Notiblog

fotos y videos de famosas argentinas

Adabel Guerrero se baja edad y bombacha

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero hizo mucha guita pelando el orto, pero ahora quiere dar un nuevo impulso a su carrera mostrando los cantos. “Voy a debutar como cantante con canciones de sexo, esas de mucho beso y manotazos” anuncia la morocha, que asegura en su profesión la simple putez ya no es suficiente. “Estoy orgullosa de ser bailarina porque así llegué donde estoy” dice la morocha, “pero hoy en día una vedette no puede ser sólo mostrar el cuerpo, hay que brindar otras cosas.” Y por eso, la morocha es una maestra del disfraz, cosa de adaptarse a todo tipo de clientes. “Me llegan propuestas de todo tipo todos los días” admite Adabel, “soy dulce, pero cuando trabajo uso otra sensualidad. Me gustan mucho los juegos de rol, hacerme la inocente para erotizar, voy adaptándome a las circunstancias para no aburrir, aunque a veces te tocan tipos que no se lo merecen.” Es que la morocha sabe que ese ojete merece más de una pija. “Varias personas en la cama es una de mis fantasías” confiesa Adabel, “puede ser un hombre o una mujer, es excitante.”

Adabel Guerrero muestra el orto

Se confirma tu pálpito: ese ojete tiene mucho tránsito y para evitar embotellamientos, Ada habilita autopista y colectora. “No le tengo miedo a la doble penetración” asegura con actitud fiestera.

Hay dos cosas que Adabel Guerrero le encanta bajarse: la bombacha y la edad. La caída de la primera es excelente noticia, pero la segunda es para problemas y la rubia lo sabe. “Quédense tranquilos chicos que ahora cumplo 21 años y voy a ser mayor de edad… ahora no me pregunten en qué año nací porque no voy a saber contestar, jaja” dice jocosa la ex rubia jugando con la fantasías del estupro, “sé que ustedes al verme piensan que soy menor, aunque a veces me dan 18.” Unos 18 le deben haber dado por el orto esta última semana, aunque Adabel diga que recién ahora se va a animar a mostrar los cantos. “Estoy lista para debutar como cantante en Carlos adabel guerreroPaz” dice Adabel, “me preparé mucho para este momento.” Y es verdad que se viene rompiendo el culo desde hace rato. “Empecé como bailarina clásica en el ballet de Iñaki Urlezaga” recuerda Adabel, “ahí conocí muchos chicos que me pedían que hiciera cosas de vedette y me fueron abriendo la cabeza.” Y no sólo la cabeza, porque “hacer cosas de vedette” le dejó el papo a la miseria. “Me sobraba piel en la chuchi y con el trabajo que yo hago, que como vos sabés es sin ropa, era un problema” explica Adabel, “algunos me preguntaron si estaba tan baqueteada pero no es un rejuvenecimiento vaginal tipo Pradón, es que con el trabajo que hago yo, que como sabés es desnuda o con poca ropa, el excedente molestaba.” Y fue como en un mostrador de carnicería, donde quitaron Adabel Guerrerolas milanesas para hacer lugar a los chorizos. “Todos me querían conocer de nuevo para ver cómo había quedado y hacer el reestreno” recuerda Adabel, “tenía chuchi y lolas nuevas, así que me sentí virgen de nuevo.” Pero no por mucho tiempo, porque el papo tuneado resultó más sensible. “Una vuelta tuve ocho orgasmos en menos de dos horas” confiesa triunfante, “me gusta que le hombre trabaje en la cama, porque soy muy exigente en el sexo.” Adabel es mucha carne para un solo asador, y por eso a veces tiene que pedir refuerzos. “Incluir a otra persona en la cama está dentro de mis fantasías” reconoce la morocha, “puede ser un hombre o una mujer, cualquiera de los dos. Y no le tengo miedo a la doble penetración, porque no tengo límites a la hora del sexo.”

Adabel GuerreroAdabel GuerreroAdabel Guerrero

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero rubiaMuchos todavía la prefieren rubia, pero Adabel Guerrero cambió de color para dejar atrás el prototipo Barbie. “Cualquiera se puede teñir el pelo y pagar cinco mil pesos por unos implantes de silicona, pero eso no es una vedette” dice la ahora morocha, “hay que tener talento, saber bailar y cantar como hago yo.” Y guarda porque Adabel sabe cómo hacerte cantar y bailar en la cama. “Conmigo tienen que tener mucho cuidado porque en el sexo soy una fiera” advierte Adabel, “en el sexo para ganar voy variando. Además voy variando, un día romance, otro es bien animal. Una vez te someto, en otra soy sometida. soy un gato que espera el momento óptimo para atacar.” Y así hizo con su actual prometido. “Lo conocí cuando compré un auto, me lo dejó al costo y le dije que me lo entregue en casa” explica Adabel, “cuando vino le dije que me cebara un mate porque tenía hambre y necesitaba comer algo.” Y el pibe sacó la bombilla de carne y de dió de tomar un mate de leche caliente. “Hay mujeres que la comen mejor que otras, a mí me felicitaron muchas veces por lo bien que lo hago” se jacta Adabel, “y si como helado no sabés las sensaciones que te hago sentir con la boca fría.”

