora tu cerebro Belen Franceseestá dominado por el complejo reptílico, la parte más primitiva de tu mente. Sí, sos una bestia y a mucha honra, porque es gracias a este instinto que tus ancestros hicieron posible que tus genes pasaran de la prehistoria y llegaran al siglo veintiuno. No fue pidiendo permiso, o “haciendo el verso”: tus antepasados atacaban cuando se topaban con una reproductora excepcional como Belén Francese. Así que dale nomás, matala, y nada de hacerte el amante tratando de durar, acá es al revés, es a ver cuán rápido le podés llenar el papo de leche. Antes de que venga otro, antes de que la nena se distraiga con otra cosa. O cuánto tiempo más creés que Belén Francese va a estar sacando culo esperando a que te decidas? Cazala de los pelos y dale lo que obviamente pide, que maravillosamente coincide con lo que vos le querés dar. Estrolala contra una pared, apoyátela y mientras le arrancás esa ridícula bombachita blanca dale en el oído una orden terminante “Tevra omortuta confuruda”. Cuando el Belen Francesereptílico habla, el neocortex no entiende, pero quedate tranquilo que Belén va a escuchar bien clarito”ahora sos mía hija de puta, abrí bien los cantos” y se va a relajar sabiendo que consiguió lo que quería, un macho dominante que la llene de leche. Y dale para el campeonato, porque ese culo merece hectolitros de esperama y así van a estar orgullosos tus antepasados, cuyo lema era simple “garrote mata galán”. Ni billetera, ni parla, nada. Claro que el doble (o triple mensaje) de Francese va a tratar de confundirte diciendo que para ganarla tenés que ser “humilde, con buenos códigos y con rectitud.” Mentira para giles. El primero que la ve y tiene los huevos para atacar y someterla, se la lleva. No duermas!

Belen Francese

Belén Francese exhibe redondeces cárnicas que desafían cualquier geometría, pero cuidado, no te confundas. “En las fotos laborales soy una bomba sexual, una perra” reconoce ella misma, “pero en la realidad, en mi vida, soy súper espiritual”. Si claro, por supuesto Belén, claro, se nota que sos devota del bulto. Pero qué hace Francese cuando le pica la cotorra? “Si me agarran ganas, me pongo a rezar.”

Belen Francese

Belén Francese se reconoce perra, pero niega ser gato. “En una charla con Dios hice votos de castidad”. Se nota, no?

Las chichis también tienen un segmento primitivo de sus cerebros que se enciende de deseo cuando le aprietan los botones adecuados. Esto fue exactamente lo que pasó en la fiesta lesbiana de las chicas del “Champán las Pone Mimosas” según cuenta Belén Francese, que estuvo en el medio del quilombo (literalmente). “Después de la fiesta negra, alguna de las chicas se fué mojada a la casa”, dice la culona confirmando los rumores de que la ya famosa fiesta si bien comenzó como un truco publicitario, algunas aprovecharon la oportunidad para probar qué se siente y terminaron mojaditas. Sin ir más lejos, una de las más chiquitas con pinta de inocente se habría animado a practicarle sexo oral “en joda” a otra participante, y así fue como se habría generado la “humedad” que denuncia Francese. Y si seguís incrédulo, tené en cuenta que Belén Francese ya no está en la obra del Champán (o sea, para qué seguir promoviendo, ya fue) y además hace unas semanas que se está comportando como si desayunara pentotal sódico: dice la verdad a Belen Franceserajatabla. Por ejemplo, Francese también denunció que a Reina Reech y Valeria Archimaut “las une una relación muy pero muy íntima”. Belén tiene un orto y tetas que instigan literalmente al delito, pero por favor no te confundas porque ella aclara que no es gato, y es perra pero sólo profesionalmente. “En las fotos laborales soy una bomba sexual, una perra; pero en la realidad, en mi vida, soy súper espiritual”. Es verdad, a esta adoradora del divino bulto la espiritualidad le rebalsa por todos lados y tiene una estrategia para evitar la tentación. “Si me agarran ganas, me pongo a rezar”, dice la adoratriz. Belén vení, arrodillate y rezale a ésta.