Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Alejandra Maglietti, adicta al cibersexo

Alejandra Maglietti

Alejandra Maglietti dice que su cuerpo comparte las altas temperaturas de su Formosa natal y que a medida que pasa el tiempo le cuesta menos abrirse de gambas. “Antes cuando era más chica me hacía la muy difícil, pero ahora que ya tengo más experiencia y conozco un poco más de la vida encaro todo más fácil.” Por eso cuando la pija está lejos no duda en recurrir al cibersexo. “La tecnología es mi aliada en el sexo” dice la Electro Star, “me desnudo para la cámara web y hago un mini show privado eligiendo las mejores posiciones y la mejor luz, la verdad el cibersexo está muy bueno, pero es mejor tenerte al lado.” Ponésela de costado!

Alejandra Maglietti

Alejandra Maglietti admite que le gusta tomar el milkshake en pajita. “Lo que otras hacen con asquito, yo hago con placer.”

La excusa de Alejandra Maglietti para quedarse en bombacha y abrir las piernas es la necesidad de ventilar esa concha hot en medio de las altas temperaturas de su provincia natal. “Es que en Formosa hace muuucho calor” dice mientras te pone la cola y te mira sincerando sus motivos, “la verdad es que empezás a transpirar especialmente en verano que es la mejor época para el sexo, la temperatura te vas poniendo cachonda.” Y vos también, porque el sudor en ese pavito indica que está a punto como para que lo trinques con la cuchilla de carne en algún lugar que como vos no conocés la provincia de la rubia, va a tener que ser el auto. “No, sexo en el auto no se puede, en Formosa se pone como un sauna!” advierte Alejandra y aclara que Alejandra Maglietti“alguna vez lo hice por supuesto, pero después tuvimos que esperar como una hora que se desempañen los vidrios como para poder ver algo y manejar.” Una hora dentro del auto empañado con Alejandra Maglietti en bolas? Joya! Es tiempo suficiente para que conozcas los otros labios de la rubia. “En el campo de batalla todo empieza con un beso que luego se multiplica por todos lados, y voy aplicando lo que aprendí con otros chicos”, dice la formoseña orgullosa de hacer bien los deberes y ser alumna de maestros peteros. “Para mejorar escucho los consejos de mis amigos gays, que tienen la confianza suficiente como para contarme cosas que un compañero de cama o alejandra magliettiinclusive amigas no se animarían a decirme” explica la rubia, “no puedo ser muy explícita, pero me dicen o ‘Tené cuidado de no raspar” o ‘Nena, no muerdas!’ Divina putez la de Maglietti, especialmente porque busca perfeccionarse no para complacerte a vos, sino para alimentar su vicio petero. “Es mi mayor debilidad” confiesa la Electro Star, “lo que algunas alejandra magliettichicas hacen por obligación y un poco de asquito, yo lo hago con un placer inmenso… me encanta y lo disfruto.” Y qué boquita tiene la guacha, es como si le hubieran transplantado un papo en el medio de la cara, llenásela de carne en barra que se la come toda! “Comehombres no soy, me gusta cuando tengo sexo llevar un poco la iniciativa pero sin que eso signifique dominar la situación” dice como si tuviera que disculparse por usar la boca como pan de panchos para tu salchicha, “me encanta ir para adelante y a veces avanzo yo, pero eso es cuando ya estamos a 10 minutos de un revolcón, al principio cuando no te conozco quiero que me avances vos.”

Alejandra Maglietti

La formoseña Alejandra Maglietti reconoce que cada tanto le vienen ganas de comerse una rica empanada de carne. “Cuando veo fotos o videos eróticos con esas chicas divinas todas depiladitas me dan ganas y me suena como una alarmita” explica la rubia mientras se agarra de la baranda como si se le aflojaran las piernas, “pero creo que va a quedar en el terreno de la fantasía.” Y la tentanción de comerse una jugosa empanada puede haber comenzado cuando veía a sus compañeras de hockey desnudarse en el vestuario. “Jugué siete años al hockey y me ayudó a sacar lomo, aunque antes tenía menos lolas” recuerda la rubia que hoy usa el equipo de hockey como fetiche sexual. “El uniforme de hockey lo tengo guardado por supuesto, tengo la pollerita, las tobilleras, los botines y el palo.” Vos también tenés el palo, anotale un tanto en ese terrible ojete que es un colador. “Jugaba como defensora porque era malísima, nos llenaban de goles.”

Alejandra Maglietti

“Cuando las hormonas están en rojo y no hay alternativa, recomiendo el cibersexo” dice Maglietti, reina de la webcam.

