Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Belén Francese, una poetisa petera

Belen Francese, terrible ojete

Belén Francese dice que no tiene la cola hecha y está dispuesta a dejarse examinar para demostrarlo. “Todos creen que la tengo operada pero es pura genética” dice la petera poetisa, “me siento una perra con esta cola, pero no es mi culpa tener la cola tan grande.” Y encima está lleno de gente que con gusto se la agrandaría todavía más. “Desde que estoy en Bailando por un Sueño me llueven propuestas indecentes de todo tipo y ofertas para tener sexo por dinero” reconoce Belu, “me siento una perra con esta cola, pero a mí me gusta perrunear… los hombres por la calle me dicen de todo pero me halaga, he llegado a parar el tránsito.”

Belen Francese pone el orto

“Antes me daba verguenza la cola que tengo” dice Belén, “pero hoy la disfruto, me hace feliz y me siento muy mujer.”

Viendo el tremendo orto es difícil entender cómo la gente prefirió los cantos de Waldo a los de Francese para pasar a la final de Bailando, pero a Belén no le importa porque con la exposición sube la tarifa. “Con el Bailando me buscan mucho más que antes, mi teléfono no para de sonar!” dice Belu, “Tengo muchas propuestas de trabajo y también de otro tipo, me llueven las propuestas indecentes y me ofrecen dinero por sexo.” Y si el monto ofrecido es proporcional al tamaño del orto, Belu podría ganar fortunas. “La prostitución más fuerte es por ganas belen francese se moja la colade trepar en la carrera, pero a mí me salva que no me muero por ser Susana o Moria, yo uso el medio y ahora gano más plata que cuando hacía promociones.” Pero si querés acceder a ese tremendo orto, por favor tratala con clase. “No me gusta que manden intermediarios como hizo Nalbandian que me trató como un gato” se queja Francese, que prefiere que negocien directamente con ella. “Los futbolistas no usan intermediarios” explica la poetisa argentina, “y está bien porque estoy todo el tiempo provocando, no soy una santa.” Belu reconoce que no es ninguna santa, pero asegura que la putez le vino tarde. “Tengo una cola tremenda pero siempre fui medio lenta” dice con esa voz de nena que contrasta con el orto de yegua, belen francese, tetas playeras“pensá que debuté recién a los 19 años, era la única virgen de mi grupo de amigas porque quería ser monja, pero me avivé un poco y se me disparó la parte artística.” Es que desde que la descorcharon, la putez de Belu brotó con toda la efervescencia. “En la calle me gritan de todo porque la cola que tengo me hace muy perra, pero me encanta perrunear” reconoce Belén, “no es culpa mía tener este cuerpo, pero he llegado hasta a parar el tráfico y no sé qué hacer porque no es culpa mía tener este cuerpo.” Pero si en vez de tráfico lo que se para es belen francesela pija, Belén sabe muy bien como manejarse. “Hago el pete loco, que es cuando te tocás con la nariz” dice Belu y aclara que a diferencia de otras, ella hace los petes con una boca totalmente original. “Todo el mundo cree que tengo la boca operada y la cola hecha, pero no es verdad” dice sonriendo, “la única operación que me hice fueron las lolas, la boca está sin tocar y la cola es mía.” Y si querés que esa cola sea tuya, tenés que hacerle creer que lo que te impacta es su personalidad. “Lo primero que impacta de mí es la personalidad, con eso te mato” asegura la poetisa petera, “y después con las lolas y la cola te termino de liquidar.”

belen francese muestra la colabelen francese pela tetasbelen francese pone el ojete

belen francese en la playa

Belén Francese está acostumbrada a recibir pedidos relacionados con su tremendo ojete, pero el de Santiago Bal fue diferente: le pidió que cerrara el culo. “Me acusa de contar a la prensa sobre su relación con Ayelén, pero ese romance era vox populi” se ataja la petera loca, “creo que nunca me quiso porque yo no soy una chica del montón, yo entré con nombre y no soy ninguna chupamedias.” Es que esa boquita no es para chupar medias. “Me gusta hacer el pete loco que es cuando te chocás la nariz” dice Belén, que para compensar su tardío debut sexual hoy lee manuales de sexo. “A la noche leo el kamasutra” confiesa la poetisa y cantante, “pero cuando veo los dibujitos me da risa… quién hace esas poses?”

