Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Alejandra Maglietti, tumbera patinadora

Alejandra Maglietti

Alejandra Maglietti muestra la terrible cola que está sacando al entrenar para Patinando por un Sueño. “Creo que patino bien, aunque no soy de las mejores… todavía”, amaga la rubia sin saber que con ese pavo ya está entre las top. La formoseña cuenta que “ya se armaron grupos en Patinando, yo estoy en el de las Tumberas” que integran con Dallys Ferreira, Melina Pitra, Luciana Bianchi y Cinthia Fernández, y que el nombre viene de que “no andamos contando nuestras cosas, nos llevamos los secretos a la tumba”. Y las pijas a la boca.

Alejandra Maglietti

Alejandra Maglietti te pone la cola y no le podés decir que no. La tumbera no cuenta nada, está entrenada para la trampa.

Que Alejandra Maglietti es una chica hot es indudable: la rubia pela bikini en plena nieve y sonríe con la comodidad de quien no padece frío. La formoseña parece llevar dentro de su piel las altas temperaturas de su provincia natal, y el efecto es contagioso, porque vos al ver las fotos de Alejandra Maglietti también quedás bien calentito. A la rubia le gusta que la temperatura suba despacio, porque “en la previa tiene que haber mucha caricia, no me gusta ir directo al grano porque sino se pierde la magia”. Y el grano que estamos mirando es el del upite, especialmente cuando en la foto todavía se notan (a pesar del maldito photoshop) unas muy sutiles estrías radiales que indican la rubia entrega la escarapela de cuero y no solamente en fiestas patrias. “En el sexo a nada digo que no, a ver dejame pensar…” pide tiempo Alejandra Maglietti mientras escanea su cuerpo pensando si hay algo que todavía no entregó. Alejandra Maglietti“No, nunca me negué a nada” dice la formoseña confirmando la sospecha fotográfica. Y no se la puede culpar, porque la rubia pasa por períodos de abstinencia que le alimentan la calentura hasta hacerla insoportable. “Sexualmente es duro para mí, mi novio es del Chaco y viene cada dos semanas más o menos”, explica la ex chica Doritos, “es difícil pero hago el esfuerzo porque la espera tiene lo suyo también, cuando el momento llega es mucho más intenso… en un par de días te matás.” Imaginate juntar leche sabiendo que en dos semanas tenés a la rubia con una calentura igual a la tuya, lista para que la hagas de goma. “Me gusta que me agarren, que sean bien machos, que no vengan pidiendo permiso” dice la rubia, a la que no le caben los metrosexuales. “No me gustan para nada, tampoco los pibes peludos, pero no puedo estar con un pibe que está delante del espejo más tiempo que yo” dice Alejandra MagliettiMaglietti antes de implorar, “quiero un macho!”. Y cuando pide un macho, está pidiendo alguien que haga dibujos sobre ese pan dulce formoseño y se lo rellene de crema pastelera. “No quiero conservadores en la cama” aclara la rubia, “aburridos no me van, tienen que ser creativos según la circunstancia y oportunidad que haya.” Aprovechá entonces para hacerle la cola en la última fila del cine, u ordenale que te petee debajo de la mesa durante la cena, porque la rubia quiere variedad. “Pasa que yo soy creativa y con alguien que no hace nada es aburrido” Alejandra Magliettidice Alejandra Maglietti, una mina para quien el peor pecado es no tener pilas. “Lo único que no puede faltar son las ganas” dictamina la dueña de una de las empanadas más comestibles de Formosa, para quien “la música o la ropa no importa en ese momento, porque me olvido de todo”. Y cuando tengas la mortal cola de Alejandra Maglietti delante tuyo, no hagas la plancha. “No me gustan los vagos en el sexo, porque me parece que no me dan importancia” se queja el bombón helado, “esos que se tiran para que yo haga todo no me van.” Quedate tranquila Ale que más allá de pedirte que te abras de cantos o nos hables con esa vocecita de putita con acento no te vamos a pedir. “Sé que mi tonada calienta, me lo han dicho” dice la picarona formoseña, “además tengo una voz con mucha presencia, porque es rara, pero no finita”. Mirá alejandra magliettiqué casualidad Maglietti, la que tenemos para vos puede resultarte rara por lo gruesa, pero con el upite que tenés no anticipamos problemas. “Y si, otra cosa que siempre gusta de mi es la cola, los chicos siempre se fijan en eso, no?” Si Alejandra, nos estamos fijando porque no nos queda otra viendo ese pavito formoseño listo para rellenar o quizás para que te lo mastique otra mina. “Un trío nunca me propusieron, pero me gusta que la atención esté puesta en mí, y por eso creo que si viene con otra chica la cosa no alejandra magliettiaguantaría ver eso”, dice la rubia polar aunque aclara que no descarta nada. “Igual no cierro las puertas, porque de acá a un tiempo hay que ver qué pasa” agrega con las miras tan abiertas como te gustaría dejarle ese rosquete y comerle esa boca con la que no solamente come Doritos sino da muy ricos chupones. “En el beso se define todo, si no hay coordinación y buena piel, la cosa acaba en una semana”. Alejandra Maglietti habla de boca y “besos” sin llegar a tocar directamente el tema del pete porque “esto lo lee mi viejo” pero reconoce que la boca es clave en cualquier relación. “A los chicos les gustan mis besos y mi boca en general, pero si trago o escupo no te lo contesto ni loca”. No hables con la boca llena!

