Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Alejandra Martínez se la morfa con dulce

Alejandra Martinez

Alejandra Martínez pone el orto y se acomoda en el asiento del auto esperando el pijazo como si fuera un asunto de rutina. “Es que me gusta el sexo en lugares raros” dice la morocha, “y a esta altura me estoy haciendo experta en autos.” La práctica de coger en autos la sacó al casarse con Pablo Rosotti, un corredor de autos de Turismo Nacional. “Disfruto mucho los juegos sexuales, especialmente si hay mucho toque”, dice la cordobesa, que ahora exhibe su tonada en Call TV.

Alejandra Martinez

Alejandra Martínez dice que le gusta embarrar la cancha, no es que entregue el orto, sino que le gusta comerse la pija bañada con dulce de leche. Es golosa.

Aque no te animás a hacerme la cola acá en el auto, parece decir Alejandra Martínez con esa mirada desafiante. La terrible cola de la cordobesa posicionada sobre el asiento del auto y esa carita masticable garantizan que va a perder la apuesta, y eso es justamente lo que quiere. “En el sexo me gusta perder por afano”, dice Alejandra Martínez con esa femenina resignación que te dan ganas de clavarle la traba de volante en el orto. “En la cama le hago partido a cualquiera, siempre que sea un mano a mano de uno contra uno, nada de terceras personas ni gente del mismo sexo, por favor”. El atractivo de la morocha consiste en mezclar el toque alejandra martinezde mina convencional con un mal escondido deseo de que la maten a pijazos. “En el sexo me gusta hacer partido, peor la vez que mas contenta estuve perdí por una diferencia de gol tan grande que perdí la cuenta”, dice Martinez con el acento cordobés que es parte de su atractivo en Call TV, el programa que la tiene como conductora. “Yo se que mi tonada calienta, ya me lo dijeron varias veces… parece que gusta bastante”. Y si, Ale, gusta porque da curiosidad saber si vas a seguir teniendo tonada cuando grites a todo pulmón mientras te hacemos la cola en el auto. “Siempre me gustó el sexo en lugares raros, pero a esta altura me estoy haciendo experta en autos” reconoce Alejandra, que fue conductora de un programa de autos de Fox Sports y está casada con alejandra martinezPablo Rosotti, un piloto de carreras de Turismo Nacional. La morocha convertida a fierrera pone el freno a la fantasía, porque según dice, nunca deja que tomen por la colectora. “No me gusta ir por caminos de barro, para es siempre autopista a full”, dice la morocha dando por tierra con la fantasía de hacer ese pavito cordobés. Pero la manera que Alejandra Martínez pone el orto en las fotos da como mínimo lugar a la esperanza, quizás un día se pueda dar un volantazo y Alejandra Martinezembarrarle la cancha. “Ah, eso si… me encanta embarrar la cancha, me re cabe!” dice Alejandra excitada “pero lo digo porque soy muy golosa en la cama, y me encanta repartir dulce de leche por todo el cuerpo”. Y bueno, será cuestión de embadurnarle todo el perineo con medio kilo de Chimbote, y engrampársela por el orto con la excusa que el dulce de leche tapó todo y te hizo confundir de agujero. “Soy jugadora de toooda la cancha, porque me encanta la comida en la cama” dice Martínez con carita de “te voy a comer todo el dulce de leche de la pija hasta dejátela limpia” y ojalá se quede con algo de hambre, porque después tiene que seguir tragando la leche aunque esta vez sea salada. “No me pidas que te diga si hago oral, eso no te lo alejandra martinezcontesto… pero te digo que para mi si hay amor, en el sexo todo esta bien”. O sea, se la re traga, porque no puede ser que se trague la dulce y después le haga asco a la leche salada. Alejandra Martínez es buena perdedora y jugadora solidaria. “Cuando veo que el otro equipo no llega parado al tiempo suplementario, tomo la pelota yo”, dice la cordobesa sin sonrojarse, “y así me encargo de que el otro equipo acabe bien el partido”. Linda carita para pete!

Alejandra Martinez

Alejandra Martínez aprieta las gomas contra la cama y a vos te dan ganas de que te las arrastre por el pecho y baje para una buena turca. La cordobesa dice que en la cama le hace partido a cualquiera “mientras sea mano a mano y del sexo opuesto” y le encanta que le llenen la canasta. “Reconozco que me gusta perder por afano”, dice la ex Gran Hermano, “la vez que más contenta estuve perdí por una diferencia de gol tan grande que perdí la cuenta”. Qué jugadora!