belen francese en el sofabelen francese
belen francesebelen francesebelen francese

Bajate el video de Belén Francese
Tambien disponible en 3gp para celular

Belén Francese, la perra muestra la cola

Belen Francese

No te dejes engañar, porque Belén Francese no hizo ese culo comiendo alfajores sino pijas, las cuales aprendió a tragar a fondo. “Le llamo el pete loco, ” explica Belén, “que es cuando al hacerlo te chocás la nariz contra el tope.” Belu había prometido no hacer más fotos, pero la putez la llevó a quebrar su promesa para mostrar una vez más ese orto infernal. “Estoy resignada a ser una chica sexy porque tengo mucha cola. Me da un poco de vergüenza pero me hace sentir una perra, un huracán sexual” dice la poetisa, que disfruta cumpliendo fantasías en lugares apropiados. “Una vez me disfracé de colegiala a pedido y tuve sexo en una camioneta escolar” recuerda Belu, que dice la manera de ganarla es “con rectitud y buenos valores, porque si bien parezco una bomba sexual, soy muy religiosa.”

belen francese

El orto no le dejó ser monja. “Me picaba la pipita” explica la rubia “y empecé a hacer shows lésbicos.” Mortal!

Tiene un culo que parece de fantasía y quizás por eso dan tantas ganas de pincharle el globo de un pijazo, pero el orto de Belén Francese es como un enorme sacapuntas de garchas, así que tené cuidado si lapizjaponés. “Los chicos se confunden, yo en realidad primero mato con mi personalidad” dice Belén sin darse cuenta que razona para el culo, “y después cuando descubren mi cola me siento un vendaval.” Y esa tormenta le llenó de aire la cabeza, pero no tanto como vos le llenarías la cola de leche… aunque es más fácil decirlo que lograrlo: Belen Francesecada glúteo de esos debe cargar 1800 cc fácil. “La verdad que siempre me dió verguenza tener la cola tan grande” dice Belén como si no hubiera hecho de mostrarla una carrera, “me hace sentir como una auténtica perra, aunque no sé si es esa la palabra.” Es que las palabras faltan para describir ese ojete monstruoso digno de “Ortozilla”, una película porno donde una gigantesca Belén destruye el Obelisco al sentarse encima para darle de comer a ese ojete y vos tratás de apaciguarla dándole al clítoris con una Black & Decker sin resultado. “La cola que tengo es no solamente poderosa sino también eterna” advierte Belén con tono apolalíptico, “por eso en mi vida hay espacio para shows lésbicos y estudios teología.” Y en ese ojete hay Belen Franceseespacio para que todos estacionen la pija, no tipo espacio guardaches sino cochera a full para que cada uno maniobre sin rozar al de al lado en un mega gang bang que Belu dice la religión no le permite. “El problema es que yo soy muy religiosa, el sexo es pecado para mí” explica con cara de devota del divino bulto, “si hasta quise ser monja y di los primeros pasos para ponerme los hábitos.” Pero el hábito de la putez fue más fuerte y el plan le salió para el orto. “No pude porque me picaba la pipita, soy muy belen francesepopotera” dice usando los neologismos que le inspira su putez, “así que me dediqué a hacer fotos donde aparezco como una bomba sexual pero en realidad soy muy espiritual.” Y seguro que es espiritual, si esa cola es divina. “Mostraba la cola en shows lésbicos y no me arrepiento porque los hice desde un lugar muy sano, me parece mucho más dulce un beso con otra mujer que con un hombre” dice para justificar su vicio, “a veces tengo sudadísima la pipita y me voy a perrunear.” Pero a veces salir a perrunear se complica. “Con Tinelli no estuve como dicen” desmiente Belén y confirma que en Ideas del Sur hay gato encerrado, “porque para ir a su oficina se necesita una clave y me quedé encerrada en el ascensor!”