alejandra maglietti

La formoseña Alejandra Maglietti sabe que sus puntos fuertes son la cola y la boca y se abre ambas para vos. La tumberita dice que para comerte este bombón helado no necesitás mucha guita. “En más de una oportunidad tuve que pagar yo la mitad de la cuenta” recuerda la rubia. “Algunos creen que soy interesada porque hago de botinera con Pablo y Pachu, es un personaje que está bárbaro, pero no tiene nada que ver conmigo”.

Alejandra Maglietti se come el Durito

Alejandra Maglietti

Alejandra Maglietti, la rubia que saltó a la fama con la extraña propaganda de Doritos, dice que su pasatiempo es “reunirme con mis amigas para criticar a los chicos: la forma que tienen para encararnos en los boliches y esa maldita mania de agarrarte el brazo o tirarte de la remera. No saben que así no es la cosa? Lo mejor es que se de naturalmente.” Te la vamos a dar naturalmente entonces.

Alejandra Maglietti

Rubia pulposa espectaculear, la formoseña está bajo el ojo cuida de su papá, pero dice que se zarpa “puertas adentro”. Te vamos a golpetear la persiana.

La Alejandra Maglietti es una típica rubia nórdica, aunque en este caso el ‘nord’ sea el Norte Argentino, más exactamente la provincia de Formosa. Claro que las similitudes son sólo a nivel del look, porque la idiosincracia de Alejandra la separa no solamente de las blondas colegas del hemisferio norte sino también de las mujeres del sur de su propio país. “Las chicas norteñas nos vestimos más provocativas que las porteñas”, dice Maglietti con esa tonada inmortalizada con el avistamiento de extraterrestres en el Uritorco, “nos ponemos todo mucho más apretado y resaltando la cola.” Y attenti, que la formoseña tiene cola para resaltar, lolas para marcar, y seguramente una empanada de carne picante como es propio del norte argentino. Pero la alejandra magliettirubia parece leernos el lascivo pensamiento como una hechicera guaraní y sale al cruce diciendo “ojo que el sexo es un tema tabú para nosotras, porque vengo de un lugar chico donde nos conocemos todos y somos conservadores.” Seguro Ale, pueblo chico, infierno grande, pero ahora estás en Buenos Aires, y si juzgamos por las fotos que hacés, da la sensación de que el “tabú” de que hablás está superado. “Soy la típica chica del norte que tiene novio por años… de donde yo vengo no se puede por ejemplo estar con dos a la vez.” Pará Maglietti, quién dijo de estar con dos a la vez? Te pisás solita, espero que no duermas también Alejandra Magliettiasí, sería un desperdicio… a ver cuándo fue tu debut sexual? “Mirá, no te puedo contar cuándo fue mi debut sexual, porque mi papá me mata si te lo digo”, dice la rubia sintiendo la (castradora) presencia paterna. “A ver, digamos que cuando debuté ya era mayorcita, entre los 18 y los 20 años, por ahí.” Así que sos una chica norteña típica, recontra conservadora… pero cómo fué entonces que te convertiste en modelo de Leandro Rud, hacés Acoso Textual por América TV y hasta te pusiste en bolas para Playboy, vamos rubia no te hagas la santa!

