Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Adabel Guerrero, felino asesino

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero se pone en bolas en clara violación a promesas previas. “Yo no haría desnudos, porque no los considero estéticos” dijo hace menos de un año, pero por suerte los niveles de putez en sangre pudieron más. La rubia confiesa que le caben las películas porno porque “están buenas para sacar ideas” y se define como un “felino” experto en petes. “Hay algunas mujeres que lo comen mejor que otras, es una cuestión de práctica”, dice la rubia, “a mí por ejemplo me han felicitado muchas veces por cómo lo trago”. Divina!

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero se tienta con su propia cola, fijate cómo se cuela dedos entre las cachas.

La rubia levanta los brazos para que le veas esas dos hermosas tetas en toda su gloria y te mira fijo como si su única ambición fuera tenerte entre sus piernas abiertas. Parece una presa fácil para un depredador nocturno como vos, pero más te vale que tomes precauciones si no querés terminar vos como víctima de esta bestia peligrosa. “Tienen que tener cuidado porque en la vida soy una fiera” dice Adabel Guerrero a modo de advertencia mientras se lleva la punta del meñique al labio en un petero doble mensaje. La rubia es un gato, sí, pero de una variedad salvaje difícil de domesticar. “Soy una felina que está siempre agazapada lista para la próxima presa” explica Adabel entre viciosa y divertida, “espero el momento óptimo para atacar”. Y más vale adabel guerreroque le creas, porque la rubia es una golosa de la pija y conoce las técnicas para masticártela como si fuera un cucurucho de vainilla. “Si como helado y tengo la boca fría te puedo hacer sentir sensaciones diferentes” promete la rubia como consumada artista del pete y agrega, “estoy segura que te va a encantar”. Cuando Adabel Guerrero era chica y le agarraba un berrinche, los padres le compraban una bananita Dolca para calmarla y ya de adulta le quedó la sana costumbre de comerse el plátano de carne bañado en chocolate. “Me encanta derretir chocolate en mi boca y pasarlo por los dedos y otras partes de él” dice Adabel como si se le hiciera agua la boca y el papo de sólo pensarlo. Pero no creas que por Adabel Guerreroser la afortunada presa de este felino salvaje vas a poder hacerte el muertito o tirarte a chanta. “En el sexo soy re exigente, a mí me gusta que el hombre labure en la cama, que se ponga las pilas” dice la rubia pidiendo pista y pija “conmigo nada de hacerte el vago, ni de dejarme todo a mí.” Tiene razón, mejor que te deje a vos ese increíble papo que se adivina en la primera foto. Mirá si no parece que esa lustrosa bombacha esconde unos labios del tamaño de una milanga cruda enrollada como un papiro — y eso que la rubia ya hizo cortar el sobrante. “Yo pensé que la mía era como la de todas pero descubrí que no” dice Adabel Guerrero de su abundancia paponera, “en el teatro ví a otras chicas adabel guerrerocuando se cambiaban que a ellas no les sobraba nada, pero a mi sí y por eso me molestaba el conchero.” Igual es más probable que Adabel haya visto conchas con labios al ras no en el teatro sino en películas porno que le gusta ver. “Me encantan las pelis condicionadas porque está bueno para sacar ideas” confiesa la muy picarona mientras tu cabecita empieza a recorrer escenas para hacer realidad con la rubia. “Es que las porno te enseñan las variantes de sensualidad del cuerpo femenino y le abren la cabeza a mucha gente.” Y a Adabel le abren la zanja, como podés ver en la derecha!

Adabel GuerreroAdabel Guerrero

Adabel Guerrero

Adabel GuerreroAdabel Guerrero se pone en posición de gatear para recibir su merecido en esa cola que parece la entrada a una estación de subte. “Me gusta que me chupen los dedos de los pies” dice la rubia tratando de distraerte al verte venir con la jeringa llena para una inyección de leche. Un felino en su mejor momento y con un video que podés ver abajo.

Bajate el video de Adabel Guerrero en descarga directa.

Adabel Guerrero, culo al norte

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero está cada vez mejor, y no es casual: la rubia se especializa en ir remodelando quirúrgicamente cada parte de su cuerpo. Empezó con su cara, siguió poniéndose tetas, se recortó los labios vaginales y ahora sólo le falta hacerse la cola — ahí justamente vos le podés dar una mano, o unos dedos y un pijazo, para ser exactos. La rubia está Bailando por un Sueño, pero el tuyo está cumplido.

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero gusta de pelar tetas cada vez que puede, casi siempre por “accidente”. Así perdió a su novio — mejor.