Belen FranceseBelen FranceseBelen FranceseBelen Francese

belen francese

Belen Francese, pezon al aire por descuidoBelén Francese es una chica contraste y no solamente por el orto que tiene: en ese cuerpo coexiste una terrible putona con una monja de clausura. “Soy una mujer espiritual pero también muy voluptuosa” explica la rubia, que dice la clasificación de “hueca” que le pusieron es incorrecta. “Me tendrían que haber puesto entre las finas porque en realidad soy una intelectual”, se queja Belén, aunque admite que los deseos de la carne la tienen a mal traer. “Soy muy ebullida y me gusta perrunear aunque el sexo es pecado para mí” reconoce Belu, “por eso cuando me agarran ganas me pongo a rezar.” Auténtica adoratriz del divino bulto! Sale Paty Cam en vivo en 0:44 del video.

Belen Francese

Bajate el video de Belén Francese

Belén Francese desnuda en Playboy

Belen Francese

Belén Francese se desnuda para Playboy revelando esos deliciosos mini alfajores que había prometido no dejarte comer. “No voy a mostrar los pechos ni los pezones” había jurado en uno de sus futiles arranques anti putez, “no los van a ver porque son mi parte íntima y siento pudor. Además quiero mantener el encanto.” Y a vos te encantó que mostrara esos rosaditos y suculentos timbres que son el carozo de la aceituna del banquete que es ese sobrenatural ojete.

Belen Francese en Playboy

Belén Francese dice que nadie pudo romperle la cola y con ese tamaño puede ser. “Mi cola es poderosa y eterna” advierte a quien quiera partirla.

Por suerte Belén Francese tiene más culo que palabra y no cumplió su promesa. “Esta es la última insinuación sexual que hago” había amenazado la poetisa más culona de la Argentina, “porque en una charla que tuve con Dios hice votos de castidad.” Pero como Dios es argentino, decidió ignorar los deseos de la chupa cirios y escuchar en cambio las plegarias de la muchachada, porque si Dios le dió ese terrible pavo no es para que lo tenga escondido. “El problema es que todos me ven como una perra voluptuosa” explica Belén como si eso fuera un problema “pero yo vengo belen francesede una familia muy religiosa y el sexo siempre fue pecado para mí.” El pecado claramente sería ocultar ese terrible ojete y más allá de los jueguitos mediáticos la propia Belén lo sabe. “Con mi hermana siempre decimos que nos encanta que los hombres se tomen su tiempo para mirarnos los culos porque son únicos” reconoce Belu, “lo que pasa es que siempre me dió vergüenza tener tanta cola, es demasiado grande y hace que todos me vean como una perra.” Pero negar la putez es parte del jueguito que usó Belén para pasar del colegio de monjas a la tapa de Playboy. “En serio, yo quería ser monja” insiste Belén, “pero después se me disparó el lado belen franchese desnuda en playboyartístico y terminé haciendo revistas, desfiles y muchas otras cosas.” Cosas como tocarse con otras “monjas” en la tarima de boliches varios. “No reniego de esos shows, porque siempre lo hice desde un lugar sano y saludable” dice Belén tratando una vez más de disfrazar la putez de santidad, “es que me parece mucho más dulce besar a una mujer que a un hombre.” Francese dice que le da vergüenza tener tanta cola, pero igual la usar para ganar. “Primero mato con mi personalidad” dice totalmente fuera de la realidad, “y después cuando me ven las lolas y la cola me siento un huracán.”

Belen Francese desnudaBelen Francese en PlayboyBelen Franchese desnuda

Belen Francese desnuda en Playboy

El Secreto de sus Tetas: los timbres a Belén Francese le funcionan como antenas detectoras de esperma, y cuando se le pararon supo que era la hora de tomar la leche, pero no esperes que lo reconozca. “En las fotos salgo como una bomba sexual, una perra dispuesta a todo” reconoce Belén, “pero en la vida real soy una mina súper espiritual, muy devota.” Devota del bulto en todo caso, ese que le gusta tragar a fondo. “Me encanta hacer petes locos” dice sincerándose, “el pete loco es cuando te tocás con la nariz, y eso que soy muy tímida en el sexo.”

Belen Franchese en Playboy

Belen Franchese en PlayboyBelen Francese muestra tetas en PlayboyBelen Francese en Playboy