Adabel GuerreroAdabel Guerrero

Bajate el video de Adabel Guerrero

Adabel Guerrero con la mano en la cotorra

Adabel Guerrero

Adabel GuerreroAdabel Guerrero quiere que le des una mano para rellenar de queso la fugazzetta, porque dice que al cambiar de color de pelo el nivel de putez pasó de claro a oscuro. “Con el pelo azabache me siento más mujer” dice mientras revuelve el depósito de salchichas, “lo de la rubia fue un personaje que armé porque sabía que es lo que gusta entre los hombres y así me iba a imponer, pero hoy las cosas pasan por otro lado: me interesa ser bien morocha y así y todo ser un tremendo putón arriba del escenario.” Y abajo del escenario más reputona todavía, porque Adabel confiesa que le gusta filmar videos porno caseros. “Disfruto mucho el morbo de que me filmen teniendo relaciones” admite la ex rubia, “ no es bueno quedarse con ganas de hacer cosas, porque el sexo es el sexo. Y también me gusta mucho verme en vivo en el espejo porque es como más real que el video, te queda grabado en la mente.”

Adabel Guerrero

Desde que mandó acortar las cortinas de bife, Adabel abre confiada la ventanita del amor.

Adabel Guerrero se mete los garfios en el depósito de salchichas como un vendedor de panchos atendiendo a oscuras, pero no es que esté por atender a un cliente sino que desde que se tiñó el pelo está más zarpada que nunca. “Desde que me puse morocha estoy más fuerte, me gusto más, soy más avasallante en lo sexual” dice Adabel mientras se amasa la cotorra, “yo sé que el camino para imponerse como morocha en una sociedad de hombres que las prefieren rubias es difícil, pero acepté el desafío.” Adabel se tuvo que romper el culo para imponer el nuevo look, pero dice que le vino bien porque le puso la voz Adabel Guerreromás gruesa. “El rubio es como aniñado, ¿sabés que hasta siento cambios en la voz? Yo hasta el año pasado me sentía como con la voz de una nena, ahora soy más mujer.” Y también es más putita, con más necesidad de sexo que antes y maneras más sofisticadas de calentar. “Ahora cuando quiero sexo se me nota más en el cuerpo, pero si no te das cuenta sabés lo que hago?” pregunta la morocha y se contesta, “como tengo la TV y el DVD a los pies de la cama, hago como que voy a poner una peli tirada boca abajo y digo ‘Uy, la peli no entra’ sacando toda la colita bien para arriba.” Y a vos también se te tiene que ir bien para arriba, imaginate su temible cola respingada y esa voz (ahora mejorada según dice) quejándose de que la Adabel Guerreropeli no entra, es como para que le hagas le hagas un video porno ahí mismo, cosa que va a aceptar porque dice que desde que está morocha le gusta documentar sus actos de putez. “Me encanta que me filmen, disfruto mucho ese morbo” dice mientras vos soñás con el día que se filtre un video de Adabel Guerrero, “aunque me gusta más verme directamente en el espejo, es más real porque es un disfrute más de los dos en vivo y me quedan las escenas en la mente.” Y las escenas son muy hot, porque la morocha aprende de las pornostars. “Veo pelis condicionadas porque saco ideas para hacer” explica Adabel, “siempre trato de armar un clima, pongo velas, música chill out, en definitiva montar un escenario.” Y tu trabajo es montarla a ella sacudiéndole las cortinas de bife por un tiempo considerable. “Necesito adabel guerreropor lo menos una hora” dice la chica azabache, “es una medida estándar, vos decidís si durante ese tiempo vas a darle lento o furioso, pero es una duración justa.” Y si el poder adquisitivo no te da para bancar una hora completa, no te preocupes que el servicio al cliente es excelente. “Al estar con alguien nuevo los cuerpos no se conocen y a veces el amigo no funciona, entonces habamos un rato con el muchacho a ver si se despierta, esa es la especialidad de la casa” dice Adabel en tono profesional, “en vez de todo el ambiente hago un trabajo más artesanal hasta que quedes satisfecho, y si bien es una manualidad a mí también me gusta porque veo que te excita… siempre hago así, no pienso cambiar.”