La rubia se tiró de cabeza para petearte como si fuera un misil busca pijas pero ahora mira confundida porque ya no estás donde estabas un segundo atrás — pero vos anticipaste la movida de Adabel Guerrero y pegaste un salto ninja para hacerle la cola de dorapa bombeando hacia abajo. Que la escena parece muy ensayada, como sacada de un video porno? Mejor! Eso es justamente lo que le gusta a Adabel. “La verdad, me gusta mirar películas condicionadas porno porque está muy bueno para aprender y sacar ideas”, dice la dueña de ese lomazo que te quita el sueño y la leche. Poses para coger no es lo único que Adabel Guerrero saca de los videos porno, sino también ideas de cómo Adabel Guerrero“mejorar” su cuerpo, incluída la concha. “Desde que nací tenía una forma que a mi me molestaba”, dice la rubia de cómo le sobresalían los labios vaginales como dos milangas crudas antes de enharinar. “Yo hasta que vi otras pensé la mía era como la de todas, pero no” dice la rubia, que vió otros modelos de almeja en las películas y también en el laburo. “Cuando empecé a trabajar en el teatro vi a otras chicas cuando se cambiaban”, relata Adabel sin saber que a vos las dos cabezas te están por detonar en una explosión que va a liberar materia gris, leche y huevos como para hacer buñuelos de seso y alimentar todo un comedor escolar. “Viste que en el teatro te tenés que cambiar muy rápido, yo miraba que a ellas no le sobraba nada y yo de pronto me adabel guerrerotenía que poner una tanga re chiquita viste y no entraba, o los concheros que son de alambre y finitos abajo y a mi me molestaba, entendés?”. Claro Adabel que te entendemos, es más, seguí así boca abajo que los chicos de onda se van a ir turnando para tiernizarte la nueva milanga con el palo de carne, que se acostumbre a la fricción. “Las películas eróticas cumplen una función”, dice la rubia como si necesitaran promoción para que alguien las vea, “enseñan las variantes de sensualidad del cuerpo femenino, les abren la cabeza a mucha gente”. Ayudan a abrir la cabeza de mucha gente y el orto de Adabel, a juzar por la brecha y el sombreado divino que tiene en ese Adabel Guerreropavo delicioso. “La de Adabel es una cola fitness”, dice Moria Casán que además de juzgar de lejos debe haber comido más de un pavo femenino de cerca, “se nota que está muy trabajada en el gimnasio”. Por las rutinas del gimnasio y el sacrificado trabajo de sus admiradores que desinteresadamente le hacen la cola para que hoy se vea alucinante y perfecta en Bailando por un Sueño. “Ahora tengo los labios perfectos, me puedo cambiar de conchero rápido y estoy como las demás chicas”, la escucharon decir a la rubia en los camarines de la obra Incomparable. Pero si la rubia planea seguir comparando en un “juego de las diferencias” con sus colegas de teatro, este verano se va a llevar una “sorpresita” en Carlos Paz, donde va a trabajar en la “obra” Póker de Diosas, con Florencia de la Ve.

Adabel GuerreroAdabel Guerrero

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero desnuda sobre margaritas espera que vos la desflores, y no te preocupes por la ruptura que está acostumbrada — recién cortó con el novio. Como amante del sushi está acostumbrada a comer pescados, pero rechazó a Carlitos Nair, quizás porque temía que la anaconda le dañara la cirugía vaginal. Adabel, si querés una opinión imparcial de cómo te quedó la figazza después de la operación, mandanos una Gino-Cam con los labios que los chicos te asesoran de onda.

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero muestra que si bien ahora “está solita”, no se olvida de cómo poner esa colita en posición “calce profundo”.

Claro que ahora está soltera y uno se pregunta si con Adabel Guerrero es verdad que “a falta de pan, buenas son tortas”, porque la rubia tiene un tipo de lomo que hace que muchas mujeres le tengan tantas ganas como vos. “La verdad tengo propuestas de todo tipo todos los días”, dice Guerrero y a la cabeza viene su profesora de baile, una que luego de Repetto ya en la edad madura cambió su dieta para incluir sólo moluscos, y a la rubia justamente le encanta el sushi. “Hay mujeres que lo comen mejor que otras, todo es cuestión de práctica”, dice la rubia y uno se pregunta cómo sabe. “A mi me han felicitado muchas veces de como lo trago”, dice con picardía de su afición por el sahimi. Adabel Guerrero come pescado crudo, pero hay una variedad Adabel Guerreroque rechazó hace poco. “Si, Carlitos Nair me llamó y me mandó mensajes de texto, pero no pasó más de eso porque no es mi tipo de hombre”, aclara la rubia y hay que entender porque quizás todavía el recorte de labios no le cicatrizó del todo y no está para dejar entrar la anaconda del ex Gran Hermano. Y parece que el corte de rostro por ahora es para todos ya que según dice, ahora está sola. “La verdad es que no tengo ganas de estar con nadie” cuenta la participante de Bailando por un Sueño, “porque todavía no tengo resuelta mi situación con mi ex novio y no estoy interesada, estoy con cero libido, no quiero estar con nadie”. Salvo claro, que alguien ponga lo que hay que poner: unos buenos billetes y las pilas, porque “en el sexo Adabel Guerrerosoy re exigente”, dice Adabel, “quiero que el hombre labure, que se ponga las pilas. A mí nada de hacerse el vago, ni de dejarme todo a mí.” Perfecto, que te deje todo a vos, pero guarda que con Adabel Guerrero vas a tirar más leche que el paro del campo!