Alejandra Martinez

Alejandra Martínez dice que se especializa en “complacer las fantasías sexuales masculinas” y que por eso usa disfraces.

Queda claro que Alejandra Martínez, especialmente como madre y mina casada, no quiere quedar como una atorranta, pero que le gusta el pedazo ponele la firma. “Sexualmente me defino como una mina pasional y el sexo ocupa un lugar muy importante en mi vida” dice la morocha para tranquilizar admiradores que la acusaban de estar muy pendiente del billete por su profesión (no pará que no es gato). “Es verdad que me recibí de contadora, pero a la hora del sexo me olvido de lo que estudié y prefiero la calidad a la cantidad” aclara la egresada de Gran Hermano 2. Alejandra Martinez“Soy cero racional a la hora de los bifes, pierdo totalmente la cabeza y me dejo llevar”. Como la vez en que estaba esperando en el aeropuerto y le agarraron ganas. “Una vuelta lo hice a la tarde en un aeropuerto… ahí cerquita del baño” recuerda contenta, “fue un vuelo previo más que interesante”. Y como para reforzar la idea de que no es ninguna modosita a la hora de coger agrega que “Siempre estoy lista para hacer un picadito, en cualquier lugar sin importar la hora que sea”. Dice que en la cama es “impulsiva y espontánea” pero que le gusta la cosa simple “no necesito agregar nada, ni camarita, ni incluir a otra persona, conmigo basta y sobra”. Es que después de los videos de Wanda y Chachi, va a ser muy Alejandra Martinezdifícil que alguna famosas cometa un descuido. “Lo de la camarita al estilo Chachi no lo hago ni loca, creo que hay muchos más riesgos que beneficios”, dice la morocha aunque todo depende de la perspectiva — Chachi pasó a ser ídola por tener el culo lleno a pesar de tener el currículum profesional vacío y Wanda cumplió el sueño de toda botinera, casarse con un jugador que gana en euros. Igual, Alejandra Martínez se mantiene firme. “En privado nunca experimenté con las cámaras… es más, no tengo ni cámara ni filmadora. alejandra martinezNunca se me dió por la fantasía de filmarme, no soy de ese palo.” Pero por suerte a la morocha le encantan las cámaras en público. “Con las cámaras siento una conexión especial, me encanta hacer fotos”, dice Alejandra Martínez, “en el momento de posar vivo una energía extrovertida muy diferente a cuando soy yo misma… en el fondo las cámaras me liberan.” Y aunque estar casada la complica, la cordobesa no descarta la onda conejita de Playboy. “Lo de salir en Playboy es una fantasía más masculina, pero tambié mía porque me divierte interpretar distintos papeles en el sexo, porque trabajo para complacer las fantasías masculinas.” Para la morocha “el secreto está en la piel, despertar el fuego interno”. Ale, el fuego interno nos dejó el chorizo a punto!

Alejandra Martínez, una animadora introvertida

Alejandra Martinez

Alejandra Martínez es la más tranquila de las que entraron al mundo del espectáculo luego de participar de Gran Hermano. Posa como conejita pero con reservas, porque se considera “introvertida”. Lo de “vestirse de conejita es una fantasía más masculina que femenina”, dice la recatada conductora de Fox Sports, donde conduce Al Límite y A Jugar América. Un bombón tranquilo, para variar.

Alejandra Martinez

Una carita deliciosa le abrió las puertas de Fox Sports, donde es conductora. Su estilo tranqui contrasta con otras ex-reality.