Yavanzala a cualquier hora que Alejandra Maglietti está siempre hot. “Soy de noches muy calientes pero siempre se puede más” explica la ninfómana norteña, “y en realidad conmigo no se puede hablar sólo de noches calientes sino también de días calientes, que defino como cuatro o cinco encuentros sexuales en un lapso de 12 horas.” La rubia dice que ese prolongado horario de atención al público resulta por tener relaciones de larga distancia “porque cada vez que nos veíamos nos teníamos que poner furiosamente al día” y cuando no puede en persona la picarona se entrega por webcam. “El cibersexo se lo recomiendo a todas alejandra magliettilas chicas cuando estás con las hormonas en rojo y no tenés otra alternativa!” dice entusiasmada, porque la rubia es un bomboncito que de caliente se puede derretir en cualquier momento sin previo aviso. “No tengo un horario fijo para el cibersexo, a veces estoy hablando con mi novio y me dice “Dale Ale, conectá la camarita” y ahí voy y me conecto” confiesa como auténtica Electro Star, “inclusive me ha pasado que mi prima abra la puerta de golpe y me corte todo el clima, ajaj!.” Como experta en cibersexo, Alejandra Maglietti no recomienda poner un horario fijo. “No conviene planificar los momentos de sexo porque el margen de que salga bien no es muy grande” explica la rubia, “lo imprevisto es siempre más fososo, a veces cuando estoy súper acelerada estudiando para un final me encanta llamar a mi novio y decirle “Venite ya para acá que ardo!”

alejandra magliettialejandra maglietti

Bajate el video de Alejandra Maglietti

Alejandra Maglietti, rubia electro star

Alejandra Maglietti

La formoseña Alejandra Maglietti quiere que le rompan el involuntario invicto que mantiene en Capital. “Hace años que estoy en Buenos Aires y todavía nunca tuve un novio acá” dice la formoseña como si esta vez fuera ella la extraterrestre del Uritorco y aclara que no es porque se haga la “Electro Star” y busque jugadores con plata. “Me divierte hacer el sketch de las botineras en el programa de Pachu y Pablo, pero no tiene nada que ver conmigo” dice la rubia, “ahí las pibas se pelean para ver quién se queda con el que tiene más plata y yo tuve cada seco como novio que más de una vez tuve que pagar yo la cuenta.” Y qué es lo que buscás, Alejandra? “Quiero un macho, esos que te agarran fuerte y van al frente sin pedir permiso” dice la rubia, “no me gustan los metrosexuales que pasan más horas que yo frente al espejo.”

Alejandra Maglietti

Alejandra Maglietti quiere que sepas que la ley mordaza del papá sólo se aplica a los labios de arriba. Luz verde!

Nunca imaginaste que Alejandra Maglietti te iba a esperar con una terrible bikini y de tacos altos, porque ella misma te había aclarado que en su casa no se produce. “En mi casa no me importa la estética” dijo la rubia, “cuando llego del gimnasio me quedo a cara lavada y con el pelo mojadito.” Pero ahora que ves esa divina cola sabés que Maglietti te bajó las expectativas para para pararte la pija vistiéndose bien puta. “Es que las chicas del Norte nos vestimos más provocativas que las de Capital” explica la formoseña, “cuando salimos usamos todo más apretado para resaltar la cola.” Y ya en privado, la mejor manera de resaltar el upite es Alejandra Maglietticon una linda tanguita, ya que “puertas adentro no soy nada conservadora y tampoco soy tan respetuosa y ubicada como aparento afuera”. La rubia es formal en público y salvaje en privado “porque vengo de un lugar chico donde nos conocemos todos y entonces somos conservadores… por ejemplo, no podés estar saliendo con dos a la vez.” Igual, no es que Alejandra Maglietti no quiera hacer la partuza sino que increíblemente nunca la invitaron. “No me propusieron un trío, pero no cierro las puertas, de acá a un tiempo hay que ver qué pasa” dice con apertura mental y de gajos. “Pero igual prefiero situaciones donde la atención esté puesta en mí, creo que si viene con otra chica no lo aguantaría y al revés con dos chicos alejandra magliettitampoco eh? Que cada uno se ocupe de lo suyo.” Y como buena norteña, a Maglietti le gusta tomar mate de leche en bombilla de carne, pero no esperes que brinde detalles. “No puedo contestar la pregunta de si trago o escupo, ni borracha” explica la rubia, “tampoco puedo hablar de cuándo fue mi debut sexual, no puedo porque tengo un papá muy cuida y no quiere que cuente nada.” Pero que la rubia no hable no quiere decir que no las haga. “No me van los conservadores en la cama, esos pibes aburridos” advierte la formoseña, “me gusta que sean creativos en las circunstancias y oportunidades”. Que si entrega la cola preguntás? “A nada le digo que no, nunca me negué a nada” dice la rubia Alejandra Magliettitratando de zafar de la ley mordaza paterna, “soy muy receptiva a lo que me piden y también pido cosas, le digo a mi pareja ‘tengo ganas de hacer esto’, pero tiene que ser espontáneo.” La Electro Star es de agarrar el micrófono de carne cuando tiene ganas de cantar, pero no creas que todo el show va a ser cargo de ella. “No me gustan los vagos en la cama, esos que parece no le dan importancia al sexo” dice la rubia, “los hombres tienen que mostrar interés porque las protagonistas somos nosotras y queremos dejar nuestra marca.”