Adabel GuerreroAdabel GuerreroAdabel Guerrero

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero te muestra la posición “no entra la peli” que hace cuando quiere que le den de comer salchicha por la boca sin dientes. “Hago como que quiero poner una peli en el DVD que tengo a los pies de la cama y digo ‘la peli no entra!’ mientras me doblo toda para que quede la cola bien parada” comenta al explicar que al pasar de rubia a morocha le subieron sus ya elevados niveles de putez. “Me siento mucho más mujer con el pelo azabache” reconoce Adabel, “de rubia era más aniñada, ahora soy más avasallante.”

Adabel Guerrero

Adabel GuerreroAdabel GuerreroAdabel Guerrero

Bajate el video de Adabel Guerrero

Adabel Guerrero te espera toda mojadita

Adabel Guerrero

Adabel Guerrero te espera con la cola mojada al borde de la pileta y te mira como si quisiera hacer realidad alguna escena de una película porno. “Miro películas condicionadas porque aprendo y saco ideas” confiesa la ex rubia ahora con el pelo color borravino, “las porno están buenas porque muestran las variantes del cuerpo femenino y les abren la cabeza a mucha gente.” Y a otras les hace abrir la boca para comer carne, pero sólo cuando tienen ganas. “Si te hago un pete es porque quiero” aclara como si alguien hubiera preguntado la tarifa, “a mí en la cama nunca nadie me obligó a hacer nada.” Adabel Guerrero se entrega de onda.

Adabel Guerrero

Hacer la turca en el agua no es fácil, pero por suerte Adabel se puso tremendos flotadores.

Cuando a Adabel Guerrero le propusieron hacer unas fotos como jugando a la Piragua explicándole que “es lo mismo que el teto pero en el agua”, Adabel Guerrero no entendió bien pero igual se metió en la pileta de una. “La verdad es que tengo propuestas de todo tipo todos los días” explica la morocha “pero mi trabajo siempre es usar la sensualidad en distintas circuntancias.” Y por eso te espera ansiosa en el agua para que le expliques cómo se juega al teto. “Vos te agachás y yo te adabel guerrerola meto” pensás en responder, pero no decís nada porque la manera en que Adabel te mira con la cola fuera del agua indica que sabe la que le espera pero se hace la boluda para calentar. “Me gusta fingirme la inocente para que mi pareja se erotice” explica la ex rubia, “me gusta jugar a los roles para no aburrirme.” Y con ese orto, aburrirse es imposible y más cuando Adabel es una profesional en el arte de hacerte acabar de distintas maneras. “Me gusta generar situaciones diferentes para que el clímax sea diferente cada día” dice como si la estuvieran entrevistando para un programa sobre la putez en el Discovery channel, “por eso un día someto y otros soy sometida, a veces uso la dulzura pero en general soy bien adabel guerreroanimal”. Cuál animal es, preguntás? Obviamente un flor de gato. “Soy una felina siempre agazapada lista para la próxima presa” reconoce Adabel, “espero el momento justo para atacar.” Y guarda porque cuando el gato tiene hambre si no le das carne en barra y leche en abundancia se pone muy jodida. “Conmigo tienen que tener cuidado porque soy una felina difícil” advierte la ex rubia, “en el sexo soy muy exigente, conmigo adabel guerreronada de hacerte el vago, yo quiero que el hombre se ponga las pilas y labure en la cama.” Si querés ganarte un rico polvo con Adabel Guerrero tenés que empezar bien abajo. “Me encanta que me chupen los dedos de los pies” dice Adabel y si nunca fuiste chupamedias en este caso estás justificado porque la morocha está lista para devolverte el favor comiéndose palito helado. “Me gusta comer helado y pasártelo” dice golosa, “con la boca fría te doy una sensación diferente.” Y si no querés que te enfríe la pija, pedile que en vez de un Conogol te haga la bananita Dolca. “También me encanta derretir chocolate en la boca y cubrirlo bien” se jacta la morocha, “y no tenés idea de cómo trago, no todas las mujeres lo hacen bien pero todo es práctica y a mí me han felicitado muchas veces, la como muy bien.”

Adabel GuerreroAdabel GuerreroAdabel Guerrero

Adabel Guerrero

A otras no le gusta que se sepa, pero Adabel Guerrero no tiene problema en que la veas gatear. Es más le encanta ponerse en cuatro y mostrar esa poderosa cola como el gato que reconoce ser. “Soy un felino agazapado listo para la próxima presa” dice la chica del pelo bordó, “conmigo tienen que tener cuidado.” Y tiene razón, porque hasta la peor perra puede ser más fiel que un gato. “Hasta la mina más boluda quiere buen sexo” reconoce Adabel, “pero me da la sensación que una mujer no puede encontrar todo junto en una sola persona”. Cuál es la solución entonces? Fácil: proponele una partuza y partila al medio con cinco amigos!

Adabel GuerreroAdabel Guerrero

Bajate el video de Adabel Guerrero