O jo, no se confundan: Alejandra Martínez posa en actitudes sexy frente a las cámaras pero se desentiende de lo que vos puedas pensar al verla. O sea que lo que te pueda pasar viendo a esta belleza es tu exclusiva responsabilidad. “No me hago cargo de las fantasías que puedan tener los hombres conmigo”, dice la cordobesa sin piedad, “cuando hago una producción de fotos sólo me quiero divertir, y no me pongo a pensar lo que genera, porque me da pudor.” La verdad, no se la puede culpar, porque posar para las fotos con plena conciencia de los ríos de leche que va a desencadenar la publicación de las fotos puede ser demasiado hasta para minas más lanzadas. Tiene una de las caras más lindas y distinguidas de la televisión argentina pero una onda tranquila, casi tímida que contrasta fuertemente con el vocinglero mundo de los reality shows del que proviene. “Lo que pasa es que soy bastante introvertida” aclara la cordobesa como disculpándose. Si no supieras que esta morocha conductora salió de ese semillero de figuras que fue Gran Hermano, Alejandra Martinezprobablemente no la pondrías en el mismo grupo de Ximena Capristo, Silvina Luna o Tamara Paganini, porque son minas mucho más lanzadas que ella pero también salieron del mismo programa. Claro, la cordobesa viene cultivando un perfil distinto, no sólo porque tiene una personalidad tranquila que no se presta para el puterío, sino porque la mina tiene argumentos que van más allá de mostrar la cola de manera alevosa, ofrecer las tetas en bandeja o armar quilombo para tener prensa. “Me tentaron para que haga de vedette en Mar del Plata” dice ella, “pero no creo que sea lo mío”. Tiene razón en no agarrar viaje: para qué se va a meter a trabajar de vedette si las que siguieron ese camino —como la Chivi Luna o Pamela David— ahora quieren a toda costa corregir el rumbo para trabajar en televisión pero como conductora o actriz, que es justamente lo que la cordobesa hizo desde el comienzo. “Me gustan las cámaras, siento una conexión especial ya sea que haga fotos o video”, cuenta con moderado entusiasmo. “En esos momentos vivo una energía diferente a cuando soy yo misma, que soy por supuesto más introvertida”.

Alejandra Martinez

La cordobesa no habla mucho de su vida sentimental o sexual, pero dice que le desde que rompió su noviazgo de tres años le está costando encontrar “un buen compañero”. En sexo prefiere “la autopista a full” en vez de tomar la colectora.

Alejandra Martinez

Viendo fotos como esta cuesta creer que sea introvertida como dice. “Las cámaras me liberan”, dice la conductora cordobesa.

La atractiva cara y lomo de Alejandra Martínez, combinada con su sentido de la dignidad personal y los estudios universitarios (se recibió de contadora, atención ahí) le permitieron conseguir laburo de conductora ni bien salió del reality. Así paso por Rock TV en América y también en Al Límite de Fox Sports. En ese zorro canal de deportes hizo buenas migas, ya que sigue Límite (que va los domingos por la noche) hasta el día de hoy y además agregó A Jugar América, que va de lunes a viernes por la tarde. Alejandra Martínez sabe que tiene cierta timidez, que su onda no es la cosa híper sexual, pero le gusta el trabajo en televisión porque “en el fondo, las cámaras me liberan, ese es mi momento”. Si las cámaras la desinhiben, los amantes avezados podrían pensar que una buena técnica sería poner a la flaca al frente de una cámara pero en el plano privado para ver si logra sacarse la timidez de encima, pero dice que todavía no Alejandra Martinezprobó. “No tengo cámara ni filmadora, pero además en un plano casero no se, nunca se me dió por filmarme, no soy de ese palo. Tengo fantasías como todos, pero son mías solamente”. Es una pena que Alejandra no saque a pasear los ratones, y quizás esa misma actitud sea la que la lleva a estar sola: admiete que desde que se peleó con su novio de tres años, le está costando encontrar un reemplazo. “No me resulta fácil encontrar un buen compañero”, dice Alejandra con esa carita hermosa, “porque se que soy exigente, en lo romántico siempre quiero lo mejor”. Es tan reservada que en realidad ni siquiera se anima a contar las cosas que busca en un hombre. “No puedo revelar la fórmula para que me conquisten”, dice la morocha guardando un halo de misterio, “pero me gustan las personas protectoras, románticas y fieles”.

Alejandra Martinez

Dice que es pasional, aunque también se considera introvertida. “Soy cero racional a la hora de los bifes”, dice la flaca de la carita perfecta, “pierdo la cabeza y me dejo llevar”. La morocha dice que “cuando estoy en pareja, vale todo”.

Alejandra Martinez

Tremendo par de ojos. En serio, como podés mirarle las tetas con esos ojos hermosos que tiene? Se confiesa exigente.