Alejandra Maglietti

Una rubia “nórdica” de Formosa, no tiene nada que envidiarle a otras blondas famosas argentinas y quizás les saque ventaja, porque es “respetuosa y ubicada” como ella misma se define. Eso quiere decir que va a cumplir órdenes “puertas adentro”, situación en la que asegura deja detrás los tabúes.

Alejandra Maglietti

No sabe, no contesta si traga o escupe. Pero al menos no negó que se lleva la salchicha a la boca — y qué boquita tiene!

Las “Bueno, puertas adentro no soy conservadora… ahí no estoy en pose y tampoco soy tan respetuosa y ubicada”, explica la rubia cuestionada por un implacable Notiblog. “Puertas adentro no me importa la estética… cuando vuelvo del gimnasio por ejemplo me quedo a cara lavada y con el pelo mojadito”. Ay Ale, cómo nos gustaría verte mojadita! Más o menos como te vemos en las fotos, con el pelo húmedo y aplastado, te marca más esa boca que… viste esos garages donde entran dos autos? Hay espacio para más de uno ahí… o preferís que te la estacionemos por atrás? “Tampoco te puedo decir qué hago porque tengo un papá muy cuida y no quiere que cuente nada… pero digamos que mi noche ideal, porque soñar puedo, sería conocer las paradisíacas playas del Caribe alejandra maglietticon mucho calor y la persona que amo”. Bueh, pero no dijiste nada! “Es que lo que haría después se sobreentiende”, contesta la rubia con un atisbo de picardía como diciendo papá observa, quedate tranquilo que en la intimida soy zarpada. “Ojo que no quiero un idiota al lado, uno de esos que regalan flores y esas pavadas. Prefiero regalos más personales, una bikini por ejemplo”. Mmm, para qué regalar una bikini si total la vamos a arrancar con los dientes en busca del pavito de norte y la empanada de carne formoseña (que debe venir con pasas de uva rubias). Bueno Maglietti, a ver si te redimís con la pregunta clásica, vos tragás o escupís? “Esa pregunta no te la contesto ni de casualidad, ni borracha tampoco… pero te puedo decir que si vas a comprarme la bikini, fijate el talle, porque la última que me regalaron quedó chica de alejandra magliettiarriba, pero bien de colaless – tengo 95-60-90″. Alejandra Maglietti dice que “ni borracha”, pero todos la vimos bastante volada viendo extraterrestres, así que será cuestión de merodear el Uritorco para meterla dentro de la nave y ahí que vuelva a gritar “Increíble!” cuando se coma el durito.

Alejandra Maglietti, desnuda en Playboy

Alejandra Maglietti

Alejandra Maglietti te mira como para que comas los Doritos pero vos querés comerle la empanada que hay debajo. La rubia formoseña salió en bolas pero siendo como es Playboy Argentina no mostró la empanada para nada. Te vas a tener que conformar masticándole ese de pezón rosadito, qué le vas a hacer.

Alejandra Maglietti

La mirada distraída en algo que no ves, pero tampoco hace falta porque tiene terribles pechos. Lindos pezones, semi expuestos.