Alejandra MagliettiAlejandra MagliettiAlejandra Maglietti

Alejandra Maglietti

Alejandra Maglietti se acomoda en el sillón y te mira como preguntándose si tenés lo necesario para sorprenderla. “Los aburridos en la cama no me van, me gusta que sean creativos en las circunstancias y en las oportunidades, porque yo a nada le digo que no, nunca me negué a lo que me propusieron.” Claro que antes de llegar a estar en posición de hacer propuestas tenés que pasar el examen. “El beso es lo que define todo, si el pibe no es coordinado, si no siento buena piel, no hay posibilidad” ni siquiera si el pibe tiene mucha facha. “Me ha pasado que un chico que me gustaba muchísimo me desilusionara, tenía mucha expectativa y al final fue el beso más aburrido de todos.” Divertila besándole de una las cortinas de bife!

Alejandra MagliettiAlejandra Maglietti

Bajate el video de Alejandra Maglietti

Tres terribles tumberas, partuza infernal

Melina Pitra

Melina Pitra te recibe poniéndote la cola en la entrada de la misteriosa casona, mientras adentro Alejandra Maglietti y Dallys Ferreira esperan para dar comienzo a la partuza. La pagaste caro, pero quién te quita lo garchado?

Alejandra Maglietti, Dallys Ferreira y Melina Pitra

Ale Maglietti, Dallys Ferreira y Melina Pitra obedecen el hechizo y te dan la partuza de tu vida.

Qué darías por enfiestarte con tres hembras infernales?” te preguntó el viejo con una extraña sonrisa. Venías del laburo cabeceando desmayado en el tren cansado de escuchar vendedores ambulantes, pero el verso de este te despertó con esa pregunta porque justamente venías soñando con hacer una buena partuza. “En serio” insistió el viejo contento al ver tu interés, “este librito te da el secreto para conseguir lo que sea” y como si te hubiera leído la mente agregó “Querés a Dallys Ferreira, Melina Pitra y Dallys FerreiraAlejandra Maglietti tocándose para vos, totalmente entregadas? Eso está en el segundo capítulo, una pavada”. Y con una sonrisa le diste los cinco pesos que pedía pensando “qué viejo chamuyero” y al ojear el librito notaste la extraña letra gótica en que estaba impreso y la falta de autor. “El autor del manual soy yo” dijo el viejo leyéndote la mente una vez más, “el libro no lo firmo porque la gente dice que no existo, pero vos pronto vas a adivinar mi nombre”. Y tenía razón, la identidad del escritor te quedó clarísima unos días después cuando Dallys Ferreira, Melina Pitra y Alejandra Maglietti te abrieron la puerta de la misteriosa casona de Belgrano R. La partuza que se armó con las tres fue una increíble melina pitrarecompensa por seguir las simples instrucciones del librito (comprar las tres muñequitas Barbie fue fácil, meterles yogur en la boca se complicó un poco, y para mandarles la salchicha de viena en el orto tuviste que taladrar el plástico) y aunque los envidiosos digan que vendiste tu alma por un polvo, quién te quita lo garchado? En un living de luz rojiza las tres rubias te recibieron como tres endemoniadas hambrientas de leche, con viciosas bocas salivando a cuenta de interminables petes y sus sinuosas carnes como inevitables caminos a complacientes agujeros. Fue una partuza infernal.

dallys ferreiradallys ferreira

alejandra maglietti

Alejandra Maglietti suma su belleza impecable a la putez de la paraguaya Dallys Ferreira y el vicio callejero de Melina Pitra para cumplir todas tus fantasías como si fueras un participante privilegiado de Garchando por tu Sueño. Las tumberas se comieron una fiesta infernal.

dallys ferreira, alejandra maglietti y melina pitra