A lejandra Martínez parece romper esa onda de mina tranquila y controlada cuando el tema de conversación es directamente el sexo. “Me defino como pasional”, tira la cordobesa de repente, “y el sexo ocupa un lugar importante en mi vida”. Epa, parece que la flaquita no era de hielo sino que tenía emociones escondidas. La contadora pública dice “soy cero racional a la hora de los bifes, porque pierdo la cabeza y me dejo llevar”, y parece quedar encuadrada dentro de la sabiduría popular que dice que “las mosquitas muertas son las peores”. Estaría lindo ver hasta dónde se puede descontrolar la cordobesa, pero ella no suelta prenda. Cuando le preguntan si en la intimidad “termina con carga oral o manual”, la conductora dice que “ni en pedo contesto esa pregunta, pero con amor en el sexo está todo bien.” De lo que no dejó dudas es que no le gustan las rutas alternativas. “Me gusta tomar por la autopista a full”, dice rechazando la sugerencia de tomar por la colectora. Alejandra MartinezAlejandra dice que sus fantasías y su pasión esperan al hombre adecuado porque “cuando estoy en pareja si, ahí vale todo, porque hay que tratar de renovarse y mantener el fuego encendido.” La morocha de los ojos impactantes avisa a los interesados que le gusta “que me sorprendan con una linda cena, ambientada con velas” y que no le caben los apurados porque según dice “la previa es fundamental, no se puede ir de una a los bifes”. Y atención, que la recompensa para los que se tomen su tiempo puede ser importante. “Soy de complacer en cuanto a fantasías, porque me divierte interpretar distintas situaciones.” Esperamos que haya guardado el uniforme del colegio secundario, porque pronto va a tener necesidad de ponerse de nuevo el jumper.

Alejandra Martinez + Chechu Bonelli

Cecilia Bonelli y Alejandra Martinez

La matemática del placer es simple: dos dan más placer que una. Por eso estás viendo no solamente a Alejandra Martínez, sino también a la Chechu Bonelli, ambas totalmente listas y entregadas para cumplir con todos tus deseos. Te vas a animar a corromperlas a fondo, como siempre soñaste? Date el gusto, matalas.

Cecilia Bonelli

Cecilia Bonelli demuestra en esta foto sus habilidades para hacer un “deep throat”. Esta nena no escupe nada, se traga todo.

Ay nene, para que querés estar con dos a la vez, no te alcanza con una? Es la clásica pregunta que hacen todas y te hizo tu mina cuando por accidente o por una confesión espontánea tuya, se enteró que para vos estar con dos minas vez “naturalmente” es mejor que estar con una sola. Porque estar con Cecilia Bonelli seria espectacular, impresionante, pero no tanto como estar con la Chechu y Alejandra Martínez. Mirá qué dúo, dos estilos distintos pero complementarios, dos bellezas para amar una noche y después morir tranquilo, después de eso para que seguir. “Vos te hacés el bueno pero al final me parece que sos un degenerado”, dice la pelotuda que tenés al lado, y es boluda no solamente porque no entiende esa verdad matemática básica de que dos son más que Cecilia Bonelli y Alejandra Martinezuna, sino porque la cerrazón mental (y de agujeros) la lleva a perderse de algunas cositas que si tuviera el bocho (y la concha) más abierta, la harían gozar mucho. Como por ejemplo, que la Chechu o Ale le chupen la concha, para tu mina sería un honor que la chupen toda, y para la nicoleña y la cordobesa sería un honor que vos les agradecieras haciéndoles bien el orto. “Estás loco? Ni en pedo dejo que esas dos Alejandra Martinezatorrantas me toquen un pelo”, dice tu mina y vos le respondes por lo bajo “no te tocarían un pelo bebe porque yo me aseguraría personalmente que vos llegues al encuentro bien depiladita… a ver si todavía las vemos después en Fox Sports con un pelo de tu concha todavía atravesado en los dientes”. Y si, no quedaría bien. O si. Depende, si llegan al estudio de Fox con aliento a leche es mala onda, pero un pelito de concha entre los dientes sería sexy y además las ayudaría a prevenir la paradentosis con un efecto tipo hilo dental. Fundamental cuando son peteras que respeten todos los lineamientos para la higiene bucal del Dr. Socolinsky (que de eso sabe, no de medicina, sino de hacer petes). Chicas, háganse gárgaras de leche como recomienda el pediatra.