Seguramente la tenés, es Alejandra Maglietti, la bomba rubia que se hizo conocida en la publicidad de Doritos. La nena apareció en Playboy y realmente es divina, con unas facciones preciosas de tiragomas formoseña (viste, vos que no tenías en el mapa erótico a Formosa, ahora la vas a tener que incluir) y muy buena piel. La revista por supuesto (ni vale la pena mencionarlo) decepciona nuevamente al no mostrar tajo y ni siquiera algo de pelo púbico. Sin justificar al conejo (que sigue perdiendo oportunidades importantes de retratar la belleza argentina) en este caso puede ser que el pudor o la cultura de la dueña de la concha, Alejandra Maglietti, se haya cruzado en el camino porque viene de cierto “abolengo” familiar y las tradiciones son fuertes en el norte argentino. No hay duda de que al Sr. Maglietti, originador del esperma que creo esta preciosura y un conocido estanciero en la provincia de Formosa, no le habría hecho ninguna gracias bancarse cargadas por su hija. “Flor de turra termino siendo la hija del patron”, dirían los peones de la estancia con ese dejo de acento guaraní. O quizás Alejandra no quería que su madre, Alejandra Maglietti desnuda en Playboyde profesión escribana, “diera fe” de que su hija salió mostrando la vagina en Playboy. Una pena que no muestre, porque si bien conocemos las empanadas de varias provincias, nos quedamos con ganas de conocer la empanada formoseña de Alejandra Maglietti. A juzgar por la piel que muestra, la empanada de la rubia debe tener una masa muy lisa y tiernita y sobre todo nos imaginamos un repulgue delicioso. Todos sabemos que un buen repulgue es vital para que no escapen los jugos de la empanada caliente, pero en el caso de Maglietti estamos seguros que su repulgue por el contrario se debe abrir de par en par para mostrar toda la carne todavía rosadita. Mirala por favor en estas fotos de Playboy, no seas tímido, imaginate ese noble repulgue, jugoso y a punto. “Se me abrieron las puertas” dijo la modelo cuando se dio cuenta que la publicidad de Doritos era tan exitosa que la gente se la quería masticar a ella. “También me sorprendí cuando empezaron a reconocerme en la facultad” rememoraba la rubia cuando se dió cuenta que sus companeros estudiantes de derecho se la querían poner torcida. Atención en la foto de arriba a la derecha que tiene una onda muy parecida a Pamela Anderson con el pelo recogido hacia arriba. Qué hambre de comer una buena empanada formoseña de carne rubia, y arrancar ese repulgue con los dientes para liberar el jugo, no?

Alejandra MagliettiAlejandra MagliettiAlejandra Maglietti

Alejandra Maglietti

Alejandra Maglietti tiene claramente una onda tipo Rocío Guirao Díaz en esta foto, quizás como premio consuelo porque Rocío viene diciendo que todavía no está lista para salir desnuda en Playboy (en realidad ya salió en gomas en Punta del Este, y el conejo en estos días no pide más que pezones). Divina la formoseña.

Alejandra Maglietti

Alejandra Maglietti en una linda pose, lástima que tiene muy mal ubicado el pie derecho, que impide verle la empanada formoseña.

En la publicidad de que la lanzó a la fama, Alejandra Maglietti cuenta que con unas chicas se juntaron para ir en búsqueda de naves y otras rarezas mitológicas de las sierras de Córdoba. “Nos juntamos para ir al Cerro Uritorco, todas juntas, doce chicas, todas preparadas con trajes especiales”, dice la formoseña con pinta de volada total. “Y en un momento empiezan a llegar las naves, mientras nosotras hacíamos distintos bailes… una electrónica del más allá”, seguía contando la estudiante de abogacía con onda despistada mal. “Podemos ir este enero si alguien quiere”, remataba Maglietti y lanzaba la pregunta mortal “¿Alguno quiere? ¿Alguno tiene carpa?”. Sí Ale, claro que queremos ir con vos, y por la carpa no te preocupes. Aún los que no tienen carpa la van a tener bien armada luego de ver tus fotos en Playboy. La rubia no mostró el tajo, pero peló tetas (no le quedó otra, se supone que Alejandra Maglietti desnuda en Playboyes una revista de “desnudos”) y realmente tiene lindos pezones. Es como si hubiera dicho “a falta de empanadas, buenas son tortas” y ofreció esos bizcochos deliciosos, doraditos como los chips de maíz que la lanzaron a la fama, pero mucho más comestibles. Sería una buena idea de marketing: en vez de la forma triangular y punteaguda de los chips (resultante de cortar en cuatro una tortilla mexicana y freír los pedazos) se podrían adaptar al gusto argentino dándole forma redonda y con el pezón en el medio. No te parece que venderían más si en vez de llamarse “chips Doritos”, los vendieran como “Pezones Maglietti”? Y ni hablar de las “Empanadas Maglietti”, que vienen con el repulgue abierto cosa que vos puedas poner el relleno.