Adabel GuerreroAdabel Guerrero

Adabel Guerrero quiere batalla

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero hace honor a su apellido invitándote a un tiroteo personalizado con sus cantos abiertos. La rubia confiesa que le encanta mirar películas porno para calentarse y también para aprender trucos nuevos. Dice que no le gusta hacer desnudos, pero eso no le impidió hacer Roja Venganza para Playboy TV junto a Sabrina Rojas. Dice que petea pero sólo cuando ella quiere. Una fuertísima guerrera como para chocar en épicas batallas!

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero sonríe sin saber que su pequeño pezón va a provocar que un psicópata la ate y la someta a una maratón sexual superior a cualquier película porno que haya visto.

No te podés negar, la rubia te vió y automáticamente levantó la colita del caño y te miró fijo al tiempo que se tocaba la cabeza como si quisiera ver si tiene bien el pelo. Claro, después de ver a Adabel Guerrero haciendo honor a su apellido de manera tan alevosa, vos también tenés ganas de chequearle a ver cómo tiene el pelo — de la concha. A juzgar por las fotos de Adabel Guerrero con la torerita blanca en la playa, pelo mucho no vas a encontrar y es probable que el tajo sea más bien chico, íntimo. Al menos eso es lo que un detective de conchas supondría luego de ver que el pezón de la rubia (foto parada topless con bikini negra) es del tamaño de una moneda de un peso. Pero no te confundas: con esa guita no te alcanza ni para imaginar la cotorra de Adabel Guerrero luego de dos Schneider de litro, y además por lo que está a la vista los timbres son la única parte de Adabel Guerrerola rubia que puede considerarse pequeña. El resto del cuerpo es terriblemente carnoso, como corresponde a una mina que se define como una verdadera comilona. “No sabés cómo me la trago” dice Adabel Guerrero tratando de atraer la atención a la rodaja de sandía que le dieron a comer, cuando en realidad todo el mundo está mirando el tremendo tajo rojo que tiene la sandía calada a sus pies — Adabel la tendrá así de roja y abierta? Es otro indicio que un buen detective de conchas tiene que sopesar para llegar a una conclusión verosímil… o no, mejor atacala y volale a la mierda la tanga y fijate vos mismo, total en cana no vas a ir: el orto de Adabel Guerrero provoca un estado de emoción violenta que ningún juez, ni el puto de Adabel GuerreroOyarbide, puede dejar de reconocer. Así que atacala por la retaguardia haciéndole una doble Nelson y clavale a fondo y sin piedad el facón de carne, que con el tiempo que pasaste afilándolo por tu cuenta y la calentura que genera la rubia tiene que penetrarle la carne como si fuera manteca. Y no te preocupes por la espectacularidad de la escena, porque Guerrero como buena viciosa tiene las retinas saturadas de escenas de películas porno. “Me encanta ver películas porno porque además de calentarme aprendo cosas para hacer después” dice la rubia lanzando un desafío, a ver si vos le podés enseñar algún dibujo que Adabel Guerreroella no haya visto o experimentado ya. “Si hago un pete es porque quiero, nunca nadie me obligó a nada”, ofrece la rubia sin que nadie le pregunte, pero fijate que ahí tenés una punta: nunca nadie la obligó a nada, vos tenés que ser el primero. Agarrá unas corbatas que no uses y atala a la cama boca abajo y ordenale que se ponga en bolas. Mientras la atás a punta de poronga, recordale que hace poco dijo Adabel Guerreroque no se “animaría a hacer un desnudo total porque no le parecería estético” y que por eso mismo la vas a poner en bolas. Cuando la tengas estaqueada a la cama boca abajo como una res en un asado con cuero, explicale vos querés contribuir a su estética. “Ada querida, la belleza reside en la proporción de las formas”, decile al oído con tu mejor voz de degeneradito (o sea, usá tu tono normal), “y vos tenés los pezones muy Adabel Guerrerochicos para el resto del cuerpo. Pero como no puedo agrandarte los pezones, te voy a ensanchar el ojete a pijazos como para restaurar el balance de tu cuerpo.” Si reacciona violenta no importa, acordate que está atada, y quedate tranquilo que por más películas porno que haya visto Adabel, esta de justificar la demolición anal porque tiene pezones chicos no la vió nunca. Eso sí, cuidado porque cuando se desate va a querer pasar al ataque con el corset y el látigo como la ves abajo. A la yegua le gusta el rebenque!

Adabel GuerreroAdabel GuerreroAdabel Guerrero

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero posa con inocente sonrisa en medio del río de leche que provocó con su suculento orto y sus poderosas pochas. Tiene pinta gatuna en bikini, pero de jean (foto abajo al medio) tiene pinta de pendeja como para dejarle el papo tan recogido como tiene el pelo. Un lomazo impresionante.

Adabel GuerreroAdabel GuerreroAdabel Guerrero

Adabel GuerreroAdabel Guerrero