Cecilia Bonelli

El flequillo de Alejandra Martínez en esta foto tiene una onda Betty Page que sugiere sado masoquismo. Y claro, los ojos se te van directo al orto, porque todos sabemos que era ahí donde la legendaria Betty Page recibía el castigo que le correspondía por hija de puta masoquista. Pegale duro en los cachetes mientras le das bomba, que a Ale también le encanta. Una provocadora.

Alejandra Martinez

Alejandra Martínez te invita a que veas el perfil de su lola con una onda black con mitones, una onda bien de turrita.

Uy nene, mirá las cosas que pensás!” dice ella acercándose y te manotea el bulto. “Vos en el fondo sos un turro, no se porqué todavía estoy con vos”. Claro que sabe, como lo sabe la vieja del depto de al lado, que ya fue dos veces a quejarse al consorcio de los gritos que pega cuando ponés tu mina en cuatro sobre la ventana que da al aire y luz para darle masa, especialmente cuando está picadita de vodka y entrega la cola. Porque la vieja de al lado en realidad debe disfrutar viéndolos, porque de otra manera no se quedaría toda la noche espiando para ver si le das en la ventana. “Y ahora de que te reís? Te burlás de mi, no?” dice tu mina, pero la sonrisa es porque estás pensando lo que sería tener a las tres gritando en la ventana que da al aire y luz a la “hora pico” del reviente, a la vuelta de Mint, a eso de las 6:30 AM del domingo. “Chicas, en Alejandra Martinezserio, apoyen las manos en el marco de la ventana y abran las piernas que saco la fotito para el recuerdo” dirías vos en esa madrugada de gloria apuntando con el celular. “A ver, dénse un besito y tóquense un poco, no se hagan las tímidas” Imaginate el kiosquero de la esquina, que a esa hora de la madrugada arma los diarios medio dormido y se despierta de golpe cuando te ve llegar abrazado no solo a tu mina, sino con Ale y la Chechu, y te regala de onda un diario como excusa para arrimarse y verlas mas de cerca. “Todo bien maestro? Acá tenés el Clarín… como se calienta el Clausura, eh?”, dice con esa torpeza que tiene la gente grande cuando ve a “la juventud” hacer lo que en su época era imposible. La famosa trifecta.

Cecilia Chechu Bonelli

Cecilia Bonelli lista para echarse un garco en el pecho de sus admiradores. Imaginate ver como se le abre el orto para dejar salir la cacota, realmente no somos coprófagos para nada, pero como se dice ‘posición obliga’. Una bebota lista para pervertir a fondo, está pidiendo a gritos que le des con un caño.

Cecilia Bonelli

Chechu Bonelli con onda romántica, viéndola en esta foto no te imaginás que la nena es una reputada botinera y juega al fulbito como si fuera un muchacho más. Claro, la diferencia se nota cuando va con todos los jugadores al vestuario.

Vos tenés que aprender matemática”, le decís vos a tu mina volviendo a la realidad. “Para qué matemática? De qué hablas?”, se altera la flaca. “Tenés que rendirte ante la evidencia, tres es mucho mejor que uno… a ver, poné Fox Sports y decime con una mano en la concha, que no te la dejarías chupar por estas dos.” Y tu nena que duda, “y, habría que ver como se da la situación, vos que querés un contrato firmado de que voy a dejar que me besen ahí?”. La única contra de llegar a concretar una fantasía tripartita de ese calibre, sería el peligro real de Cecilia Bonelliquedar poseído por el demonio. Porque hay escenas de la vida real que desatan el poder mágico de los arquetipos jungianos, como sería el de estas perras apocalípticas chapándose entre ellas en un paroxismo de sexo y lujuria. No sería raro que saliera humo rojo y oliera a azufre, que te sintieras como Al Pacino en El Abogado del Diablo, tentado por nenas divinas y literalmente infernales. Quién hubiera dicho que Chechu Bonelli, con esa cara de dulce bebota, y Ale Martínez, con tranquilidad casi bovina, eran en realidad las emisarias del demonio, que te las mando en canje por tu alma. Y vos al ver estas fotos imaginás sus conchitas depiladas, pezones respingados y colitas complacientes, y firmás el boleto de compraventa tranquilo. Ponele la firma y son las dos tuyas.

   
12